1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV >
  4. Pensar lo que se vive, y decir lo que se piensa

Pensar lo que se vive, y decir lo que se piensa

Sordelli, Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 15, Febrero 2011, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Desarrolla una argumentación y reflexión, además de instrumentos concretos, sobre la elaboración de estrategias de enseñanza que apunten a la profundización del pensamiento creativo y crítico, en los estudiantes de la educación superior. Se centra en el trabajo en equipo, el aprendizaje colaborativo, y asimismo en las actitudes docentes que favorecen dicho aprendizaje, la calidez y la empatía. En este sentido el marco teórico y práctico brindado por la asignatura “Introducción a las estrategias de la enseñanza”, es rescatado y puesto en escena, del contexto institucional y pedagógico de la “Facultad de Diseño y Comunicación”.

Palabras claves: aprendizaje – colaboración - calidez - empatía - profesor - reflexión.

Educar no es llenar un vaso, sino más bien encender un fuego. 

William B. Yeats

En el desarrollo de la enseñanza superior se subraya como importante enseñar a pensar. El aprendizaje académico no sólo tiene como objetivo la comprensión específica de los contenidos de una materia, sino que más precisamente y en primer lugar su aplicación práctica. Enseñar a pensar propone el cultivo del uso activo del conocimiento. Sin embargo, comprender los contenidos y aprender a pensar, son inseparables y se hacen al mismo tiempo. 

La enseñanza del pensamiento enfatiza el compromiso con los alumnos, desarrollando en ellos el deseo de estar informados, actualizados. Promueve la discusión, a partir de una actitud abierta y respetando las opiniones de los demás (alumnos y profesores, principalmente). De esta forma abre el abanico de opciones y desarrolla el espíritu de la búsqueda y la resolución de problemas, ayudando a los estudiantes a que se conviertan en alumnos auto-regulados. El resultado procura que ellos puedan resolver problemas con eficacia, así como también comiencen a recorrer una vida de aprendizaje constante, sin linealidad. Es por esto que, enseñar a pensar desalienta la memorización, la exposición del docente, los alumnos pasivos y los conceptos aislados. La noción de cultura y el trabajo con un sentido de comunidad, son puntos muy importantes para desarrollar la enseñanza del pensamiento. Las universidades son ámbitos culturales, no sólo porque introducen a los alumnos en logros intelectuales sino también porque comparten expectativas, valores, un mismo lenguaje, sentimientos, emociones, actualidad y cierto grado de criterio. Esto puede promover un sentido de puesta en común, convirtiendo la clase en un “equipo”. La consigna desarrolla un sentimiento de “hacer las cosas entre todos”, colaborando con reflexiones, cuestionamientos, análisis, pensamientos, propuestas, exploraciones y críticas. La retro-alimentación es una de las herramientas que nos ofrece el trabajo en comunidad. Trata de dar lugar a opiniones positivas o negativas, consejos o se involucran en la toma de decisiones en forma explícita e impersonal, de los alumnos entre sí o del profesor a un alumno. Enseñar a usar los contenidos comprendidos, enfatizando la utilidad y la importancia en la práctica, se efectúa dentro del trabajo en grupo. La meta es capacitar para hacer cosas nuevas promoviendo la práctica de la crítica y la verificación, entusiasmando al grupo de estudiantes, comprometiéndolos en el aprendizaje colaborativo.

Invitar en lugar de ordenar 

Ahora bien, esta habilidad de aprender a pensar, no garantiza que el alumno vaya a usarla. Esto debe convertirse en parte de la cultura cotidiana, valorando y apoyándola. Evitar el lenguaje de las exigencias, utilizando en su lugar el vocabulario de las expectativas. Invitar en lugar de ordenar. 

Los profesores deberían ser personas amables y escuchar a sus estudiantes. Esto no está relacionado con la exigencia, al contrario lo que más exige es la amabilidad, explicando las razones de la calidad académica. Detectando, descubriendo, pronosticando, comparando estas exigencias con las del mercado laboral. Un profesor amable comunica neutralidad, promueve la objetividad y responde a las mismas exigencias acadé- micas que valora e invita practicar, las explica con su propio ejemplo. La objetividad promueve la imparcialidad, por el contrario un profesor enojado o poco “amable”, facilita razones subjetivas complementándose con criterios y valores personales, poco convincentes y/o contundentes. 

Referimos amabilidad no solamente a una actitud afable, cortés y gentil1 hacia los demás, sino que este concepto se complementa con características del docente que Eggen y Kauchac definen como calidez y empatía. “Calidez alude a la capacidad del docente de demostrar que se interesa por el alumno como persona; empatía es la capacidad del docente para comprender cómo se siente el alumno, cuáles podrían ser sus puntos de vista o de “dónde vienen”.2 Una herramienta primordial para entusiasmar al alumno es conocer qué cosas son importantes o forman parte de sus prioridades. Conocerlo, a través de la observación dedicándole atención y sobre todo facilitarles contención en clase conformando el principio de un camino para entusiasmar. Escuchar puede convertirse en significante de que algo puede ser oído y por lo tanto aceptado. De esta forma, para el alumno decir lo que se piensa cobra sentido, tiene un valor y una demanda, es bien recibido. Subrayar la importancia de los contenidos, aplicándolos de lo abstracto a lo concreto. Para convencer es necesario estar convencido. El entusiasmo se contagia, se compone de forma gestual y de esta forma el profesor se convierte en una figura de inspiración para el alumno, un modelo a seguir.

Algunas conclusiones preliminares 

“Nadie educa a nadie; nadie se educa solo; los hombres se educan entre sí, mediatizados por el mundo.” Paulo Freire. Planteamos este concepto no por su aporte teórico, sino fundamentalmente por su aproximación al “ejercicio de la enseñanza”, planteada como una relación de ida y vuelta. El trabajo con un sentido de comunidad, no solamente entre alumnos sino que en donde educadores y educandos aprenden mutuamente a partir de la problematización de los temas, dejando a un lado el concepto de una actividad unidireccional y autómata. Promueve así, conocimientos de los alumnos en relación a un grupo, practicando la observación y la amabilidad. 

La propuesta se amplía en pensar lo que se vive, decir lo que se piensa y vivir lo que se piensa. Enseñar a pensar, cuestionando, abriendo caminos y sobre todo promover el ejercicio del aprendizaje y la enseñanza mutua. Enseñar con el ejemplo, significa entonces que el profesor también aprende para enseñar a aprender a pensar. 

Una propuesta a medida 

Planteamos como fundamental el trabajo con un sentido de comunidad, en relación a un grupo, practicando la observación y la amabilidad. Tomamos como metodología de construcción de conocimiento la de aulataller, detectando en esta, algunas dificultades a tener en cuenta: 

1. En relación a la logística: la disposición de los bancos y los alumnos para el análisis de trabajos “enchinchados” representa una dificultad según el orden que necesita la clase de aula-taller y para la optimización de tiempo de la misma. 

2. Terminología imprecisa: La actividades se plantean generalmente articulando verbos del pensamiento que si bien estimula al alumno, también lo desorienta y confunde el orden de la clase.

El objetivo de esta propuesta es mejorar el orden de una clase de aula-taller, en primer lugar, continuando el trabajo colaborativo y promoviendo el pensamiento crítico. A continuación, un planteo detallado de la propuesta de mejora. 

Carrera Diseño Textil y de Indumentaria. Asignatura Diseño de Indumentaria IV. 

Objetivo de la clase: Armar una estrategia de colección de indumentaria masculina a partir de la identificación, comprensión de sus partes articulándolas en la integración de un único producto total. 

Propuesta de mejora: La actividad para mejora de la clase descarta el concepto de actividad grupal (tomando como grupo todos los alumnos que componen la clase), proponiendo un trabajo de dos alumnos (en pareja). Esto soluciona la primera dificultad en relación a la logística, ya que en este caso no será necesaria una “enchinchada”. 

Etapas de la actividad: 

1. División de alumnos en pareja (grupos integrado por dos alumnos) para el análisis de la estrategia de colección, ya realizada de forma individual, la clase anterior. 

2. Entrega por alumno de “grilla de análisis de estrategia de colección”. 

3. El alumno deberá completar la grilla en base al análisis del alumno que conforma su “pareja” y viceversa. 

4. Debate en pareja de ambos análisis y armado de conclusión. 

5. Exposición oral de la conclusión de cada pareja. 

6. Armado de cuadro sinóptico, según exposición, en el pizarrón.

La grilla proporciona una guía para el análisis, y un marco referencial para los alumnos. Facilita la comprensión de los contenidos de la clase, proponiendo un orden de lectura. Está dividida en 2 partes:

Sobre la expresión gráfica es una guía a tener en cuenta para todas las láminas que el alumno debe realizar. 

Análisis de estrategia de colección junto con silueta y composición por tipologías son los cuadros específicos que responden al objetivo de la clase.

Conclusión 

La propuesta de este trabajo, enseñar a pensar, pensar lo que se vive, decir lo que se piensa y vivir lo que se dice, trata de uno de los contenidos principales para la educación superior. Esta acción intangible de pensar, encuentra su lugar en el desarrollo de una estrategia ordenada, y en el equilibrio del entusiasmo y la amabilidad que el profesor transmite.

Para promover un pensamiento ordenado es indispensable una actividad ordenada, encontrar formas en cuanto a la disposición del aula que no perturben al alumno, acompañando el objetivo de la clase. Aquí, una primera propuesta para llevarlo a cabo. 

Notas 

1 The free dictionary by farlex[On line] Edición 2009 K dictionaries Ltd. Disponible en: www. es.thefreedictionary.com/amabilidad [Consulta 18:30 m. 24 de Junio de 2010] 

2 Eggen, Paul D. y Donald P. Kauchak. Estrategias docentes. Enseñanza de contenidos curriculares y desarrollo de habilidades de pensamiento. Fondo de Cultura Económica, México, 1999. “Habilidades esenciales para enseñar y para enseñar a pensar”, cap. 2 pags. 31 a 57.

Referencias bibliográficas 

- Eggen P y Kauchack D. (1999) Estrategias docentes. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 

- Díaz Barriga. (1999) Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México: Mcgraw-Hill.

- Tishman S. y Perkins D. (1998). Un aula para pensar. Aprender y enseñar en una cultura de pensamiento. Buenos Aires: Aique.

Abstract: The article develops an argumentation and reflection, besides concrete instruments, on the elaboration of strategies of education that aim at the deepening of the creative and critical thought, in the students of superior education. The author concentrates in team work, collaborative learning, and also in the educational attitudes that favor this learning, as warm and empathy. In this sense the theoretical and practical frame offered by the subject “Introduction to education strategies”, is rescued and staged in the institutional and pedagogical context of the “Faculty of Design and Communication”.

Key words: Learning - collaboration - warmth - empathy - professor - reflection. 

Resumo: Desenvolve uma discussão e reflexão, além de instrumentos concretos, sobre a elaboração de estratégias de ensino que apontem o aprofundamento do pensamento criativo e crítico em alunos do ensino superior. Centra-se no trabalho em equipe, a aprendizagem colaborativo, e assim mesmo nas atitudes docentes que favorecem dito aprendizagem, a calidez e a empatia. Neste sentido o marco teórico e prático brindado pela matéria “Introdução às estratégias do ensino”, é resgatado e posto em cena, do contexto institucional e pedagógico da “Faculdade de Design e Comunicação”.

Palavras chave: aprendizagem – colaboração - calidez - empatia - professor - reflexão.

(*) Verónica Sordelli. Diseñadora de Indumentaria (UBA), Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Modas de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

desarrollo . enseñanza . pensamiento .

Pensar lo que se vive, y decir lo que se piensa fue publicado de la página 163 a página165 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ver detalle e índice del libro