1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII >
  4. Arte contemporáneo Importancia en la formación de diseñadores del siglo XXI

Arte contemporáneo Importancia en la formación de diseñadores del siglo XXI

Berkoff, Silvia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ISSN: 1668-1673

XV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2007: "Experiencias y Propuestas en la Construcción del Estilo Pedagógico en Diseño y Comunicación"

Año VIII, Vol. 8, Febrero 2007, Buenos Aires, Argentina. | 353 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Los Talleres de Reflexión Artística en las carreras de diseño proporcionan a los estudiantes un conocimiento básico imprescindible sobre la historia del arte, desde la antigüedad hasta mediados del siglo pasado. Sin embargo - lamentablemente- no existe dentro de los planes de estudio ninguna materia que se ocupe del arte contemporáneo, que se inicia en 1960, hasta la actualidad.

La década de los ´60 del siglo XX fue un período de ampliación radical del concepto de arte, comparable en diversidad e importancia fundacional al surgimiento de las vanguardias a principios de ese mismo siglo. El pop, el arte conceptual, el minimal, el land art, los happenings, la performance, el video arte y el body art, se desarrollaron simultáneamente, extendiendo enormemente la variedad de lenguajes y espacios de las artes.

Este “concepto ampliado de arte”, según la expresión de Joseph Beuys, llevó gradualmente a una artistización de la vida cotidiana, haciendo cada vez más permeables las fronteras entre las artes y los diseños, la publicidad, la moda, los grandes espectáculos y hasta los medios de comunicación.

Los comienzos de la posmodernidad trajeron consigo nuevas estructuras sociales, nomadismo y mestizaje cultural. Los vertiginosos avances de la ciencia y la biotecnología obligan a redefinir el ser humano, los conceptos de vida y muerte, y los modelos conocidos de realidad. Los idiomas nacionales se contaminan y se mezclan, y una nueva lengua invade todas las esferas de la actividad humana: el lenguaje informático.

Todas las manifestaciones de la cultura están en continua evolución, un proceso de hibridación que no puede dejar de afectar a los lenguajes artísticos, que a su vez también se mezclan y contaminan hasta formar uno solo, que se basa en utilizar todo lo que el artista considere adecuado. Se inventan nuevas definiciones, prácticas y medios. La universalidad cede su lugar a transversalidades múltiples.

La pluralidad de miradas, lenguajes y medios, lleva al arte a poner a prueba sus propios límites.

Así vemos, por ejemplo, artistas que usan su propio cuerpo como soporte de su obra, aun a riesgo de vida, como Marina Abramovic y Gina Pane, cuyas performances incluyen herirse o ser agredidas.

Otros utilizan el cuerpo de otras personas, reducido a la categoría de objeto, como material de trabajo. Es el caso de Santiago Sierra, que presenta trabajadores migrantes sentados durante horas dentro de cajas de cartón, para denunciar sus duras condiciones de vida. Vanessa Beecroft, que trabaja sobre los estereotipos del mundo de la moda, realiza “instalaciones” con modelos desnudas o vestidas de soldados.

La artista francesa Orlan se somete a sucesivas cirugías plásticas para reconfigurar su identidad. Algunos artistas abordan el campo del diseño, creando objetos o accesorios para ser usados por los habitantes de las grandes concentraciones urbanas, incluso por aquellos que quedan fuera del sistema. Por ejemplo, Andrea Zittel diseña “unidades de vivienda” que ocupan el espacio de un armario y se despliegan, conteniendo todo lo básico necesario para la vida cotidiana. Krisztof Wodcziko crea carritos para homeless que sirven al mismo tiempo para trasladar efectos personales y para dormir.

Otros realizan intervenciones en el espacio público, utilizando canales de difusión propios de la publicidad, como las carteleras de Barbara Kruger, quien con imágenes y frases pone en evidencia estereotipos sociales y sexuales. También se apropian de la señaléctica urbana, como en el caso del grupo argentino Arte Callejero, que a través de sus señales realizó “escraches” a genocidas.

El colectivo artístico Guerrilla Girls realiza acciones de contenido político, como pegatinas de afiches y reparto de volantes denunciando la discriminación en los circuitos artísticos hacia las mujeres y las minorías. También existen obras absolutamente efímeras, de las cuales sólo queda el registro fotográfico o fílmico. Es el caso de las explosiones con pólvora realizadas por Cai Guo-Qiang, o las fogatas del argentino Juan Doffo. Finalmente, hay obras creadas y difundidas a través de la red, sin ningún soporte material.

La historia del arte tradicional ya resulta insuficiente para comprender el complejo mundo actual. Por esto es fundamental crear una nueva materia, transversal a todas las carreras de diseño, donde los y las futuros fotógrafos, escenógrafos, diseñadores gráficos, industriales, de indumentaria y vestuario teatral, puedan trabajar juntos, como ya lo hacen los y las profesionales de las artes y los diseños. Es imprescindible el contacto con la escena artística actual, también a través de trabajos de campo, visitando galerías y museos de Buenos Aires, cuya oferta, en cantidad y calidad, es extraordinaria. Existe la necesidad imperiosa para nuestros estudiantes de reflexionar sobre las cuestiones que plantea el arte contemporáneo: La redefinición del cuerpo humano y la identidad, la transnacionalidad, las articulaciones entre el arte y los movimientos sociales y políticos, la posición de artistas de países periféricos frente a los circuitos hegemónicos, el cuestionamiento de los conceptos de autoría y obra original, la disolución de las fronteras entre las disciplinas artísticas, entre otras. Hay nuevas visiones, nuevas necesidades, nuevas relaciones y nuevos espacios donde los y las artistasdiseñadores deberán insertarse. Las nuevas funciones que deberán cumplir serán híbridas y mestizas como el mundo posmoderno.


Arte contemporáneo Importancia en la formación de diseñadores del siglo XXI fue publicado de la página 39 a página40 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VIII

ver detalle e índice del libro