1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX >
  4. La educación y las nuevas tecnologías

La educación y las nuevas tecnologías

Ruiz, Marisa Ester [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ISSN: 1668-1673

XX Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo

Año XIII, Vol. 19, Agosto 2012, Buenos Aires, Argentina | 215 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resumen:

Una breve reseña histórica entre las antiguas y nuevas modalidades sobre el rol del docente en el dictado de clases, nos ayuda a comprender la actual comunicación entre docente-estudiante, y el desafío que plantea esta relación para los tiempos futuros.

Palabras clave: docente – estudiante – redes sociales – comunicación – presentaciones – herramientas digitales.

Mucho se ha hablado de los cambios que ha sufrido la educación en la República Argentina, pero mucho más preocupante es escuchar sobre la “calidad” de la enseñanza que reciben los estudiantes, precisamente si ésta “calidad” ha sido cuestionada notoriamente en los últimos años. Este deterioro progresivo (debatido en las más amplias esferas, desde rectores de reconocidas altas casas de estudios hasta programas de TV) se ha manifestado en el ingreso a la enseñanza media y se agrava cuando los estudiantes ingresan a la universidad.

A modo de ejemplo y haciendo una pequeña pero significativa reseña histórica personal, observé cuadernos de alumnos del tercer y sexto grado de la escuela primaria en la década del treinta (estoy hablando de ochenta años atrás) y otros de idénticos grados en la década del ochenta. En esas cinco décadas los trabajos que ilustran cada uno de esos cuadernos son prácticamente idénticos: han tenido que recortar palabras de las revistas, investigar la vida de un prócer en alguna biblioteca (las enciclopedias y los atlas no estaban al alcance de todos), o realizar un trabajo en equipo fuera del horario de clase. Esta misma experiencia llevada a nuestros días nos presenta cambios extremos y abismales. Aún odiando las comparaciones, el célebre otrora “Manual del Alumno” con que millones de niños aprendieron, parece un libro reservado para ilustrados situado a miles de años luz sobre la oferta actual entre los distintos manuales de enseñanza. La única similitud a simple vista entre el pasado y este presente parece ser el docente parado frente a la clase impartiendo sus conocimientos.

La tecnología ha cambiado, las relaciones humanas han cambiado, la vida en si misma ha cambiado. Cuando en el año 1984 se presentó al mundo la primera computadora personal, la primera pregunta que se oyó fue la siguiente: ¿Quién estaría interesado en tener una computadora en su casa? Esa respuesta se contestó una década más tarde. Si en los años 60 la estrella del hogar fue el televisor, ese reinado ya sabemos quien lo ocupa ahora. Los alumnos del siglo XXI no tratan de “usted” a sus maestros, no se paran al lado de su banco cuando ingresa al aula una autoridad, no buscan palabras en las revistas y mucho menos las leen, no suelen concurrir a bibliotecas o consultar enciclopedias. Basta poner en el buscador de Internet el nombre o tema que desean investigar y en un clic aparecerán miles de opciones para consultar. La pequeña trampa de este juego consiste en utilizar la fuente correcta. De haberla hallado, habrán ahorrado tiempo, esfuerzo, además de conseguir un nivel de información que tiempo atrás hubiera resultado impensado.

Para ellos cultural y generacionalmente, su espíritu investigador se inicia y generalmente sucumbe frente al monitor de la PC. Su dosis de paciencia, es el tiempo que les ocupa la descarga de un archivo.

En medio de esta vorágine, toda una generación tuvo que vivir esta transición (tecnológica y social) y readaptarse como pudo a los nuevos escenarios

Quienes nos animamos a enfrentar el mundo “multimedia” lo hacemos desde una primera premisa: sumar a nuestro histrionismo parlante (recurso utilizado para que nuestros estudiantes no se aburran, y lograr mantener su atención) la aplicación de las llamadas “Nuevas Tecnologías”.

Es un punto de partida que debería hacernos pensar y reflexionar. Si compartimos el día a día con un público que nació, creció y se está formando en una era digital, no podemos sentirnos excluidos de ésta. A nuestras clases, por más magistrales que éstas sean, debemos ofrecerle un plus acorde al lenguaje que manejan en la actualidad nuestros educandos, para que se sientan identificados, representados. Los niños que hoy asisten a la educación inicial pública, por iniciativa del gobierno están recibiendo sus equipos portátiles de manera gratuita. Pensemos entonces que dentro de unos pocos años, ellos estarán sentados frente a nosotros.

Desde mi experiencia personal, el poder realizar con una cámara un tutorial, mostrar videos, preparar una clase interactiva, entre otras posibilidades, ayuda a que la dispersión sea menor y por lo tanto la clase se vuelva mucho más atractiva. La palabra acompañada de la imagen potencia la calidad del conocimiento impartido y potencia el rol del docente ante los educandos como guía principal en su clase.

Cuando hablaba en párrafos anteriores de los cambios tecnológicos y de las relaciones humanas, en éste último aspecto quiero destacar el referido al comunicacional que se manifiesta entre el docente y la comunidad estudiantil. Antes que la PC se volviera moneda de uso corriente, no hace mucho tiempo atrás el contacto que existía entre ambas comunidades sucedía cuando compartían la hora de clase. Ante la presentación formal del docente a cargo el primer día de cursada, éste escribía su nombre en el pizarrón para que todos lo anotaran correctamente. En la actualidad la mayoría de los docentes agregamos, además de nuestra identificación, el nombre de nuestra casilla de correo electrónico. ¿Cuántas dudas e inquietudes hubiéramos podido resolver en nuestra época de estudiantes con un elemento como el e-mail? Esta pequeña gran herramienta ha permitido un acercamiento más fluido con nuestros edudandos. Entre las consultas que recibimos y las respuestas que les enviamos, se crea un vínculo que nos acerca de una manera mucho más natural e influye positivamente en el dictado de la materia. La utilización y puesta a disposición del correo electrónico como recurso comunicacional junto con las demás herramientas informáticas, deben marchar mancomunadamente de forma continua y paralela.

Conversando con mis estudiantes, ellos expresan casi de manera unánime -¡Qué buenas las clases con los “profes” que utilizan presentaciones con Power Point!- Estas expresiones positivas se vieron reflejadas en las encuestas sobre la calidad académica, y nos indican que estamos en el camino correcto.

Hoy contamos con máquinas que procesan la información cada vez a más velocidad, existen millones de redes sociales, un sin fin de juegos on line entretienen y divierten a personas de todas las edades y más de sesenta y tres mil millones de paginas web esperan ser visitadas. La gran pregunta es ¿Qué podemos hacer?

En este aspecto, educadores y educandos contamos con las mismas posibilidades. El “juego” está abierto para ambos. Hoy tenemos la gran oportunidad de ofrecer en las clases (además de nuestras armas innatas, adaptadas y/o naturales) un abanico de posibilidades que sin lugar a dudas mejora la formación de nuevos profesionales. Es de destacar que la Universidad de Palermo pone a nuestra disposición y en las aulas, los soportes tecnológicos necesarios para lograr este cometido.

El mundo vive en constante evolución. Desde nuestro lugar acompañamos ese cambio.

Abstract: A brief historical review between the former and new modalities on the role of the teacher in the dictation of classes helps us to understand the current communication between teacher-student, and the challenge that raises this relation for the future times.

Key words: teacher – student – social networks – communication – presentations – digital tools.

Resumo: Uma breve reseña histórica entre as antigas e novas modalidades sobre o papel do professor no ditado de classes, ajuda-nos a compreender a atual comunicação entre professorestudante, e o desafio que propõe esta relação para os tempos futuros.

Palavras chave: professor – estudante – redes sociais – comunicação – apresentações – ferramentas digitais.

(*) Marisa Ester Ruiz. Licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales. Realizó un pos grado en Comunicación, Cultura y Discursos Mediáticos. Profesora de la Universidad de Palermo en el Departamento de Comunicación corporativa - empresa.

Vocabulario relacionado al artículo:

nuevas tecnologías . reforma de la educación .

La educación y las nuevas tecnologías fue publicado de la página 66 a página68 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIX

ver detalle e índice del libro