Estudiantes Internacionales Estudiantes Internacionales en la Universidad de Palermo Reuniones informativas MyUP
Universidad de Palermo - Buenos Aires, Argentina

Facultad de Diseño y Comunicación Inscripción Solicitud de información

  1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº23 >
  4. El violín de mi abuelo

El violín de mi abuelo

Kondratiuk, Mariano

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº23

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº23

ISSN: 1668-5229

Proyectos Jóvenes de Investigación y Comunicación. Proyectos Ganadores.

Año V, Vol. 23, Junio 2009, Buenos Aires, Argentina | 95 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Síntesis

En junio de 1975, mi abuelo presenta su renuncia a su cargo de Secretario de Asuntos Jurídicos de la Presidencia de la Nación, en ese momento comandada por Isabel Perón, pero acaparada por el grupo creador de la Triple A, organizado por José Lopez Rega.

Su renuncia surge a raíz de su rechazo a proseguir con un sumario interno tendiente a expulsar a dos trabajadores de Presidencia, luego de descubrir que se trata de una causa armada, con testigos falsos. Al denunciar estos hechos es sometido a diversas clases de amenazas y presiones verbales y físicas que desembocan en su renuncia. Sin embargo, estuvo lejos de adquirir la forma de un telegrama. En una carta de cuatro carillas, no solo detalla las irregularidades de la causa sino que finalmente usa dos carillas para denunciar a los peronistas de aquel entonces, tildándolos de traidores de los mismos ideales que los llevaron a ser el movimiento nacional que alguna vez fueron, transformando su renuncia en una pequeña obra de colección histórica.

Mi abuelo había abrazado al peronismo siendo un cabo suboficial del ejército argentino, entusiasmado por las ideas de justicia e inclusión social que promovía el nuevo movimiento y había permanecido fiel a esas ideas durante más de 30 años.

Durante esos años había ascendido profesionalmente hasta el máximo grado como suboficial, había sufrido la proscripción laboral durante 18 años desde la instauración de la denominada Revolución Libertadora y vuelto a trabajar ahora en la mismísima Presidencia, una vez dictada la ley de amnistía con la vuelta del Peronismo al poder. Era el momento de reemprender el camino perdido, pero sin embargo, él vislumbra con dolor que el movimiento está agotado y por lo tanto decide renunciar a su trabajo mostrando su sentido de cohesión entre sus ideales y su trabajo. Si el movimiento pierde sus ideales, no tiene sentido seguir sirviendo a quienes lo han dejado caer. Esta cohesión no es sólo ideológica, sino que se va enriqueciendo año a año al compartir sufrimientos, alegrías, traiciones y valentías con un movimiento que termina transformándose en parte de uno mismo. El sentido de este trabajo es trazar el paralelismo entre la vida de mi abuelo y las idas y vueltas del peronismo, a fin de dar el marco necesario para leer con plenitud su renuncia, que constituye el centro de este trabajo. Atento a que en los muchos años en que pude gozar de mi abuelo nunca me habló de ideologías ni de actos de valentía, sino que simplemente me contaba anécdotas, como si aquellos fueran algo natural para él, el trabajo está planteado como una comunicación con él donde quiera que esté, solicitándole que me corrija en cualquiera de mis interpretaciones sobre sus sensaciones en cada parte de su vida con el peronismo.

Conclusión

Las conclusiones de este trabajo van surgiendo a través del relato, en todo momento, en cada etapa histórica por la que atraviesa.

Sin embargo, podría englobar a todas ellas en los conceptos que intento verter al cierre del relato principal.

Se trata de la vida de una persona simple, enmarcada en una muy compleja parte de nuestra historia y de cómo esta persona privilegia el principio de solidaridad con los demás a la comodidad de permanecer en un puesto merecido y acomodado, mostrando a su vez que la ciega “obediencia debida” a un movimiento no es cuestión de lealtades sino de cobardías.

Hoy en día el ejemplo de mi abuelo nos resuena más que nunca, acostumbrados como nos han dejado los nuevos tiempos neoliberales al fundamentalismo del éxito individual y la pérdida de significatividad de los valores de cooperación que antaño profesaba gran parte de nuestra sociedad, recién bajada de los barcos que venían de Europa o de los trenes desde el interior del país.

Para un país donde hay madres héroes organizando comedores y escuelas en todas las denominadas “villas miserias” del país que nos dejó de herencia la nueva economía de mercado, pero en el cual los medios de comunicación nos imponen como ejemplo de éxito a las no fortuitamente denominadas “modelos”, exponiendo su mercancía alrededor de un caño, aquí está la renuncia de mi abuelo. Que la disfruten.


El violín de mi abuelo fue publicado de la página 25 a página25 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº23

ver detalle e índice del libro