1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI >
  4. Enseñar y aprender a mirar: reflexiones sobre la práctica en el aula

Enseñar y aprender a mirar: reflexiones sobre la práctica en el aula

Sagristani, Gabriela [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ISSN: 1668-1673

XIX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2011

Año XII, Vol. 16, Agosto 2011, Buenos Aires, Argentina | 200 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

El trabajo que aquí se esboza ha tomado como punto central para su análisis, aquellas reflexiones que han ido surgiendo a lo largo de la práctica en el aula, dentro del marco institucional de la materia Introducción al Lenguaje Visual.

Palabras claves: enseñar – mirar – escuchar – interactuar – interpretar.

Para avanzar en este terreno y en pos de una educación que se haga cargo de la centralidad de la experiencia visual, dado que como señala Nicholas Mirzoeff1 “…habitamos en un mundo-imagen…”, los estudios visuales han propuesto cuatro tópicos centrales para avanzar en la educación de la mirada: el poder de las imágenes, la polisemia, la relación con el saber y el vínculo de las palabras con las imágenes. 

Conforme lo señala Laura Malosetti Costa2 “…no existe un significado único ni privilegiado frente a una imagen sino que esta renueva sus poderes y sentidos completándose en la mirada de cada nuevo espectador…”, desde aquí que lo que otorga primacía a las imágenes, en materia de aprendizaje en su poder de activación en el observador, dado que una imagen en tanto poderoso estímulo visual es capaz de cuestionar el propio conocimiento e indagar nuestras emociones. Es por esto que frente a una imagen, la simple pregunta ¿qué ves? puede inaugurar recorridos inesperados. Su proverbial ambigüedad, polisemia, su apertura a un juego casi ilimitado de usos e interpretaciones, la vuelven un instrumento atractivo como difícil de manejar con fines educativos. Quisiera al mismo tiempo relacionar estas reflexiones con aquellas reformulaciones planteadas por J. Berguer en las que dirime el rol importante de las imágenes y de las interpretaciones que de las mismas se hacen “…El hecho de que la vista llegue antes que el habla y que las palabras nunca cubran por completo la función de la vista, no implica que ésta sea una pura reacción mecánica a ciertos estímulos (solo cabe pensar de esta manera si aislamos una pequeña parte del proceso, la que afecta a los sentidos (...) Solamente vemos aquellos que miramos. Y mirar es un acto voluntario (…) Lo que sabemos o lo que creemos afecta el modo en que vemos las cosas…”3 Las experiencias en el aula taller nos muestran que el constante trabajo en el aula con y desde las imágenes resulta uno de los tópicos centrales de la materia, el que implica al mismo tiempo pasar de un conocimiento ingenuo, en el cual rescatamos la potencialidad de cada uno de nuestros alumnos como consumidores de imágenes y con posibilidades interpretativas múltiples según sus bagajes culturales a un conocimiento reflexivo y epistemológico en el que se aprende a hacerse cargo del propio proceso perceptivo-interpretativo y de la posibilidad que este reconocimiento otorga para poder ser luego productores de sus propios mensajes visuales. Resulta interesante destacar que este proceso se lleva adelante dentro de un marco áulico en el que el objetivo se centra en aprender mirando, aprender haciendo, fuertemente enraizado en la cultura de portfolio que trabajamos en la facultad, como instancia integradora y superadora del propio proceso de aprendizaje. 

En relación a la metodología de trabajo y a los objetivos que nos planteamos es interesante el abordaje que se realiza de los cuatro ejes de trabajo (producción - lenguaje - recepción - contexto) como así también su continuo traspaso. Desde esta perspectiva Eisner plantea un posible currículum para la educación de la mirada el que “oscila entere lo educativo y lo expresivo. Lo educativo intenta que los estudiantes adquieran un repertorio de habilidades que hacen posible la expresión,”4 de este modo alude con frecuencia a las actividades artísticas o humanísticas como actividades más refractarias a los objetivos terminales y a su vez como situaciones que exigen objetivos expresivos, donde la mayor eficacia del proceso abierto “...radica en la diversidad y riqueza de los procedimientos seguidos, de las interacciones logradas, de la expansividad de las experiencias vividas y de la implicación personal del alumno en ellas (...) pero, si nos acercamos como un zoom analítico a ellas veremos que ninguna posibilidad expresiva aparecería si antes los sujetos no dominan una serie de técnicas básicas mucho mas próximas al sentido de la habilidad especifica o skill que a lo que queda ser la expresión personal…”5 

Asimismo quisiera dar cuenta de algunas cuestiones postmodernas que han traspasado al ámbito de la educación visual, por un lado la concepción heterogénea del sujeto-alumno, que permite como señalé anteriormente, abordar el hecho estético desde una visión pluralista y multicultural y desde esta perspectiva rechaza la homogeneización cultural entablando nuevas posibilidades significativas no solo en la esfera de lo global sino también local. Como así también se establece una nueva relación con las producciones visuales, ya sean, obras de arte, diseños o publicidades entre otras en tanto se las vislumbra como discurso o producto capaz de ser releídos e indagados desde otros lugares tal vez más subjetivos e interpretativos. Por consiguiente se instala dentro del campo cultural, el proceso de significación como etapa superadora del proceso interpretativo, lo cual connota en el campo educativo grandes cambios en el rol activo y subjetivo del alumno, que apela en este sentido a un nuevo rol docente como facilitador y acompañante de la experiencia visual. 

En esta línea podríamos proyectar un tipo de educación que para el tiempo que nos toca vivir mas allá del Estado-Nación y del mercado, “...es el tiempo que insiste en hacer de la experiencia educativa un acontecimiento (...) no habría disciplinamiento, no habría fabricación de sujeto homogéneo sino transmisión. La transmisión supone poner a disposición de los sujetos textos y lenguajes que los habiliten para hacer algo más que la mera repetición. La transmisión ofrece a quien la recibe un espacio de libertad. La pregunta no es cómo aprendieron los alumnos lo que les enseñé sino qué hacen con lo que les enseñé. Y solo sabré que enseñé algo si los sujetos habrán sabido hacer algo con eso. (...) El horizonte de posibilidad no radica entonces en la producción del sujeto a imagen y semejanza de algún ideal, ni simplemente capaz de gestionar por sí mismo las exigencias de un mundo fragmentado, sino la creación de condiciones que habiliten un por-venir, un nuevo tiempo.”6 

Para finalizar resulta entonces interesante rescatar que el modelo o la propuesta de trabajo que llevamos adelante desde la materia intenta, romper una lectura unidireccional de los signos visuales, deconstruyendo en oposición a la estética formalista esta concepción de imagen, texto y lenguaje único, permitiendo develar la trama y los significados de los múltiples factores y condimentos que en ellas intervienen, no ya desde la mera lectura sino en tanto representaciones visuales que atraviesan nuestras prácticas cotidianas y en estos términos el énfasis en la educación visual esta puesto más en la indagación estética y en sus valores experienciales con el afán de que los chicos puedan apropiarse y utilizar estos “condensados simbólicos” en su propio proceso de construcción profesional e identitaria.

Notas 

1 Mirzoeff, N. (2003) Una introducción a la cultura visual. Barcelona: Paidós. 

2 Malosetti Costa, L. (2005) “¿Una imagen vale más que mil palabras?: una introducción a la lectura de imágenes”, en Curso de posgrado virtual Identidaes y pedagogía.Buenos Aires: Flacso. 

3 Berger J. (1974) Modos de Ver. Colección de Comunicación Visual. Barcelona: Gustavo Gili. 

4 Eisner, E. (2001) “Si las practicas en el aula no cambian, la reforma ha sido un fracaso”. En: Novedades Educativas Nº. 118. Buenos Aires. 

5 Ibidem 

6 Duschatzky, S. (2002) Chicos en banda. Los caminos de la subjetividad en el declive de las instituciones. Buenos Aires: Paidós.

Abstract: The article focuses in those reflections that have been arising throughout the classroom practice within the intitucional frame of the subject Introduction to the Visual Language. 

Key words: to teach – to watch – to listen – to interact – to interpret. 

Resumo: O trabalho que aqui se esboça tomou como ponto central para sua análise, aquelas reflexões que foram surgindo ao longo da prática em sala de aula, dentro do marco institucional da matéria Introdução à Linguagem Visual.

Palavras chave: ensinar – olhar – escutar – interagem – interpretar.

(*) Sagristani Gabriela. Profesor de Enseñanza Especial en Artes (UBA). Docente de la Universidad de Palermo en el Departamento de Diseño Visual de la Facultad de Diseño y Comunicación.

Vocabulario relacionado al artículo:

conocimiento . enseñanza . experiencia .

Enseñar y aprender a mirar: reflexiones sobre la práctica en el aula fue publicado de la página 182 a página183 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVI

ver detalle e índice del libro