1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº13 >
  4. Enseñanza del diseño en base a proyectos colaborativos con empresas

Enseñanza del diseño en base a proyectos colaborativos con empresas

Alarcon Castro, Jimena; Cereceda, Gabriel

Actas de Diseño Nº13

Actas de Diseño Nº13

ISSN: 1850-2032

VII Encuentro Latinoamericano de Diseño 'Diseño en Palermo'.
Comunicaciones Académicas

Año VI, Vol. 13, Julio 2012, Buenos Aires, Argentina | 260 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El desarrollo de proyectos colaborativos entre escuelas de diseño y empresas, incorpora al proceso formativo de futuros diseñadores, un entrenamiento temprano en el manejo de procesos productivos, permitiéndoles poner a prueba y validar las capacidad

Introducción

El impacto de los escenarios de competitividad global al que se ven enfrentadas las industrias de economías locales en vías de desarrollo, se ha traducido, entre otras cosas, a que la calidad dejó de ser un valor agregado y el precio un elemento con el que puedan competir.

Esto ha llevado a que una manera en que las empresas locales puedan permanecer e insertarse en un contexto influenciado por un mercado global, sea generando una identidad diferenciadora en sus productos a partir del estudio de su entorno.

En este sentido, una adecuada integración del diseño en la empresa, considerando la gestión del diseño y el desarrollo de un proceso de diseño sistemático que incorpora todas las etapas del ciclo de vida de un producto, desde la conceptualización hasta el desuso, posibilitaría cuantitativos avances en materia de innovación de productos en los mercados.

De esta forma, el manejo de conocimientos teóricos y prácticos en la enseñanza del diseño adquiere relevancia a través de experiencias colaborativas con empresas, ya que estas permiten al alumno actuar en un escenario para el cual tendrán que determinar un cúmulo de variables de intervención acotadas a la realidad de los casos en cuestión. El desarrollo de proyectos en base a necesidades y usuarios ajustados a un oportunidad específica, son un aporte relevante para ayudar a los alumnos a la comprensión del mercado local, las variables que lo condicionan y las restricciones de costos y producción asociadas a la creación de un producto.

De las experiencias realizadas en el Taller de la Industria de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío de Concepción y el Taller de Productos VI de la Universidad Técnica Federico Santa María de Valparaíso, se plantea exponer y contrastar los modelos aplicados para encontrar puntos relevantes y concordantes en ambos que permitan elaborar conclusiones consecuentes con el futuro planteamiento de un modelo de gestión sistematizado para la enseñanza del diseño en base a experiencias colaborativas con empresas.

En un escenario marcado por la competitividad y la necesidad de introducir valores diferenciadores en la oferta, la incorporación del diseño y su gestión, así como la de la figura de un gestor de diseño -diseñadores industriales, entre otros especialistas del área- juega un rol fundamental para la continuidad de las empresas y la estabilidad de la economía local, ayudando en la búsqueda de nuevas oportunidades a partir del análisis y estudio de valores locales, culturales y territorial, para la participación ofensiva o defensiva, en mercados globales.

En este sentido, los Talleres de Diseño referenciados en este documento, así como los realizados por los autores en el marco de su experiencia docente, se plantean desde la necesidad de conectar la academia con el escenario natural de desarrollo de la profesión de los actuales estudiantes de diseño, estableciéndose que la comprensión temprana de las variables sobre las cuales es posible intervenir en un contexto global desde el punto de vista del diseño, se ve favorecida con la ejecución de proyectos colaborativos con empresas, que permiten el desarrollo de habilidades y la puesta en práctica de conocimientos en un contexto acotado por las directrices del Taller, durante el proceso formativo.

Las experiencias de Taller contrastadas se insertan en ámbitos diversos de la producción y están diferenciados desde el origen por la tipología de empresa, con el fin de acentuar los parámetros de una comparativa conducente a enriquecer el estado indagatorio del proceso de diseño gestado, así como las estrategias de entrada a la empresa.

Antecedentes

1. Proceso de diseño incorporando la variable de mercado La globalización ha traído consigo una serie de modificaciones a los sistemas productivos y la manera en que estamos desarrollando los productos, generando cambios en las relaciones entre materia prima, mano de obra, consumo y posturas de segmentos de consumo, llevando a que las cadenas de producción y suministros, pasen a ser redes industriales globales.

Esto ha generado una serie de cambios en la manera de diseñar los productos, agregando nuevas coordenadas globales al proceso de diseño y las habilidades que deben ser incorporadas en los procesos de enseñanza de las nuevas generaciones de diseñadores, principalmente hacia la comprensión y manejo de esta nueva y compleja realidad productiva.

A modo de ejemplo, en el sector textil, la empresa de Equipamiento Outdoor Lippi, está diseñando en Chile, produciendo en China y comercializando en distintas partes de Latinoamérica y recientemente en Europa.

En una entrevista con Reinaldo Lippi, este declaró que en el desarrollo de nuevos productos, para poder tener continuidad en el mercado nacional, tuvo que aumentar su capacidad productiva, para ampliar su oferta o de lo contrario, seria eliminado del mercado por sus competidores internacionales.

Esto lo llevó a diseñar una estrategia para minimizar los costos de producción, viéndose obligado a buscar proveedores de suministros y manufactura en el extranjero, (particularmente en China), viéndose en la obligación de incorporar coordenadas de normativas internacionales de estandarización para procesos de manufactura, internalizar procesos productivos industrializados de alta serie y aprender a comunicarse en un idioma netamente técnico.

Si tomamos como referencia el caso expuesto, estamos ante un complejo e intrincado escenario donde el comportamiento social, político y económico del mercado local se ven afectados por influencias globales, siendo imperioso incorporar el desarrollo de estrategias para poder aumentar la competitividad y continuidad de las empresas, dentro del proceso de diseño de un producto y su comprensión para el manejo y entrenamiento de ellas en la enseñanza del oficio.

En tal sentido y para comprender este escenario, algunos autores proponen, en el desarrollo de un marco conceptual para el manejo de estas redes industriales globales, que el punto de partida fundamental es la comprensión del rol protagónico que juegan las cadenas de suministros y la vital importancia de la relación entre la empresa distribuidora, las empresas abastecedoras, las normativas especificas del sector productivo, las políticas de gobierno y las presiones por la demanda de consumo Considerando los datos expuestos hasta ahora, podríamos concluir que existen actores económicos, políticos y sociales que inciden y condicionan las relaciones que se puedan dar entre una red industrial global y su cadena productiva.

En relación a esto, algunos autores plantean que los actores de una red industrial podrían ser organizaciones o individuos, que pueden ejercer presión y orientar las iniciativas y los desempeños de esta red, definiendo dos iniciativas sobre las cuales estos actores pueden ejercer influencias, la primera sobre temas ambientales y la segunda sobre un enfoque en el cliente y tecnologías de información (la compra estratégica, la gestión de la oferta, la integración logística y el suministro de coordinación de la red), definiendo el manejo de esta serie de complejas relaciones para el desarrollo de nuevos productos, como una relación sistémica entre gobierno, sociedad, redes productivas y cadenas de suministros.

Usuario incorporado al proceso de diseño Junto a las cadenas productivas y redes globales, es tanto o más importante, no dejar de lado al usuario y la satisfacción de necesidades como pieza clave para la competitividad de las empresas, ya que el desarrollo de mejoras en productos (por medio de intervenciones en desempeños funcionales o ambientales) y la creación de nuevos productos (dando satisfacción a necesidades generadas acorde a cambios producto de los avances tecnológicos y cambios en comportamientos sociales por la globalización), se sustentan en el análisis de usuarios y la satisfacción de sus necesidades.

En tal sentido, algunos autores, plantean que para el desarrollo de productos, los diseñadores deben efectuar un análisis en profundidad del usuario y sus características y que las ideas de grandes productos, han sido consecuencia de un análisis y comprensión, tanto de las necesidades que el usuario posea, como de la tecnología necesaria para darles solución.

Por otra parte, la empresa IDEO, plantea un pensamiento de diseño (Design Thinking) centrado en el usuario y sobre el manejo de herramientas para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades tecnológicas y la viabilidad económica, donde es fundamental la aplicación de la metodología de diseño y de ciertas habilidades que tienen los diseñadores, para resolver problemas complejos que reclaman un pensamiento creativo, más que analítico, una suerte de “protocolo para encontrar oportunidades de desarrollo”, donde los principios y herramientas que se usan para diseñar objetos pueden aplicarse también para “diseñar” servicios, o generar soluciones para complejos problemas sociales.

Ambiente incorporado al proceso de diseño 

Desde 1972 y ante la creciente escasez de recursos naturales, surgió el desarrollo sustentable como estrategia a incorporar en el desarrollo de productos, planteando la incorporación de estrategias de eco diseño a lo largo de todo el proceso de diseño, donde algunos autores proponen su incorporación desde la etapa conceptual y otros lo ven desde una manera global e integral, planteando que el desarrollo sustentable debe integrarse al sistema económico, sin cambiar la manera de consumir (pues esto lo desestabilizaría y pondría en peligro la economía global), sino que más bien cambiando lo que estamos consumiendo.

De lo expuesto, podríamos concluir que hay autores que, en el proceso de diseño, ponen énfasis en las etapas productivas y las redes de producción, otros lo hacen en las etapas de conceptualización y diseño de estrategias y otros en las consideraciones ambientales.

En tal sentido, la comprensión de estas tres tendencias, son las que configuran la totalidad del proceso de diseño y el cómo integrarlas a la realidad productiva (en la búsqueda de mejoras para la competitividad y continuidad de una empresa), es la tarea del futuro diseñador y sobre la cual se deberá entrenar en su proceso formativo.

Enseñanza del diseño en chile y empresa La historia de las Escuelas de Diseño en Chile, nace con un enfoque basado en las reformas formalista técnicas de la Bauhaus y bajo el alero de las disciplinas de Arquitectura y Arte a mediados de los 60, adoptando el campo de acción de la escuela de Artes y Oficios y la Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile.

Desde sus comienzos y hasta fines del siglo XX, es posible distinguir tres tendencias académicas, pero con un denominador común heredado de la Bauhaus, la Universidad de Chile (1966), con tendencia a la especialización, desde la indirecta influencia de Gui Bonsiepe (HFG Ulm), la PUC (1965), con un discurso generalista, derivado de la interpretación del Curso preliminar realizado por Joseph Albers (Bauhaus-Yale) en PUC Argentina durante 1953 y la UCV (1968),con un programa dependiente de Arquitectura, desde una crítica al funcionalismo en los años cincuenta que tuvo como resultado la creación de un discurso poético y latinoamericanista, fundado en el texto Amereida de 1965.

Estas tres escuelas estaban orientadas hacia el aprendizaje del oficio centrado en sensibilidad perceptiva por sobre la capacidad de análisis en diseño industrial, focalizándose en el diseño de objetos semi-industriales o de baja serie, lo que trajo como consecuencia un distanciamiento de los modelos de desarrollo productivo, desvinculándose del contexto tecnológico y social del país.

Sumado a esto, a mediados de los años 70, rebajas arancelarias abrieron el mercado a importaciones masivas de bienes de consumo, dejando fuera de mercado a productores nacionales, centrando las exportaciones casi exclusivamente a recursos naturales y productos de consumo básico.

Posteriormente, la crisis del año 81, proveniente de USA, puso fin al inédito período de exagerado acceso a productos extranjeros, elevó intereses, cerró créditos y el endeudamiento de las empresas sumado a la fuerte competencia externa, llevó a la quiebra a muchas empresas nacionales, siendo las pymes industriales las más afectadas, donde en el área de mano de obra intensiva del sector del calzado, cuero, vestuario, imprentas y muebles se produjo un cierre del 40% y en el área metalmecánica un 20%.

Esto, repercutió en que las empresas manufactureras de productos nacionales sobrevivientes se vieran enfrentadas a una constante renovación para mantenerse en el mercado, viéndose obligadas a invertir en diseño para diferenciar productos hacia distintas clases sociales y diversificar su oferta, incorporando ingenieros y diseñadores, quienes se integraron a departamentos de procesos productivos y marketing, pero solo de manera esporádica y principalmente por empresas grandes, como la Compañía Tecnológica Industrial (CTI).

Todos estos cambios producidos en los mercados, sumados a las condicionantes actuales, llevan a focalizar el nuevo paradigma de las escuelas de diseño, a su enseñanza ligada al contexto empresarial, sin dejar de lado la sensibilidad perceptiva, pues esto permitirá, por un lado, formar profesionales que se puedan insertar en un contexto local, entrenando a los alumnos en el manejo de las herramientas necesarias para la comprensión del proceso completo de diseño, adquiriendo conocimientos prácticos desde las etapas de conceptualización iniciales, hasta de mercado y reciclado finales y por otro les permitirá mejorar la competitividad de las empresas agregando valor e identidad a sus productos.

Competitividad de las empresas locales y diseño La puesta en marcha de Tratados de Libre Comercio (TLC) en Chile, ha modificado el contexto en que se dan los procesos que conducen a la competitividad, por lo que se hace imprescindible tener la capacidad de realizar cambios tecnológicos, empresariales y anticipar las necesidades de los consumidores.

Un estudio realizado en Chile el primer semestre del año 2006 como parte de la definición del proyecto “Centro de Gestión del Diseño para la Zona Centro Sur de Chile”, reveló que las empresas, en su mayoría pymes ubicadas entre la VII y X regiones del país, se enfocan a un mercado interno, mientras que sólo las grandes empresas acceden a mercados internacionales; sin embargo, lo hacen sin incorporación de diseño. En tanto, las pymes que se orientan al mercado interno, lo hacen con productos que cada día pierden competitividad frente a sus símiles importados.

La cultura del empresario local se basa en modelos de competitividad que enfatizan un control de los gastos de producción, lo que en muchos casos afecta la calidad de los materiales y el producto final, todo lo cual es parte de los costes del “no diseño” y se traducen en la pérdida de oportunidades y ventajas que supone no contar con las herramientas adecuadas para su incorporación.

“El diseño es una idea que, con el auxilio de la tecnología, genera un producto, se relaciona con el mercado y lo enfrenta con la fuerza de la innovación. El diseño promueve el encuentro entre la demanda y la oferta, en la medida que el diseño interpreta una necesidad; pero que es inmediatamente interpretada por el usuario. Este encuentro produce educación y cultura si el consumo deviene en un estímulo al mejoramiento de las personas”.

En esta medida, el diseño, incluyendo su perspectiva económica, se constituye en un valor necesario a considerar en las estrategias de competitividad de las empresas locales, ya que es capaz de aportar a la construcción de respuestas urgentes para su subsistencia, resolviendo el paradigma del qué producir antepuesto al cómo producir.

Gestionar el diseño y desarrollar un proceso de diseño sistemático “El diseño se realiza en la empresa; la empresa en el Diseño”.

Entendemos que el diseño debe ser integrado en la empresa, mediante una adecuada gestión del mismo y la ejecución de un proceso de diseño sistemático. De esta manera, el rol de la gestión del diseño es estratégico y consiste en “fundar la cultura de empresa y la cultura de proyecto, integrando innovación proveniente del mundo del diseño con la estrategia de la empresa para realizar productos y servicios convincentes para el mercado”.

La integración del diseño en las empresas y su reconocimiento como valor necesario para estas, son temas vigentes impulsados desde diversas Escuelas de Diseño y entidades de Gobierno, lo que está permitiendo avanzar  en un proceso de integración que posibilitará entregar mayor valor a las empresas y sus productos, incrementando su competitividad en un entorno de globalización.

En esta medida, la enseñanza del diseño industrial en pregrado debe entregar las herramientas necesarias para el reconocimiento de los valores de la empresa y el nivel de internalización del diseño en ésta, así como también, una mirada metodológica adecuada para la puesta en escena del proceso de diseño inserto en una realidad empresarial.

“El diseño, aun siendo un factor importante para pymes como variable generadora de su competitividad, suele no estar bien integrado en la gestión empresarial, por tratarse de un recurso al que habitualmente se llega de una forma apresurada, sin el análisis global de su impacto y posibilidades. No es extraño observar como las pymes elaboran sus estrategias para competir, enfatizando variables como el mercado, la producción, la tecnología, los recursos humanos o las capacidades financieras, pero rara vez integran en este al proceso al diseño”. En este sentido, una de las tareas de la gestión del diseño es diagnosticar y evaluar el nivel de incorporación del diseño en la empresa, antes de proponer un plan de acciones al interior de la misma.

Por su parte, el proceso de diseño es el modo concreto mediante el cual se define, ejecuta y finalmente se entrega un producto al mercado. Hemos tomado como referente el proceso de diseño definido en la Guía Metodológica Predica, porque se trata de un modelo declarado que posee similitudes con el proceso tradicionalmente enseñado en nuestro contexto. En ella, se visualizan tres áreas de intervención sobre las cuales es posible actuar, aportando al esquema propuesto por Predica, una clasificación que relaciona variables relativas al estudio de usuario, tecnológico productivas y de cuidado ambiental. Para cada experiencia desarrollada se enfatizará diferenciadamente sobre las variables del todo.

Experiencias realizadas

Experiencia 1

Introducción

El proyecto colaborativo efectuado con una gran empresa en el marco del taller de productos VI de cuarto año de la carrera de ingeniería en diseño de productos de la UTFSM, en Valparaíso y requirió de una intervención directa y puntual, para dar solución a un problema en la cadena de abastecimiento de una red local, interferida por condicionantes globales, donde una transnacional adquirió una cadena de hipermercados local y comenzó a colocar barreras de protección ambiental a las empresas productoras que quisieran comercializar sus productos a través de ellos.

Ante esto, una importante empresa productora local, deberá efectuar algunos cambios en el packaging para la distribución de sus productos implementando un sistema de Ready to Retail Packaging (RRP o packaging listo para la venta al por menor), requiriendo modificar sus packagings terciarios para incorporar restricciones ambientales en la línea de llenado, paletizado, bodegaje y distribución, en directa coordinación con las empresas abastecedoras que le suministran este tipo de packaging para las distintas tipologías de productos que posee.

Contexto

La reposición de productos en góndola, al interior de las empresas distribuidoras de productos alimenticios, genera dos problemas, el primero, un volumen de desperdicios considerables en el desuso de packaging secundarios y terciarios, además de los productos para el bodegaje como stretch film y otros de reposición continua.

El segundo, una serie de problemas en la sala de venta ya que la reposición ocupa mucho espacio en los pasillos dificultando la venta, demanda mucho tiempo de reponedores y ocasiona problemas de usabilidad del espacio en la sala de venta.

Ante esta situación, la empresa distribuidora planea implementar normas internacionales para el manejo de la reposición en góndola, incorporando políticas de cuidado ambiental por medio de tres acciones concretas:

1. Minimizar el volumen de desperdicio generado en packaging terciarios y secundarios, aplicando estrategias de RRP.

2. Optimizar los tiempos de reposición en góndola, mejorando la usabilidad del espacio y generando espacios interiores más acogedores.

3. Maximizar los tiempos de uso de maquinaria en bodega y optimizar el uso de recursos minimizando residuos de bodegaje.

Para poder dar respuesta a la solicitud de la empresa distribuidora, la empresa productora, deberá realizar modificaciones al sistema establecido con su red de empresas abastecedoras de packaging, pero debiendo llegar a un equilibrio entre solución de diseño, funcionalidad y costos asociados tanto a materias primas, como a procesos productivos.

Esta intervención en la cadena de abastecimiento, nos plantea un campo de estudio centrado en el manejo de variables múltiples y complejas, ya que involucró el análisis de varios procesos concatenados, cada uno con sus restricciones productivas y usuarios directos e indirectos específicos.

Estrategia

Para la definición de una estrategia que permita dar solución a los requerimientos de la empresa distribuidora, lo primero es clarificar como son las restricciones formales, ajustadas al nivel de inversión, materialidad y usabilidad que la empresa estaba dispuesta a asumir.

En relación a esto se definieron las siguientes etapas o pasos a seguir para abordar el desarrollo de este proyecto.

Reconocimiento y evaluación

Reconocimiento de actores involucrados El primer paso fue efectuar un reconocimiento de las empresas involucradas en la cadena productiva de packaging secundario y terciario, así como el de cada uno de los procesos y restricciones involucradas en cada una de ellas, jerarquizándolas acorde a su participación dentro de la cadena.

Visitas en terreno para evaluar procesos productivos Para la comprensión de las restricciones técnicas y productivas involucradas en el proyecto, fue necesario realizar visitas a las plantas tanto manufactureras como envasadoras de las empresas abastecedoras y productora respectivamente, con la finalidad de vivenciar procesos y asimilar relaciones de formas ajustados a ellos.

Análisis de usuarios

Una vez identificados los usuarios involucrados en cada una de las empresas, se procedió a analizarlos, encontrándose que por un lado estaban los operarios encargados de la producción, del armado de los packaging, los operarios de máquinas en bodega y los reponedores en el punto de venta y por el otro, los consumidores de los productos y la manera de acceder a ellos en góndolas.

Análisis de referentes

La realización de un estudio del estado del arte en RRP, tanto de referentes de competidores directos en la misma tipología de productos, como de referentes indirectos, de otras tipologías de productos y empresas no necesariamente competidoras, por medio de un análisis FODA permitió la comprensión de aspectos de usabilidad y estandarización de procesos, así como también la detección de oportunidades

Concepto de desarrollo

De las observaciones generadas en el análisis y comprensión de las necesidades de los distintos usuarios (de packaging, envasado, bodegado, distribución, reposición y consumo), así como de la oportunidad definida a partir del FODA de los referentes, se elaboró el concepto de desarrollo que guió la propuesta formal.

Propuesta formal y maquetas

Se elaboraron maquetas no funcionales a escala y funcionales a tamaño real, para evaluar la materialización del concepto a forma y el desempeño funcional y usabilidad de la propuesta respectivamente.

Prototipos

Se confeccionaron prototipos a escala y tamaño real para la presentación de las propuestas ante los ejecutivos de las empresas y los respectivos departamentos de desarrollo, manufactura y costos asociados al desarrollo de la propuesta.

Resultados

La incorporación de alumnos al desarrollo de una solución a un problema en una red de productiva local, facilito la cohesión de los conocimientos adquiridos por el alumno durante su proceso formativo, pues le permitió aplicarlos y validarlos por medio de la retroalimentación de la empresa. Por otra parte, la comprensión de la relación entre las variables del mercado y la manera de interactuar de los distintos usuarios de la red, permitieron un entrenamiento en el manejo de proyectos con múltiples variables, de manera simultánea y jerárquica, así como también el desarrollo de habilidades para el trabajo en equipo y la comunicación de un proyecto, tanto en lenguaje técnico como expositivo ante comisiones interdepartamentales de la empresa.

El resultado tangible del proyecto colaborativo, fue una serie de ideas para soluciones de packaging secundario y terciario, elaboradas con estrategias de RRP y testeadas por medio de prototipos para evaluar su funcionalidad, manufacturados en los talleres de la carrera, utilizando los materiales facilitados por la empresa que actualmente desarrolla estos packaging.

Para finalizar, cabe destacar que uno de los aspectos fundamentales valorados por la empresa, fue que el trabajar de esta manera permitió que la totalidad de las propuestas fueran técnicamente viables y rápidamente implementarles en la red asociada al proyecto.

Experiencia 2

Introducción

Durante el tercer trimestre del año 2007, al alero de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío- Bío, se realizó el Taller de la Industria, manufacturas en madera, espacio formativo en lo proyectual para los alumnos de pregrado en el marco metodológico de Talleres Horizontales1. El planteamiento de este Taller tiene un valor diferenciador, cual es la participación activa de empresarios a su interior, lo que permite avanzar en un camino de encuentro entre Escuela y empresa, entre diseñadores y empresarios. Un mutuo conocimiento de labores y experiencias, conocimientos y aportaciones.

El Taller ha abordado el tema diseño-empresa desde la enseñanza y aplicación práctica de algunos conceptos básicos de gestión del diseño, siendo fundamental el análisis de los valores de la empresa, para definir un modelo de integración del diseño, que permita desde una visión global, desarrollar propuestas que abran camino hacia propuestas de valor para su oferta productiva, marco de desarrollo ajustado a las doce semanas de trabajo.

Más allá de la definición y resolución del producto industrial, “La gestión del diseño abarca la globalidad de la estrategia de la empresa” constituyéndose en un concepto necesario y urgente de introducir a nivel de cultura empresarial y cultura de diseño.

Contexto regional, local

La región del Bío-Bío es la principal zona forestal que Chile tiene. En ella se sitúa la mayor cantidad de plantaciones forestales de Pino radiata y se concentra la industria maderera de tableros y paneles, parte importante de mipymes del sector del mueble y Universidades y Centros Tecnológicos dedicados al estudio de la madera. Todo lo anterior, crea un escenario propicio para el desarrollo de esta industria y una oportunidad para intervenciones desde el Diseño Industrial, disciplina que se imparte en la región desde 1994, año en que se fundó la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío.

Se trata de una región preponderantemente industrial y poseedora de un potencial productivo que permite disponer de tecnologías diversas, sin embargo, al observar la oferta puesta en el mercado queda en evidencia la escasa incorporación del diseño a nivel de productos. En este contexto y al alero de esta Escuela, de predominancia filosófica ligada al territorio y sus potencialidades, nace el Taller de la Industria como una estrategia para vincular la realidad académica con la empresarial local.

Estrategia

El Taller de Diseño se desarrolló definiendo una estrategia desde la gestión de diseño situando el marco de actuaciones en la etapa Proyectos de Diseño para luego definir las siguientes etapas para desarrollar el proceso de diseño: Experiencias introductorias / teoría introductoria Las Experiencias introductorias al Taller se llevaron a cabo desde tres aspectos: a. Estudio de Casos referenciales: los alumnos definen los valores de empresas en que el diseño es parte de su filosofía y caracterizan sus productos desde la mirada del usuario.

b. Diseño y construcción de vínculos de madera: los alumnos diseñan y construyen un vínculo íntegramente en madera.

c. Reconocimiento tecnológico local: los alumnos conocen el alcance de índole tecnológico y la medida de la incorporación de conceptos de seriación y estandarizados en procesos productivos industriales y semi-industriales, mediante visitas a empresas.

La Teoría introductoria al Taller se llevó a cabo desde el estudio de la Gestión del Diseño y temas complementarios: ergonomía; técnicas para evaluar la percepción del usuario en fases de desarrollo de los productos; y, la madera y materiales derivados pertinentes a la industria del mueble.

Selección de la empresa

Se aplicó el cuestionario “Diagnóstico y evaluación del nivel de incorporación de la Gestión del Diseño en la industria manufacturera del sector de la madera y afines de Chile” a empresas del sector. El análisis de resultados hace decidir por la empresa con que se realizará el Taller.

Definición del perfil de la empresa

El análisis de los resultados del cuestionario complementariamente a la aplicación metodológica de trazabilidad en su fase básica define el perfil de la empresa y el nivel de incorporación de la gestión del diseño.

Desarrollo de estrategia y proceso de diseño

a. Definición estratégica: se define una “intención de producto”, que abarca desde los intereses de la empresa, usuarios y clientes hasta aspectos propios de la presencia y funcionamiento de este: b. Antecedentes y observaciones: se descubren y fundan los conceptos que darán los lineamientos básicos para el desarrollo del producto. Los antecedentes se consiguen mediante revisión de documentación y asesoría de expertos; mientras que las observaciones son fruto de la propia experiencia en terreno, recogidas mediante croquis y textos. La observación se constituye en el elemento que entrega diferenciación a la propuesta.

c. Diseño Conceptual: se define conceptualmente el producto, estableciendo lineamientos de diseño para los que se conjugan observación, análisis y creatividad.

d. Desarrollo Propuesta formal: bocetos, dibujos, rendering, modelaciones, maquetas, se constituyen en herramientas que ayudan a buscar la forma adecuada y coherente con la definición conceptual.

e. Entrevista para Evaluación Perceptiva Visual: cada equipo diseña y aplica entrevistas a target de usuarios coherentes con sus propuestas, durante el proceso de definición formal y material.

f. Desarrollo de detalles: se define la forma, medida y presencia del producto.

g. Producción: esta fase está constituida por dos partes.

En la primera, se define un proceso productivo en relación a las posibilidades económicas y tecnológicas de la empresa; se define qué se producirá en la empresa y qué se subcontratará. La segunda parte consiste en la producción de los prototipos.

h. Evaluación de resultados: empresa y Taller evalúan los resultados, los que quedan registrados en un formato de pequeña edición.

Resultados

El modelo metodológico que incorpora herramientas de diagnóstico y evaluación permite obtener una visión objetiva y completa sobre la empresa y el nivel de incorporación del diseño y su gestión. Por otra parte, aplicar herramientas para la recogida de datos perceptuales por parte del target de usuarios efectivamente se constituye en un elemento guía para el proceso de definición de las propuestas de productos. Una valoración especial la constituye la participación de empresario al interior del Taller, constituyéndose en una opinión fundamental para el desarrollo de las propuestas. La gestión del diseño es coherente con la mirada comercial del diseño y la experiencia global de enseñanza realizada representa beneficio para el empresario y los alumnos dado el reconocimiento de mutuas aportaciones en un escenario futuro de actuaciones.

El resultado tangible del Taller consistió en la realización de prototipos construidos en instalaciones de la Universidad del Bío-Bío y la empresa en cuestión.

Discusión

El desarrollo de proyectos colaborativos con empresas debe incorporar variables y valoraciones que permitan a los alumnos reconocer aspectos propios del entorno en el que se desempeñarán profesionalmente. La enseñanza de un método sistemático desde el cual conocer esta realidad es un factor que se debiera considerar como parte relevante del proceso, de manera que estas experiencias puedan extrapolarse y mantener una línea de desarrollo en el tiempo. Por su parte, la empresa constituida actualmente de forma mayoritaria desde la cultura industrial, podrá aproximarse hacia la incorporación de conceptos mediante los cuales avance hacia la industria cultural.

Conclusiones

Un modelo de enseñanza de trabajo con la empresa debiera considerar dentro de su ciclo aspectos metodológicos para una recogida de datos pertinente a las etapas en que se enfatice el desarrollo de la experiencia. En este caso, hablamos de gestión del diseño y Evaluación Perceptiva Visual de manera de enseñar a los alumnos un método de recogida de información sistemática y objetiva, extrapolable a múltiples experiencias donde la academia se vincula con empresas para proponer aportaciones desde el diseño industrial. Esta instancia permite al alumno situarse en el escenario concreto en que se desarrollarán las intervenciones de diseño.

El desarrollo de proyectos colaborativos entre escuelas de diseño y empresa permite por un lado incorporar un entrenamiento en el manejo de procesos productivos de manera vivencial y por otro realizar propuestas viables de manufacturar con alto grado de creatividad y diferenciación de mercado, pues generan un aporte desde una mirada conceptual basada en el análisis del usuario y su necesidad y no desde una solución ajustada netamente a un proceso productivo.

En tal sentido, las propuestas resultantes, son soluciones creativas a problemas concretos y que pueden ser implementadas en el corto plazo, pues se ajustan a restricciones y procesos productivos.

Notas

1. Durante los años 2004 y 2008 como producto del Proyecto ALFA I “Estrategias para la Armonización de las Currículas de las Escuelas de Diseño Industrial de Latinoamérica” la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío implementó un sistema metodológico de Talleres de Diseño basados en el método presentado en el marco de dicho proyecto por Gui Bonsiepe y Heiner Jacobs de la Universidad de Colonia, Alemania, en el que alumnos de diversos niveles se mezclan para desarrollar un proyecto temático con empresas. Para la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío esto se traduce, a grandes rasgos, en que alumnos de segundo, tercer y cuarto año participaban conjuntamente de un Taller al inicio del año, mientras los alumnos de primer año participan de un Taller de Iniciación; y durante la tercera etapa del año, alumnos de primer, segundo y tercer año participan conjuntamente de un Taller, mientras los alumnos de cuarto año conforman un Taller de Finalización, antesala de Taller de Titulación.

Abstract:

The development of collaborative projects between design schools and companies incorporates to the formative process of future designers, an early training in the management of production processes, allowing them to test and validate the skills learned from real business market needs, generating creative and feasible proposals to implement in the short term. For make this happen, its requires a clear definition of the student’s formative stage where this could go to and a company willing to intervene in their design processes. The purpose of this study is to help to structure a methodology for defining this.

Keywords:

Teaching - Design - Design Management - Design Process - Systematization - Design methodologies

Resumo:

O desenvolvimento de projetos colaborativos entre escolas de Design e empresas incorpora ao processo de formação dos futuros designers, um treinamento desde o início de suas carreiras o manejo de processos produtivos, permitindo-lhes testar e validar as habilidades aprendidas a partir das necessidades reais do mercado gerando propostas criativas, viáveis para ser implementadas em curto prazo.

Para que isso aconteça se requer uma definição clara no estágio de formação do aluno, onde este poderia se dirigir a uma empresa disposta a intervir em seus processos produtivos. O objetivo de este estudo é ajudar a estruturar uma metodologia para definir isto.

Palavras chave:

Ensino - Design - Gestão do Design - Processo de Design - Sistematização - Metodologias de projeto

(*) Jimena Alarcón Castro

. Diseñadora Industrial y Licenciada en Diseño de la Universidad de Valparaíso, Magister en “Construcción en Madera” Universidad del Bío Bío, Dra© Gestión del Diseño, Universidad Politécnica de Valencia, Especialista Técnico en Gestión del Diseño y Diploma de Estudios Avanzados (DEA) en Gestión del Diseño, UPV, Actualmente me desempeño como directora del Departamento de Arte y Tecnologías del Diseño de la Universidad del Bío Bío. Gabriel Cereceda Balic. Diseñador Industrial y Licenciado en Diseño de Productos de la Universidad Católica de Valparaíso, Dr.© En Arquitectura y Urbanismo, UBB; empresario entre 1996 y el 2003, 2004 al 2011 Docente en la Universidad técnica Federico Santa María de Valparaíso, desde el 2011 dicto la cátedra de Taller de Título en la Escuela de Diseño Industrial en la Universidad del Bío Bío. También he participado como co-investigador en proyectos concursables con fondos estatales, producto de los cuales ya han sido otorgadas 4 patentes por el Departamento de Propiedad Intelectual de Chile.

(**) El presente escrito fue presentado como conferencia dentro del Segundo Congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño (2011).

Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo, Buenos Aires, Argentina


Enseñanza del diseño en base a proyectos colaborativos con empresas fue publicado de la página 39 a página45 en Actas de Diseño Nº13

ver detalle e índice del libro