1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº4 >
  4. Diseño de interiores. Minimalismo en el diseño: ¿Recurso válido o pie de amigo?

Diseño de interiores. Minimalismo en el diseño: ¿Recurso válido o pie de amigo?

Pimentel Jiménez, Virginia Julia

Actas de Diseño Nº4

Actas de Diseño Nº4

ISSN: 1850-2032

II Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas. Julio y Agosto 2007, Buenos Aires, Argentina

Año II, Vol. 4, Marzo 2008, Buenos Aires, Argentina. | 257 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Como docente en el área de diseño de interiores, a fuerza de contar casi una década dedicada a la enseñanza de la disciplina –amén del ejercicio de la profesión– me resulta preocupante el abordaje de los proyectos de diseño por parte del estudiantado, a partir de un “Minimalismo malentendido”. Es un problema que ha ido agudizándose en los talleres de diseño y que a falta de creatividad e innovación en la búsqueda de soluciones estilísticas, se prostituye su uso. Pero este problema no se circunscribe solamente a la academia, trasciende una realidad cotidiana, donde todo aquel que no tiene conocimiento de causa, le endilga la etiqueta de “minimalista” a cuanto se le ocurre que carece de exceso de ornamentación.

A partir de este enfoque, se hace necesario esclarecer su definición y características.

El Minimalismo El Minimalismo es un principio operativo del Siglo XX (comienzos de los años sesenta) en los Estados Unidos de Norteamérica, expresado originalmente en la escultura, donde la búsqueda del mínimo irreductible es uno de los rasgos esenciales que lo caracteriza. Fue denominado  ABC Art. Termina alcanzando su madurez en los años ochenta.

No es, para nada, un estilo o una moda; es mucho más que esto; es una tendencia, una búsqueda que cada autor desarrolla con las técnicas de su disciplina con un objetivo maximalista (conseguir la máxima emoción estética y el máximo impacto intelectual con los medios mínimos).

Lo encontramos en autores de distintas disciplinas: . Ernest Hemingway (1899-1991): Literatura . Kasimir Malevich (1878-1935): Pintura . Michelangelo Antonioni (1912): Cine, Literatura y Pintura . John Cage (1912-1992): Música . Samuel Beckett (1906-1989): Literatura, Cine y Teatro La eclosión1 del minimal art parte de la encrucijada de una doble dinámica, referida por una parte a la continuidad de la tradición geométrica norteamericana y como una reacción al Pop Art en particular. Sin embargo, a pesar de su aparente oposición, el Minimalismo y el Pop Art comparten ciertos aspectos, como el interés por una realidad más palpable, la repetición del motivo o la neutralidad en la presentación2.

En los inicios del Minimalismo, están los volúmenes pesados de acero del arquitecto Tony Smith (1912-1980), quien dejó la práctica de la Arquitectura para convertirse en escultor. Fue creador de obras como el poliedro The Black Box (1961) y el cubo Die (1962).

Supuso la última etapa del Reduccionismo inaugurado por Malevich, los constructivistas rusos y los componentes del grupo holandés De Stijl. Los minimalistas quieren conseguir un máximo nivel de abstracción, una geometría estricta, basada en el orden, la simplicidad, literalidad (el objeto es el objeto3), la claridad y un acabado industrial que borre cualquier huella de manualidad.

Las obras minimalistas son herederas históricas del Constructivismo, de la Pintura Abstracta, el Racionalismo Reduccionista de la Bauhaus y el Arte Concreto.

Esa idea de menos es más, donde lo importante no es lo que se incluye, sino lo que se deja de poner, concibe el espacio como un espacio de ausencias, esencialmente estructural y de volúmenes puros, como uno de los puntos nodales de su estética. Se elimina todo accesorio, con el fin de conseguir un máximo de legibilidad (lectura) y un mínimo de retórica (discurso), con la intención de alcanzar una economía de recursos que hiciera que los escasos elementos presentes adquieran un alto grado de significación.

Su importancia se debe a que constituyó una de las vías de acceso al arte propiamente conceptual. Se presenta como un estímulo intelectual para un usuario que debe “pensar” la habitabilidad.

Una de las definiciones más precisas de Minimal Art la realizó Donald Judd (1928-1994) con su “nada de alusiones, nada de ilusiones”, refiriéndose tanto a su pretendido carácter antihistórico como a la renuncia a toda fantasía o ilusión, a cualquier intoxicación o contaminación que no sea la pura esencia, tal como también sostiene el pensamiento Zen4.

Características Se diseña con planos limpios, de paredes abiertas que sobresalen de las edificaciones y se pierden e integran en el jardín. Los espacios fluyen entre las habitaciones y nunca se siente la sensación de encerramiento. Es un viaje conceptual y experimental de la búsqueda del límite: máximo de vacío con el mínimo de geometría.

Por ello, se pueden establecer algunos rasgos característicos: . Búsqueda del mínimo irreductible.

. Rigor de las geometrías puras, persiguiendo la máxima tensión formal con la mayor economía de medios.

Es decir, se trata de sacar el máximo partido a los escasos recursos disponibles.

. Predominio de la forma estructural, interpretada como razón oculta y profunda del fenómeno artístico.

. Desarrollo, en algunas ocasiones, de la variedad dentro de la repetición.

. Unidad y simplicidad son el objetivo máximo de la mayoría de las obras. Unidad que se construye con un gran esfuerzo de síntesis y de búsqueda de lo esencial.

. La experiencia esencial del vacío, entendido como limpieza, como espejo sin polvo sobre el cual la realidad se manifiesta nítida y directa.

. La repetición sin finalidad.

. La aspiración a la intemporalidad.

. Presenta los elementos base en su estado puro y crudo, dando mayor importancia al vacío que al lleno.

. Distorsión de la escala del objeto.

. Exclusión de lo irrelevante.

. Búsqueda de perfección, simplicidad, armonía, repetición y unidad.

. El mismo volumen puede ser una pequeña escultura, un mueble o un rascacielos.

. Intenta crear piezas cuya capacidad de permanencia radique en la exclusión de toda referencia, estilo, exhuberancia o exhibicionismo que no pueda aguantar el paso del tiempo. “Expresión de lo esencial”.

. Todo lo que se omite ayuda a proporcionar mayor energía a lo que está presente.

. Conseguir los máximos resultados de belleza, funcionalidad y durabilidad.

. Precisión de los materiales y detalles constructivos.

. Predominan el volumen, la superficie, la materialidad y la luz.

. Se une lo urbano con lo natural.

. El Minimalismo se dirige a un sujeto que ha de adoptar una nueva actitud de acción e involucrarse en el espacio y de realizar un esfuerzo para interpretarlo.

. Utilización de colores puros.

. Precisión y modularidad como conceptos.

Principales representantes: Luis Barragán, Arne Jacobsen, Adalberto Libera, Josep Antoni Coderch, Tadao Ando, Peter Zumthor, Aldo Rossi, Gerrit Thomas Rietveld, Paulo Mendes da Rocha, Albert Viaplana, Helio Piñón, Dominique Perrault.

Conclusión Es necesario no caer en la trampa del discurso único, donde todo se vale, donde todo se aprueba. No se debe dar muerte a la historia ni a los significados.

El Minimalismo nació para un arte que no quería ser ni pintura ni escultura y ha terminado siendo de todo.

Los resultados del Minimalismo son siempre contradictorios y tienden a caminos contrapuestos: masa compacta y desmaterialización, simplicidad y monumentalidad, enraizamiento en la cultura popular y máxima abstracción.

Por su carácter pluridireccional, el Minimalismo no es un estilo ni una corriente delimitada, sino que constituye un principio operativo, una búsqueda incansable desarrollada en el Siglo XX, y que ciertos períodos históricos y ciertas culturas ya habían poseído5.

Se trata de una nueva simplicidad que se opone al caos del mundo, al espectáculo del consumo y a la sociedad del despilfarro. Saber vivir con lo mínimo y esencial como sentido de liberación.

¿Pero debemos seguir llamando a todo aquello que minimiza esfuerzos, “Minimalismo”? ¿No se ha convertido este recurso en un pie de amigo para justificar la falta de creatividad, de identidad propia como diseñador, como ciudadano local y del mundo, para justificar la falta de nuevas experiencias? ¿Cómo justificar el tiempo que ha transcurrido desde el surgimiento de esta tendencia, lo que puede llamarse el tiempo de una generación, para ser la respuesta a todo problema de diseño? Los valores permanentes o Principios del Diseño (ritmo, proporción, etc.) ennoblecen la Arquitectura y el Diseño de Interiores, están por encima de cualquier tendencia estilística y son aplicables, independientemente de la intelectualidad de las formas, de tendencias y costumbres propias, nacionales e internacionales.

Las mejores obras son aquellas que, utilizando los mínimos medios y formas para producir lo máximo, demuestran una especial sensibilidad por el contexto cultural y teniendo como valor intrínseco la intemporalidad y la generalidad.

Dejo esta reflexión para apelar a contactar a un nivel superior de creatividad y sólo aceptar vocabularios de formas (independientes de estilos) que cumplan en forma óptima con las condiciones climáticas, los deseos de los futuros habitantes, los materiales, recursos, la topografía, la ecología, etc. Con esta actitud “transpersonal” se abre el camino a un diseño verdaderamente original y que cumple su función6.

Notas 1. Eclosión: Aparición o manifestación súbita de un movimiento social, histórico, político, cultural, etc. Diccionario de la Lengua Española WordReference.com. http://www.wordreference.com 2. Brihuega, Hernando Carrasco, Ramírez y Raquejo. 1997. “Historia del Arte 4. El Mundo Contemporáneo”. Madrid, España. Alianza Editorial, S. A.

3. La literalidad encierra el objeto artístico dentro de las fronteras de su propia esencia. Brihuega, Hernando Carrasco, Ramírez y Raquejo. 1997. “Historia del Arte 4. El Mundo Contemporáneo”. Madrid, España. Alianza Editorial, S. A.

4. Montaner, Josep María. 2002. “Las Formas del Siglo XX”. Barcelona, España. Editorial Gustavo Gili, S. A.

5. Montaner, Josep María. 2002. “Las Formas del Siglo XX”. Barcelona, España. Editorial Gustavo Gili, S. A.

6. Bornhorst, Dirk. 2001. “Valores Perennes en la Arquitectura”. Caracas, Venezuela. Oscar Todtmann Editores, C x A.

Referencias bibliográficas - Bornhorst, Dirk. 2001. “Valores Perennes en la Arquitectura”. Caracas, Venezuela. Oscar Todtmann Editores, C x A.

- Brihuega, Hernando Carrasco, Ramírez y Raquejo. 1997. “Historia del Arte 4. El Mundo Contemporáneo”. Madrid, España. Alianza Editorial, S. A.

- Fernández, A., Barnechea, E., y Haro, J. 1998. “Historia del Arte”. Barcelona, España. Ediciones Vicens - Vives, S. A.

- Montaner, Josep María. 2002. “Las Formas del Siglo XX”. Barcelona, España. Editorial Gustavo Gili, S. A.

Julia Virginia Pimentel Jiménez. Lic. Ma. ES. Profesora Escuela Diseño de Interiores. Facultad de Artes. Universidad Iberoamericana (UNIBE). República Dominicana.


Diseño de interiores. Minimalismo en el diseño: ¿Recurso válido o pie de amigo? fue publicado de la página 201 a página203 en Actas de Diseño Nº4

ver detalle e índice del libro