1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV >
  4. Educar en la generación digital

Educar en la generación digital

Caragliano, Ernesto [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 15, Febrero 2011, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Se aborda sobre la problemática que se les presenta a los docentes sobre educar en la época de la generación digital. Define la trilogía: alumnos nativos digitales, docentes inmigrantes digitales y los programas de estudio para embajadores itinerantes. Llama a la necesidad por parte de los educadores de generar un ambiente facilitador para la educación, que ya no es el aula sino el ambiente tecnológico. Considera un reto para el docente crear curiosidad en los alumnos, permitir y darles la oportunidad para que ellos busquen piezas faltantes en el rompecabezas del saber, motivándolos para que así lo logren. 

Palabras claves: alumno – nativo – digital – docente – inmigrante - embajador – itinerante – ambiente - era – global.

La otra trilogía: alumnos nativos digitales, docentes inmigrantes digitales, y programas de estudios para embajadores integrantes 

El nuevo desafío está en marcha 

La generación de educadores del siglo XXI nos encuentra en plena tarea de educar a los Nativos Digitales, siendo como somos Inmigrantes Digitales. 

Y para ello debemos insertarlos en “un ambiente facilitador”, que ya ha dejado de ser sólo el aula, hoy es el “ambiente tecnológico”, ese ambiente psicosocial que Gibson en Neuroamante llamó “ciberespacio”, ubicándonos así en el orden de lo virtual. 

Esta virtualidad implica la subversión de las nociones que teníamos de las categorías lógicas, cambiando el modo de percibir y concebir el espacio y el tiempo, la velocidad y la lentitud, lo lejano y lo cercano. 

El producto de nuestras investigaciones, desarrollos, trabajos, opiniones, comunicaciones, por otra parte, ya no reconoce fronteras. 

Por ello, los alumnos de hoy, convertidos en profesionales no reconocerán límites, serán los nuevos embajadores itinerantes. 

Desplegarán sus conocimientos y habilidades en un mundo globalizado. 

El desafío está en marcha, consiste en canalizar estas inquietudes con contenidos educacionales para una generación permanentemente conectada los que, son interrumpidos continuamente por sus ring tones en sus celulares, chatean día y noche, se exhiben en fotologs, muestran su visión del mundo en blogs, modifican su aspecto con Photoshop y hasta realizan su versión virtual en Second Life. 

Mientras tanto, lo permanente sigue siendo la misión de formar personas íntegras, éticas, con una visión humanística y competitiva internacionalmente en su campo profesional, y que al mismo tiempo sean ciudadanos comprometidos con el desarrollo económico, político, social y cultural de su comunidad y con el uso sostenible de los recursos naturales. Nuestra práctica actual generar cambios, construir paradigmas, les darnos la oportunidad de innovar, de rehacer, de crear, de inventar métodos generando alumnos con la capacidad de reflexión, de análisis, de cambio personal y social. 

Como plantea Edith Litwin1 “…Para que la enseñanza sea comprensiva, entendemos que debería favorecer el desarrollo de procesos reflexivos, el reconocimiento de analogías y contradicciones y permanentemente recurrir al nivel de análisis epistemológico…”. 

La era de la información desde hace ya algunos años se ha instalado entre nosotros, con los consecuentes cambios tecnológicos, sociales, culturales y de toda índole, modificando drásticamente la manera de percibir el mundo y de interactuar en él, en el más amplio sentido de la palabra. 

A tal punto, que la Organización de las Naciones Unidas la define como “La nueva sociedad que realiza un uso generalizado de las innovaciones tecnológicas, vale decir las Tecnologías de la Información y la Comunicación”. 

Prestigiosos autores como Manuel Catells, Nicolás Negroponte y José Terceiro, entre otros tantos, nombran de manera distinta a la Sociedad de la Información, sin embargo, todos coinciden que la nueva sociedad informacional se sustenta en los cambios producidos en el contexto, en el sentido de la dimensión de la estructura social, siendo su materia básica la información y los medios, para ello las tecnologías de información y comunicación. 

Si partimos de la idea de que el desarrollo y crecimiento de todo individuo tiene como condición sine qua non la existencia de un “ambiente facilitador suficientemente bueno” (Winnicott, 1971), nos interesa detenernos en las particularidades de ese “espacio de navegación” que los jóvenes de hoy habitan. 

Pensamos que ese ambiente tecnológico constituye uno de los escenarios posibles donde el trabajo de la adolescencia normal, y la adolescencia tardía se lleva a cabo, en tanto, alberga procesos de construcción psíquica que dan lugar a subjetividades no ajenas a las marcas de la época, en diálogo permanente con ese “contexto tecnológico” que nos parece “novedoso” y hasta “subversivo” de ciertas concepciones modernas respecto de la temporalidad, espacialidad, procesamiento de la información, transmisión del saber, etc. 

En este sentido, nos atrevemos a extender la noción de ambiente y hablar así de “ambiente tecnológico”, para referirnos al inédito contexto, creado a partir de las nuevas técnicas digitales de comunicación, en el cual el trabajo de la adolescencia también se lleva a cabo. 

Messenger, chat, blogs, Facebook, Hi5, Twitter, Sónico son espacios que los adolescentes suelen utilizar cotidianamente para encontrarse con sus pares, obtener información, lugar, explorar nuevas habilidades sociales y cognitivas. 

Ese espacio psicosocial de interacción al que denominamos ciberespacio, nos ubica en el orden de lo virtual. La virtualidad implica un cambio profundo de las nociones que teníamos de ciertas categorías lógicas, traza un nuevo modo de percibir y concebir el espacio y el tiempo, la velocidad y la lentitud, lo lejano y lo cercano, lo público y lo privado. 

“Las nuevas técnicas socio digitales” implican la instantaneidad de la comunicación, así como la universalidad del acceso. Aquí, ahora y conmigo. La urgencia del ahora torna imposible el tiempo de la espera, que invitaba a la reflexión y al pensamiento. 

También es factible desafiar la espacialidad, se pertenece a la misma comunidad digital más allá de las distancias. El trabajo, el juego o la charla en común no requieren de la cercanía geográfica, ni del encuentro presencial del semejante. Desde Internet, inmensa biblioteca de Babel, son los más jóvenes los más capacitados para obtener información, así como para producirla. La verticalidad, implícita para la modernidad en el concepto de transmisión del saber, ha caído para dar lugar a una modalidad de acceso y producción horizontal del mismo. 

Allí se produce, dice Ausubel2 “la alternativa del aprendizaje por descubrimiento, en la cual, el alumno adquiere los conocimientos por sí mismo, es decir, los redescubre, sin darles una organización previa”. “En el aprendizaje significativo, la nueva información se incorpora de forma sustantiva, no arbitraria, a la estructura cognitiva del alumno: hay una intencionalidad de relacionar los nuevos conocimientos con los de nivel superior más inclusivos, ya existentes en la estructura cognitiva. Se relaciona con la experiencia, hechos u objetos. Hay una implicación afectiva al establecer esta relación, al manifestar una disposición positiva ante el aprendizaje”. 

Las nuevas tecnologías favorecen el desarrollo de capacidades lógicas, técnicas y creativas. La red promueve el armado de una nueva lógica de procesamiento de la información en los adolescentes de esta época, ligada a la “simultaneidad de las tareas”. 

Como consecuencia de ello, la “Sociedad de la Información” es cada vez más incierta. La velocidad de desarrollo que alcanza, es tan alta, que no se llega a adquirir y dominar una tecnología, cuando ya existe una nueva más sofisticada, compleja y prestadora de mayores performances. 

“La clave del aprendizaje significativo está en relacionar el nuevo material con las ideas ya existentes en la estructura cognitiva del alumno”.3 

Los adultos actuales en cambio, funcionan con una lógica diferente: lineal o secuencial, que sigue el orden del relato. 

Es la generación que debió aprender en el camino, necesitó leer el manual de uso para hacer funcionar un electrodoméstico, son los llamados “Inmigrantes Digitales”, ya que no posee las competencias para utilizar las tecnologías con propiedad. 

Allí encontraremos a la mayoría de los docentes de hoy. Los “Inmigrantes Digitales “ pueden de una forma u otra sortear las barreras del cambio tecnológico; empero lo que preocupa a Marc Prensky, analista, escritor y experto en las nuevas tecnologías y el uso educativo que se les pueda dar, es cuando los “Inmigrantes Digitales”, me refiero directamente a los profesores, son los encargados de educar a las nuevas generaciones ”Nativos Digitales” , el autor menciona que la brecha entre ambas generaciones es abismal y sería ingenuo suponer que, no existe una brecha cognitiva en creciente ascenso. Por ello, no casualmente se propone trabajar desde principios de la década en pasar de la confrontación a la colaboración Pero en la mayoría de los casos, los estudiantes no canalizan estas habilidades casi innatas hacia territorios favorecedores en su profesión. Suelen olvidar que el aprendizaje autodidacta es un medio no un fin, es una estrategia más para lograr aprendizajes. 

Otro punto que me parece no menos importante señalar, es que a pesar de los esfuerzos de la Universidad por incorporar estas tecnologías a la enseñanza, y brindarlas como apoyatura o soporte a los alumnos, no se logra con esto comprometerlos con ellas para su educación, dado que, estos aprendizajes no comprenden la currícula exigible de sus estudios o por el contrario es electivo frente a otras asignaturas troncales. Hablamos sin saber. Opinamos sin investigar. “Nada nuevo bajo el sol. Todas las conclusiones pueden matizarse y mucho, pero un dato es incontrastable. Hablamos casi todo el tiempo, sin saber, Opinamos sin investigar, pontificamos sin ton ni son y cuando los datos salen a luz los críticos y los tecnófobos tienen que fagocitarse mucho de lo que comentan porque esas tendencias son irreversibles y la Tercera Fase está en plena expansión” (Simone, 2001). 

Otra postura, que supuestamente contrarresta a la anterior, insiste en que aún si es cierto que los medios han perdido estatura moral y capacidad ética, al menos han ganado en realismo y en crudeza, mostrándonos el mundo tal cual es, aunque no nos guste demasiado” 

Por primera vez en la historia la generación de los jóvenes actuales se introduce en los medios (la cultura, el mundo, la subjetividad) a través del intermediario digital y ya no lo hace a través del papel o la imprenta. Allí comienzan a aparecer los primeros inconvenientes que en muchos casos generan frustraciones tempranas. Los docentes más preocupados por entender a los alumnos que por pedagogizarlos, tenemos la impresión de las visiones encontradas ya no sólo afectan los contenidos, el qué, sino el modo de adquisición de valores, conceptos, visiones del mundo y las justipreciaciones de habilidades y competencias. 

Además el mercado de trabajo a futuro y las competencias en las organizaciones fluidas y mutantes de hoy y de mañana les darán la razón. 

Los estudiantes actuales ya no necesitan un profesor enciclopédico o erudito en alguna materia, porque la accesibilidad a los conocimientos y la bibliografía son más cercanas a través de Internet. Lo que hoy necesitan es un mediador de conocimientos, un pedagogo, que sea capaz de desarrollar competencias para manejarse en el mundo actual y en el que viene. 

Un mundo cada vez más integrado y globalizado que necesita de embajadores itinerantes. 

Embajadores itinerantes per se o porque el producto de sus materializaciones recorrerán el globo, hasta donde quizás el autor jamás habite o conozca.

Educando y ayudando a educar en la era global y digital 

Claramente apruebo que no haya un modelo único ni objetivos sugeridos. Me gusta la diversidad y no comparto los planes homogéneos generalistas. 

Sin embargo todos los estudios que se han realizado y, seguramente los que se realizarán coincidirán en que todo no se puede dejar librado al azar ni a la auto -organización. 

Así como nuestra preferencia se inclina por vivir y trabajar en organizaciones flexibles y no en pirámides monolíticas, no es precisamente el desorden y el todo los que más contribuyen en los procesos de organización creativa. 

“La enseñanza es considerada como una práctica social compleja, una intervención orientada a favorecer procesos de aprendizaje, desde una postura que no plantea una relación causal entre ambos, pues una parte de la responsabilidad recae en el alumno. 

Se aceptará que no hay definición de enseñanza inequí- voca válida en todo tiempo y lugar, sino que cobra sentido dentro de una red de relaciones en la cual cobra significado y significación4 . 

Debemos generar una culturización para la otra trilogía: la de los alumnos nativos digitales, los docentes inmigrantes digitales con programas de estudios para embajadores digitales. Aquéllos que no son nativos digitales, no deben estar tan alejados del uso de la tecnología informática. Deben por lo tanto, manejar su lenguaje, utilizando la tecnología y no estar tan ajenos a estas aplicaciones. Existen en todas las áreas del conocimiento y del entretenimiento. 

No podemos enseñar tecnología a quien la maneja mejor que nosotros mismos, empero podemos desarrollar capacidades, competencias y habilidades para que los estudiantes nativos digitales puedan aprovecharlas para su desarrollo. 

Debemos reinterpretar lo que ha variado: el lenguaje visual, la encodificación del mensaje, los tiempos de exposición, lo vertiginoso de los cambios, sin dejar de lado lo que permanece inmutable, la misión de formar personas íntegras, éticas, con una visión humanística y competitivas internacionalmente en su campo profesional, que al mismo tiempo sean ciudadanos comprometidos con el desarrollo económico, político, social y cultural de su comunidad y con el uso sostenible de los recursos naturales. Nuestra práctica actual generar cambios, construir paradigmas, darnos la oportunidad de innovar, de rehacer, de crear, de inventar métodos que nos permitan generar alumnos con la capacidad de reflexión, de análisis, de cambio personal y social. 

“Son las tareas de aprendizaje las que posibilitan a los alumnos transitar por procesos de aprendizajes genuinos que favorezcan a la comprensión, reduciendo el aprendizaje frágil e inerte” (Perkins, 1992) 

Es un reto crear curiosidad en los alumnos, permitir y darles la oportunidad para que ellos busquen la otra pieza del rompecabezas, que ellos mismos llenen sus vacíos de conocimientos con una guía pedagógica. Hacer de la educación un arte y una responsabilidad por sobre todas las otras disciplinas, porque será esta la que nos permita ser un país con posibilidades e igualdades. “La gente aprende más cuando tiene una oportunidad razonable y una motivación para hacerlo”.5

Notas 

1 Litwin, Edith (1997) Corrientes Didácticas Contemporáneas. Buenos Aires: Paidós 

2 Ausubel, Novak y Hanesian (1983) Psicología Educativa. México: Trillas. 

3 Ausubel, Novak y Hanesian (1983) Psicología Educativa. México: Trillas. 

4 Jackson, PH (2002) Práctica de la enseñanza. Buenos Aires: Amorrortu. 

5 Perkins, D. (1997) La escuela inteligente. Barcelona: Gedisa.

Referencias bibliográficas 

- Brito Alarcón, Melisa. “Artículo nativos digitales, inmigrantes digitales,” Ensayo 

- Dolto, Françoise (1990) La causa de los adolescentes. Buenos Aires: Seix Barral. 

- Farrés, M. E, Ferreira dos Santos, S., Veloso, V.: “Adolescentes y ambiente tecnológico”. Trabajo presentado 

- Farrés, M. E. Ferreira dos Santos, S., Veloso, V.: “Subjetividad, adolescencia y tecnologia” Trabajo presentado 

- García Fernández, Fernando (2009) Nativos Interactivos. Madrid: Foro Generaciones Interactivas. 

- Gibson, Williams (1984) Neuroamante. Barcelona: Kronos. 

- Piscitelli, Alejandro (2009) Nativos Digitales. Dieta cognitiva, inteligencia colectiva y arquitecturas de participación. Santillana. 

- Torres Samuel, “Innovación de la práctica educativa y el diseño curricular con una visión de empleador”. Trabajo presentado.

Abstract: The article approaches the problems that professors must face when educating at the age of the digital generation. It defines the trilogy: digital native students, professor’s digital immigrants and the training programs for traveling ambassadors. In this scenario, educators have to generate an environment that facilitates education that no longer is the classroom but the technological atmosphere. It considers a challenge for professors to arise curiosity in their students, allowing them to look for the missing pieces in the puzzle of knowledge.

Key words: Student - native - digital - professor - immigrant - ambassador - traveling - atmosphere - age – global. 

Resumo: Aborda-se sobre a problemática que se lhes apresenta aos docentes sobre educar na época da geração digital. Define a trilogía: alunos nativos digitais, docentes imigrantes digitais e os programas de estudo para embaixadores itinerantes. Chamado para a necessidade de educadores de criar um ambiente propício facilitador para a educação, que já não é a sala de aula, mas o ambiente tecnológico Considerada um desafio para o docente criar curiosidade nos alunos, e permitirlhes a oportunidade para que eles busquem peças que faltam no quebra-cabeça do saber, os motivando pára que assim o consigam.

Palavras chave: alunos – nativo – digital – docente – imigrante - embaixador – itinerante – ambiente - era – global.

(*) Ernesto Caragliano. Licenciado en Publicidad. Licenciado en Relaciones Públicas. Profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento de Comunicación y Creatividad Publicitaria de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

digitalización . educación . problemática .

Educar en la generación digital fue publicado de la página 193 a página196 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXV

ver detalle e índice del libro