1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº9. >
  4. Diseño con emprendimiento. Tengo una idea y no muero en el intento

Diseño con emprendimiento. Tengo una idea y no muero en el intento

Sarmiento M., Edwin

Ágora, La plataforma de los sueños; Extudio la síntesis del esfuerzo

Actas de Diseño Nº9.

Actas de Diseño Nº9.

ISSN: 1850-2032

Diseño en Palermo. V Encuentro Latinoamericano de Diseño 2010. Comunicaciones Académicas.

Año V, Vol. 9, Julio 2010, Buenos Aires, Argentina. | 264 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Usted se preguntará ¿Cómo se logró esto?, algunos otros dirán ¿quisiera llegar a ser como él?, pero lo cierto es que ningún camino para llegar a la rosa, evita pasar por el de las espinas. Puertas tocadas, algunas cerradas; otras más cerradas y algunas otras aun más cerradas. Tramos largos de recorrido, sudor, nervio, ganas de desistir, poca creatividad algunas veces y algunas otras a punto de darse por vencido. Nos enseñan metodologías de diseño nuevas, formas actuales de percepción visual, temas de interés y vanguardia en el área del diseño, pero muy poco sobre emprendimiento. Somos expertos en descifrar códigos visuales, pero muy inexpertos en cómo no desistir con nuestra idea.

Seguir o no seguir, esa es la cuestión creativa.

Situaciones que todo diseñador debe conocer y manejar con éxito

Emprendiendo algo que no existe

Como diseñadores, comunicadores visuales, entre otros, debemos conocer que siempre emprendemos proyectos que no existen, por ende las personas no conocen del tema y son más dadas a cerrarnos las puertas.

“Conoce que te enfrentas a comienzos sin inicios y debe emprender algo que no existe”.

Estando al borde de algo que no se sabe Siempre como creativo estarás en situaciones que te colocarán al límite, cuando se trata de tus proyectos o ideas.

Serás probado al máximo, hasta el final. Te sentirás que estás al borde de algo que no sabés, si se hará realidad o será fracaso, si se te abrirán las puertas o nunca las podrás traspasar. Es sencillo, siempre estás.

“Luego esperas el final, que se apague la última luz, pero los creativos saben que cuando se emprende algo que no existe, siempre está al borde de algo que no sabe”.

Buscando siempre lo que hace falta

Y es allí cuando te das cuenta que siempre hace falta algo, que nunca está completo todo, nace ese inconformismo sano que te permite ser mejor y convertirte en mejor profesional.

Diseño emprendedor, la clave de la creatividad

¿Quieres creatividad? Emprende

En un campo como la comunicación visual y el diseño en cualquiera de las áreas que se represente, donde existe tanta competitividad y parece que todo estuviera ya inventado, se requieren profesionales, estudiantes y demás que tengan emprendimiento. Es allí en ese emprendimiento donde te vuelves creativo y desarrollas cosas únicas. “La creatividad siempre requiere una condición: la necesidad”.

¿Quieres innovación? Emprende

Hoy en día la vanguardia y la innovación, son las palabras más usadas por los diseñadores, pero muy pocos conocen que innovar no viene de querer realizar proyectos nuevos, que nadie haya visto o procesos que estén a tono con lo que se vive en esta era. La innovación existe cuando tienes emprendimiento, cuando tienes un ideal y buscas satisfacer una necesidad: en primer lugar la tuya. “La innovación sólo tiene un nombre: emprendimiento que busca no quedarse estático”.

¿Quieres oportunidades? Emprende

La competitividad es un término que se maneja casi diariamente en cualquier empresa, productos competitivos, personas competitivas, empresas con personales de alta competitividad, etc. En el emprendimiento encuentras la creatividad y la innovación y es allí donde encuentras la verdadera oportunidad para aumentar tu nivel competitivo profesional.

Edwin Sarmiento

M. Diseñador y Director General Extudio Inc. / Ágora Festival.

Échale la culpa al branding. Diseño y conceptualización de marcas que cautiven

Nicolás Javier Sarquis

Existen personas que a lo largo de su peregrinaje social despiertan innumerables respuestas emocionales en las demás personas, generando confianza, fidelidad, identificación, admiración, deseo. Existen también personas que pasan inadvertidas; su temperamento apático y personalidad débil sólo produce indiferencia. Con las marcas sucede lo mismo.

En el entorno semiótico, las marcas tienen la posibilidad de generar un vínculo tal que no sólo produzca una relación exitosa semiótica y comercial, sino también emocional. Ésta es la máxima aspiración de una marca.

El branding es la herramienta que ha entrado en escena en este último tiempo para lograr dicho objetivo, y el diseñador un actor principal en este escenario.

Al intentar proveer a la marca de atributos y valores que históricamente han sido elementos idenficativos de personalidades humanas, el branding emocional propone un cambio de paradigmas que afecta positivamente a los stakeholders de una empresa (empleados, clientes, proveedores –entre los que se encuentra el diseñador–, sociedad, gobierno, etc.).

El branding emocional no propone un cambio de maquillaje, propone un cambio filosófico. Los siguientes son algunos conceptos que modifican paradigmáticamente conocimientos previos acerca de la marca:

• Pasar del concepto de consumidor al de persona: los consumidores compran, las personas viven.

• Del producto a la experiencia: los productos cubren necesidades, la experiencia cubre deseos.

• De la honestidad a la confianza: la honestidad se espera, la confianza debe ser ganada.

• De la calidad a la preferencia: la calidad existe, la preferencia crea la venta.

• De la notoriedad a la aspiración: ser conocido no significa ser amado.

• De la identidad a la personalidad: la identidad se relaciona con el conocimiento de la marca, la personalidad habla del carácter y el carisma de la firma.

• De la función al sentimiento: la función habla de cualidades superficiales y prácticas acerca del producto, el sentimiento se vincula con el diseño que es sensorial.

• De la ubiquidad a la presencia: la ubiquidad es ser visto, la presencia es emocional

• De la comunicación al diálogo: comunicar es decir lo que ofrezco para vender, dialogar es compartir con el consumidor.

• Del servicio a las relaciones: el servicio vende, las relaciones representan conocimiento.

En este escenario el diseñador debe enriquecer su formación hasta convertirse en un virtual brand manager, ya que creativa, comunicativa y estéticamente es uno de los responsables mayores de llevar a cabo el posicionamiento emocional que el branding propone.

Habilidades como la inteligencia emocional en el proceso creativo, la innovación comunicativa, el conocimiento sociológico profundo y la interpretación semiótica del escenario son indispensables para el profesional del diseño y su adaptación al desafío que le presenta el branding emocional.

El branding emocional es el instrumento para hacer nacer y desarrollar una marca memorable y amada por las personas. El diseñador tiene el desafío profesional de comenzar a manejarlo con efectividad.


Diseño con emprendimiento. Tengo una idea y no muero en el intento fue publicado de la página 238 a página239 en Actas de Diseño Nº9.

ver detalle e índice del libro