1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII >
  4. Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera

Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera

Galaz, Lucrecia

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 18, Febrero 2012, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

A mediados del siglo XIV a causa de un principio constante en el sistema de vestir, aparece la moda. Hasta ese entonces era un mero conjunto de prendas que se caracterizaba por una temporalidad breve circunscripta a un tipo de sociedad. Las tendencias surgen como algo novedoso y desde entonces los cambios en la moda son cada vez más precipitados.

Palabras clave: moda – tendencias – historia – usos y costumbres – innovación – pertenencia

Una retrospectiva histórica para entender las actuales tendencias en moda. 

La moda (del latín, modus, modalidades) se refiere a los cambios que se suceden a lo largo del tiempo, ya sean en vestimenta, peinados, accesorios, lenguajes, en función del criterio de los gustos y las costumbres de las personas, estilos de vida y maneras de comportarse. En periodos más antiguos de la historia, la “moda” perduraba más tiempo, es decir, los cambios se sucedían con más lentitud. Hay culturas que incluso hoy en día trabajan bajo sus propias tradiciones, lo que implica no aceptar las modas o los cambios en el gusto. 

El termino moda tal como lo conocemos hoy aparece a mediados del 1300 como consecuencia de las necesidades y transformaciones que va suscitando el ser humano con el correr del tiempo, pero desde ya, que antes de él, existía una forma de vestir que, claro está, no estaba resguardada y agrupada bajo este sistema. 

Luego de la revolución francesa, Europa quedo librada de tradiciones que habían gobernado durante siglos en ese continente. También va a dar un vuelco la forma de vestir, las prendas tanto femeninas como masculinas van a experimentar un cambio de raíz. La mujer acostumbrada al miriñaque va a ir abandonando su uso por incomodidad de movimiento, ya que constaba de hasta 150 cm de ancho. En cuanto a los trajes masculinos van a ir ganando su fama de sobrios a lo largo de los siglos venideros, aunque es en este momento donde se dejan de lado los pantalones largos y las chaquetas para dar lugar a chalecos y calzones más cortos. Las formas de vestir van a cambian cada 50 años y para fines del siglo XVIII y comienzos del XIX, aparecerá el neoclasicismo y corrientes que darán origen a las tendencias, lo que definirá en adelante las reglas en los hábitos vestimentarios. 

 La revolución industrial y el capitalismo traen como coletazo la producción en serie, la manufactura de nuevos productos para cada temporada. Para todos los que no pertenecían a la clase acaudalada de la época existía la venta por correo, adquiriendo los moldes para confeccionar las prendas en casa y los almacenes que ofrecían elementos de moda y del hogar. Poco a poco las mujeres pertenecientes al rango social más alto fueron abandonando el culto a vestirse para las diferentes actividades que realizaban, ya que requería mucho tiempo, pues estamos hablando de prendas que consistían en corsé, enaguas, medias, calzones, corpiños de encajes, y eran vestidos de mañana (traje sastre), de tarde y los de noche (los de tafetán, que provocaban el famoso frufrú). Y por último la burguesía, interesada en la confección seriada que obliga a organizar un sistema de producción y consumo, generando así una determinada forma de actuar, vestir y consumir. Posteriormente el pret-aporter, listo para llevar, las prendas se fabrican en serie, a escala mayor y por patrones de talles estándar. 

En los albores del siglo XX Paris fue la capital mundial de la moda lo cual perduro por unos cuatrocientos años y tuvo como artífices a los más grandes diseñadores que supieron fascinar y seducir a todas las mujeres occidentales a la hora de vestir. Para fines de siglo la moda evoluciono a pasos agigantados, aparecen nuevas siluetas, las mujeres comienzan a tener un rol más protagónico en la sociedad y pueden acceder a una moda mas global copiando modelos de diferentes culturas. Esto hace que las siluetas de otras temporadas queden automáticamente suplantadas por otras. En el período de la post guerra la moda mostro su interés por prendas más sencillas, cómodas y prácticas dejando de lado su faceta de frívola para dar lugar al surgimiento de nuevas siluetas capaces de adaptarse a un nuevo ritmo de vida que tenía que ver con una liberación por parte de las mujeres obligadas a salir adelante sin sus maridos. 

Borrón y cuenta nueva 

En la era actual las modas son planificadas, y dedicadas de acuerdo a los nuevos diseños y productos. Los gustos de las personas ya no son espontáneos ni resultado de necesidades o en base a su cultura, sino que se presentan bajo propagandas o mecanismos impuestos que obligan a las grandes urbes a consumir en escalas más masivas. Todo lo que está en desuso o es considerado viejo, es obsoleto para la moda, es estar desactualizado en la forma de vivir, de sentir, es en definitiva desentonar en los gustos colectivos dentro de una sociedad determinada. Las clases sociales si bien existen no son tan marcadas como en siglos anteriores, las tendencias se dictan, la moda las acapara, pero en menos de una temporada ya se encuentra tanto en los salones exclusivos como en las grandes tiendas por departamento, se van filtrando de tal manera que la copia y la banalización están a la orden del día. 

Otro recurso del que se valen las tendencias son las citas históricas. Como inspiración miran hacia atrás para recuperar siluetas, prototipos y accesorios. Es un ir y venir del que la moda no abandonara ya que esto le permite mezclar y jugar sin cansarse jamás, puesto que los resultados serán siempre variados. Si nos detenemos a pensar un segundo nos daremos cuenta que son muchos los diseñadores (por no decir todos) los que cuentan con este medio para plasmar sus colecciones. A diferencia de las temporadas de moda las tendencias no están sujetas a momentos específicos, surgen de lo impensado y es ahí donde se les da un marco histórico. Pero debemos reconocer que existe un sinfín de estilos que se acompañan desde hace ya décadas, se actualizan, y se los reinterpreta para cada temporada. 

Si bien la moda es en sí un gran negocio que involucra a modistos, comercios, etc., las tendencias o ideas más innovadoras se siguen dando en las calles de las ciudades más cosmopolitas, donde son enviados los cool hunters, (cazadores de tendencias), quienes poseen un ojo crítico para poder observar los cambios culturales existentes y predecir los nuevos estilos. 

Lo cíclico de cada temporada de moda significa solamente la obligación de presentar la colección en tiempo y forma, todo lo demás esta librado a la imaginación e ingenio de los diseñadores

Abstract: In the middle of the 14th century because of a constant principle in the dressing system, fashion appears. Until then it was a mere set of clothes that was characterized by a circumscribed brief temporality to a type of society. Trends arise as a novelty and since then changes in fashion became increasingly precipitated.

Key words: fashion – trends History– Innovation-belonging.

Resumo: A meados do século XIV devido a um princípio constante no sistema de vestir, aparece a moda. Até esse então era um mero conjunto de roupas que se caracterizava por uma temporalidade breve circunscrita a um tipo de sociedade. As tendências surgem como algo inovador e desde então as mudanças na moda são a cada vez mais precipitados.

Palavras chave: moda – tendências – história - usos e costumes – inovação – pertença.

(*) Lucrecia Galaz. Diseñadora de Indumentaria (UADE). Realizó varios cursos de moldería, patrones de camperas, pantalonera, confeccionista de falda, cosedora de camperas. Trabaja para firmas como freelance. Diseñadora y desarrollo de moldería, desarrollo de producto, progresión de talles.

Vocabulario relacionado al artículo:

cultura . moda . tendencias .

Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera fue publicado de la página 80 a página82 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ver detalle e índice del libro