1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV >
  4. La motivación en el aula taller

La motivación en el aula taller

Wu, Jorge [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 15, Febrero 2011, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Uno de los desafíos para el profesor que está a cargo de un grupo de estudiantes es lograr que los mismos alcancen un nivel de motivación, lo suficientemente amplio como para aprender empáticamente los contenidos de la materia. Sabemos que cada persona tiene sus características propias, su propio conocimiento, ideales, gustos, historia y entre otras su motivación propia.

De la experiencia como profesor universitario, el cree que “la motivación” en el aula, es un fin que todo profesor tiene en cuenta a la hora de poner en práctica estrategias de enseñanza efectivas.

Palabras claves: educación - motivación – empatía – estrategias – enseñanza – diseño – intrínseca.

Un intento de definición 

Según la Real Academia Española la definición de motivar es la siguiente:

1. Tr. Dar causa o motivo para algo. 

2. Tr. Doy a explicar la razón o motivo que se ha tenido para hacer algo. 

3. Tr. Disponer del ánimo de alguien para que proceda de un determinado modo. 

4. F. Ensayo mental preparatorio de una acción para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia.1

Por último menciono la definición de motivo: 

1. Adj. Que mueve o tiene eficacia o virtud para mover 1

A modo de ensayo, motivación en el aula, es la búsqueda del aprendizaje mediante diversas estrategias que logren afinidad con el proceso de aprendizaje, buscando que este proceso ya sea por novedoso, innovador, revelador o afín cause ánimo, motivos e interés para quien lo realiza.

Motivación en el aula 

Existen dos tipos de acciones de motivación. La motivación intrínseca o autorregulada que es aquella que se centra en la actividad misma y el placer, la afinidad que sentimos al realizarla. 

Una de las posibilidades al respecto es tomar en los trabajos prácticos libertad de temas que por la edad o afinidad sea representativo del grupo en cuestión, si hablamos de un taller de alumnos de diseño podríamos mencionar por ejemplo un temario afín a los gustos de la edad, tomar el conjunto de música que más guste personalmente y que sea familiar acorde a los gustos musicales del alumno 

Como menciona J. Antonio Huertas: “Una acción está por tanto intrínsecamente motivada cuando lo que interesa es la propia actividad, que es un íin en si mismo, no un medio para otras metas. El interés se centra entonces en la novedoso o revelador de la tarea”.2 

Un alumno que conoce un tema, es competente al respecto y se siente identificado (con un mayor grado de satisfacción) con respecto a un tema afín y movilizador seguramente encontrará más cercano y amigable el desafío de aprender y comprender contenidos a veces lejanos o ajenos a la experiencia diaria. 

La motivación extrínseca se refiere a la acción, la meta, el propósito está regulado por una contingencia externa, un beneficio tangible y exterior. 

Por ejemplo el elogio ante un acierto del alumno, proporciona criterios sobre su capacidad de dominio, su competencia, es de alguna manera el descubrimiento de su aprendizaje y a la vez un importante estímulo de reconocimiento. 

En general el uso de recompensas externas es útil cuando el interés intrínseco hacia una actividad es bajo. Cuando hablamos de alumnos que no encuentran la motivación necesaria para avanzar en el conocimiento, nos referimos a aquellos que requieren una fuerte motivación exterior, muchas veces planteada desde el profesor mediante diversos recursos. Esto se puede entender como la posibilidad de tener un temario adecuado, pero que el alumno no tenga interés o no entienda la práctica a realizar. 

Dentro de las materias proyectuales o Aula Taller hay un momento de trabajo en clase y un momento de corrección, ésta es habitualmente más rica y productiva cuando se realiza de manera grupal, donde cada alumno expone y se expone a la crítica (siempre constructiva) de sus compañeros, el profesor guía y retoma el eje conductor cuando es necesario. 

La exposición es un momento muy importante dentro del grupo-aula, de acuerdo a los criterios del ejercicio, cada alumno expone su proyecto al grupo mediante explicaciones teóricas basadas en la materia y se expone a la crítica, corrección y cuestionamiento del resto de los compañeros, el profesor guía al grupo y encausa, retoma los temas curriculares correspondientes al módulo reforzando la comprensión y la reflexión a través de nuevos cuestionamientos y comentarios, la aplicación de conceptos teóricos y la inclusión de conceptos habituales que podrían relacionarse. Estos conceptos vertidos por el profesor y los alumnos y su aplicación de taller facilitan y promueven la comprensión a través de ejemplificaciones sobre conceptos teóricos que muchas veces son difíciles en su comprensión. 

Como menciona Javier Ríos referido a Enseñar y aprender en grupos Cooperativos de Daniel Gentile y Daniel Stigliano. (Ed. Novedades Educativas, 2006)3 : “En el enfoque cooperativo, los alumnos consideran al docente como el depositario de los saberes válidos o legalizados y como responsable del proceso de aprendizaje, generalmente la motivación es de carácter extrínseco”. 

Durante estas correcciones o “colgadas”, llamadas así por el hecho que se pegan a las paredes las láminas para que cada uno pueda exponer y explicar su trabajo, los alumnos en principio tienen algún temor a exponerse y demostrar sus conocimientos al grupo, esto es así hasta que llega el turno de exponer y exponerse, o sea mostrar y que nos muestren, es de práctica común que el profesor al inicio del curso guíe a todos los alumnos sobre cómo exponer y cómo cuestionar para regular y encausar en principio este esquema. 

Al avanzar la cursada los alumnos logran entrar en ritmo de trabajo mucho más fácilmente, los más avanzados toman el control de las correcciones, inclusive hacen la corrección más adecuada al grupo-aula compartiendo códigos y mensajes propios de su realidad, es la comparación a la charla entre dos colegas que tienen los mismos gustos y formas de expresarse, esta forma no es la habitual para un alumno inicial. Resulta novedoso y distinto a la experiencia del estudiar “teoría del libro”, tener control y dominio sobre los conocimientos y explicarlo a sus pares genera una seguridad, autosuficiencia, el dominio y sentido de competencia comparable a la satisfacción de entender y saber que no sólo está aprendiendo sino que está construyendo desde sí el conocimiento. 

Todos los alumnos hallan en ello sentimientos de realización, de logro personal. 

“Así, Ryan y Cornell (1989) encontraron que los estudiantes que conseguían desarrollar en su labor una mayor autonomía y control se divertían más en la escuela y eran mas optimistas y eficaces en sus tareas académicas”.4 

De acuerdo a las experiencias la mayoría de los alumnos llegados a este punto, esperan la hora de corrección grupal, es este un momento esperado de aprendizaje significativo, autonomía personal y de comprensión sobre la materia. 

“...: el conocimiento es un estado de posesión...” “... la comprensión en cambio va más allá de la posesión. La persona que entiende es capaz de ir más allá de la información suministrada”.5 

Una vez que el alumno adquirió conocimientos y logró comprensión del mismo es de esperar que tenga sentimientos de competencia. 

“la idea que tengamos de nuestra propia habilidad, la percepción que nos hacemos de nuestra competencia es un componente motivacional de primer orden”.6 

También la aprobación o el aliento a seguir avanzando más allá, o la valoración numérica por parte del profesor, brindan la sensación de competencia del alumno. Es de particular atención por parte del profesor el nivel de exigencia y de grado de dificultad de los proyectos porque en el caso de la dificultad, si excede las habilidades del sujeto para realizarlas generaría ansiedad y preocupación. Si la tarea fuera demasiado sencilla sería simplemente aburrida. 

Es una habilidad el buscar el punto intermedio entre estos dos extremos o “flujo”; “Reto óptimo” como lo menciona Csikszentnihalyi. 

Dependerá también de la particularidad de cada alumno y del entorno social del mismo.

Conclusión final 

La búsqueda de motivación a través de distintas estrategias es un trabajo que se inicia mayormente con el estudio y el relevamiento del grupo clase y de cada alumno en particular. 

Cada grupo posee características propias que se forman a lo largo de la cursada, es una posibilidad enriquecedora esta búsqueda de motivación a través de distintas estrategias que cada profesor seleccionará de acuerdo a resultados, utilidad, experiencia y afinidad. 

La búsqueda de la comprensión además del conocimiento 

La búsqueda de motivación parte del profesor hacia los alumnos y en algunos casos se retroalimenta, qué profesor no encuentra motivación en un aula-grupo que entiende el sistema, lo practica y hasta lo disfruta? 

Aprender y enseñar disfrutando la tarea es una posibilidad generadora de motivación.

Pensar al docente, aislado del grupo y de la motivación lograda sería una negación para aquellos que disfrutan del placer de enseñar y aprender.

Notas 

1 http://www.rae.es/rae.html 

2 Motivación. Querer aprender. Juan Antonio Huertas, Ed. Aique. 

3 Enseñar y aprender en grupos Cooperativos. D. Gentile y D. Stigliano. (Ed. Novedades Educativas, 2006) 

4 Motivación. Querer aprender. Juan Antonio Huertas, Ed. Aique. 

5 La Escuela Inteligente, D. Perkins. Ed. Gedisa. Pág. 82 

6 Motivación. Querer aprender. Juan Antonio Huertas, Ed. Aique. Pag. 108

Abstract: One of the challenges for the professor who is in charge of a group of students is to allow them to reach a wide motivation level, in order to foster their learning. We know that each person has own characteristics, their own knowledge, ideals, tastes, history and motivation. After the experience as university professor, the author thinks that “the motivation” in the classroom, is an aim that every professor considers at the time of putting in practice effective education strategies.

Key words: Education - motivation - empathy - strategies - education - design – intrinsic. 

Resumo: Um dos desafios para o professor que está a cargo de um grupo de estudantes é conseguir que os mesmos atinjam um nível de motivação, o suficientemente amplo como para aprender empáticamente os conteúdos da matéria

Sabemos que a cada pessoa tem suas características próprias, seu próprio conhecimento, ideais, gostos, história e entre outras sua motivação própria.

De experiência de ensino da universidade, ele acredita que a “motivação” em sala de aula é uma meta que cada professor tem em mente ao implementar estratégias ensino efetivas.

Palavras chave: educação - motivação – empatía – estratégias – ensino – desing – intrínseca.

(*) Wu Jorge. Diseñador Gráfico e Ilustrador. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Diseño Visual de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

aula . enseñanza . motivación . taller .

La motivación en el aula taller fue publicado de la página 167 a página169 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ver detalle e índice del libro