1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº5 >
  4. El taller: espacio de producción, lugar de construcción del conocimiento

El taller: espacio de producción, lugar de construcción del conocimiento

Pérez Duque, Margarita María

Actas de Diseño Nº5

Actas de Diseño Nº5

ISSN: 1850-2032

III Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas. Julio y Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina.

Año III, Vol. 5, Julio 2008, Buenos Aires, Argentina. | 259 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A lo largo de este escrito se desglosa el término y su evolución a través del tiempo, para reconocer los productos o creaciones elaboradas hasta llegar al ámbito que nos compete: la pedagogía y particularmente, el taller como estrategia didáctica.

La noción y el concepto de Taller, lo definen, como el espacio para el desarrollo de actividades artesanales, artísticas, sociales, científicas e industriales, que concretan objetivos humanos de diferente índole. El taller es el sitio, para lo experimental, un lugar por excelencia de reunión de teorías, prácticas y reflexiones conjuntas.

Miremos un poco la trayectoria del taller y el sentido u objetivo buscado en diferentes momentos de la historia.

Lo que hoy llega a ser en el campo de la pedagogía: una manera de propiciar y facilitar las actividades que aportan a la resolución e innovación de diversos intereses y problemáticas.

La historia da cuenta que en los talleres sirios, se elaboraron los mejores vidrios y cerámicas, en los cuales aplicaron a cabalidad la técnica. Sus productos finales, fueron el resultado del trabajo colectivo, absolutamente anónimo. En Grecia el taller se revalorizó, mediado por la imagen del artesano que le otorga al lugar, la presencia del artista creador, quien además de producir belleza tiene el privilegio de la comunicación con los dioses, ratificando el valor de la época, del trabajo individual sobre lo colectivo. Durante la edad media, el trabajo de los grupos marca la pauta en el desarrollo de las ciudades.

Los talleres hicieron visibles las asociaciones con intereses comunes, consolidando la constitución de diferentes gremios, que llegaron a alcanzar un nivel de representación política.

En el apogeo del renacimiento, cincuecento, en el siglo XVI, el taller adquiere nuevamente el prestigio o reconocimiento a través del nombre de quien lo dirige, el cual, habla por sí sólo. La calidad del trabajo colectivo avalado por un nombre, en una sociedad donde su avance y calidad se mide por la producción del trabajo artístico fue decisivo para el desarrollo social y cultural de la época. Durante el siglo XVIII con el surgimiento de las academias reales, los talleres pierden importancia, considerando que éstos tienen una relación directa o de servicio para con las cortes reales, exaltando con esto, el nombre y poder de las monarquías. Posteriormente, durante el período del desarrollo industrial, en el cual, el término y la noción de Taller, se recuerda con nostalgia, dado el cambio radical que experimenta la humanidad, la máquina y el comienzo del desarrollo de las nuevas técnicas implican un lugar de trabajo a gran escala, que cambian notoriamente los escenarios de la producción.

En el siglo XX, se cambia la terminología del taller por: factoría, estudio o emporio, para denominar los lugares de actividades colectivas. Este cambio no implica modificación en los objetivos de las diferentes disciplinas.

Entrando en el campo de la etimología, se concluye que el Taller se deriva de la voz francesa Atelier que proviene de la palabra latina assula diminutivo de Axis, que significa astilla, con otra acepción, en la palabra eje. De aquí se infiere el sentido de la palabra taller: el eje desde donde todas las ideas se ejecutan y giran. (Recio, 2002, página 4).

Desde la estrategia didáctica del taller, éste se toma como el espacio que presenta un tema para ser abordado de una forma amplia y directa por las y los estudiantes, en donde la participación de todos juega un papel preponderante en el proceso de enseñanza - aprendizaje, al interior del cual, intervienen factores tales como: la observación, el conocimiento previo, la creatividad, la práctica experimental. Estos factores buscan la solución adecuada, en este caso, a la dimensión de la expresión gráfica, que ha de ser necesaria para la profesionalización en Comunicación Gráfica, en el campo del diseño y la publicidad.

El Taller permite a las y los estudiantes poner en común experiencias anteriores, conocimientos, intereses y reconocimientos de conceptos, que se comprobarán e interiorizarán en el transcurso de la realización práctica, dándole cabida a la investigación.

Tanto en sus inicios como en la actualidad, al Taller se le reconoce como el espacio para la duda, la pregunta, el asombro, el error, la rectificación, la crítica, la aprobación; encaminándose siempre a la construcción de un conocimiento oportuno y con alto grado de significación.

En el Taller es fundamental el intercambio constante, la exploración de los diferentes aspectos que proponen los temas y los aportes creativos que hacen parte de él.

En la experiencia dentro de un taller se pueden presentar tres momentos: sondeo de preconceptos y saberes previos que tienen los alumnos, introducción al tema por parte de la/el docente y, por último la ejecución del trabajo a realizar. Con esta base, se realiza una socialización y retroalimentación que permite a los alumnos, clarificar ideas y conceptos que surgen durante el desarrollo de la práctica. Esta dinámica propicia valorar la aplicación adecuada o no, de los elementos específicos desarrollados, vía el objetivo planteado, reafirmando entonces, el concepto que se ha tenido del Taller como uno de los espacios privilegiados para la construcción de conocimiento.

El diario de campo en las diferentes estrategias didácticas El Diario de Campo es una herramienta para el análisis, la retroalimentación y la adecuada comprensión de los procesos didácticos. La observación, el análisis y la interpretación son los pasos que posibilita individuos y colectivos, el acercamiento al hecho y a la acción cotidiana, que a su vez se revierte en el proceso de la enseñanza - aprendizaje, entendido como un hecho pleno de sentido.

En la experiencia particular, Universidad de Medellín, el Diario de Campo, facilitó ahondar en la forma de poner en práctica, algunas estrategias didácticas: La Mayéutica, el Taller y el Seminario, en asignaturas como: Estética de la Imagen, Taller Gráfico V y Seminario Investigativo, dirigido a las y los estudiantes del Programa de Comunicación Gráfica y Administración de Empresas.

En este punto, vale la pena reconocer los pasos que hicieron posible la realización del Diario de Campo en las diferentes asignaturas: La asignatura de Estética de la Imagen, aplica la Observación, que requiere la presencia en clase, y permite dar cuenta de la forma como la/el docente acompaña a los estudiantes, mediante un constante intercambio de información, en doble vía, teniendo como base un tema específico que se plantea dentro del programa de la asignatura. En la observación no solo es importante la metodología utilizada por la/el docente. También el ambiente que se genera entre estudiantes y las relaciones estudiante/docente. La clase, al constituirse en una actividad en doble vía, da paso a la evolución de una dialéctica en la que intervienen los diferentes actores.

Asistir a una sesión de una temática específica y diferente genera interés e inquietud por conocer sobre nuevos conceptos, teorías y experiencias en otra área del conocimiento.

Observar es entonces, el primer paso para hacer conciencia de situaciones, que por su cualidad práctica y cotidiana dejamos muchas veces pasar por alto.

El Análisis, fue valorado en la asignatura de Taller V, y parte de la observación y la práctica y de allí se profundiza, buscando actitudes y hechos que contengan significados y que permitan descifrar de manera contundente los contenidos propuestos, bajo tres elementos básicos: el texto entendido como los documentos e imágenes que ejemplifican o ilustran el tema. El discurso, entendido como la propuesta de elaboración de ejercicios prácticos que realizan los estudiantes, el diálogo entre las partes, la participación, es decir la socialización de ideas y comentarios de los trabajos elaborados.

En el Taller V, el contexto tiene que ver con la apertura de la sesión y la relación de la lectura con el trabajo a realizar. En este intervienen factores relacionados con las acciones y situaciones que rodean la sesión: el descanso, la formación de grupos para la realización del trabajo y las correspondientes asesorías.

El ejercicio de Interpretación, fue valorado en el Seminario Investigativo, tiene al igual que el anterior tres elementos que la definen: Uno, la Innovación Didáctica, que es el resultado de la interacción entre los medios y las competencias que desarrolla la/el alumno, en relación con la variedad de metodologías aplicadas por los docentes, en una sesión de clase, de acuerdo a la propuesta temática. Esta lógica posibilita un desarrollo integral del alumno, que lo articula con la academia, desde los propios criterios y responsabilidades, que deben ser asumidos para una clase determinada, acompañado por la/el profesor en el aula.

Sumando a esto, se significa el habla argumentativa, que se constituye como un factor predominante durante la sesión de clase. Dice Habermas Jürgen “El habla argumentativa es, ciertamente, una forma más especial de comunicación, pues en ella, se convierten propiamente en tema, pretensiones de validez que de otro modo permanecerían implícitas, pues esas pretensiones se entablan performativamente; por eso la argumentación tiene un carácter reflexivo, lo cual comporta presupuestos comunicativos más exigentes”. (Textos y contextos. Pág.

166) De esta forma la/el alumno realiza una reflexión no sólo correspondiente a sus experiencias en pasado y en presente, si no también adquiere la capacidad de proyectarse.

En segundo lugar, la Formación en Investigación, que se da en razón de varios aspectos. El primero de ellos porque la asignatura en sí, trata los procesos referentes al método investigativo. Dos, el procedimiento llevado a cabo por los alumnos como trabajo fuera del aula, les conduce a realizar acciones de tipo investigativo tales como la observación, el análisis, la deducción; etc. Y tres, los productos que se desarrollan para la clase: textos, protocolos, informes y lecturas se desarrollan en coherencia con lo anterior.

El tercer aspecto, aborda la Mediación de los Discursos, en tanto, los discursos están mediados por el lenguaje, que es el instrumento que permite comunicar aquello relacionado con los temas trabajados, los diferentes aspectos asumidos y sus respectivos enfoques. El lenguaje permite también expresar y realizar el discurso por parte del docente, discurso que está mediado por el conocimiento y la experiencia, sin embargo el lenguaje no sólo le “pertenece” al docente, si no que simultáneamente permite la comunicación y la interrelación entre docente- estudiante, y así mismo entre los estudiantes.

A manera de conclusión El Diario de Campo como herramienta de trabajo, se define como un texto en el que la/el redactor, narra lo que ha sucedido en el aula, relata las impresiones que le produce lo observado, para consignar las reflexiones que se derivan de esta observación. La utilidad entre otros del Diario de Campo, radica en que por medio de la escritura, es posible objetivar lo que se observa y se piensa, al tiempo que se desarrolla la capacidad de observación y estimula el pensamiento reflexivo. Es además un excelente instrumento de reflexión y evaluación de la enseñanza.

Facilita el cuestionamiento y cambio de las concepciones implícitas del redactor sobre la enseñanza, y propicia la toma de decisiones sobre los procesos educativos, para fundamentar el diseño de nuevos procesos de enseñanza. Las descripciones pasan de ser genéricas y poco significativas a ser relatos sistemáticos y pormenorizados de lo que sucede en el salón de clase.

Los contenidos del Diario de Campo, hacen referencia a los acontecimientos relacionados con las labores educativas propiamente dichas. Además dan cuenta de acontecimientos contextuales, que son los que rodean el momento de la sesión, del acto y del hecho educativo.

En los contenidos se destacan: los objetivos e intereses del área del conocimiento y la institución, los aspectos que se desarrollan y que hacen parte de un programa específico para el área, la organización y distribución espacio - temporal, los recursos didácticos utilizados.

Igualmente, las relaciones entre los estudiantes y docentes y entre estudiantes, las formas o metodologías de enseñanza utilizadas en el aula, la evaluación de los contenidos, los esquemas de conocimiento que tienen los estudiantes sobre los contenidos que se trabajan en la clase. Las percepciones que los estudiantes tienen sobre la institución, la materia, el profesor, los obstáculos socio afectivos, cognitivos y metodológicos que presenta la/el estudiante en el transcurso de la sesión y del aprendizaje del área en general, las conductas, comentarios y preguntas mas significativas que se presentan durante la sesión.

Los aspectos contextuales, dan cuenta de la estructura y dinámica de las relaciones psicoafectivas que se presentan en el salón de clases, relaciones informales, grupos naturales y liderazgo, normas implícitas y explícitas, relaciones de poder, relaciones de aceptación y rechazo, procesos de negociación con los alumnos para el establecimiento de pautas y normas que regulan los aspectos de la convivencia en el ámbito escolar.

Prejuicios Haciendo una aproximación al término prejuicio, podemos retomar la explicación dada por Gadamer, quien propone revalorar el significado del prejuicio, al que considera como precomprensión del mundo en la subjetividad del intérprete. Igualmente demuestra que la asepsia no existe pues siempre habrán ciertas predisposiciones, actitudes y elementos de juicio que conduzcan a ciertas aproximaciones previas.

Con este planteamiento, Gadamer, deja entrever que la concepción común, asume el prejuicio, como algo que obstaculiza o está en “contra” de las verdades posibles, es una noción vaga de lo que realmente se entiende por prejuicio, no sólo desde el punto de vista de la verdad, si no en el sentido de visiones, apreciaciones o concepciones previas, que posibilitan refinar un concepto que se desea estudiar, afirmando también que los prejuicios son válidos y objetivos.

El reconocimiento o la presentación de los prejuicios en el aula de clase, es el primer contacto que se establece, con el conocimiento previo que tienen las y los estudiantes. A través del prejuicio, se puede llegar a transformar la idea inicial que se tiene del tema a tratar.

Teniendo en cuenta la estrategia didáctica del Taller, se observa que los estudiantes, manifiestan mayor interés en abordar el trabajo práctico, que en indagar e intercambiar sus saberes previos.

El nivel de aproximación al tema por parte de los estudiantes, se puede valorar como de mediana intensidad, porque dentro de las mismas definiciones, se encuentran aproximaciones incompletas que carecen no sólo de claridad si no igualmente, de coherencia con respecto a los conceptos básicos y contextos de los temas.

En el momento de entrar a trabajar sobre los prejuicios del tema a tratar, se presenta muy poca participación desde las y los estudiante. Se suele observar, que solamente dos o tres integrantes del grupo, expresen su saber previo u opinión, los otros que participan se apoyan en las ideas lanzadas inicialmente por sus compañeros.

Durante la elaboración del trabajo práctico de los alumnos, el prejuicio es un referente, que se manifiesta claramente en los diferentes desarrollos individuales. Esta dinámica hace visible en unos los saberes anteriores del tema o de la actividad y en otros su encuentro con “nuevos” elementos para el trabajo. Cuando el prejuicio tiene un alto grado de aproximación al tema o al concepto, se observa mayor fluidez en la elaboración del mismo.

En la estrategia de Taller al poner en práctica el ejercicio de los prejuicios, se ratifican los bajos niveles de expresión cognitiva oral en los estudiantes, lo que suscita la percepción de temor a expresar en público alguna idea, es decir a equivocarse puesto que es un ejercicio que se realiza en forma verbal y cuyo propósito es el de crear una atmósfera de diálogo, un espacio para la expresión grupal.

En la experiencia del Taller se confirma la existencia de saberes previos que no fueron expresados, y que sin embargo se develan en la ejecución de ejercicios y trabajos de algunos integrantes de los grupos. Ocurre entonces, que los prejuicios se van presentando en el transcurrir de la actividad del Taller, bien porque son expresados verbal y abiertamente al comienzo de la sesión o porque se perciben en el trabajo, cualidades que la/el docente reconoce y hace evidente, que el alumno o alumna ya tiene experiencias anteriores al respecto.

Los prejuicios son beneficiosos para el individuo que aborda de una manera más amplia los contenidos básicos que se refieren a los temas de ilustración. El trabajo de las y los estudiantes, bien sea en el aspecto conceptual (teoría del color, semiótica, simbología, etc.) o técnico (preparación de pigmentos, utilización y manejo de materiales) va “ganando terreno”, su experiencia les permite abordar con mayor seguridad lo que se irá proponiendo al avanzar y así mismo, se abre el espacio de interés hacia la indagación, la exploración y experimentación.

Pero si bien los prejuicios son beneficiosos, es importante aclarar que lo son, en la medida en que los preconceptos se aproximan a los conceptos y técnicas empleadas.

Es el rango de aproximación entre el conocimiento previo y el conocimiento pertinente, lo que hace que el prejuicio sea un elemento proactivo en la construcción de conocimiento.

Una distancia considerable entre el prejuicio y el conocimiento pertinente, genera dificultad en la comprensión y el desarrollo adecuado de los contenidos requeridos en el Taller. Nos referimos entonces, a que se presenta dificultad en el avance del aprendizaje puesto que para el estudiante, no es fácil, romper con el esquema poco acertado que ha venido manejando.

En síntesis, es importante lo que se conoce antes de, pero también es importante propiciar el espacio para facilitar la ruptura de lo que realmente obstaculiza el camino que va conduciendo a cualificar el proceso de enseñanza aprendizaje, en la búsqueda del conocimiento y de su adecuada aplicación.

El juicio o la comprobación Se inicia el proceso de trabajo y hay que empezar a evidenciar el conocimiento que teóricamente se ha construido a partir de la observación, la consulta, la explicación, la demostración, la reflexión y el análisis individual y conjunto.

En el Taller luego de clarificar conceptos, compartir opiniones e identificar problemas se procede a la elaboración de la propuesta, que implica luego de lo anterior una disposición al ensayo y a la experimentación para algunos, a la práctica para otros y al despliegue de habilidades para unos cuantos, no obstante, todos transitan el camino para lograr lo que el trabajo práctico creativo exige: conocimiento y calidad.

En el juicio se pone en juego todo un proceso de acercamiento, conocimiento y apropiación de los contenidos, mediado por el enfoque teórico-práctica, que busca generar en cada asignatura el desarrollo integral, enfoque que es fundamental para observar si efectivamente el conocimiento generado, es pertinente y adecuado.

El juicio, también permite observar la asimilación de los conceptos y en la estrategia del Taller Gráfico específicamente, se pretende que la creatividad aporte al producto ilustrado. Es decir, la creatividad personal, manifiesta el sentido estético directamente en el resultado, que implica la comprensión del contenido, la claridad frente a la propuesta y la habilidad en el manejo de los recursos gráficos.

Para ejemplificar el Juicio en el caso de Taller Gráfico se presenta en el anexo, la definición de los conceptos de la unidad, la propuesta del trabajo y el producto.

Es en el Juicio donde deben resolverse en forma integral las propuestas teóricas y el trabajo creativo. En la realización del proceso, hay un objetivo particular centrado en la apropiación de conceptos, (aprendizajes teóricos), y en la realización práctica (aprendizajes técnicos, que lógicamente en la evaluación son verificados.

Surgen otros caminos, otras propuestas expuestas y presentadas por los estudiantes, que son aceptadas en tanto contengan la comprensión y la presentación adecuada, vía la cualificación que el trabajo requiere.

En el Juicio se retroalimenta al colectivo, en la medida en que se socializan los trabajos, es posible para todos observar, conocer y reflexionar alrededor de los productos individuales. Al mismo tiempo, se generan posiciones críticas que indagan por los diversos procedimientos con que cada integrante del grupo ha experimentado y que está en condiciones de sustentar y de retroalimentar la experiencia a sus compañeros.

El proceso de elaboración es detallado, sin embargo en las diferentes dinámicas grupales, algunos aspectos no son abordados a cabalidad, mediado por los bajos niveles de comprensión, que no son manifiestos explícitamente por los estudiantes. Por tanto es fundamental la atención y lectura permanente de los docentes para retomar según la necesidad de los grupos el concepto inicial, es pertinente en este caso retomar nuevamente la ejecución de lo propuesto, dado que es el producto el que muestra la competencia frente a lo planteado.

Queda claro que lo práctico, lo tangible, lo que se ilustra, logra calidad en la aplicación, y la aplicación se debe ejecutar las veces que sea necesaria, porque la práctica continua y consciente, es la que finalmente nos muestra si el proceso de aprendizaje se desarrolla coherentemente.

Teniendo en cuenta lo planteado, la experiencia de los Prejuicios y los Juicios en la estrategia didáctica del Taller, es evidente que ambas categorías influyen de manera constructiva en la apropiación del conocimiento, mediado por su acción integradora e integral. De la idea de antes de y los procesos que se dan durante el aprendizaje, hasta el momento de la experiencia y la realización, existe una concatenación en el proceso que va generando el afianzamiento y la asimilación de fundamentos teóricos que apoyan la realización del trabajo práctico.

Los prejuicios dan cuenta de las percepciones, acciones e interacciones humanas, contienen datos e información, que está mediada por las experiencias y saberes particulares. Al ponerlos en común se evidencian afinidades y contradicciones, que al entrar en el terreno del estudio específico se modifican y al realizar el trabajo se interiorizan, produciendo así la posibilidad de una comprensión significativa.

En la dinámica educativa, la orientación pedagógica debe direccionar con certeza las estrategias didácticas, a fin de articular al proceso de enseñanza - aprendizaje los criterios derivados de los Prejuicios y de los Juicios, de manera coherente con los procesos integrales humanos, para dar sentido al conocimiento. No se trata pues, de llegar a un “espacio vacío” que poseen las y los estudiantes si no de reconocer y aceptar que cada uno tiene una experiencia nutrida por diversas experiencias y que dicha experiencia es susceptible de cambio. El nuevo estado de la experiencia, en el camino del conocimiento aporta a la apropiación de nuevos elementos, que se revierten en la construcción del conocimiento específico de la actividad teórico práctica (Taller Gráfico Uno).

Es importante anotar que en la certera aproximación del Prejuicio al Juicio, no se vivencian dificultades para el logro del proceso cognitivo. Cuando los Prejuicios se aproximan a los conceptos, teorías, definiciones, prácticas, tanto más fluido es el proceso que lleva a la comprobación, a la verificación y constatación de la teoría y la práctica.

Este proceso integral está mediado por la disposición de cada uno de los individuos, que como se planteó anteriormente posee su propio mundo, en él porta sus vivencias y experiencias, determinadas todas ellas por el contexto de su época, el entorno cercano y la cultura.

Desde esta perspectiva la aplicación de un proceso de formación superior debe generar la ampliación de los marcos de referencia, que permita a los estudiantes y docentes reconocer y conocer nuevos caminos y posibilidades de desarrollo integral humano.

Conclusiones

. La estrategia didáctica de Taller permite simultáneamente realizar, aplicar, socializar los temas y contenidos porque es un espacio que propicia el intercambio y da lugar a la expresión de diferentes posturas frente a los temas y contenidos, favorece el desarrollo del trabajo individual, la exposición y acompañamiento por parte del/la docente.

. La interpretación del Prejuicio como posibilidad, dentro del proceso es un aporte importante, puesto que es aquí donde se observan situaciones que en el tiempo se modifican y favorecen los objetivos específicos de las actividades en el aula. Contar con el saber previo, su aproximación a lo que se trabaja permite motivar a los estudiantes en el camino del conocimiento desde lo individual y colectivo.

. La dinámica diaria del taller, la expresión de los pre juicios, la socialización de los juicios no son procesos aislados, son la expresión del trabajo integral que pretende la formación de individuos con posibilidades de transformar el entorno desde su formación como seres humanos.

. El Diario de Campo es la herramienta que ubica en continua reflexión el/la docente. En el contenido del Diario: observación, análisis e interpretación se va confrontando lo planteado con lo que se va realizando, la reflexión y la evaluación permanente propone estar atentos a la comprensión de los contenidos.

. El Taller Gráfico es un lugar de formación y creación, donde se valora tanto el proceso como el producto.


El taller: espacio de producción, lugar de construcción del conocimiento fue publicado de la página 207 a página211 en Actas de Diseño Nº5

ver detalle e índice del libro