1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. Educación y salud La insuficiencia social

Educación y salud La insuficiencia social

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII [ISSN: 1668-1673]

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

[descargar en PDF ]

[ver índice ]

[Ver todos los libros de la publicación]

[+] compartir


Buteler, María Eugenia

Un hombre va a ver a un psicólogo porque cree ser un
grano de maíz y teme que las gallinas lo coman. Tras
meses de terapia el hombre es dado de alta y al poco
tiempo el psicólogo recibe una llamada:
- Hola doctor, soy yo, el que se creía grano de maíz.
- Sí, ¿qué pasa?
- Bueno, pasa que ahora yo ya sé que soy un hombre y
no un grano de maíz… pero la gallina… ¿lo sabe?


Vivimos en una sociedad cada vez más paranoica, cada
vez más insegura, cada vez más sitiada en un mundo
adonde la velocidad reduce las distancias hasta tornarlas
insignificantes y hace imposible e inútil levantar
muros tras los cuales sentirse a salvo.
La palabra sociedad viene de socius que a su vez viene
de soquios = “hombre, compañero, camarada” de sequor
“acompaño, sigo”1. ¿Quién es mi compañero, a quién
sigo, adónde?
Educar es una palabra que en su etimología está
compuesta por e y ducere, guiar, conducir. ¿Quién guía,
a quién, adónde?
Durante mucho tiempo el lugar del conductor estuvo en
los sacerdotes y doctores, sean estos médicos, abogados
o profesores, su autoridad no se cuestionaba. Ellos sabían
adónde había que ir y eran ellos los conductores indiscutidos.
Sin embargo, en Modernidad Líquida, Bauman
plantea que hoy “en ausencia de una Oficina Suprema
(o, más bien, en presencia de muchas que rivalizan por
la supremacía, ninguna de las cuales tiene gran posibilidad
de ganar la competencia), el tema de los objetivos
vuelve a estar sobre el tapete, destinado a convertirse en
causa de grandes agonías y vacilaciones, a debilitar la
confianza y a generar un sentimiento de irremediable
incertidumbre y, por lo tanto, de perpetua angustia”2.
Entonces, ¿adónde vamos? ¿Y quién decide? Dice
Bauman, “cuando las autoridades son muchas, tienden
a cancelarse entre sí, y la única autoridad efectiva es la
de quien debe elegir entre ellas”3.


[I can’t get no] satisfaction

Ya no hay a quién echarle la culpa, y así, sin objetivos
ni autoridad más que uno mismo, llegamos a la hipótesis
de Alain Ehrenberg: “la depresión nos instruye sobre
nuestra experiencia actual de la persona, pues es una
patología de la sociedad en la que la norma ya no se
funda en la culpabilidad y la disciplina, sino en la
responsabilidad y en la iniciativa”.4
El deprimido es un hombre atascado en la insuficiencia,
en la impotencia misma de vivir. La propia palabra
suficiente está compuesta de sub, so, y facere, hacer.5
Lo que se hace no alcanza, está por debajo de lo deseable.
¿Qué es lo deseable entonces?
Ya en 1931 Walter Benjamin habla en Desembalo mi
biblioteca (discurso sobre la bibliomanía) sobre un tipo
de insuficiencia: la insatisfacción.
“(...) Entre todos los modos de procurarse libros, el más
glorioso es escribirlos uno mismo (...) Los escritores son
en realidad personas que escriben libros no porque sean
demasiado pobres para comprarlos, sino sobre el trasfondo
de una insatisfacción frente a las obras que podrían
procurarse y que no les complacen (...)”.
Y es Ehrenberg quien mejor describe la patología de la
insuficiencia. Él sostiene que la locura es la contracara
de un sujeto racional, la neurosis freudiana la de un
sujeto conflictual, la depresión la de un individuo que
es solamente sí mismo y, en consecuencia, jamás suficientemente
sí mismo, como si corriera permanentemente
detrás de su sombra, sombra de la cual depende6.
Manías, patologías, depresión y dependencia, todas
ellas pertenecen a un sujeto enfermo jamás suficientemente
satisfecho con su identidad.


Del doctor al personal trainner

Para Bauman, la salud, al igual que todos los otros conceptos
normativos de la sociedad de productores, traza
y protege el límite entre “normal” y “anormal”. La salud
es el estado correcto y deseable del cuerpo y el espíritu
humanos.
En una sociedad no ya de productores sino de consumidores
no hay referencias para medir el estándar de
conformidad. Si la sociedad de productores establece
que la salud es el estándar que todos sus miembros
deben cumplir, la sociedad de consumidores blande
ante sus miembros el ideal de estar en forma7.
Estar en forma significa tener un cuerpo flexible y
adaptable, si la salud es un tipo de estado de equilibrio,
estar en forma implica una tendencia hacia el “más”,
al potencial de expansión. Richard Sennett8 también
observador agudo de la realidad marca esta tendencia y
la ilustra refiriéndose a la nueva forma de evaluar en
los concursos de música. Ya no se trata de calificar la
performance del candidato, se hace necesario tener
dotes de adivino para anticipar la capacidad potencial
de cada uno.
Lo dice también Antelo, “Nadie parece preguntar, antes
de actuar, por el deber, lo prohibido y lo permitido, la
ley y/o la norma. En su sitio, los actos parecen obedecer
un único mandato, el de la capacidad y la competencia.
(…) Esta acción liberada del peso de prohibiciones no
sólo se encuentra pronto con sus reversos deficitarios,
sino que ofrece otra economía relacional: para medir
una capacidad, no se precisa de otros”9.


Preparados, listos…
La definición médica de insuficiencia es “Incapacidad
de un órgano para llevar a cabo sus funciones adecuadamente”
10. Dos palabras llaman la atención: incapacidad,
y adecuadamente. Incapacidad, porque no puede, y la
impotencia es la característica propia del deprimido;
adecuación porque, como sostiene Bauman, en la
sociedad de hoy la principal preocupación es la
adecuación: “estar siempre listo”11.
¿Incapaz de qué? De moverse, de cambiar, de comprar,
de adaptarse, de aprovechar las nuevas oportunidades.
¿Estar listo para qué? Bueno, eso es lo que no se sabe así
que uno debe procurar estar listo para lo que sea, y para
eso, lo mejor es andar liviano. Y el otro pesa.
La pregunta central es entonces ¿cómo es una sociedad
sin otros? La respuesta la dio Aristóteles: “un hombre
que no puede vivir en sociedad, o que no tiene necesidad
de hacerlo por ser autosuficiente, es o bien un animal o
un dios”12.
En una sociedad sin otros vivimos como animales o
como dioses. Si pensamos que somos animales, basta
con leer a Moreno para entender que lo humano del
humano es, desde el punto de vista biológico, una falla
de su animalidad13. Cada especie animal tiene inscripta
en su código genético cómo comportarse frente a cada
situación. A nosotros nos falló el chip; como animales
nos va muy mal. Si pensamos en cambio que somos
dioses, algo debe estar fallando también en un mundo
adonde todos los días se denuncian nuevas enfermedades
sociales que no hacen más que demostrar que no
somos autosuficientes.
“No man is an island”14, no en un mundo globalizado
adonde no hay ya un afuera adonde expulsar al otro, no,
más allá de toda duda, después de los acontecimientos
del 11 de septiembre15.


Del educador al coach
Si hablamos de educación, tendremos que hablar de
pedagogía, y toda pedagogía carga con su niño a cuestas16.
Sin embargo, la definición de pedagogía se ha ido
extendiendo en el tiempo: lo que empezó con el niño
ha llegado a los adultos y se está desarrollando hacia la
tercera edad. La pedagogía se ocupa de la escuela, pero
también de la familia, de los medios de comunicación
y de todas las otras instancias o agencias que “educan”,
aunque no lo sepan17.
Y si educar es hacerse cargo, es conducir, al foro, al monasterio,
a la escuela, al shopping, a sí mismo, a tal o cual
estadío de desarrollo, a la perdición, a la salvación o
donde se termine por querer18, en la sociedad posmoderna,
carga y conductor son la misma persona: uno mismo.
Uno es el que decide los fines, uno el que se debe
procurar los medios, uno el único responsable. En
palabras de Bauman, “todo recae ahora sobre el individuo,
sólo a él le corresponde descubrir qué es capaz
de hacer, ampliar esa capacidad al máximo y elegir los
fines a los cuales aplicar esa capacidad – o sea, aquellos
que le produzcan la mayor satisfacción.”19
Todo se reduce a eso, y para ello, nada mejor que un
coach, especialista en logro de resultados, no importa
cuáles, no importa en qué ámbito, el objetivo es ir por
más, siempre.


No voy en tren...
Charly García puede decir que no necesita a nadie
alrededor pero hasta nuevo aviso, todos los seres humanos
necesitamos al nacer de alguien que nos cuide. Al
nacer, al crecer, al morir también. El ser humano se
hace humano en el contacto con el otro, es a partir del
otro que se construye y destruye en un ir y venir, un
devenir que es la vida misma.
Es cierto que la tecnología va cambiando la forma de
relacionarnos. Es cierto que no es lo mismo una carta que
un chat, un libro que un blog, un nombre que un nick;
pero también es cierto que a pie, a caballo, en tren o en
avión, algo hay en la naturaleza del hombre que lo lleva
a salir, a buscar, a moverse. Y en el camino, vaya adonde
vaya, probablemente haya un otro, que lo obligue, lo
seduzca, lo motive o lo inspire. Siempre habrá otro y el
otro será problema o solución, o ambas.
La cuestión será quizás si es amigo o enemigo, si es
hombre o gallina, si habrá que saludarlo o matarlo por las
dudas.


Quo vadis
La palabra saludo y salud tienen el mismo origen.
Saludarnos y convivir saludablemente es una opción
nada despreciable frente al vivir paranoico y depresivo,
nuestro pan de cada día.
Durante siglos fue la religión la encargada de cuidar y
enseñar a los otros, con el tiempo, fue el Estado el que
se hizo cargo. Hoy la tecnología y los mercados hacen
que las fronteras no lo sean y, como dijo Kant20 al reparar
en que el mundo es redondo, la perfecta unificación de
la especie humana a partir de la ciudadanía común es
el destino que la Naturaleza ha elegido para nosotros.
Bauman lo toma y dice: “en efecto, si la ética, como
quería Kant, es obra de la razón, entonces la hospitalidad
es, debe ser o será tarde o temprano la primera
regla de la conducta de una humanidad guiada por la
ética”21. Sennett habla por su parte de reconocimiento,
como algo recíproco que fue justamente introducido en
el marco jurídico al referirse a los extranjeros22, y de
autonomía como el proceso que se caracteriza por la
identificación y la diferenciación con respecto a otro
aceptando sobretodo que pueda no entenderlo23.
La pregunta del principio, el adónde del sequor, del
ducere, parece enfrentarnos con nuestra insuficiencia
actual para definirlo y la opción entonces se hace clara
e ineludible: Hospitalidad u hospital para todo el mundo.


Notas
1 http://culturitalia.uibk.ac.at/hispanoteca/Foropreguntas/
Archivo-Foro/Sociedad.htm
2 Bauman, Zygmunt (2003). Modernidad Líquida. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica. p. 67
3 Bauman, Sigmund. Op. Cit. p. 70
4 Ehrenberg, Alain (2000). La fatiga de ser uno mismo.
Depresión y Sociedad. Buenos Aires: Ediciones Nueva
Visión. p. 16
5 Monlau, Pedro Felipe (1946). Diccionario Etimológico
de la lengua castellana. Bs. As.: Joaquín Gil. 3ra edición.
6 Ehrenberg, Alain. Op. Cit. p. 262
7 Bauman, Zygmunt. Op. Cit. p. 83
8 Sennett, Richard (2003). El Respeto. Barcelona:
Anagrama. p. 101
9 Antelo, Estanislao (2005). ¿No hables con extraños?
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la
Nación. Dirección Nacional de Gestión Curricular y
Formación Docente. Área de Desarrollo Profesional
Docente. Cine y Formación Docente.
10 WordReference.com. 2006
11 Bauman, Zygmunt. Op. Cit. p. 83
12 Aristóteles. Politics. Everyman, 1959. Traducción de
John Warrington. p. 8
13 Moreno, Julio (2002). Ser humano. La inconsistencia,
los vínculos, la crianza. Bs. As.: Libros del Zorzal. p. 22
14 La frase, “No man is an island”, es del poeta inglés
John Donne (1572-1631): For whom the Bell Tolls.
15 Bauman, Zygmunt (2004). La sociedad sitiada. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica. p. 140
16 Antelo, Estanislao (2006). Algunos problemas sobre
el “niño de la pedagogía“ p. 1
17 Carusso, Marcelo; Dussel, Inés (2000). La invención
del aula. Una genealogía de las formas de enseñar.
Buenos Aires: Santillana. p. 18
18 Antelo, Estanislao. Op. Cit. p. 3
19 Bauman, Zygmunt (2003). Modernidad Líquida.
Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. p. 68
20 Kant, Immanuel (1784). Idea de una historia universal
en sentido cosmopolita.
21 Bauman, Zygmunt (2004). La sociedad sitiada. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica. p. 138
22 Sennett, Richard (2003). El Respeto. Barcelona:
Anagrama. p. 65
23 Sennett, Richard. Op. Cit. p. 129
Bibliografía
- Antelo, Estanislao (2006). Algunos problemas sobre
el “niño de la pedagogía”
- Antelo, Estanislao (2005) ¿No hables con extraños?
Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la
Nación. Dirección Nacional de Gestión Curricular y
Formación Docente. Área de Desarrollo Profesional
Docente. Cine y Formación Docente.
- Bauman, Zygmunt (2004) La sociedad sitiada. Buenos
Aires: Fondo de Cultura Económica.
- Bauman, Zygmunt (2003). Modernidad Líquida.
Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
- Carusso, Marcelo; Dussel, Inés (2000). La invención
del aula. Una genealogía de las formas de enseñar.
Buenos Aires: Santillana.
- Ehrenberg, Alain (2000). La fatiga de ser uno mismo.
Depresión y Sociedad. Bs. As.: Ediciones Nueva Visión.
- Monlau, Pedro Felipe (1946) Diccionario Etimológico
de la lengua castellana. B.s As.; Joaquín Gil. 3ra edición.
- Moreno, Julio (2002). Ser humano. La inconsistencia,
los vínculos, la crianza. Buenos Aires. Libros del Zorzal.
- Sennett, Richard (2003). El Respeto. Barcelona:
Anagrama.



Enviar a un amigo la publicación

Tu nombre:    Tu e-mail:


Info de tu amigo

Apellido:    Nombre: *

E Mail: *       Sexo: * Femenino | Masculino

Comentarios:

  • Educación y salud La insuficiencia social fue publicado de la página 50 a página52 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII
  • [ver detalle e índice del libro]

VERSITIOSDC

Prohibida la reproducción total o parcial de imágenes y textos. Términos y Condiciones