1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº12 >
  4. Localidades Rurales, una oportunidad para la enseñanza del Diseño Industrial

Localidades Rurales, una oportunidad para la enseñanza del Diseño Industrial

Lindemann Varoli, Pía

Actas de Diseño Nº12

Actas de Diseño Nº12

ISSN: 1850-2032

VI Encuentro Latinoamericano de Diseño “Diseño en Palermo”. Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño

Año VI, Vol. 12, Marzo 2012, Buenos Aires, Argentina | 259 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El “Taller Rural”, de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío, se plantea como una oportunidad para conocer y comprender la sociedad propia de un lugar, la forma de vida de su gente, su territorio, oficios y recursos, para dete

Introducción

La inmersión de los estudiantes de diseño industrial en contextos distintos al propio desarrolla en estos un sentido social y motivacional en el desarrollo de sus proyectos.

Las localidades rurales en la actualidad se presentan como un escenario muy atractivo para desarrollar proyectos de diseño, ya que existen variados organismos que se dedican a mejorar en estándar de vida de sus habitantes desde diversas aristas como en ámbito social, productivo, el empoderamiento de las mujeres como jefas de hogar, se generan posibilidades de comercialización de productos que han desarrollado por siglos, la revaloración étnica, etc.

Postulamos a que la metodología empleada, Diseño basado en la experiencia, es la clave para el desarrollo social de los estudiantes, siendo esta metodología la que contribuye al compromiso y buen desarrollo de los proyectos de los estudiantes, las relaciones que se generan con la comunidad son la base de un buen desarrollo proyectual, el cual ha sido aceptado por las comunidades intervenidas.

La riqueza de contenidos que se pueden desarrollar generando una enseñanza participativa, en contextos rurales, es muy variada y atractiva, ya que como campo de estudio las localidades son como un proyecto en bruto, desde el cual se pueden desarrollar diversas directrices de proyectos apuntando por diversas posibilidades que estas entregan, ya sea en el ámbito productivo, desde el material, desde las herramientas que se utilizan, la revaloración de procesos artesanales ancestrales, etc.

Según Soltero (2006), el enfoque metodológico del proyecto experimental en la enseñanza del diseño industrial, se ha revelado como una metodología docente que permite explorar e integrar la variedad multidimensional de los atributos del producto, del proceso de diseño, los factores etnográficos y de las capacidades de los diseñadores.

Desde el año 1995 se han desarrollado 16 talleres, principalmente en sectores rurales de la región del Bío-Bío e Isla Grande de Chiloé, los que han mantenido la metodología de trabajo en cada localidad intervenida. La autora ha observado, que los estudiantes que postulan al taller demuestran mayor sensibilidad a las temáticas sociales y mayor apertura hacia la diversidad cultural y étnica.

Senar (2007), plantea que dentro del marco teóricometodológico de investigación-acción-participación es común un conjunto de proyectos que conceptualizan el desarrollo local como constructor del tejido social. Los estudiantes participantes desarrollan un compromiso social con el lugar, lo que se ve corroborado en que un número importante de ellos vuelven años mas tarde a visitar el lugar y a su gente. Suponemos, por tanto, en su futuro desempeño profesional orientarán parte de su quehacer hacia el Desarrollo Rural o al Desarrollo Local.

Postulamos a partir de esta experiencia que la metodología empleada, Diseño basado en la experiencia, de permanencia prolongada en contextos sociales distintos, con inclusión en labores productivas y actividades de sustento de las familias, es la clave para desarrollar tal compromiso. Según Aguirre (2006), los sujetos que desarrollan compromisos sociales con contextos socialmente distintos al propio son actores de cambio socio-cultural, que amplían las posibilidades de transferir tecnología que permita potenciar a los pequeños agricultores y a los habitantes rurales en general. Desde esta perspectiva se defiende la idea de que la formación profesional en vinculación con el medio rural convierte a esos futuros profesionales en catalizadores de procesos de integración.

Las localidades elegidas para desarrollar el Taller, poseen particularidades comunes, como la lejanía de la urbe, pequeñas comunidades que poseen algún distingo particular en cuanto a su desarrollo productivo o de artesanías por las cuales son distinguidos, están siendo intervenidas por diversos actores para su fortalecimiento tanto social como productivo, así como la re-valoración de sus orígenes.

Concepto, Lo Rural Pérez (2001), plantea que lo rural se trata de un conjunto de regiones y de zonas (un territorio) cuya población desarrolla diversas actividades o se desempeña en diversos sectores como la agricultura, la artesanía, las industrias pequeñas y medianas, el comercio, los servicios, la ganadería, la pesca, la minería, la extracción de los recursos naturales y el turismo, entre otros. Los asentamientos que hay en estas zonas, se relacionan entre sí y con el exterior y en los cuales interactúan una serie de instituciones públicas y privadas.

Según Amtmann (2005), surge un nuevo escenario rural, basado en un carácter territorial que permite visualizar los asentamientos humanos y sus relaciones en un continuo multilineal rural-urbano expresado, entre otros aspectos como señala IICA (2000), en el desarrollo progresivo de actividades agrícolas no tradicionales y actividades no agrícolas en el medio rural: cultivo de bio-energéticos, plantas medicinales, artesanías, turismo rural, forestación, agricultura orgánica, agricultura sostenible, granjas de especies menores, empresas de servicios rurales, mayor integración de la cadena agro-productiva y comercial con expresiones organizativas en el campo, la ciudad y en el extranjero.

Fawaz (2007), hace referencia a la perspectiva territorial del desarrollo rural, concepción que trasciende una visión estrecha del territorio, para considerarlo tanto un espacio físico y geográfico como una construcción social.

Desde esta visión, entonces, reconocemos la existencia de otras variables que juegan dentro de los distintos territorios, como características personales educación, edad, el acceso oportuno a la información, la capacidad de vinculación a agroindustrias y a mercados, el capital social y las estrategias laborales familiares, que inducen dinámicas productivas distintas y hacen la diferencia entre un tipo de productor y otro.

Pérez (2005), señala que la vida rural, tradicionalmente asociada a la actividad agropecuaria, abriga hoy una diversidad de actividades y relaciones sociales que vinculan estrechamente a las aldeas campesinas con los centros urbanos y la actividad industrial. Arias (1992), citado por Pérez (2005), plantea que el campo no puede pensarse sectorialmente, sólo en función de la actividad agropecuaria y forestal, sino que debe tomar en cuenta las demás actividades desarrolladas por su población, tanto a nivel local, regional, nacional e internacional.

La Estrategia de Desarrollo Local y Diseño Todas las economías locales se encuentran mucho más expuestas que en el pasado en el actual contexto de globalización, lo cual obliga a la toma de iniciativas y políticas de desarrollo desde los diferentes ámbitos territoriales o locales.

Para incrementar la productividad y la competitividad de las empresas y los sistemas productivos locales Alburquerque (2002), plantea que es preciso asegurar la introducción de innovaciones para mejorar los procesos productivos, impulsar la calidad y la diferenciación de los productos y hacer más eficiente la organización de las redes de empresas en los diferentes agrupamientos territoriales donde se encuentran.

Alburquerque (2005), señala que la forma como los diferentes territorios, ciudades o regiones enfrentan tales exigencias del cambio estructural, en el actual contexto de creciente globalización, puede llegar a ser bastante diferente pero, sin embargo, incorpora características comunes, como el abandono de las actitudes pasivas, y la búsqueda de una salida basada, principalmente, en la mayor valorización de los recursos endógenos.

Posteriormente Alburquerque (2007), señala que de este modo el territorio constituye un actor fundamental en el impulso de la competitividad y la creación de “entornos territoriales innovadores”, junto con la capacidad de gestión empresarial, son elementos fundamentales para el desarrollo económico local. Es aquí donde el Diseño Industrial puede otorgar aportes al desarrollo de productos, mejoramiento de cadenas o líneas de producción, comercialización de productos, artesanías, etc.

Sanchís (1999), plantea que algunos de los casos estudiados resumen dos tipos de alternativas posibles: Conseguir la competitividad mediante un salto tecnológico y productivo y ajustando completamente la estructura productiva de la localidad; o seguir una estrategia de pequeños pasos, mediante la transformación progresiva pero equilibrada del sistema económico de la localidad.

Enseñanza del Diseño en localidades rurales Ha pasado mucho tiempo desde que el Diseño Industrial surgió como una respuesta a los procesos de estandarización de productos tras el boom de la Revolución Industrial en el siglo XX. Desde entonces, se ha ocupado, primero, de las propiedades formales, funcionales y económicas de los objetos; después, de adaptar o transformar estos productos industriales a las necesidades del hombre y de la sociedad1.

Hoy día los procesos de creación, desarrollo y diseño de productos, además de tener características estéticas, ergonómicas o de mercado, dan una gran relevancia a las relaciones entre el objeto, el contexto y la cultura. Esto supone nuevos escenarios para los profesionales del Diseño Industrial como animadores y gestores de proyectos, más que de productos. De esta manera, diseño reflexivo y antropología del diseño se relacionan con esta nueva manera de comprender el producto como un proceso2.

Hay dos formas de enseñar el conocimiento: mediante el aprendizaje pasivo del alumnado y el aprendizaje activo, donde el alumnado asume mayor protagonismo en su participación en la enseñanza. Este último aprendizaje también puede denominarse, con matices o cuando se introducen ciertos elementos en la participación, interactivo y cooperativo. Estos últimos pretenden que el alumnado se implique en el proceso de enseñanza-aprendizaje para mayor consolidación y significación de este3.

Según Soltero (2006), el enfoque metodológico del proyecto experimental en la enseñanza del diseño industrial, se ha revelado como una metodología docente que permite explorar e integrar la variedad multidimensional de los atributos del producto, del proceso de diseño, los factores etnográficos y de las capacidades de los diseñadores.

El aprendizaje en la experiencia en grupo según Soltero y col.(2006), es una Filosofía de trabajo, que parte del hecho comprobado de que la forma más eficiente de aprendizaje se hace posible mediante la experiencia, la acción, la vida, lo empírico, lo cotidiano, el entorno, la experimentación, la prueba y el error.

Barriga (2005), señala que el aprendizaje mediante casos se caracteriza por una intensa interacción entre el docente o agente educativo y el alumno, así como entre los alumnos en el grupo de discusión, en el aprendizaje basado en casos se parte del siguiente supuesto de orden conceptual: el aprendizaje es más efectivo si los estudiantes construyen o descubren el conocimiento con la guía o mediación del instructor o agente educativo, y si tienen la oportunidad de interactuar entre sí.

Lo que a nosotros como universidad nos compete, es formar a los agentes de una cultura productiva genuina.

Dotados de conciencia crítica y pensamiento estratégico, sobre la comprensión de las complejidades culturales de la técnica, que puedan acompañar a las unidades productivas, programas de gobierno, y organizaciones de la comunidad a encontrar los modelos de gestión, formas de expresión, conforme a la subjetividades contemporáneas, cuidando de no construir, al amparo de la seducción que generan las imágenes, y tal como dijera el director de la escuela de diseño de Bogotá, el diseñador, Franky Rodríguez, una modernidad vacía de pensamiento.

Localidades rurales Entendemos por sociedad local el área geográfica donde la población se encuentra asociada, tanto desde el punto de vista objetivo (marco geográfico determinado) como subjetivo (conjunto de culturas y comportamientos comunes).

Por consiguiente, el concepto de sociedad local tiene un arraigo más fuerte que el de comunidad local (community) (Ronnby, 1994). Los aspectos que la definen son: las personas se sienten partícipes de una sociedad determinada, tienen ciertos conocimientos los unos de los otros, conviven socialmente, existe una estructura organizativa social que favorece los contactos entre las personas, se preocupan los unos de los otros, existiendo una presión en dirección a la uniformidad y existe un conjunto de problemas comunes, únicos, muy concretos y perfectamente identificados por todas las personas de la comunidad.

El Taller de diseño Rural es un espacio de retroalimentación entre academia y sociedad pues mientras en las comunidades se alimentan modelos de participación de autogestión, en la Universidad se fortalecen los procesos de formación e investigación de sus estudiantes.

Cada Localidad elegida presenta una serie de características e inconvenientes que las hacen comunes, los inconvenientes que se pueden percibir desde diferentes puntos de vista (ambiental, económico y social) entendidos no como una ausencia de conocimientos y saberes por parte de quienes forman parte de la cadena productiva, sino como una desarticulación en los procesos de desarrollo.

El Trabajo del Taller está pensado para ofrecer herramientas que permitan optimizar los modos de producción en las comunidades intervenidas para volverlas más competitivas en el mercado local, regional. Y en los estudiantes de desarrollar compromiso social con entidades productivas que de otra manera no tendrían acceso al diseño.

En general se trata de propuestas susceptibles de ser desarrollados con los medios locales y las tecnologías propias del lugar.

Conclusiones En este marco la enseñanza en el territorio permite a partir de la información disponible, del contacto y la experimentación generar propuestas locales, vinculando pequeños productores para incentivar la integración del diseño a estas pequeñas localidades productivas con el fin de generar un legítimo desarrollo local.

La extensión universitaria orientada hacia la generación y transferencia de tecnología a su entorno, ofrece el reto de brindar a las comunidades las herramientas necesarias para fortalecer la red productiva de cada cual, en relación a esto, parte la idea de generar un modelo de red entre universidad - entidades interventoras de espacios rurales, que ofrezca una relación dinámica entre las diferentes instancias que la integran, y entiende al diseño como un valor integrado y no agregado, es decir lleva implícita una concepción del diseño como un proceso integral que no se reduce a un momento específico del proceso sino que está presente a lo largo de todo el recorrido.

Instalar el diseño como estrategia de integración entre la demanda social y las oportunidades productivas, en el cuadro de nuevos y más favorables escenarios sostenibles. (Promover, asistir, controlar).

Notas 1. Nuevos roles del Diseñador Industrial, Carta Universitaria, Programa ACUNAR.

2. Ídem.

3. Imbernon, Francisco Departamento de didáctica y Organización Educativa de la Universidad de Barcelona, Taller de Estrategias Metodológicas Participativas.

Referentes bibliográficos Aguirre; (2006); Revista Mad. Nº 15. Departamento de Antropología. Universidad de Chile.

Amtmann, C.A. (2007). La enseñanza del desarrollo rural. En Pérez, E. (Compiladora) “La enseñanza del desarrollo rural. Enfoques y perspectivas”.

Bogotá, P. Universidad Javeriana p. 115- 161.

Alburquerque, F.; (2002). Marco Conceptual y Estrategia para el Desarrollo Local, Instituto de Economía y Geografía Consejo superior de investigaciones Científicas, Madrid.

Alburquerque, F.; (2007). Teoría y Práctica del Enfoque del Desarrollo Local, Instituto de Economía y Geografía Consejo superior de investigaciones Científicas, Madrid. Revista oidles - vol. 1, Nº 0.

Arias, S.; E. Molina; (2006). Cuadernos Solidarios; Oficina de Acción solidaria y Cooperación, Universidad Autónoma de Madrid ISBN: 84-8344-012-1, D.L.: M-23.517-2006, R.B. Servicios Editoriales S.A.

Barrera, A.; P. Gûell; E. Pérez; M. Canales; (2006). Chile Rural, Un desafío para el Desarrollo Humano. Nº12 Temas de desarrollo Humano sustentable. PNUD, Gobierno de Chile, Ministerio de Agricultura de Chile.

Belmar, B.; (1996). “Una experiencia en Educación Rural”, Depósito de documentos de la FAO, documento base: Una educación en población para la juventud rural a nivel comunitario.

Bervejillo, F.; (1995). Territorios en la Globalización, Cambio Global y Estrategias de Desarrollo Territorial, ILPES (Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social), ciclo de conferencias sobre conocimiento, globalización y territorio. Revista PRISMA, N° 4, Universidad Católica del Uruguay, con el título «Globalización, descentralización y territorio».

Carballo, R.; (2002). Metodología de Trabajo Diseño y Rutas críticas de la Experiencia Docente. Universidad complutense de Madrid, España.

Carballo, R.;(2007). Aprender Haciendo, guía para profesores. 2008. “Antecedentes y metodología del grupo de trabajo” y “Grupo y enseñanza universitaria”. Universidad Complutense de Madrid Robertocarballops.ucm.es consultado en www.robertocarballo.net Casassus, J.; V. Arancibia; (1997). “Claves para una Educación de Calidad”, 104p. Buenos Aires: Kapelusz.

Díaz, F.;(2005). Enseñanza situada: Vínculo entre la escuela y la vida. Capítulo 3: El aprendizaje basado en problemas y el método de casos.

Fawaz, M.; (2007). Globalización, Reestructuración Productiva y “nuevas” Estrategias de los Pequeños Productores Agrícolas de la Provincia de Ñuble, Región del Bío-Bío, Chile.

Galeano, M. E.; (2007). Estrategias de Investigación Social Cualitativa: El Giro de la Mirada, Medellín, Colombia. Primera Edición 2004, Primera Re-impresión, 2007.

Gutiérrez, M.; M. Sánchez; (2007). Pensamiento tridimensional, Publicación 1er. encuentro Nacional de Investigación en Diseño. Universidad Icesi- Cali - COLOMBIA ISBN 958-9279-78-3.

Mayorga, R.; (1999). “Los desafíos a la Universidad Latinoamericana del Siglo XXI”, Revista iberoamericana de educación, Nº 21.

Morales, O.; (2006). Diseño y Desarrollo, La experiencia académica del diseño industrial en proyectos de desarrollo de producto artesanal y proyección social. Proyecto 4. Facultad de Arquitectura y Diseño Universidad Rafael Landívar en la Ciudad de Guatemala.

OEI; (2004). Temas de Iberoamérica; Globalización, Ciencia y Tecnología. Organización De Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), 2004. oeimad@oei.es; http://www.oei.es/ ISBN: 958-8071-11-9 Sanchis, J.; (1998). “Las estrategias de desarrollo local: aproximación Metodológica desde una perspectiva socio-económica e integral”. Departamento de dirección y administración de empresas, Universidad de Valencia.

Pino, R.; (2005). Grupo Chorlaví: Proyectos de Aprendizaje Social y Desarrollo Rural. Rimisp - centro latinoamericano para el desarrollo rural. rpino@rimisp.org.

Sanchís, R.; (1999). Las estrategias de desarrollo local: Aproximación Metodológica desde una perspectiva socioeconómica e integral, dirección y organización: Revista de dirección, organización y administración de empresas, ISSN 1132-175x, Nº21, págs. 147-160.

Senar, P.; (2006). Gestión estratégica de Diseño en pequeños enclaves productivos.

Soltero, V.; F. Aguayo; J. Lama; M. Sánchez;** M. Bárcena. (2006). El Proyecto Experimental en la Enseñanza del Diseño Industrial, Universidad de Sevilla / Departamento de Ingeniería del Diseño **Universidad de Cádiz / Departamento de Ingeniería Mecánica y del Diseño Industrial.

Unesco; (1998). Plan de Acción para la Transformación de la Educación Superior en América Latina y el Caribe, consultado en: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001138/113869so.pdf Vento, R.; I. Pimentel; J. Villarreal; El papel de la Extensión Universitaria en la Formación del Profesional de la Carrera de Agronomía de montaña de San Andrés. Cuba. tielve@af.upr.edu.cu Yurjevic, A.; (1996). Marco Conceptual y Estrategia para el Desarrollo Local. Revista de Clades. Volumen Nº 10.

Yurjevic, A.; (2002). El Desarrollo Rural en la perspectiva del Desarrollo Sustentable, BNDES/PNUD, Recife, Brasil. www.clades.cl/documentos/ima_doc/desrural.pdf Zicavo, N.; (2007). La Familia en el Siglo XXI, Investigaciones y reflexiones desde América Latina 2006. Primera Edición, Chile. ISBN: 956-7813-56-6.

Abstract:

The “ Rural Workshop “, of the School of Industrial Design of the University of the Bío-Bío, appears as an opportunity to know and to understand the own company of a place, the form of life of his people, his territory, trades and resources, to detect needs, problems or opportunities in order to propose solutions from the industrial design, reaching to the development of the communities.

Key words:

Industrial design - Intervention - rural Development - Education - Identity - Methodology

Resumo:

A “Oficina Rural”, da Escola de Design Industrial da Universidad de Bío-Bío, apresenta uma oportunidade para conhecer e compreender a sociedade própria de um lugar, a forma de vida de sua população, seu território, ofícios e recursos; para detectar necessidades, problemas u oportunidades, para propor soluções a partir do design industrial, contribuindo ao desenvolvimento das comunidades.

Palavras Chaves:

Design Industrial - Intervenção - Desenvolvimento rural - Ensino - Identidade - Metodologia

(*) Pía Lindemann Varoli. Diseñadora Industrial Universidad del Bio- Bio (Chile). M© Desarrollo Rural, UACH (Chile). Académica Investigadora Departamento de Artes y Tecnologías del Diseño. Representante Comité de Investigación Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, UBB. Candidata Magister en Desarrollo Rural, Universidad Austral de Chile. Profesor Tutor de Tesis de Pregrado Relacionadas con Procesos productivos, Universidad del Bio Bio, Chile.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2011). Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina.


Localidades Rurales, una oportunidad para la enseñanza del Diseño Industrial fue publicado de la página 183 a página186 en Actas de Diseño Nº12

ver detalle e índice del libro