1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI >
  4. La evaluación como proceso auto - reflexivo de la enseñanza - aprendizaje

La evaluación como proceso auto - reflexivo de la enseñanza - aprendizaje

Caraballo, Mauricio [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

En el presente artículo se realiza un análisis de los procesos de evaluación, los cuales desde la perspectiva propuesta trascienden el instrumento, es decir, la mera calificación sino que es un momento en el cual se obtiene información sobre los procesos de aprendizaje, pero también de los procesos de enseñanza.

Palabras claves: evaluación – reflexivo – intersubjetiva – constructivismo – enseñanza – aprendizaje – objetiva – subjetiva – pensamiento – crítico. 

Acerca de lo que es la evaluación 

Entre los autores analizados hay un acuerdo en expresar que la evaluación no es un punto final de comprobación sobre datos pasados, sino es un proceso de indagación, de reflexión y de diálogo, y punto de arranque para la acción1 . En otras palabras, la evaluación es un proceso por el cual se obtiene información sobre el aprendizaje, pero también sobre la enseñanza, ya que no solo muestra como el estudiante construye su conocimiento y sus procesos de aprendizaje sino que, además, ofrecen pistas a los profesores sobre las propias prácticas de ense- ñanza y evaluación. Una evaluación comprometida promueve la autoevaluación en el profesor y el estudiante para lograr la comprensión de la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje con vistas a tomar decisiones en el campo de la acción que contribuyan a la mejora de dicho proceso.

El problema de la objetividad y subjetividad 

La distinción entre pruebas objetivas y subjetivas surge a principios del siglo XX en el marco de los parámetros positivistas-conductistas, cuando se sostenía que las pruebas objetivas eran superiores a las subjetivas, en tanto que en ellas se pretendía eliminar la subjetividad de quien evalúa, se trata al conocimiento como objeto sin sujetos. Esta perspectiva es cuestionada en la actualidad y va a ser compartida por Méndez, que sostiene que la evaluación es esencialmente una actividad intersubjetiva y moral que se ejerce entre sujetos, es decir no hay evaluación sin sujetos; como así también es criticada por Macha y Tenutto, que según ellas no hay evaluaciones mejores que otras, sino que su calidad depende del grado de pertinencia al objeto evaluado, a los sujetos involucrados y a la situación en la que se ubiquen. Tanto para Álvarez Méndez, como para Macha y Tenutto, es imposible centrarse solamente en el objeto abstrayéndose de los sujetos en interacción, por lo tanto es muy difícil que las pruebas sean objetivas. Según Álvarez Méndez: “Las técnicas objetivas tienen un escaso valor explicativo para interpretar y valorar el camino recorrido en el aprendizaje y nulo alcance para la prospección”. 

Es significativo el aporte que realizan Macha y Tenutto quienes afirman que ya no se trata de la búsqueda de la objetividad, sino de la búsqueda de los caminos que permitan reducir la arbitrariedad, y en consecuencia, favorezcan la transparencia del proceso enseñanzaaprendizaje. Dicho esto una serie de interrogantes quedan todavía por aclarar: ¿Cuándo hay arbitrariedad en la evaluación? ¿Se puede evitar o al menos reducir esta arbitrariedad y de que manera? Para responder a estos interrogantes estos autores primero van a exponer que hay arbitrariedad cuando se deja de considerar la importancia del rol del alumno en dicho proceso y se toman decisiones (por ejemplo en la corrección y calificación) basadas en criterios que no son compartidos con los estudiantes o no son explicitados en forma total por parte de los profesores. 

En segundo lugar ellos consideran algunos caminos para la reducción de la arbitrariedad: 

- Criterios de evaluación: es la transparencia en el proceso de evaluación, por ejemplo considerar que parámetros se utilicen para evaluar (el progreso del estudiante en comparación con el progreso del grupo, de el mismo en producciones anteriores o con objetivos previamente planteados), se obtendrán calificaciones diversas para un mismo trabajo y un mismo estudiante. 

- Tablas de puntaje: permite entre otras cosas, que el estudiante sepa que es lo que el profesor considera más importante. 

- Modalidad de la evaluación: debe ser novedosa y facilitar que el estudiante tenga oportunidad de poner en acción sus conocimientos en vez de reproducir datos. 

- Matriz de valoración: es un listado del conjunto de criterios específicos y fundamentales que permiten valorar el aprendizaje, los conocimientos y/o las competencias, logrados por el estudiante en un trabajo o materia particular.

Sobre la evaluación y la calificación 

Estos dos conceptos van a estar trabajados con mayor atención por Carriego y Álvarez Méndez, quienes coinciden en que frecuentemente se confunde el concepto de evaluación con el de calificación. Calificar es asignar un valor, puntaje o etiqueta y resumir con ello la información que arroja el proceso educativo. Queda en evidencia que la calificación es una reducción de diferentes situaciones y desempeños del estudiante en el proceso de aprendizaje, y que tiene implicancias para la acreditación y promoción del transito educativo. 

Álvarez Méndez sostiene: “Quienes piensan la evaluación desde el interés técnico se dedican con devoción a la elaboración de pruebas objetivas, exámenes de respuesta cerrada, que posibiliten y aseguren la medición del logro educativo.” Pero quien propone criterios para juzgar las evaluaciones es Carriego, que a través del diseño de la evaluación considera proponer: 

- La construcción significativa del conocimiento. 

- La promoción de procesos reflexivos tales como: comparación, análisis, síntesis, construcción de hipótesis, resolución de problemas, deducción, inducción, pensamiento divergente, etc. 

- La comprensión de los contenidos a través de propuestas de actividades que impliquen posesión de conocimiento y capacitación para poder utilizar dicho conocimiento (desempeños de comprensión). 

- La utilización de diversas estrategias para la resolución de problemas. 

- La reflexión metacognitiva que permite saber más acerca de cómo cada uno aprende, sus dificultades y estrategias para superarlas, especialmente promovida por la devolución de los resultados de la evaluación y la reflexión acerca de los logros y las dificultades.

Conclusión 

Los contextos donde el profesor estudia, trabaja y se desempeña son complejos y el debe adaptarse y actualizarse a los ritmos de una sociedad cambiante. Si los parámetros que proponía el paradigma positivistaconductista, que utilizaba el recurso de la objetividad como fuente de conocimiento esta siendo discutido, ya que detrás de todo conocimiento están las relaciones, interacciones, es decir una actividad intersubjetiva de los sujetos que acceden a él, deberían buscarse metodologías que acerquen al conocimiento de una manera democrática, libre y crítica. 

Es interesante la propuesta de lograr reducir la arbitrariedad en las evaluaciones, teniendo en cuenta que ella no es solamente una comprobación de aprendizaje acumulado, sino también una instancia para el mejoramiento de los procesos de enseñanza que promueve la auto-evaluación del profesor y el estudiante para mejorar la calidad del proceso educativo. Como dice Álvarez Méndez: “Se trata de evaluar para aprender, ésa es la cuestión. La evaluación educativa tiene sentido y esta plenamente justificada cuando actúa al servicio de quien aprende…”

Notas 

1 Para el presente análisis se ha consultado a Juan Manuel Álvarez Méndez, Cristina Carriego, Marisa Macha y Marta Tenutto, cuyas obras completas se encuentran citadas en el anexo de fuentes. 

Referencias bibliográficas 

- Álvarez Méndez, Juan Manuel. “Evaluación: entre la simplificación técnica y la práctica crítica”, Novedades Educativas Nº 195. Buenos Aires: 2007. 

- Carriego, Cristina. “La evaluación de los aprendizajes”, Fundación para el desarrollo de los estudios cognitivos. Universidad CAECE. Buenos Aires: 2001. 

- Macha, Marisa y Tenutto Marta. “Evaluación: una práctica en el banquillo. Intentando reducir la arbitrariedad”, Novedades Educativas Nº 195. Buenos Aires: 2007.

Abstract: In the present article there is realized an analysis of the processes of evaluation, which from the proposed perspective come out the instrument, that is to say, the mere qualification but it is a moment in which information about the learning processes is obtained, but also of the processes of education.

Key words: evaluation – reflexive – intersubjective – contructivism – teaching – learning – objective – subjective – thinking – critical.

Resumo: No presente artigo realiza-se uma análise dos processos de avaliação, os quais desde a perspectiva proposta trascienden o instrumento, isto é, a mera qualificação senão que é um momento no qual se obtém informação sobre os processos de aprendizagem, mas também dos processos de ensino.

Palavras chave: avaliação – reflexivo – intersubjetiva – construtivismo – ensino – aprendizagem – objetiva – subjetiva – pensamento – critico. 

(*) Mauricio Caraballo. Diseñador Multimedia (Escuela Superior de Arte Multimedial Da Vinci, 2003). Investigador auxiliar y becario del Instituto de Estudios Históricos de la Universidad de Tres de Febrero. Profesor de la Facultad de Diseño y Comunicación en la Universidad de Palermo.

Vocabulario relacionado al artículo:

enseñanza . evaluación . técnica de aprendizaje .

La evaluación como proceso auto - reflexivo de la enseñanza - aprendizaje fue publicado de la página 164 a página166 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ver detalle e índice del libro