1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº11 >
  4. La importancia del Diseño de Comunicación Visual desde las enseñanzas artísticas medias y superiores

La importancia del Diseño de Comunicación Visual desde las enseñanzas artísticas medias y superiores

Actas de Diseño Nº11

Actas de Diseño Nº11 [ISSN: 1850-2032]

VI Encuentro Latinoamericano de Diseño 2011. Diseño en Palermo Comunicaciones Académicas.

Año VI, Vol. 11, Julio 2011, Buenos Aires, Argentina | 261 páginas

[descargar en PDF ]

[ver índice ]

[Ver todos los libros de la publicación]

[+] compartir


Llompart Machuca, Rafael

Introducción
Algo sustancialmente importante para el docente que se
adentra en las enseñanzas artísticas hoy, es conocer el
grado de implicación social que tiene su área de conocimiento
en la realidad más próxima. El mundo global en
el que interactuamos está dominado por las imágenes y el
pragmatismo acrílico hacia este hecho desde las enseñanzas
artísticas no debe pasar desapercibido. El mundo de la
comunicación visual actual presenta diferentes vertientes
dependiendo del objetivo comunicativo. El uso que se
hace de la comunicación visual comercial requiere de una
conciencia crítica por parte del individuo que se expone
a ella. Las enseñanzas artísticas ofrecen las claves para
dotar al alumno del conocimiento del lenguaje visual y de
una capacidad crítica para abordar desde éste el análisis
de la imagen comercial, la cual se define en el mundo
productivo a través de la acción de diseño, pues en la
sociedad de consumo que vivimos, con los mercados más
abiertos que nunca, el diseño de comunicación visual
es esencial para estimular los mercados. Los productos
requieren estar cambiando continuamente para estar al
día. La comunicación visual comercial tiene un profundo
efecto a la hora de estimular, provoca reacciones en la
sociedad, difícilmente de calcular a priori. No obstante,
como lo que importa es la efectividad, las empresas o
instituciones emplean cada vez más el diseño como
recurso estratégico. Los medios de comunicación y la
multiplicidad de imágenes, son entre otras, patologías del
mundo en que vivimos, del ritmo y de los requerimientos
del mercado y de la necesidad de consumir imagen.


Comunicación
En la Educación Artística, tanto en las enseñanzas medias
como en la superior, las Artes Visuales y la Comunicación
visual se consideran fundamentales para el desarrollo
de la capacidad de percibir e interpretar críticamente
las formas y las imágenes del entorno del individuo.
A través del estudio de estás, se refina la sensibilidad
estética e incrementa la conciencia crítica sobre factores
influyentes en el entorno mas cercano. En este sentido, el
diseño gráfico o el diseño de comunicación visual, es un
medio de expresión y comunicación fundamental para la
actividad, sociocultural, política, artística y sobre todo
económica. Por lo tanto, muy influyente en la formación
de ideas y en la determinación de actitudes del individuo
en procesos de desarrollos y formación.
El objetivo de la materia de Diseño en las enseñanzas
artísticas debe proporcionar una base sólida de principios
y fundamentos de la actividad creativa de diseñar,
así como lograr a través de ella, una educación de la
sensibilidad que posibilite la utilización y valoración
de las producciones que se crean a través de la acción
de diseñar. La organización de los contenidos sobre el
diseño en las enseñanzas medias, suelen corresponder a
un acercamiento progresivo que comienza con el origen
del diseño y su significado, culminando en el estudio
de las distintas áreas del diseño y su importancia en la
sociedad como función, interpretación o representación
de la realidad. No obstante, el diseño hoy se presenta
en la sociedad como una acción cambiante y de difícil
definición. En el diseño, el compendio entre lo artístico
y lo técnico, pone difícil el definir los límites de ambos
quehaceres. La ingeniería, el arte y el diseño en cierto
modo, son disciplinas bien diferenciadas. Para una, hay
claras fronteras y para el otro son más inciertas. Como en
cualquier profesión, la del ingeniero, economista, administrativo,
existen de alguna manera parámetros medibles
que definen los campos de acción de cada uno, y para
cualquier profesional es claro lo que está dentro de su
campo de aplicación y lo que es tarea de otros expertos.
Sin embargo, el diseño, continúa funcionando como es
natural, desde el interior de una red de implicaciones y
servidumbres de todo tipo: industriales, tecnológicas,
económicas, sociales o políticas, etc.1.
Hablar de arte, en cambio, implica entrar en terrenos
difusos y profundizar en cuestiones filosóficas e históricas,
que dependen de interpretaciones personales del
mundo sensible y de la percepción u otros aspectos del
arte mismo. El hecho de encontrar profesionalmente al
diseñador en una posición central en la sociedad de hoy,
en ocasiones difícil de definir, ha hecho que en muchas
ocasiones suscite de manera errónea todos los anhelos
por aferrarse al mundo de la creatividad y del arte. Pero
hoy, la acción de diseñar presenta una realidad bien
distinta que debe ser cuanto menos planteada en las
escuelas. La estrecha y duradera relación entre diseño
y marketing crece, y se mantendrá por las necesidades
que una disciplina tiene frente a la otra. El espacio y los
intereses en los que la acción de diseñar se mueve son
el mercado y la economía, por ello crece el diseño y por
ello se mantiene como una acción vital para el mercado
y el consumo. Estas disciplinas que nacen del seno del
mercado por interés de los economistas, pasan de ser
compañeras del diseño, a regir el rumbo de la acción
que en ocasiones actúa como una ocupación de servicios
alejada del mundo de la creación. En este sentido, estos
hechos, cambian las metodologías de diseño y despiertan
reiteradas preguntas sobre la posición que adopta en
la sociedad. ¿Cuál es su función y para quién sirve el
diseño?, ¿realmente la parcela del diseñador existe, o se
trata de una utopía engendrada en el alumno de diseño
desde las escuelas de arte o en la facultades? La realidad
laboral presenta un panorama muy distinto al imaginado
y hace añorar de alguna manera una acción que creía estar
comprometida con la humanidad, y servir a principios
básicos del hombre. En este sentido es imprescindible
destacar desde las escuelas e institutos aquellos aspectos
como los sociales, políticos y sobre todo económicos
que configuran e influyen en el cambiante marco que
demanda la acción de diseñar2. Mostrar las ventajas del
diseño como arma para reportar beneficios a las empresas
en el mercado actual es de mucha utilidad para divisar
la disciplina del diseño desde un pensamiento crítico.
Hacer ver los indicadores claves del mercado global que
demanda una acción cambiante que modifica las formas
y los métodos de diseño, no es más que mostrar alguno
de los cambio del diseño desde su utilidad.
Hoy está presente en todos los objetos, espacios y comunicaciones
visuales y tiene objetivos claros que van más
allá de la mera utilidad comercial o de uso. Va más allá
de la mera persuasión y distinción, o de los principios
básicos de utilidad. Es de interés poner en tela de juicio
la posición del diseño en el mercado y la sociedad para
tomar conciencia del uso que hacen del mismo las empresas,
corporaciones e instituciones tanto públicas como
privadas, así como hacer ver y concienciar al individuo
en periodo de formación sobre el uso y el consumo que se
hacen de objetos que son diseñados, distribuidos, puestos
al peligro de ser vendidos y por ultimo consumidos.


1.1 Diseño: herramienta para generar beneficios
Si en las primeras décadas del siglo XX el diseño evolucionó
gracias a las vanguardias que en contra del obsoleto
plano cultural proponían una revolución, trasladando el
viejo mundo simbólico a una realidad técnica social que
emergía, con el paso del tiempo en torno a una nueva
ideología capitalista, el diseño deja de ser una disciplina
o una acción algo difícil de insertar en la sociedad.
Éste pasa a ser tan necesario como imprescindible en
la sociedad contemporánea. El diseño pasa de ser una
propuesta exclusiva de la ideología de las vanguardias
a una cultura que no es una mera propuesta sino una
cultura efectivizada. Ahora se diferencia más que nunca
el producto diseñado del producto no diseñado y al igual
que en la mayoría de los oficios, el diseño depende de
la estabilidad de los mercados. Son las empresas, las
instituciones o grandes corporaciones las encargadas de
estabilizarlo y el diseño es una pieza clave en el juego.
El proceso evolutivo de la cultura hacia una ideología de
consumo es en la que el diseño cambia como disciplina.
Surge la necesidad de producir estrategias comunicativas
innovadoras más efectivas de productos y de servicios.
En la medida en la que la mercancía, el producto o el
servicio de una empresa pierden importancia material
para imponerse el símbolo como eje prioritario para
comunicar y seducir al consumidor, es donde el diseño
adquiere su valor en el mercado y justifica su hegemonía
en la sociedad de consumo actual. “La nueva ideología
capitalista nace en una sociedad que es mercado, porque
fuera del mercado, para la sociedad capitalista no existe
nada”3. En base a este planteamiento podemos pensar
que aquello que no puede ingresar en el mercado carece
de realidad puesto que “quien quiera sobrevivir, no sólo
en la actividad económica sino en cualquier forma de
actividad debe ingresar en el mercado”4.
Estos planteamientos despiertan ciertos anhelos por la
ideología del diseño de vanguardia de principios de
siglo. Definidamente éste anuncia el paso en el discurso
del diseño de las manos de la vanguardia a las mano de
las empresas y organizaciones. Del paso de la sociedad
al mercado. Del usuario al consumidor. De la calidad
del diseño al valor añadido. Hoy el objeto diseñado es
producto, producto es mercancía y propuesta de diseño
es oferta. De la satisfacción de las necesidades de uso que
el diseño de vanguardia proclamaba, se pasa al diseño
como motivador de compra absoluto y al servicio de las
empresas y el mercado. El diseño pasa a ser un valor
competitivo incuestionable y necesario en el modelo de
desarrollo económico que vivimos.

Si el diseño de vanguardia tenía el objetivo de resolver
problemas para crear en pro de un usuario con mayúsculas,
en ocasiones alejado de la realidad social más
inmediata, el objetivo del diseño ahora es resolver su
ingreso en el mercado5. Puede servirnos para comprender
el cambio de una disciplina que actúa desde posiciones
sociales, económicas y de ideologías diferentes. Los
cambios producidos por las ideologías capitalistas han
transformado las funciones de diseño y su producción. En
esta sociedad el individuo que carece de capacidad individual
para consumir, no puede acceder al mercado, por
lo tanto está fuera de la realidad social. Por ello, el diseño
es demandado por macro organizaciones que requieren
de esta disciplina para emitir mensajes y crear el reclamo
dirigido al consumidor final y por ello estas organizaciones
emiten continuamente mensajes que son necesarios
para la supervivencia de la entidad y aquí, tiene un papel
relevante el diseño, pues vela por la comunicación de los
valores que ésta quiere transmitir a la sociedad.
A través de las metodologías de diseño, se proyectan
formas con intenciones y objetivos claros; configurar el
mundo que rodea el producto final que consumimos. Es
por ello por lo que el diseño es más que un valor añadido
de la empresa, es más que un servicio, y más que un
recurso estratégico comercial.
Esbozado el cambio del diseño como una disciplina que
pasa de las manos de las vanguardias a las manos de
las empresas. En este viaje de apenas nueve décadas, el
diseño se ha cambiado al igual que el contexto socioeconómico,
político y social para resolver los problemas que
la sociedad demanda. De esta forma la imaginería visual,
hoy más latente que nunca se constituye como una parte
importante del entorno que nos rodea y se ha extendido
hasta el punto en el que el hombre se ve bombardeado
incesantemente por imágenes comerciales de todo tipo.
Por medio de la comunicación visual las empresas y corporaciones
se diferencian de la competencia ofreciendo
múltiples producciones bidimensionales con las que
identifican, informan y persuaden al receptor.


1.2 La hegemonía de la Comunicación Visual Comercial
El diseño de comunicación visual es la disciplina u oficio
por la que se crean y proyectan mensajes visuales. Éste
atiende a la demanda que las empresas, instituciones u organismos
requieren según la necesidad comunicacional.
Los mensajes visuales se canalizan a través de muchos
medios de comunicación, tanto impresos como digitales.
Existen diferentes clasificaciones dentro del diseño gráfico
o de comunicación visual como es el diseño gráfico
publicitario, el diseño editorial, el diseño de identidad
corporativa, el diseño Web, el diseño de envase, y el
diseño multimedia, entre otros y la influencia que tiene
la comunicación visual en la sociedad es cada día mayor.
Los agentes económicos demandan diseño gráfico como
recurso estratégico, y de manera positiva o negativa, estos
pretenden penetrar en las conciencias individuales del
consumidor final. A través del diseño gráfico se lanzan
mensajes visuales que informan, educan, dirigen, influyen,
confunden y preocupan al individuo. Este potencial
que influye de manera decisiva en los comportamientos
del hombre de hoy, ha sido absorbido desde las empresas
y el marketing para emplear el diseño gráfico como un
arma para reportar beneficios. Las imágenes bidimensionales
actúan como medio de expresión de las entidades
para las que son creadas. Las empresas se han percatado
de que a través de la comunicación visual aplicada al
interior del espacio de venta, en el producto, en la calle o
en casa, se multiplican las ventas y adquieren respuestas
eficaces del consumidor final.
El diseño gráfico cobra importancia y constituye como
uno de los elementos esenciales para estimular los mercados.
Los productos requieren estar cambiando continuamente
para estar al día. Por ello, esta forma de diseño
cobra importancia desde la estructura de las empresas.
No sólo la publicidad masiva requiere del diseño gráfico,
también los espacios comerciales son todo un alarde de
propuestas gráficas, donde el mensaje visual persuade al
consumidor en pro de la compra compulsiva. La industria
interesada en la venta de sus productos ha comprendido
y ha modificado su estructuración interna, apuntando
directamente al diseño gráfico como herramienta estratégica
para reportar beneficios. Hoy se considera el
objeto o la imagen diseñada como un bien de inversión.
La visión empresarial ha concebido el diseño gráfico
como una inversión de futuro. Ver la televisión, navegar
por Internet, andar por la calle, leer una revista o ir de
compras a una tienda o un centro comercial supone para
el individuo entrar en una experiencia visual donde el
diseñador gráfico tiene parte de responsabilidad en estas
comunicaciones, y en ese sentido, la comunicación visual
comercial tiene un profundo efecto a la hora de estimular
y puede provocar reacciones en la sociedad, difícilmente
de calcular a priori. No obstante, como lo que importa
es la efectividad en clave de rentabilidad, las empresas
o instituciones emplean cada vez más el diseño como
recurso estratégico. Los medios de comunicación, la
multiplicidad de imágenes, son entre otras, patologías
del mundo en que vivimos, del ritmo y requerimientos
del mercado y de la necesidad de consumir imagen.


Conclusiones
El currículo oficial de las enseñanzas Artísticas y Visuales
en los diferentes ámbitos de La Educación, bien sean de
La Secundaria Obligatoria, el Bachillerato y las Enseñanzas
artísticas profesionales, formulan objetivos que van
desde promover las formas del conocimiento reflexivo
en el individuo, a la formación de pensamiento y de expresión
de ideas, habilidades y competencias culturales,
personales y sociales a través de la sensibilidad artística
y la creatividad. Es importante en una sociedad global,
dominada por las imágenes transmitir la importancia de
enfrentarse al mundo de la imagen desde una conciencia
crítica frente a cualquier comunicado visual que se nos
presente, y las enseñanzas artísticas y visuales, pueden
ser el vehículo para dotar al alumno de conocimientos
que le sirvan para aproximarse y entender conceptos
sobre la su realidad social más próxima. El diseño es político,
y en este sentido, cambiante. El conocer la función
de esta disciplina así como las distintas formas de aplicación
y su contribución a lo social, promueve reflexiones
irreemplazables sobre el desarrollo del pensamiento y la
utilidad que hace el individuo en la sociedad del objeto
o la imagen diseñada.

Notas
1. LLovet, Jordi, (1981) Ideología y metodología del diseño. Una
introducción crítica a la metodología proyectual, Barcelona,
Gustavo Gili, pág. 6.
2. Chaves, Norberto, (2006) El oficio de diseñar, mercado diseño y
utopía, Barcelona, Gustavo Gili, pág. 13.
3. Chaves, Norberto, El oficio de diseñar… opt.cit. pág. 25.
4. Chaves, Norberto, El oficio de diseñar… opt.cit. pág. 25.
5. Chaves, Norberto, El oficio de diseñar… opt.cit. pág. 22.


Referencias Bibliográficas

Chaves, Norberto. (2006). El oficio de diseñar, mercado diseño y
utopía, Gustavo Gilli. Barcelona,
LLovet, Jordi. (1981) Ideología y metodología del diseño. Una introducción
crítica a la metodología proyectual, Barcelona, Gustavo Gilli.
Llompart Machuca, Rafael (2009) Consideraciones sobre la ausencia
del dibujo en las metodologías de diseño de equipamiento comercial.
De la teoría a la práctica. Tesis Doctoral no publicada.
Universidad de Sevilla. España.
Rodríguez Fischer, Cristina. (2002) Estilos, Escuelas y Movimientos,
Editorial Art Blume, S. L, Barcelona.
Wucius Wong (1989). Fundamentos del diseño bi-y tri-dimensional.
(6ª Ed) Gustavo Gilli. Barcelona



Enviar a un amigo la publicación

Tu nombre:    Tu e-mail:


Info de tu amigo

Apellido:    Nombre: *

E Mail: *       Sexo: * Femenino | Masculino

Comentarios:

  • La importancia del Diseño de Comunicación Visual desde las enseñanzas artísticas medias y superiores fue publicado de la página 107 a página110 en Actas de Diseño Nº11
  • [ver detalle e índice del libro]


Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones