1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI >
  4. El problema de la formación de profesionales en el mundo contemporáneo

El problema de la formación de profesionales en el mundo contemporáneo

Rubio, Ayelén [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Sabemos que dentro de las tareas que nos competen como docentes están las de incentivar a los alumnos a la realización de actividades que persiguen ciertos objetivos; mantener su interés y motivación en dichas actividades; que se integren entre sí con aceptación y tolerancia ante la diversidad; que se involucren y participen en las propuestas áulicas de manera crítica y reflexiva, así como también cooperen y se comprometan con el trabajo grupal fuera de las horas cátedra, pero ¿qué les ofrece el entorno a estos futuros profesionales, que contribuya a la construcción de una conciencia de trabajo, participación y compromiso? Y en base a ello ¿cuáles serían los factores que deberíamos tener en cuenta al momento de plantear una propuesta pedagógica dirigida a esta comunidad académica específica?

Palabras claves: incentivar – motivar – participación – compromiso – propuesta pedagógica.

La definición de Emile Durkheim1 acerca de la educación resulta particularmente relevante, tanto en la sociedad actual en general, como en cada ámbito de formación en particular, ya que se conjugan allí la influencia transgeneracional, el desarrollo integral del sujeto y las exigencias socio-político-culturales del entorno (en general y en particular) en medio de los cuales se produce todo proceso educativo. 

En torno a tales exigencias, se hace evidente que las influencias del medio que recibe el sujeto (familia, escuela, la sociedad en general, con sus respectivas normas, hábitos, trasgresiones, etc.) se transforman constantemente, transformando y parcializando a su vez todo aquello que se transmite de una generación a otra, así como también en los diferentes espacios y niveles educativos. Y esta transmisión resulta, a su vez, imprescindible, en tanto vehiculización de los procesos educativos y socializadores, en relación a la formación básica y profesional, y a la creación de los vínculos sociales que incidirán, al mismo tiempo, en la construcción de identidades y, por consiguiente, de la comunidad toda. En una sociedad donde los valores se desdibujan y las agujas del reloj corren más rápido cada vez, de manera que todo es cada vez más efímero y menos constante; donde las exigencias del mercado se acrecientan debido al ritmo vertiginoso del sistema capitalista, y donde la comunidad se encuentra en constante sobreestimulación por parte de los avances tecnológicos, los medios de comunicación y las redes de socialización virtual, entre tantos otros factores, la motivación de los estudiantes pende de un hilo permanentemente, siendo cada vez más frecuentes en las aulas el aburrimiento, la distracción, la falta de compromiso y la desobediencia a los horarios de clase (comienzos, intervalos y finalizaciones). En este contexto, la búsqueda de estrategias pedagógicas para devolverlos a la tarea es infinita. 

En un afán de mantener presentes a los alumnos, interesados y predispuestos, las propuestas por parte de los docentes deben cobrar una mayor flexibilidad, siendo sometidas a una continua transformación a medida que avanza la actividad misma, y adquiriendo esta diferentes instancias de complejidad, posibilidades de resolución y significatividad, de acuerdo con las exigencias del alumnado, también cambiantes, y de acuerdo con los tiempos reales de concreción, diferentes en muchas oportunidades a los planificados debido a, por ejemplo, la poca voluntad que manifiestan los alumnos para con el trabajo, o al aletargamiento en la toma grupal de decisiones que involucran el desarrollo de la actividad. 

Así mismo, no podemos desatender al hecho de que, actualmente, existen grandes falencias a nivel social con respecto a la comunicación entre pares, en todos los estratos, que se reflejan en la vida cotidiana de cada sujeto en la vía pública, en las instituciones de todas las índoles y hasta incluso en los senos familiares mismos; las cuales forman parte de las numerosas consecuencias que el modelo económico vigente, la globalización y el desarrollo de la tecnología traen aparejadas. Estas falencias favorecen la construcción de individualidades intercomunicadas masivamente pero en forma virtual, de manera que las relaciones interpersonales se van trasladando a un segundo plano y van ofreciendo cada vez más resistencia, quedando finalmente relegadas. Todo esto incide directamente en el aula al momento de la conformación y la consolidación de grupos de trabajo pertinentes para cada propuesta, dentro los cuales sus integrantes no se mantienen, en general, comunicados con sus compañeros de equipo, tanto fuera como dentro del espacio áulico, así como tampoco asumen el compromiso para con la actividad y para con sus pares mismos, eludiendo las responsabilidades que le caben a cada integrante y no respondiendo por la falta eventual de materiales necesarios o de desarrollo de consignas; incluso cuando el requerimiento es la presencia indispensable de cada uno de los integrantes de un equipo para una instancia de evaluación grupal expositiva, casos en los cuales se trasluce la falta de compromiso y de comunicación entre ellos en la ignorancia de los presentes con respecto a los ausentes del grupo, y en su imposibilidad de ser contactados por aquellos en forma directa. De manera que, una vez más, los tiempos de resolución se dilatan, exigiendo al docente nuevamente una reformulación de las propuestas áulicas, en relación con los tiempos y los objetivos académicos. 

En todos los casos, no deja de resultar asombrosa, en un marco académico universitario al cual cada sujeto accede voluntariamente, persiguiendo una formación profesional en el ámbito de preferencia personal para el desarrollo en su vida laboral, la escasa disponibilidad de algunos estudiantes para con la entrega de trabajos prácticos, tanto individuales como grupales, que responden a un compromiso básico de tiempos y formas, así como de consignas que no terminan (en muchos de los casos) de ser respetadas. Es entonces cuando las producciones incompletas y las entregas fuera de término comienzan a reiterarse, intentando invadir e instalarse en la dinámica del aula, requiriendo de un nuevo ajuste del contrato didáctico, procurando el restablecimiento de las normas y pautas áulicas e institucionales. El fantasma de la escuela media con sus facilidades y libertades para con los alumnos, ronda aún en torno a muchos de los estudiantes, quienes manifiestan una “inmadurez académica” a través de reiterados pedidos de prórrogas, gestos y sonidos infantiloides de disgusto ante una propuesta, eludiendo responsabilidades a nivel grupal y no dando a los trabajos expositivos la instancia de formalidad que éstos requieren, entre otras actitudes; conductas a revertir en pos del desarrollo de las potencialidades profesionales de cada alumno, para su posterior inserción en el mundo laboral. 

Entiendo entonces, que recae hoy en nuestras manos el desafío y la responsabilidad de formar a estos sujetos como profesionales competentes, responsables y comprometidos, tanto con la actividad individual como con la cooperación interpersonal, capaces de tomar decisiones, de trabajar en equipo, de generar estrategias, a fin de lograr la máxima eficiencia en cada una de las disciplinas en las cuales se desarrollen profesionalmente, con la disponibilidad y la aptitud necesarias para insertarse en el campo laboral del mundo contemporáneo, adaptarse y cumplir con las exigencias y las expectativas del entorno inmediato y de la sociedad en general, actual y venidera, de manera eficaz, creativa y participativa.

Notas 

1 “La educación es la acción ejercida por las generaciones adultas sobre las que todavía no están maduras para la vida social. Tiene por objeto suscitar y desarrollar en el niño cierto número de estados físicos, intelectuales y morales, que exigen de él la sociedad política en su conjunto y el medio especial al que particularmente está destinado.” 

Durkheim. E. (1984): Educación y Sociología. México, Colofón (primera edición de 1911). Citado en Pineau, P; Dussel, I; Caruso, M. La escuela como máquina de educar. Tres escritos sobre un proyecto de la modernidad. (p. 47) Buenos Aires: Paidós.

Abstract: We as professors should know that our professional tasks when educating includes to stimulate students in taking the necesssary steps to achieve certain objectives; to maintain their interest and motivation in these activities; to promote acceptance and tolerance in front of diversity; to foster participation in classroom activities in a critical and reflective way, as well as they cooperate and they commit with the group work outside the university. The article offers a vision of students professional future, that contribute to the construction of consciousness of work, participation and commitment. In addition, it develops the factors that we would have to consider at the time of raising a pedagogical proposal directed to this specific academic community

Key words: to stimulate – to motivate – participation – commitment – pedagogical proposal.

Resumo: Sabemos que dentro das tarefas que nos incumbem como docentes estão as de incentivar aos alunos à realização de atividades que perseguem certos objetivos; manter seu interesse e motivação em ditas atividades; que se integrem entre si com aceitação e tolerância ante a diversidade; que se envolvam e participem nas propostas de sala de aulas de maneira crítica e reflexiva, bem como também cooperem e se comprometam com o trabalho grupal fora das horas de aula, mas ¿que lhes oferece o meio a estes futuros profissionais, que contribua à construção de uma consciência de trabalho, participação e compromisso?. E em base a isso ¿quais seriam os fatores que deveríamos ter em conta ao momento de propor uma proposta pedagógica dirigida a esta comunidade acadêmica específica?

Palavras chave: incentivar – motivar – participação – compromisso – proposta pedagógica.

(*) Ayelén Rubio. Profesorado de Artes en Teatro (IUNA, en curso). Actriz (Escuela de Formación Integral del Actor).

Vocabulario relacionado al artículo:

capacitación . contemporáneo . profesional .

El problema de la formación de profesionales en el mundo contemporáneo fue publicado de la página 171 a página173 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ver detalle e índice del libro