1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII >
  4. Atajos y desvíos: transformaciones en el hábito de la lectura o ser docente en la era de las nuevas tecnologías

Atajos y desvíos: transformaciones en el hábito de la lectura o ser docente en la era de las nuevas tecnologías

Banfi, Laura

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 18, Febrero 2012, Buenos Aires, Argentina | 208 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

La lectura y la escritura han sufrido modificaciones como prácticas culturales desde la creación y permanente transformación de las nuevas tecnologías de la comunicación. Los docentes deben comprender la lectura como un proceso múltiple en el que el texto y el lector interactúan. Además, existen dos tipos de lectura: la extensiva y la intensiva. Es importante para el docente hacer consignas de trabajo que las incluyan y las complementen.

Palabras clave: lectura – libro – educación – nuevas tecnologías – docentes – estudiantes – Internet – escritura – estrategias áulicas.

“¿Qué libro están leyendo actualmente? ¿Qué libro leyeron recientemente?” no importa cómo elaboremos la pregunta, al formularla a nuestros estudiantes la respuesta sea, probablemente, un incómodo silencio. Más conocida aún es la queja casi permanente de los docentes sobre la poca o nula práctica de la lectura entre los estudiantes. Pero si analizamos mejor a la luz de las transformaciones que, por ejemplo, las nuevas tecnologías de la comunicación han provocado, la reflexión se vuelve más compleja y rica.

Veamos primero qué es leer. Umberto Eco desde la semiótica pensó la lectura como un proceso de comunicación entre el texto y el lector. En esa comunicación, el texto adopta la actitud de mecanismo perezoso, no dice todo acerca de sí mismo, deja muchas cosas sin explicitar. Esto obliga al lector a volverse activo, a hacer inferencias y reponer o completar aquello que el texto no dice pero da a entender.

Atendiendo a lo antedicho, en segundo orden, podemos analizar qué tipos de lecturas hay. Según Christian Vanderdorpe (2002), hoy se observa una transformación del acto de lectura. Según el autor, existe un modelo tradicional que él llama de lectura intensiva, que exige leer una obra de punta a punta para asimilarla por completo. Pero esta cultura tradicional en la lectura está siendo reemplazada por un modelo extensivo, una lectura rá- pida que privilegia la cantidad y que prioriza el recorte de la lectura antes que la lectura profunda. A partir de la tabularización del texto, señala Vanderdorpe, el lector puede elaborar estrategias de selección propias de la rapidez de las percepciones visuales. Así, el lector, hace uso de sus derechos para leer salteándose páginas, o releer partes que le interesen a su búsqueda personal, etc. La relación que tienen los lectores con el texto en la búsqueda de información en Internet es justamente con este criterio que permite diagonalmente acceder a los datos que se precisan. ¿Asimilan esto los docentes al momento de planear sus estrategias áulicas y crear sus programas en las asignaturas?

En un artículo muy atractivo, Néstor García Canclini, desde su experiencia como docente pero sobretodo como antropólogo, señala que es rutinario detectar que los estudiantes acceden a la información de manera fragmentada. Es habitual que los estudiantes trabajen a partir de fotocopias de libros, las cuales suelen omitir índice y datos como los de la portada que permiten conocer la idea global del texto fotocopiado. En su artículo, el autor explica que docentes y alumnos tienen una historia de práctica de la lectura muy diferente. Muchos estudiantes, señala García Canclini, pasan de televidentes a lectoescritores. Y los docentes se empe- ñan en desdeñar a los medios audiovisuales y electrónicos e ignorarlos como prácticas de lectura diferentes del modelo clásico de lectura. Muy claramente, señala que el mejor lector no es el que recorre el libro del principio al fin sino el que descubre muchos itinerarios y los conecta entre sí. Para él, es un requisito científico integrar lo fragmentario no como imposición de un orden sino como aspiración para entender.

Para completar estas ideas, Alejandro Piscitelli escribió acerca de la cultura de lo que él llama Poslectores. Allí explica que la lectura profunda, numérica, está camino de la extinción. Denomina a las nuevas generaciones como bárbaros o nativos digitales, y sostiene que a ellos la lectura profunda no les produce ningún tipo de sensación placentera. Piscitelli denomina a este fenómeno como de reinvención de la lectura. Ahora el docente ha perdido el monopolio del capital simbólico y debe atender a nuevas cuestiones de soportes integrados. Postula una verdadera revolución desde el paradigma constructivista. Según los nuevos modelos, el rol se invierte y se descentraliza porque el conocimiento se construye desde abajo hacia arriba. El contenido episódico de libros o conferencias o clases magistrales, así como estructura lineal y jerárquica, desaparecen totalmente. 

Se hace necesario entonces entender desde el rol de docentes universitarios que pueden y deben convivir distintos tipos de lectura con diferentes propósitos. Pero sobretodo, es urgente ajustar consignas y herramientas pedagógicas que den cuenta de estos hábitos culturales. Y adoptar los modelos que traemos como docentes a esta nueva realidad. 

La figura del docente es analizada por Silvia Bacher (2009). Allí la autora señala que el presente requiere del docente “preguntador”, capaz de promover estudiantes preguntadores. Es necesario, postula, que las nuevas tecnologías no inhiban la capacidad de interrogar, de cuestionar, de pensar. La libertad está dada, afirma, en la capacidad que tienen hombres y mujeres de acceder a la información, de comprenderla e interpretarla. A partir de ahí, el aula es un espacio de imaginación y transformación, y el docente debe disparar un interés que permita hacer crecer el conocimiento y transformarlo. Hoy es necesario pedirles a los estudiantes que contrasten información, que duden de que lo saben y de lo que creen que saben. Las actividades deben pedir la comparación de datos, de corpus, la aplicación de conceptos a diferentes textos. La variedad de autores suma en perspectiva y permite dar un panorama personal a aquello que están analizando. También se les puede pedir que busquen en fuentes no digitales (hemerotecas, discotecas o cualquier archivo previo a la digitalización) para comparar aquello que hoy sí está en bancos digitales. Y las producciones finales pueden ser creadas desde lo digital, un blog o una página de una red social, todo es viable en términos de creatividad.

La discusión docente no puede pasar más por la cuestión de escandalizarse ante los “atajos” que toman los estudiantes en la creación de sus trabajos de la vida académica. Debemos centrar la reflexión y el análisis en nuevos dispositivos pedagógicos que hagan uso y apropiación legítima de sus “atajos”. Sería hora de dar la bienvenida a las nuevas estrategias docentes basadas en las tecnologías de comunicación. Pulsemos “Me gusta”.

Referencias bibliográficas 

- García Canclini, Néstor “La lectura en tiempos de zapping”, Alambre, revista digital, marzo 2009. 

- Narvaja de Arnoux Elvira y otros (2003) La lectura y la escritura en la universidad. Bs. As: Ariel. 

- Piscitelli, Alejandro, “La cultura de los poslectores”, Revista Ñ, 25/04/2009 

- Piscitelli Alejandro, Adaime Ivan, Binder Inés (2010) El proyecto Facebook y la postuniversidad, sistemas operativos sociales y entornos abiertos de aprendizajes. Bs. As.: Ariel. 

- Bacher, Silvia (2009) Tatuados por los medios, dilemas de la educación en la era digital. Bs. As: Paidós. 

- Vanderdorpe Christian (2002) Del papiro al hipertexto. Ensayo sobre las mutaciones del texto y la lectura. Bs. As: Fondo de cultura económica

Abstract: The reading and the writing have suffered modifications as cultural practices from the creation and permanent transformation of the new technologies of the communication. The teachers must understand the reading as a multiple process in which the text and the reader interact. In addition, two types of reading exist: the extensive one and the intensive one. It is important for the teacher to do slogans of work that include them and complement them.

Key words: reading – book – education - new technologies - teachers - students - Internet – writing – classroom strategies.

Resumo: A leitura e a escritura sofreram modificações como práticas culturais desde a criação e constante transformação das novas tecnologias da comunicação. Os docentes devem compreender a leitura como um processo múltiplo no que o texto e o leitor interactúan. Além disso, existem dois tipos leitura: a extensiva e a intensiva. É importante para o docente fazer consignas de trabalho que as incluam e as complementem.

Palavras chave: leitura – livro – educação – novas tecnologias – professores – estudantes – Internet – escrita – estratégias de aula.

(*) Laura Banfi. Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Especialización en periodismo. Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Investigación y Producción de la Facultad de Diseño y Comunicación. 

Vocabulario relacionado al artículo:

comunicación . lectura . nuevas tecnologías .

Atajos y desvíos: transformaciones en el hábito de la lectura o ser docente en la era de las nuevas tecnologías fue publicado de la página 136 a página137 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXVIII

ver detalle e índice del libro