1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42 >
  4. El arte urbano como forma de expresión

El arte urbano como forma de expresión

Villalba, Micaela

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición IX Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VIII, Vol. 42, Noviembre 2011, Buenos Aires, Argentina | 121 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

En este ensayo buscamos demostrar cómo el arte callejero o urbano será cada vez más importante e influyente en Argentina y el resto del mundo a través de la comparación con otras vanguardias reconocidas mundialmente y poniendo hincapié en un artista que desarrolla esta nueva forma de hacer arte.

Características del movimiento

En los últimos años el paisaje de las ciudades más importantes del mundo ha sido renovado debido al surgimiento de un movimiento cultural integrado por artistas avocados al graffiti y al arte urbano.

El término de arte callejero o urbano se utiliza para describir el trabajo de un conjunto heterogéneo de artistas que han desarrollado un modo de expresión artística en las calles mediante el uso de diversas técnicas como el graffiti, la serigrafía, el collage y el esténcil.

El arte urbano como forma de expresión

Muchos movimientos artísticos surgieron por una necesidad de expresar, trasmitir pensamientos y creencias sociales y culturales. El arte callejero, al integrar sus elementos en lugares públicos bastante transitados, pretende sorprender a los espectadores. Suele tener un llamativo mensaje subversivo que critica a la sociedad con ironía e invita a la lucha social, la crítica política o, simplemente, a la reflexión.

Por otro lado, no todos los artistas buscan transmitir un pensamiento sino que algunos son más espontáneos, pintan sin pensar demasiado en que desean transmitirle a la sociedad.

Debido a esto es que la mayoría de las obras se salen de los parámetros establecidos en el mundo del arte. Son desprolijas, no contienen muchos detalles y están hechas de manera apresurada sin un análisis previo.

Los temas utilizados por los distintos artistas adeptos al arte callejero son diversos pero siempre buscan provocar y sobre todo persuadir a la sociedad, llamar la atención es su principal objetivo. Muchos de los temas tienen que ver con personajes emblemáticos de la actualidad y del pasado, con la política, o simplemente con temas varios.

Comparación con otra vanguardia

Si se tuviera que comparar al arte callejero o urbano con alguna vanguardia artística sin dudas seria con el dadaísmo ya que el mismo surge con la intención de destruir todos los códigos y sistemas establecidos en el mundo del arte. Se presenta como una ideología total, como una forma de vivir y como un rechazo absoluto de toda tradición o esquema anterior.

El dadaísmo, al igual que el arte urbano, está en contra de la belleza clásica, contra la eternidad de los principios, contra las leyes de la lógica, contra la inmovilidad del pensamiento y contra lo universal. Los dadaístas promueven un cambio, la libertad del individuo, la espontaneidad, lo inmediato, lo aleatorio, la contradicción, defienden el caos frente al orden y la imperfección frente a la perfección. Esto mismo, es realizado por los artistas callejeros dado que sus obras son espontáneas, desprolijas y carecen de algún tipo de análisis antes de ser realizadas.

Otro punto importante para ser comparado es el fin de ambas vanguardias, las dos tienen como objetivo la protesta, el shock, el escándalo, la rebeldía, la provocación, la necesidad de expresar un sentimiento o un pensamiento, con la ayuda de medios de expresión irónico-satíricos. Se basan en lo absurdo y en lo carente de valor e introducen el caos en sus escenas, rompiendo las formas artísticas tradicionales.

Las técnicas utilizadas por ambas vanguardias son similares a las que los dadaístas recurrían con frecuencia a la utilización de métodos artísticos deliberadamente incomprensibles, que se apoyaban en lo absurdo e irracional. Sus manifiestos buscaban impactar o dejar perplejo al público con el objetivo que este considerara los valores estéticos establecidos. Para ello utilizaban nuevos materiales, como desechos encontrados en la calle, y nuevos métodos, como la inclusión del azar para determinar los elementos de las obras. Los dadaístas profesaban todas las artes, pero no se encasillaban en ninguna.

Muchos de los recursos que utilizaban eran los collages, la utilización de materiales y soportes no convencionales como madera, papel, paredes y residuos y en algunas obras se empieza a ver el esténcil.

Los artistas callejeros utilizan algunas técnicas del dadaísmo como el esténcil, el collage y la utilización de materiales como la madera, el cartón y hasta bolsas de residuos y otras técnicas como por ejemplo el spray, las plantillas, las estampas, la serigrafía y la aerografía entre otras.

El arte callejero no parte desde cero sino que toma diversos aspectos del dadaísmo como los objetivos, ideologías, técnicas y recursos.

Artista representativo del movimiento

Si bien en los últimos años este movimiento ha ido sumando adeptos, cada uno con un estilo muy marcado y diferente, existe un artista se perfila como vanguardista debido a la originalidad de los temas de sus obras, la diversidad de recursos y técnicas como la serigrafía rústica, el esténcil, el graffiti, la pintura y el prensado de materiales no convencionales.

Las imágenes que utiliza en su obra son variadas y recurrentes, van desde un corredor de carreras de motos hasta Carlos Gardel. El color negro es predominante en todas sus obras debido a la técnica del esténcil.

El artista no utiliza solo una técnica sino que combina todas las que conoce y eso es lo que hace que sus obras sean tan llamativas y agradables a la vista. Hablamos de Mariano Alonso más conocido como tester.

Mariano Alonso, tester

Mariano Alonso tiene 35 años y es argentino. Es un artista dedicado al arte callejero o urbano, no solo en la calle sino en cualquier tipo de soporte: tela, paredes, bastidores, cuadernos.

Su inquietud por el arte callejero nace desde la pintura y el dibujo, fue así que sintió la necesidad de implementarlo como una manera de divertirse y a su vez de expresarse. Luego conoció otras técnicas como el esténcil, la serigrafía, el collage lo que le facilitó hacer muchas otras cosas diferentes.

Lo que lo impulsa a seguir pintando son las ganas, siempre tiene ganas de hacerlo y su estilo se caracteriza por ser desprolijo, descontracturado y las obras las realiza de manera apresurada sin pensar en lo que está haciendo.

Cabe señalar que en los últimos años comenzó a exponer en distintos lugares en donde vende sus obras.

Conclusión

En la actualidad, los artistas urbanos exhiben su arte en las calles, no sólo para entablar un diálogo con la sociedad sino para provocar un cambio en la apariencia de las ciudades que habitan.

Sus trabajos pueden recrear la realidad de quienes viven sin techo o tal vez incitar al transeúnte a la participación en la vida ciudadana, y ya casi no existen ciudades donde los artistas urbanos no promuevan su arte en mayor o menor escala.

Seguramente en los próximos años este arte empezará a exponerse en galerías, museos. Será aceptado por los circuitos establecidos del arte como galerías, museos, ferias. Y, tal vez, pase a ser un objeto comercial como se dio en el dadaísmo, pero sin perder la idea de lo efímero del arte callejero.

Bibliografía

Dietmar Elger (2009) Dadaismo (1ra edición ) Taschen.

http://www.arteespana.com/dadaismo.htm http://www.mundograffiti.com


El arte urbano como forma de expresión fue publicado de la página 93 a página94 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº42

ver detalle e índice del libro