Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53 >
  4. La educación prohibida ¿Afecta el sistema educativo a la creatividad?

La educación prohibida ¿Afecta el sistema educativo a la creatividad?

Barraza, Teresa

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición X Escritos de estudiantes. Segundo Cuatrimestre 2012

Año IX, Vol. 53, Mayo 2013, Buenos Aires, Argentina | 98 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El aprendizaje de las personas comienza con la constante interacción entre individuos y el medio que lo rodea. Al definir el aprendizaje como “el proceso de adquisición que explica el enriquecimiento y la transformación de las estructuras internas de las potencialidades del individuo para comprender y actuar sobre su entorno” (Gonzáles, 2001), queda claro que todo ser humano aprende en base a la experiencia.

Sin embargo, la educación es un punto importante y necesario en la formación de todo individuo, ya que por medio de ella se transmiten conocimientos y valores útiles y productivos para la sociedad. Toda educación tiene un fin; aquí puede evidenciarse claramente el concepto de ideología, ya que la escuela fue inventada con el fin de mantener y crear un pensamiento útil para la industrialización, formar individuos útiles y productivos para las entidades de poder.

Desarrollo

Si bien el aprendizaje es necesario, el sistema pedagógico afecta la capacidad creativa del humano. Al establecer un reglamento, un programa que cumplir, un listado de materias y temas que estudiar de manera obligatoria se genera que, poco a poco, el niño vaya perdiendo interés por el aprendizaje.

Como sostiene Doin Campos (2012): “la actividad infantil se caracteriza por el juego, el aprendizaje que, tal y como se entendía antiguamente, obligaba a una criatura a una actitud pasiva, le hacía perder su personal iniciativa lúdica”. Mantener en constante silencio y en orden a los niños es una regla que con el tiempo afecta la imaginación. La capacitad creativa de los niños se ve reflejada en su intuición para divertirse, conocer, experimentar, observar, emplear elementos simples para crear algo nuevo, saber y aprender, e incluso en su interna curiosidad por conocer el mundo. Pero, ¿qué pasa con esa creatividad innata? Al mencionar la creatividad, probablemente solo asumimos el concepto general de crear. La palabra creatividad es aun más que eso, es la acción de engendrar, de producir, es una actividad dinámica y constante. “Creatividad es la capacidad humana de producir resultados mentales de cualquier clase, esencialmente nuevos y anteriormente desconocidos” (Muñoz, 1994) Si bien, todo ser humano es capaz de producir algo nuevo, ¿dónde se encuentra esa creatividad innata en cada persona? Limitar por medio de reglas, evaluaciones y conocimientos transmitidos de manera estática trae como consecuencia el aburrimiento y desinterés por aprender. (Doin Campos, 2012) Una de las causas de esa ausencia creativa en las personas lo propicia el estudiar los términos de memoria, lo cual sustituye el aprendizaje; resulta evidente que los conceptos no son comprendidos sino memorizados a corto plazo. Enseñar sólo con el fin de cumplir un programa no contesta a la común pregunta ¿para qué me servirá este conocimiento? La curiosidad de los niños por conocer y experimentar se ve afectada por la poca libertad que se les otorga para hacerlo.

Frases como: ¡No toques eso! ¡No hables! ¡Tienes que saber esto! Todo sin un porqué. Se debe aclarar que los límites, el orden y una jerarquización son necesarios para que la sociedad funcione, pero se debe buscar que dichas limitantes no afecten el sentido creativo que toda persona posee.

Ganar ahora no implica realizar una simple estrategia; para ganar, se debe ser mejor que el oponente. Según Enrique Bustamante: “Podría creerse incluso que la creatividad ha estado ausente hasta ahora de la evolución de la humanidad y que, de pronto, se convierte en el baremo central de todo progreso imaginable”. (2011) El aceleramiento global que el mundo vive exige una industria creativa para lograr el éxito ante los competidores. La masificación de productos ha obligado a las marcas a buscar y ofrecer un valor diferencial, con el fin que el consumidor lo elija. Las ventajas competitivas con que las empresas funcionan buscan posicionar el producto destacando características particulares con el fin de diferenciarlo de los competidores.

Pero para lograr estrategias exitosas, es necesario pensar de manera creativa, salir de lo común, de lo tradicional, de lo establecido.

Actualmente toda industrial cultural, comercial, económica e incluso política se ve afectada por la fuerte competencia. En este contexto claramente se puede aplicar el concepto de industria cultural, señalando un espacio que ya no es definido por el artista o protagonista, sino por lo que el mercado quiere.

El consumo de productos masificados igualmente viene dado por la falta de criterio por parte de los consumidores, donde comprar cierta marca o incluso cierto producto lo hace formar parte de una sociedad.

Desde la educación el niño está condicionado a ser igual que los demás, formar parte de grupos homogéneos estudiando contenidos homogéneos. Toda persona posee características y talentos únicos y diferentes, y sin embargo se ven opacados por evaluaciones en las que un número determina la capacidad del niño; su nota lo condiciona a ser bueno o malo en los estudios, se olvida que en la escuela se va a aprender y para aprender deben existir errores. (Doin Campos, 2012) Claro ejemplo de lo antedicho es el caso del científico Thomas Alva Edison, quien con su conocida frase "No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos" (Ojocientífico, 2012 ) demuestra que para lograr algo deben existir errores.

Fomentar esa actitud pasiva en los niños da como resultado el poco protagonismo de los profesionales en el constante cambio, lo cual da paso a los consulting y think tanks; personas expertas dedicadas a la investigación y orientación bajo un ideal establecido. La actitud pasiva por recibir información y conocimiento de personas expertas supera la iniciativa propia de búsqueda de aprendizajes y cambios.

La ausencia del pensamiento crítico de los profesionales se debe a una adaptación que tranquiliza y sustituye el miedo al cambio, ser o pensar diferente a los demás. Ese miedo a la aceptación social es un claro limitante para el desarrollo de la creatividad. Pero es claro que esa limitante no surge en el ámbito laboral; desde su temprana educación se manifiesta un control establecido que condiciona la capacidad creativa del niño. Las personas están acostumbradas a trabajar bajo instrucciones, ya que desde pequeños reciben reglas sobre cómo, cuándo y dónde realizar sus actividades, descartando aquellas experiencias que el niño desea vivir; es así como se acostumbran a recibir órdenes y olvidan buscar lo nuevo, hacer algo diferente, adaptándose a lo que la sociedad le ofrece y exige según los intereses de otros. La educación del niño y sus objetivos son establecidos por entes exteriores que obligan al niño a estudiar por motivaciones externas a su persona; no estudia para aprender, sino para pasar el examen. (Doin Campos, 2012) No cabe duda que la escuela es importante y necesaria, pero es necesario reflexionar la razón por la que la capacidad creativa y la motivación que todo niño posee disminuyen con el tiempo. Como se habló anteriormente, la creatividad es necesaria y demandada en la actualidad. ¿En qué momento se estimula su desarrollo? La publicidad es un claro ejemplo de esta necesidad; en el mundo contemporáneo se vive bajo una lluvia publicitaria, en la que constantemente se busca despertar el interés y el deseo del consumidor hacia determinado producto. El problema reside en que no existe un solo producto, sino millones de marcas y productos que pueden sustituirlo; he aquí la lucha por ser mejor y la importancia del valor diferencial de cada marca. Saturar con pautas publicitarias constantemente no es suficiente para convencer al consumidor; hoy en día es necesario mostrar ese valor diferencial.

En la industria publicitaria ser creativo es la principal herramienta; sin embargo el desafío está en lograr la atención del espectador, y la cantidad excesiva de publicidad que las personas reciben crean una resistencia lo que dificulta aun más su labor (Altonivel, 2012). Crear campañas no implica sólo transmitir anuncios; ahora es necesario interactuar con el consumidor y como ejemplo podemos ver la utilización de medios no masivos o de la llamada BTL o publicidad no convencional, que se vincula de una manera mas segmentada y directa con los consumidores. (Navarro Gutiérrez, 2007) La industria cultural que se manifiesta en la sociedad se ve reflejada en las creaciones de las empresas, donde producen lo que el consumidor exige bajo la filosofía del Marketing que dicta que el cliente siempre tiene la razón y donde el miedo al fracaso limita a las empresas a experimentar algo drásticamente novedoso. Ello resulta, sin embargo, paradójico, ya que la competitividad del mercado exige cambios permanentes.

En efecto, para Hobsbawm (1969): “a menudo se asume que la economía de una empresa privada tiene una inclinación hacia la innovación, pero no es así. Tiene un sesgo sólo hacia el beneficio”.

Toda empresa busca ganar y para ello ofrece lo que el mercado demanda. La educación misma tiene como objetivo crear personas productivas en la sociedad y son medidas y premiadas en base a su capacidad. Sin embargo, es necesario saber que todos son capaces; la diferencia radica en que no es el mismo talento. El principal problema es que cada niño es educado y preparado bajo un mismo régimen, acotando otro tipo de capacidades que puede tener y deben ser desarrollarlas.

El ser humano desde pequeño posee una alta curiosidad por aprender, y es el deber de la sociedad brindarle las herramientas necesarias para que ese aprendizaje se vuelva satisfactorio y no sea una obligación que desgaste la curiosidad y motivación de la persona por aprender. Lograr el éxito no significa producir lo mismo durante un tiempo prolongado; el éxito se basa en incentivar la creatividad para obtener mejores resultados, pero ¿qué pasará cuando ocurra lo que Bustamante (2011) denomina “la ola de la creatividad” que es “imparable” y, según él, “tendrá éxito durante cierto tiempo”? ¿Existe algún límite para la creatividad? Es seguro que toda actividad tiene mejores resultados si es realizada con interés, y que la creatividad será cada vez mayor si se práctica en actividades de interés propio. La búsqueda de interés de otros trae como resultado la apatía por buscar mejores resultados.

Por ello, es importante que en la educación de las personas desde temprana edad se incentiven y desarrollen sus capacidades para obtener personas capaces y satisfechas.

En la industria publicitaria se ve claramente la ausencia creativa al momento de suplir una demanda innovadora y creativa, donde la copia sustituye la creación propia y original de esa solución. Un claro ejemplo de esta ausencia creativa son las publicidades similares o iguales, donde decir que fue una coincidencia se convertiría sólo en excusa.

Existen varios casos de publicidades iguales entre competidores; en dos publicidades, de Nissan y Toyota se advierte claramente su similitud. Si bien el producto es similar, no es justificación para que sus publicidades lo sean. Es aquí donde se puede destacar la importancia del valor agregado, buscando el posicionamiento a través de las características propias de la marca.

Conclusión

Es necesario hacer un cambio radical en la formación de las personas, y educar de manera creativa puede convertirse en una solución a este problema. Incentivar a los niños a esa búsqueda de conocimientos nuevos, a ser curiosos con lo nuevo, permitirá al mismo tiempo formar personas criticas de lo que reciben y se les exige. Las herramientas existen, sólo es necesario utilizarlas para intereses comunes y no individuales.

Si bien todos los conocimientos son importantes, una de las propuestas de la película La educación prohibida es la creación de un sistema integrador de todos los conocimientos, entendiendo que tienen relación entre sí, y agregando al programa aquellas actividades que le permitan al niño crear, potenciar sus talentos y sobre todo desarrollar su creatividad.

Esto permite al niño tener la posibilidad de hacerse cargo de sus propios actos. “El ser que puede dominarse, que puede pensar, que puede reflexionar, no necesita de un límite externo”. (Doin Campos, 2012) Fomentar profesionales conscientes y capaces de tomar decisiones correctas permitirá formar personas críticas y capaces de mejorar constantemente. La educación es importante, pero la familia forma parte de esa formación, por lo tanto es necesario reflexionar qué se está haciendo para formar los profesionales productivos y esperados en la sociedad.

Bibliografía

Alto nivel.com (2012). Marketing: el cliente moderno para Kotler. Recuperado el 25 de noviembre de 2012, de: http://www.altonivel.com.mx/el-cliente-moderno-para-kotler.html

Arendt, H. (diciembre de 2007). Crisis en la educación. En Claves del Pensamiento, vol. I, n°. 2. Tecnológico de Monterrey.

Bustamente, E. (2011). ¿La creatividad contra la cultura? En: Albornoz, L.(comp.) Poder, medios, cultura. Buenos Aires: Paidós.

Doin Campos, G. (2012). La Educación prohibida. [Película]. Buenos Aires.

Gonzáles, V. (2001). Estrategias de aprendizaje y enseñanza. México DF: Editorial Pax. P. 2

Muñoz, J. (1994). El pensamiento creativo. Buenos Aires: Ediciones Octaedro. P.13.

Navarro Gutiérrez, C. (2007). Creatividad Publicitaria eficaz. Madrid: Editorial ESIC. P. 167.

Ojo científico.com (2012). Los mil intentos fallidos de Thomas Alva Edison. Recuperado el 25 de noviembre del 2012, de: http://www.ojocientifico.com/3957/los-mil-intentos-fallidos-de-thomas-alvaedison


La educación prohibida ¿Afecta el sistema educativo a la creatividad? fue publicado de la página 81 a página83 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº53

ver detalle e índice del libro