1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº6 >
  4. Inteligencia emocional aplicada al diseño

Inteligencia emocional aplicada al diseño

Sarquis, Nicolás Javier

Actas de Diseño Nº6

Actas de Diseño Nº6

ISSN: 1850-2032

III Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Auspicios. Resúmenes de conferencias. Actividades Tercer Plenario del Foro de Escuelas de Diseño. Propuestas. Conclusiones. Apuntes.

Año III, Vol. 6, Marzo 2009, Buenos Aires, Argentina. | 261 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Durante mucho tiempo las habilidades intelectuales y/o técnicas del diseñador lo relegaron a una limitación inconsciente en su rol como comunicador, dando como resultado un profesional incapaz muchas veces de comprender filosofías, ambientes, realidades o conceptos necesarios a la hora de trabajar en el proceso creativo.

Una manera de reinvindicar el rol y la posición profesional de diseñador es proponiendo la adaptación y apropiación de nuevas habilidades que han sido utilizadas con éxito en diversas áreas laborales y/o relacionales.

La inteligencia emocional se presenta como una herramienta capaz de cubrir el bache cognisitivo y promover nuevos caminos de pensamiento que produzcan nuevos resultados creativos, pero por sobre todas las cosas resultados positivos en la comunicación. La inteligencia emocional es un conjunto de talentos o capacidades organizadas en cuatro dominios: capacidad para percibir las emociones de forma precisa (es decir, capacidad de percepción), capacidad de aplicar las emociones para facilitar el pensamiento y el razonamiento, capacidad para comprender las propias emociones y las de los demás (empatía), y capacidad para controlar las propias emociones. El concepto de inteligencia emocional tiene un precursor en el concepto de inteligencia social, del psicólogo Edward Thorndike quien en 1920 la definió como "la habilidad para comprender y dirigir a los hombres y mujeres, muchachos y muchachas, y actuar sabiamente en las relaciones humanas".

Una vez que una persona entra en una organización o para que pueda dar lo mejor de si, hacer bien su trabajo, que no sólo de su talento sino que además lo haga con entusiasmo y compromiso, se necesita primero, que sepa qué es lo que tiene que hacer. Segundo, que sepa cómo hacerlo. Tercero, que sienta que lo que está haciendo tiene un valor significativo, que él esta contribuyendo y que se le reconozca por ello. Es necesario a su vez conocer cuáles son las competencias emocionales que propone Coleman y apropiarlas a la práctica profesional del diseño.

El mismo Goleman y demás autores definen el éxito de gerentes líderes y trabajadores en personas de alto nivel de desempeño, destrezas, habilidades técnicas y emocionales, bien desarrolladas alcanzando capacidad de dar sentimientos que cada vez se hacen más competitivos y necesarios en la familia, la gerencia y la sociedad.

Algunas de las competencias emocionales.

. Auto-conciencia: La habilidad para reconocer y comprender los propios estados emocionales, sentimientos, rasgos, así como su efecto en las demás personas. Las competencias que se miden y desarrollan en esta categoría son: la auto-confianza, la capacidad para despertar estados emocionales que generen un clima creativo que será productivo y estético para el diseñador.

. Auto-regulación: La habilidad para controlar y redireccionar impulsos y estados emocionales negativos, unido a la capacidad para suspender juicios y pensar antes de actuar. Las competencias que se miden y desarrollan en esta categoría son: Auto-control, confiabilidad, conciencia, adaptabilidad, orientación a resultados e iniciativa. Esto representa un estado capaz de transformar un simple técnico en diseño a un comunicador eficaz y exitoso.

. Empatia: Las habilidades para sentir y palpar las necesidades de otros y de la propia organización, unida a la apertura para servir y cubrir las inquietudes de quienes le rodean. En esta categoría se miden y desarrollan: la empatía, la conciencia organizacional y la orientación al servicio.

En la relación directa del diseñador con el cliente e indirecta con el receptor, reconocer el carácter emocional de una marca, de un target o de una idea representa la mayor probabilidad de éxito en la comunicación.

Referencias bibliográficas

- Goleman, Daniel (1998), La inteligencia emocional en la empresa - Peter Salowey y John D. Mayer (1999)

Esta conferencia fue dictada por Nicolás Javier Sarquis

(Oxford Agencia de Publicidad - Argentina) el miércoles 30 de julio en el Tercer Encuentro Latinoamericano de Diseño 2008. Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Inteligencia emocional aplicada al diseño fue publicado de la página 176 a página177 en Actas de Diseño Nº6

ver detalle e índice del libro