1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº22 >
  4. La intervención del Diseño en la representación de la información cultural: Análisis de la gráfica de los suplementos culturales de los diarios.

La intervención del Diseño en la representación de la información cultural: Análisis de la gráfica de los suplementos culturales de los diarios.

Galanternik, Noemí

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº22

Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº22

ISSN: 1668-0227

Ensayos

Año VII, Vol. 22, Noviembre 2006, Buenos Aires, Argentina | 136 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A través del relevamiento de los suplementos culturales de los principales diarios de Buenos Aires, la investigación aborda la problemática de la relación entre el Diseño y la cultura. Las noticias de los hechos culturales en forma de información –

El trabajo de investigación ha sido realizado en el marco del Programa de Becas de Posgrado del Centro de Estudios en Diseño y Comunicación de la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo.

El Diseño, a través de la historia, fue utilizado política y económicamente para el desarrollo de algunas naciones e ideologías. Según el período histórico, es mayor o menor el rol que cumple, ya sea a favor o en contra del poder. En ciertos momentos, quizás de forma poco evidente, cumple igualmente un papel legitimador de modelos y poderes económicos. El “estilo” es una consecuencia de factores económicos, sociales, políticos o filosóficos.

El Diseño refleja la cultura, por un lado en su representación en piezas gráficas y por el otro interviene en la construcción de la misma. Mientras la mayoría de la gente lee el diario, no percibe la manera en la cual la presentación de la información, a través de las fotografías, ilustraciones y puesta en página, los va “formando”. El Diseño tiene la posibilidad de influir en el contenido de la pieza.

Los suplementos culturales conforman un espacio destinado por los diarios para interpretar, difundir, criticar y comentar los sucesos culturales. Dentro de los suplementos culturales se pueden encontrar noticias de hechos culturales en forma de información, reportajes, entrevistas, crónicas, comentarios, críticas, guías de actividades, también pueden contener trabajos de creación literaria, como cuentos o ensayos. Estas secciones se van ampliando con la incorporación de los suplementos de cultura “joven” y en relación a sus versiones.

La diferenciación del público joven nace en la década del ‘60, en la cual asume características que lo diferencian del público “adulto” e incluso se oponen a él. Esta situación aumenta en los años ‘80 en la cual los grupos son cada vez más exclusivos y diferenciados y se ve reflejado en el lanzamiento de los suplementos de cultura joven de los diarios argentinos en los ‘90.

Los suplementos culturales de la prensa se sitúan en un lugar complejo en el cual se plantea la situación de intermediar entre la especialización de los contenidos que se manejan y la circulación masiva del medio en el cual se inscriben.

El objetivo del trabajo es determinar cómo está representada gráficamente en el diario la información cultural y de qué forma el diario representa a la “cultura” a través de sus suplementos. A qué valores responde, cuáles son los temas que incluye y de qué forma son tratados gráficamente.

Línea histórica

• Relevamiento de los suplementos culturales de los principales diarios. Aparición de los suplementos dedicados a la cultura joven en los grandes diarios: El Sí de Clarín, el No de Página/12, y Vía Libre de La Nación. Relación con el contexto en el que se generan.

El suplemento cultural de La Nación, fue dirigido en diferentes momentos por Arturo Cancela, Enrique Méndez Calzada y Eduardo Mallea. El primer suplemento fue lanzado en 1902 y se caracterizaba por ser un suplemento ilustrado.

El primer suplemento cultural de Página/12 se llamó Primer plano. Se lanzó en el año 1987, contando como editor con Tomás Eloy Martínez, y se transformó en Radar en el ‘96.

Primer plano fue un espacio en el cual confluyeron pensadores y escritores que volvían al país con la democracia. La temática principal del suplemento se relacionaba con la literatura. El contenido y el diseño de Radar son un poco más “arrevistados”. La temática de las notas se amplia, otorgándole jerarquías similares en distintos momentos al cine, la música, el teatro y las artes plásticas. Sin embargo, la literatura mantiene un lugar privilegiado, ya que Página/12 cuenta también con un suplemento literario llamado Radar libros. En los años ‘90 nacen los suplementos jóvenes de los diarios, el Sí, el No y Vía Libre, que primero se llamó La Nación Rock.

• Análisis del desarrollo de la tipografía para diarios a través de la historia.

Éste se realizó para establecer, a partir de él, las características que debe tener una fuente para diarios impresos actualmente.

La tipografía para texto que se utiliza en los diarios impresos tiene su origen en los aspectos técnicos del soporte y la impresión. El desarrollo del diseño tipográfico y los avances de las máquinas de impresión y composición se vieron influenciados por la necesidad de velocidad en la producción. Otra característica de este medio es la necesidad de economizar espacio y lograr legibilidad en fuentes con cierto grado de condensación y en cuerpos pequeños.

Los historiadores tipográficos tendieron a despreciar las tipografías para diarios, fueron prácticamente dejadas de lado en la historia. Desde que la inspiración del período expansionista de la post guerra civil norteamericana estaba puesta en la mecánica, la estética del Diseño de fuentes era muy poco considerada.

Por lo tanto, la mayoría de las tipografías para libros y diarios parecían tener características iguales, difícilmente mejorando la herencia de las letras clásicas. Antes de la utilización de la máquina de Ottmar Mergenthaler, que industrializó la composición en 1884, la mayoría de los diarios del Siglo XIX estaban compuestos en tipografías que pueden encuadrarse en el término modern romans.

Con la introducción de la prensa rotativa, los ojos de las letras se empastaban, por lo cual Linotype buscó una fuente que resistiera y comenzó a utilizar en 1925 el tipo Iónico de 1840.

En los años ‘20 y ‘30 se produjeron grandes avances en relación a la velocidad, ventaja que a su vez generó algunos defectos, como empastes en determinadas zonas de las letras. En 1931, Griffiths realizó una investigación para Linotype que dió como resultado el Excelsior, diseñado específicamente para su utilización en periódicos.

Los diseñadores de fuentes para diarios a través de la historia, se encontraron con necesidades técnicas que fueron generalmente incompatibles con la estética tipográfica. Cada innovación a nivel tecnológico generó problemas a resolver para el diseño de fuentes.

Se desarrolló un catálogo de las fuentes diseñadas especialmente para diarios a través de la historia y los avances tecnológicos. Se realizó una descripción de sus características con el objetivo de proporcionar categorías aplicables en el análisis de las fuentes en estos casos.

• Análisis de las ilustraciones y caricaturas.

Principales ilustradores que influyeron en la identidad del suplemento. Comparación con las utilizadas en el resto del diario y demás suplementos. Los avances tecnológicos permitieron en el siglo XX, sobre todo a partir de los años ‘20, que los suplementos incorporaran la ilustración y la fotografía. En los últimos años surgió la posibilidad de utilizar el color y una mayor calidad en la reproducción de las imágenes. En 1902, cuando el diario La Nación lanzó el suplemento ilustrado de los jueves, podía leerse: “La nota ilustrada correrá a la par de la palabra impresa, dando las artes gráficas forma nueva y más perfecta a la acción del periodismo, en su constante batallar por la difusión de las ideas y las informaciones.”

Las revistas habían incorporado las ilustraciones y fotografías con anterioridad. Ya en la década de 1880, se podían encontrar en publicaciones como El mosquito y Don Quijote dobles páginas con cari-caturas. Caras y caretas fue lanzada en 1898, a un precio muy accesible, y contaba con fotografías e ilustraciones en un nivel de lectura paralela al texto.

Según Rivera (1995), los pintores y dibujantes que colaboran en un suplemento definen una “estética” propia que genera una identidad determinada. Las ilustraciones conforman un registro de la ”atmósfera” y los estilos artísticos de la época y a la vez, tienen la capacidad de sugerir una segunda lectura desde la perspectiva de su autor.

“El doble circuito visual de lo plástico y lo fotográfico convirtió a los suplementos en una suerte de auténtico museo cotidiano, en el que pueden rastrearse simultáneamente la producción de talentosos artistas e ilustradores -y en este sentido constituyen una impensada summa artis que es a la vez una historia de la ilustración y de las propias artes plásticas- junto con un gigantesco archivo iconográfico -casi imposible de pensar como un proyecto editorial unitario- que registra las huellas de décadas y décadas de actividad cultural.”

El suplemento Cultura y Nación de Clarín contó con las ilustraciones características de Hermenegildo Sábat. Además de este suplemento, Sábat dibujó para las secciones Política y Política Internacional de este diario desde 1973. Participó, desde su llegada a Buenos Aires desde Montevideo, en Primera Plana, en el suplemento La Opinión Cultural y en Crisis. Según Rivera (1995), Sábat se distingue por su capacidad de plantear a la ilustración como “periodismo”, otorgando al lector simultáneamente información y opinión. En los inicios del No, igual que ahora, se encontraba la tira FMérides truchas de Daniel Paz y en la última página, Clara de Noche. Las temáticas de la tira de Paz se relacionan generalmente con el rock, con guiños dirigidos a un lector más o menos “entendido”. Clara de Noche está protagonizada por una prostituta.

También contaba con las Postales de REP, que no aparecieron exclusivamente en este suplemento, también lo hicieron en la última página del diario Página/12, en la revista Página/30 y en otras publicaciones no relacionadas con el diario como Fierro, Caín y Humor.

De todas formas, las tiras y las ilustraciones de REP, se relacionan directamente con Página/12, aunque no únicamente con el No y Radar. La Nación Rock comenzó con una tira titulada Punk y circo.

Vía Libre estuvo durante un período relacio-nado con las ilustraciones y collages característicos de Martín Kovensky. En los ochenta, Kovensky participó en la llamada movida underground de la época, y publicó sus dibujos en medios como El Porteño, Crisis y Cerdos & Peces. Del ‘92 al ‘95 diseñó la revista Página/30 donde investigó la generación de imágenes utilizando el soporte digital. En 1998 comenzó a publicar sus dibujos en La Nación.

Selección de los diarios y suplementos.

• Construcción del Corpus.

Selección de los tres principales diarios de Capital Federal: Clarín, La Nación y Página/12.

Se seleccionaron para el análisis los suplementos donde se vuelca la información cultural.

Clarín: La Revista de cultura Ñ y el Suplemento Joven Sí.

La Nación: El Suplemento Cultura, el Suplemento.

Enfoques y Vía Libre.

Página/12: Radar, Radar Libros y el Suplemento No.

Estos ocho suplementos serán relevados durante dos meses. Calculando que los suplementos son semanales, se contaría con un total de 64 ediciones en este período. El objetivo será comparar y analizar estos suplementos. Tomando ese período de tiempo, se abordaron diferentes temas, tratando de abarcar distintas áreas de la cultura: 1. Festival de cine independiente de Buenos Aires.

2. Festival de cine de Mar del Plata.

3. 20 años de la muerte de Cortázar.

4. 10 años de la muerte de Cobain.

5. Dada y surrealismo, colección Schwarz, Malba.

Estos temas son abordados por los suplementos desde diferentes perspectivas, otorgándoles mayor o menor importancia, incluyéndolos en determinado suplemento del diario.

Análisis de la gráfica impresa.

Una decisión con respecto a cómo se presenta la información, ya sea en textos, infografías, cuadros, ilustraciones o fotografías, interviene en el contenido del suplemento.

El lector ya no lee ordenadamente todos los párrafos sino que escanea y elige qué leer. El punto de entrada de cada página es la fotografía con su epígrafe y luego el título. Se establecerá cuál es la “jerarquía” propuesta por el diario para sus suplementos.

Clarín presenta un Suplemento de Cultura Joven como el Sí y una Revista de Cultura como Ñ. Mientras que La Nación cuenta con Enfoques del País y del Mundo, Cultura que trata libros, autores y tendencias, y por último Vía Libre. Página/12, publica los suplementos Radar, Radar Libros y el No. A partir del análisis comparativo de los suplementos, se verá cómo es tratado gráficamente determinado tema y en cuál de los suplementos del mismo diario es incluido. Análisis de los casos más destacados.

Antecedentes.

• Diferenciación entre el carácter de “sección” y el de “suplemento”.

Los suplementos están integrados al cuerpo principal del diario en cuanto a la distribución, y pueden estarlo en mayor o menor medida con respecto al formato y la diagramación. Los contenidos son más específicos, en general tienen un equipo y un editor propio y una línea editorial que puede estar más o menos cercana a la del diario.

Según la mayoría de los investigadores, la revolución en la diagramación de los diarios se debe principalmente a la introducción de nuevas tecnologías, pero también a la competencia por parte de otros medios. Pero la realidad es que los periódicos en general fueron lentos en incorporar nuevas tecnologías.También tardaron en responder a la competencia generada por otros medios.

Las revistas utilizaron la fotografía mucho antes que los diarios, la televisión color era común veinte años antes que el color apareciera en las páginas del diario. Harold Evans, editor del Sunday Times, realizó un relevamiento de diferentes y significativos diarios en el Siglo XX: The Washington Post, Daily Express, Daily Mirror, New York Daily News y The Times. Los cambios en el diseño de los periódicos son un reflejo de las transformaciones en la sociedad. Según Evans, los archivos demuestran cómo “las innovaciones se transforman en tendencias y cómo las tendencias llegan a ser convenciones.”

En ese relevamiento, demuestra la influencia de las guerras en las tendencias del diseño. La identidad de los periódicos norteamericanos comenzó a hacerse fuerte a partir de la guerra con México y la fiebre del oro y de la Guerra Civil, a través de titulares mayores e ilustraciones.

Por ejemplo, el Washington Post colocó un titular en bandera, de tres líneas, cuando los bolcheviques rusos se apoderaron de Petrogrado en 1917. Presenta el caso del Daily Mirror, que fue el primero en explotar las ilustraciones en grandes tamaños y la doble página central para fotografías. El periódico fue revolucionario ya que dirigió su estrategia hacia las clases obreras, a través de artículos cortos, titulares grandes y mayor cantidad de fotografías.

La utilización de un lenguaje directo se ve reflejado en el diseño, a través de titulares grandes en tipografía sans serif.

Un estudio realizado por Barnhurst y Nerone sobre el cambio de las portadas de los diarios norteamericanos entre los años 1885 y 1985 reveló que las portadas a través de ese siglo se ordenaron y se volvieron menos densas. Una portada promedio actual posee menos temas y más blanco, lo cual resalta la importancia de cada tema. Las notas que figuran en la portada generalmente continúan a través de saltos a otras páginas.

Otro resultado que se obtuvo de este trabajo fue el número de palabras por página, que refleja una gran caída en los últimos años. Históricamente los cambios en el diseño de los periódicos fueron paulatinos, pero en los últimos años se aceleraron a tal punto que se puede hablar de una revolución.

La mayoría de los periódicos adoptaron todas las características del estilo “moderno”: Menor cantidad de columnas, ilustraciones prominentes, diagramación horizontal, menos historias, tipografía para titulares simplificada, incorporación de infografías y fotografías de gran tamaño en la portada.

Las tipografías utilizadas por los periódicos fueron cambiando no sólo debido a los avances tecnológicos y a las nuevas posibilidades que éstos generaban sino también según las tendencias. Hubo un incremento en los cuerpos utilizados para el texto. Según Mario García, los diarios se volvieron menos diversos, con un diseño más uniforme.

Las diferencias entre las fotografías seleccionadas es superficial. En definitiva, la coincidencia de estilo entre la mayoría de los diarios refleja posturas ideológicas similares. En este desarrollo, no se produjo un quiebre notorio a raíz de la introducción de nuevas tecnologías, incluso en algunos casos, los cambios en el diseño antecedieron a los tecnológicos. No depende de la tecnología haber reducido la cantidad de columnas ni utilizar más ilustraciones, ya que esto era posible desde los orígenes.

Sin embargo, la introducción de nuevas tecnologías fue siempre un incentivo para los cambios en los diarios. Un ejemplo de esto podría ser el rediseño del Wall Street Journal. En sus inicios, en 1889, estaba compuesto de cuatro páginas de texto en cuatro columnas en las cuales en pocas oportunidades aparecían imágenes. A pesar de haber crecido en contenidos y en nuevas secciones, de haberse convertido en el segundo diario de Estados Unidos y líder en la comunidad financiera, su línea general de diseño no cambió.

En el año 2000, el diario comenzó a realizar mejoras a nivel tecnológico. Renovaron sus prensas lo cual, además de agilizar la producción, generaba nuevas posibilidades como la mayor utilización del color, seccio-nes adicionales y páginas un poco más pequeñas.

Los cambios a nivel mecánico o tecnológico generaron la oportunidad de un rediseño del diario. Se contrató a Mario García como consultor, quien describió el proyecto como WED (Writing, Editing, and Design) concepto para definir el entendimiento y la integración de las disciplinas periodísticas. El proceso de rediseño involucró a periodistas, editores, diseñadores y artistas, que participaron en las discusiones que dieron dirección al rediseño, con la posibilidad de realizar comentarios y críticas en la etapa de los prototipos.

En general, la introducción de nuevas tecnologías se utilizó casi como una excusa, pero no fue la causa principal del cambio. Otro elemento que influyó fue la competencia. A partir de los años ‘40 los editores notaron que los lectores eran atraídos por la radio, las revistas de noticias y posteriormente la televisión. Así como la radio reorientó su estrategia hacia la especialización en música, los diarios decidieron imitar a su competencia, abriéndose hacia los cambios en el diseño.

La influencia de las revistas no fue siempre bien adaptada por los diseñadores de periódicos, como en el caso de la diagramación modular. Este tipo de diagramación consiste, en las revistas, en mantener la misma unidad de medida, ya sea un cuadrado o un rectángulo, que determina la escala y la ubicación de cada elemento de la página. En el caso de los diarios, no existe ese módulo, por lo cual termina siendo simplemente una rectificación del formato tradicional.

El diseño de los periódicos reflejan la tendencia en un nivel mayor del paso del estilo victoriano al estilo moderno. El diseño del siglo XX en general siguió al triunfo del estilo moderno, y en particular el diseño de periódicos siguió también esta tendencia. En los medios impresos, el estilo moderno impactó en primer lugar en la publicidad y en las revistas, luego lo hizo en los diarios.

La mayoría de los diseñadores e investigadores, invocando los cambios tecnológicos y la competencia de otros medios, desarrollaron una racionalización de lo que realmente fueron decisiones de estilo.Se produjo además una profesionalización, esto implicó una autoridad del experto o profesional para delinear el mundo para los lectores, para trazar un recorrido por la realidad.

El titular moderno le dice al lector el punto importante de la nota, los artículos son digeridos y organizados para el lector. La presentación de las noticias demanda orden, jerarquías y usabilidad. La tendencia en el diseño de un periódico responde en mayor medida a un estilo y a una ideología que a los avances tecnológicos y la competencia. El diseño legitima estilísticamente las tendencias culturales.

Análisis de la relación del suplemento con el cuerpo del diario.

La cantidad de páginas de las ediciones diarias aumentó, tendencia que responde a la necesidad de aumentar los espacios publicitarios y hacer frente a la competencia de otros diarios.

Se agregaron secciones y suplementos especializados, los cuales a su vez poseen portadas propias. Con el objetivo de ampliar el número de lectores, la estrategia de los diarios se basa en dividir la información en secciones dirigidas puntualmente a diferentes tipos de público.

Al comprar el diario, el lector paga por todas las secciones, aunque no sean de su interés. Ante esta situación, Clarín amplió y dividió sus suplementos hasta llegar a una especialización tal que se convirtieron en diarios independientes o suplementos opcionales pagos. El primer caso fue el diario deportivo Olé. El año pasado se lanzó la revista de cultura Ñ, y este año la revista PyME y el diario de arquitectura arq.

Comparación de categorías que se mantienen o son modificadas: el formato, la grilla, ancho de columnas, cuerpos tipográficos y titulares, tipo de papel. El formato juega también un rol importante en la definición de la identidad. En algunos países los tabloides son aún un sinónimo de prensa amarilla, en otros de prensa regional. Es importante que el formato pueda adecuarse a los contenidos y necesidades del suplemento.

En los tabloides como Clarín, existe el problema de la cantidad de páginas y la separación de los suplementos del cuerpo principal. Se hace más difícil saber dónde empieza cada suplemento. Generalmente tienen el mismo formato el diario y los suplementos y sus páginas son más numerosas.

Página/12 es un tabloide grande, pero sucede lo mismo en relación a los suplementos, aunque en este caso no cuenta con tanta cantidad de páginas. El formato sábana, como el de La Nación, permite agrupar las noticias con mayor coherencia, los suplementos se separan fácilmente pero es menos cómodo en su despliegue, según la situación. Existe la posibilidad de que el suplemento sea en diferente formato, como el tabloide o demás alternativas menores que combinan con el sábana.

El suplemento Vía Libre está diagramado en formato tabloide, por lo que presenta diferencias en la diagramación con respecto al cuerpo principal del diario y a los suplementos que mantienen el formato. En la tapa de Ñ, así como en la de Cultura, Enfoques, Vía Libre, el No y el Sí, figura el logotipo de cada diario, pero en Radar y Radar Libros, no. Éste último cuenta con la leyenda “suplemento literario de Página/12”.

Los suplementos culturales.

En el caso de Vía Libre, así como en el Sí y el No, existe mayor libertad con respecto a la estructura que plantea la grilla. Las páginas no están siempre adecuadas a la modulación de la grilla editorial, teniendo en algunos casos bloques de texto en diagonal, en vertical o con alguna forma determinada. El texto se relaciona con las imágenes de otra manera.

Esto se evidencia incluso en las portadas, en las cuales el logotipo del suplemento no se encuentra siempre en la misma ubicación, ni los titulares con la misma tipografía. En ocasiones, hasta el logo y el titular forman parte de una imagen general o se transforman adquiriendo un estilo que se relaciona con la temática tratada.

Los casos de Cultura y Enfoques de La Nación reflejan un sistema un poco más cerrado en cuanto a las constantes que los relacionan con el cuerpo principal del diario y algunos de los demás suplementos. Los suplementos de cultura joven manejan notas más cortas, y en general las páginas se encuentran fraccionadas con cuadros, destacados o información a modo de fichas. En el caso de Ñ, las notas son más largas pero se encuentran igualmente interrumpidas por columnas y fichas. Generalmente cuentan con una ficha que presenta al personaje de la nota y alguna opinión.

• Logotipo propio del suplemento. Marca y diseño del logotipo.

Análisis de la denominación del suplemento y su relación con el diario, ya que la denominación influye en la lectura del mensaje. La letra elegida para denominar la revista de cultura de Clarín representa en cierta forma al idioma español, ya que es propia de él y es polémica porque se encuentra en discusión su eliminación del alfabeto. Ñ surgió en un contexto en el cual se revaloriza lo latino y lo argentino.

El suplemento joven se llama Sí, lo cual en una primera lectura refleja una actitud de aceptación, positiva. Los suplementos Radar y Radar Libros responden a la misma idea de un detector, de la situación de estar alerta a lo que sucede en relación a la cultura. El No marca una situación de rebeldía, relacionada a la edad y actitud de sus lectores, y respondiendo al estereotipo del rock.

El suplemento Cultura de La Nación refleja la tradición y continuidad que le da su prestigio, y responde a la idea de cierta formalidad o solemnidad. Enfoques representa el concepto de distintos puntos de vista, de opinión y debate. Vía Libre, responde a una idea similar a la del Sí. Los logotipos para diarios y revistas poseen diferentes requerimientos que la marca de una empresa, institución o incluso otros productos. En el caso de los suplementos, es aún más específico, ya que como la portada, el logotipo no va a competir visualmente en un kiosco con otros diarios y revistas, ya que es incluido como parte del diario.

La evaluación de la calidad gráfica va más allá de la pertinencia del símbolo para ese caso particular, requiere del desarrollo de una cultura gráfica y tiene relación con la pureza estilística del lenguaje gráfico escogido. Es importante la buena definición del tipo o tipos de signo necesita, si es un logotipo, un símbolo, ambos, si lleva color, si es una sigla o el nombre completo. El logotipo debe inscribirse dentro del paradigma estilístico del sector o institución, o al ser una transgreción debe poder institucionalizarse.

• Portada o tapa.

Título dominante e imagen dominante, pueden coincidir en su temática o no, aunque por lo general se presenta una nota principal con una sola imagen en la tapa.

A diferencia de una revista o de la portada general del diario, los suplementos no compiten en un kiosco independientemente, sino que forman parte del diario. Con excepción del caso de Ñ, cuya compra es optativa. En la mayoría de los suplementos analizados la portada funciona como tapa, presentando a través de una imagen, un titular y una bajada, la nota principal que luego se desarrolla en el interior.

Las excepciones son Cultura y Enfoques, que también son los únicos en formato sábana. En estos dos casos el texto de las notas comienza en la portada, como sucede en el cuerpo principal del diario. No sucede lo mismo en Vía Libre, ya que cambia el formato. Cultura, Enfoques, el Si, Ñ, Radar y Radar Libros poseen un sumario del contenido del suplemento, el Si y Enfoques incluso cuentan con pequeñas imágenes de las notas.

Según Rodrigo Sánchez, director de arte del suplemento Metrópoli del diario El Mundo de Madrid, lo principal a la hora de resolver una portada es la idea. Con “la idea” se refiere a cómo hacer algo de una manera y no de otra. La idea es un color, una estructura de elementos, letras e imágenes.

“Debemos hacer que el lector le dedique más de cuatro segundos a la contemplación de la cubierta. Si es necesario démosle cuatro minutos. Y, si es posible, démosle toda una vida para pensar en ello y que trate de averiguar que es lo tratamos de contarle.”

Las portadas de los suplementos de cultura joven están dirigidos a ese público específico y manejan determinados códigos y guiños con ese lector. El tratamiento de las imágenes y la tipografía está menos estructurado. También reflejan con mayor claridad el paso de las “modas” gráficas.

• Relación texto e imagen.

Tipo de imagen predominante: Ilustración, fotografía o infografía y su tratamiento. Relación de las distintas técnicas utilizadas y el contenido de las notas. En el caso de la fotografía, se realizará un análisis del encuadre y el punto de vista. Definición del fotoperiodismo o fotografía documental, como subgénero. Diferencias con las imágenes de la TV e Internet. Influye también en el análisis la iluminación y el tipo de impresión. Análisis de las fotografías de los personajes entrevistados, y su “pose”, cual es el entorno que lo rodea. No es muy común el uso de infografías en los suplementos culturales. Si aparecen técnicas mixtas, collages o fotomontajes.

Las ilustraciones en general están firmadas por artistas reconocidos. En algunos casos todos los números están realizados por el mismo ilustrador, lo cual genera la identidad del suplemento. La fotografía de prensa es un mensaje, el cual está constituido por una fuente emisora, un canal de transmisión y un medio receptor. La fuente emisora es el equipo técnico de la redacción, los que hacen las fotos, las eligen por determinados motivos, la componen, la tratan, la titulan, le ponen un pie y la comentan. La fotografía en general tiene una función “ilustrativa” en relación a la noticia, pero es a la vez un certificado de veracidad.

Según Lorenzo Vilches, la fotografía que aparece como género informativo en un diario no lo hace en forma unívoca y su grado de información exige diversos niveles de interpretación por parte del lector y su competencia.

Ya en el hecho de la elección del encuadre y la edición se está interviniendo en la supuesta “objetividad” de la mirada. La lectura de la fotografía siempre es histórica, está influenciada por la “cultura” de la época y tiene relación con los saberes del lector. La fotografía de prensa se apoya en los saberes culturales, mostrando la mayor cantidad posible de signos.

Según Bourdieu (1991), los hechos, personas u objetos que se consideran “fotografiables” revelan qué es importante para determinado grupo social. En este caso, son fotografías que serán publicadas en relación a los contenidos del suplemento, aunque éste puede incluir a la fotografía como expresión en sí misma, incluyendo algún tipo de galería o exposición.

La fotografía mantiene una relación muy estrecha con la estructura del texto, ya sea el titular, el epígrafe o la nota, entre estas dos estructuras diferentes soportan la totalidad de la información. Desde el punto de vista de Barhes (1964), la fotografía es un mensaje sin código, ya que para pasar de un objeto real a su imagen fotográfica no es necesario, como lo es en la lengua, segmentarlo en unidades y constituir signos sustancialmente diferentes al objeto.

Es decir que para leer la fotografía no es necesario un código, aunque sí un aprendizaje. Es el analogon perfecto de la realidad, a pesar de haber sufrido transformaciones de proporción, perspectiva y color.

Se diferencia de la ilustración, aunque se podría decir que en algunos casos también es una reproducción analógica, ya que es más evidente el “estilo” del ilustrador. La fotografía de prensa busca no estar influenciada por un estilo, como la fotografía artística. El estilo sería un “tratamiento de la imagen bajo la acción el creador y cuyo significado, estético o ideológico, remite a determinada cultura de la sociedad que recibe el mensaje.”

La fotografía es una reproducción mecánica de la realidad, sería “la única estructura de la información que estaría exclusivamente constituida y colmada por un mensaje denotado, que la llenaría por completo.” Pero la realidad es que ese mensaje fotográfico está compuesto, elegido, trabajado a través de criterios ideológicos, que son factores de connotación.

Los lectores del periódico no solamente perciben la fotografía sino que la leen, la remiten a “una reserva tradicional de signos” y esto supone un código. Tradicionalmente, el escritor es fotografiado con su biblioteca de fondo, el artista en su taller o con alguna de sus obras, etc. Los objetos que pueden aparecer en el entorno de un personaje, son inductores de asociaciones de ideas.

Se relaciona determinadas actitudes, colores o gestos con elementos significativos existentes que provienen de la “cultura”, de áreas como la pintura, el cine, las metáforas. En estos casos puede llagar a leerse como denotado un mensaje con una fuerte carga connotada.

El texto, en el caso de los epígrafes, está destinado a un lugar secundario, para racionalizar la imagen. A diferencia de las puestas en página en las cuales la ilustración acompaña al texto para contribuir en su comprensión, este texto produce una “amplificación” de la imagen, le agrega fuerza a través de apreciaciones culturales.

Por lo tanto, se lee ese mensaje supuestamente denotado y se produce una “naturalización de lo cultural”. En el caso de los titulares y del texto de la nota existe una distancia que hace más evidente su connotación, en cambio el epígrafe parece ser parte del mensaje “denotado” de la fotografía. El texto generalmente refuerza connotaciones que ya existen en la foto, pero en ocasiones puede otorgarle significados nuevos que se proyectan en la imagen y parecen incluidos en ésta.

La imagen puede leerse y comprenderse por sí sola, la función del texto es contextualizadora. Según Vilches existen diferentes tipos de epígrafes o leyendas: a) enigma, b) miniensayo, c) amplificadora, d) narrativa, e) aditiva. La leyenda enigma no tiene relación con el texto principal de la nota. La miniensayo forma un todo autónomo con la fotografía, se encuentran frecuentemente en determinadas secciones.

La amplificadora plantea un nuevo punto de vista, que no se encuentra individualmente en el texto ni en la foto, sino en la relación entre ellos. Esta categoría podría también llamarse retórica. La leyenda narrativa es redactada en conjunto por el redactor y el fotógrafo. La aditiva está conformada por textos existentes con anterioridad, ya sean frases literarias o versos, que funciona con la fotografía como una unidad. En este caso, los dos textos autónomos se funden en uno nuevo con doble expresión, literaria y fotográfica.

En la imagen pueden encontrarse también indicativos de tipo deícticos, como los que se encuentran en el texto. Los deícticos contribuyen a situar el enunciado en el momento, a conectarlo con los actores o personajes y con el lugar. El tiempo es, en la fotografía periodística impresa, siempre pasado. El lugar está representado a través de la perspectiva, la escala, tipo de plano -por ejemplo primer plano o plano general- y con el campo o plano visible y el fuera de campo.

El comportamiento de las personas está codificado según convenciones sociales. Los gestos, la expresión del cuerpo y el rostro son indicadores pragmáticos, revelan información sobre el personaje y el entorno, pero en el caso de la fotografía de prensa también revelan la relación que el enunciador -fotógrafo, editor, redactor- establece con los actores, revelan su “punto de vista”.

• Tipografía.

Contribuye de una forma muy fuerte a generar la identidad de la publicación.

Los diarios son actualmente uno de los principales generadores de fuentes especiales, tanto para texto como para títulos.

En la opinión de Jean François Porchez, diseñador de la tipografía Le Monde para el diario francés, el diseño de una tipografía para diario tiene implicancias sociales.

No es como el caso de revistas dirigidas a sectores de público determinados, como la Ray Gun o la Emigre, que pudieron experimentar casi sin límites ya que sus lectores las siguen tanto por su contenido específico como por su estética, y las leen de todas maneras. Un diario está dirigido a un público mucho más amplio y la lectura debe ser lo más clara posible. “Si una tipografía puede hacer la información más accesible, está procurando un servicio al público”.

En el diseño de una tipografía para el texto de un diario es importante lograr un equilibrio entre economía de espacio y legibilidad.Los caracteres basados en el estilo antiguo y que por lo tanto presentan modulación oblicua, no son fáciles de comprimir lateralmente.

Es posible mezclar los dos tipos de modulación y beneficiarse tanto de la claridad que proporciona la vertical como de la distinción de la oblicua. Según Harry Carter, el ojo solamente lee las características distintivas de las letras, y por eso éstas deben ser realzadas en proporción a la dificultad de la lectura. Esto es esencialmente un problema de legibilidad, pero cuando diseña tipografías económicas se puede llegar a situaciones extremas y es importante que las características distintivas no se pierdan en el proceso.

La economía y la legibilidad pueden parecer conceptos opuestos. Pero es posible que algunas técnicas utilizadas para mejorar la legibilidad, como el uso de formas anchas, pueden fomentar la economía permitiendo utilizar cuerpos más pequeños.

Por ejemplo, la decisión sobre el largo de los descendentes debe tener en cuenta que las letras no pierdan su forma y su capacidad de ser reconocidas. Si los descendentes son más cortos, se podrán componer el texto con un interlineado menor, pero esto puede generar un color muy oscuro.

• Uso del color.

Color o colores identificadores del suplemento y cómo se relacionan con el logotipo. La historia del color en los diarios es aún reciente. En los suplementos culturales, debido a la importancia de las imágenes, al presentar obras, convocar a ilustradores y fotógrafos de renombre y al relacionarse directamente con la estética, el uso del color es intenso. Los colores identitarios de Ñ son el rojo, el negro y una gama de grises a los que se les suma un poco de rojo. Radar Libros se imprime a dos colores, negro y magenta, que se van manejando con distintas intensidades. El logo de Vía Libre es bordeaux y negro, que luego se repiten en el interior para identificar las secciones.

El No, Cultura y Enfoques no utilizan un color específico que sirva para identificar determinadas secciones o titulares.

• Tendencias, en relación a los nuevos medios.

Los diarios tomaron muchas características del diseño de las revistas, comenzaron a utilizar más fotografías en dimensiones mayores y portadas con grandes ilustraciones.

Esto fue posible gracias a los adelantos tecnológicos que produjeron la composición en frío y el offset. El periódico norteamericano USA Today apareció por primera vez en el año 1982, y su lanzamiento fue muy revolucionario y discutido. El diario está estructurado en cuatro cuadernillos, con avisos en tres de las contratapas, que podrían ser comparados con las tandas publicitarias de la TV. Incluso, el diseño de los expendedores en las calles eran similares morfológicamente a monitores de televisión. La tendencia en el formato de las imágenes es horizontal y conservan las proporciones de la pantalla.

En el diario predomina la imagen por sobre el texto, utilización fuerte de infografías y gráficos. Posee incluso una sección fija con infografías, las cuales, según estudios realizados, son una de las entradas a la lectura preferidas por los lectores.

Los noticieros en la TV y posteriormente Internet generaron cambios en los hábitos de lectura, que influenciaron en la gráfica de los suplementos culturales del diario y del diario en general.

Una de las mayores preocupaciones de los editores de periódicos es captar al público “joven”, a una franja entre 18 y 34 años, los cuales son tomados en cuenta como lectores de la era de Internet y la TV, y que además son considerados por la publicidad como la franja de mayor consumo.

El año pasado, en Chicago se crearon dos diarios, el Red Eyes que se desprende del Chicago Tribune y el Red Streak, del Chicago Sun Times, orientados a lectores de esa edad. La idea de estos proyectos es la de captar a un público que no posee hábito de lectura, por lo tanto las grandes noticias son resumidas hasta el punto de reducirse a una página.

Según Leonor (1997) la cultura de la imagen, plantea el “ser joven”, no ya como recepción pasiva de modas, tendencias y tiranías mediáticas sino como una interacción compleja entre la complacencia y la crítica. El uso de la imagen como una práctica cultural capaz de producir representaciones colectivas.

La cultura genera un marco en el cual nos acostumbramos a pensar, a dar sentido, a comprender y a predecir. Nos permite organizar y estructurar nuestras experiencias y entender el lugar en el cual nos ubicamos dentro de la sociedad. La identidad se formaría a través de una “posicionalidad”, lo cual va definiendo la relación entre el individuo y la sociedad.

A pesar de la existencia de grandes cadenas de noticias que mantienen actualizado a todo el mundo a nivel global, existen en los diarios los suplementos zonales en los cuales el lector encuentra información más cercana, sobre lo que lo rodea.

Existe una lectura del predominio del texto y de la sutileza de recursos gráficos como una señal de “veracidad” o de validación de la información cultural. La gráfica del diario debe ser acorde con el tipo de lector al cual apunta. Por ejemplo, La Opinión contaba con un diseño muy cuidado a nivel del texto y no poseía imágenes, con excepción de algunas ilustraciones de Sabat.

Comparación con la gráfica digital.

• Suplementos.

Determinar cuáles son los elementos de identidad de los suplementos culturales en los diarios digitales. Muchas de las características que definen la identidad de una publicación impresa no aparecen en la versión en soporte digital. Por ejemplo, un elemento muy fuerte es el tipo de papel. El traspaso de soporte plantea limitaciones propias y genera nuevas posibilidades. A su vez, los suplementos forman parte de un sistema en conjunto con el cuerpo principal del diario, pero cada uno cuenta con un nivel de identificación propio.

• Definir las constantes y variables en relación al diseño del suplemento impreso.

En la gráfica actual de los diarios impresos se verifica una tendencia a utilizar códigos propios de la web. Los diarios en general se fueron transformando hacia un formato más arrevistado. Se dividen cada vez más en suplementos en los cuales hay un predominio de lo “visual” por sobre lo “textual”, aunque esta relación es más equilibrada o incluso se invierte en los suplementos de “cultura” más tradicionales. Se observa también un mayor uso del color, de fotografías e ilustraciones, de gráficos e infografías. De esta forma, la prensa impresa intenta competir con los medios audiovisuales.

En los años ‘80 se intentó atraer a los lectores jóvenes ofreciéndoles una variedad de suplementos, nuevos espacios y textos más breves. En los ‘90, con el crecimiento de Internet, se buscó que se acercaran ya sea al impreso o al sitio. Según pronósticos de distintos investigadores, el diario electrónico no va a sustituir al impreso sino que será un complemento.

Internet está cambiando, de alguna manera, la idea de lo que significa publicar.

Esta democratización o esta facilidad de acceso juega en contra en relación a la credibilidad o la seriedad de determinadas publicaciones en la red. Aún así, la tendencia es cada vez mayor hacia la intervención de los lectores en los mensajes, hacia la participación activa. Una de las ventajas de leer un determinado artículo en la red es la posibilidad de ampliar la información a través de hipertextos y enlaces.

A su vez, el impreso y la web se relacionan a través de referencias en relación al contenido, sobre todo en los suplementos de cultura joven. Algunos e-mails enviados se publican, lo que podría compararse a lo que tradicionalmente fueron las cartas de lectores.

En el suplemento Sí, bajo las firmas aparecen las direcciones de e-mail, generando una relación más directa con el autor. En el Vía Libre existe una sección llamada “Atrapados en la red2 con recomendaciones de sitios.

• Familias tipográficas utilizadas actualmente en los suplementos seleccionados y comparación con las utilizadas en su versión digital.

El mismo medio condiciona la elección de la familia a utilizar, reduciéndola a las fuentes disponibles en los sistemas operativos de las computadoras. Por lo tanto, al no ser las mismas fuentes en los dos soportes, se debilita la identidad, y se dificulta la relación entre uno y otro.

La lectura en pantalla demanda necesidades diferentes a las que son planteadas para una fuente que es utilizada en un diario impreso.

El proceso de lectura en Internet, por lo general no se realiza de forma lineal sino que se eligen algunas palabras o frases. Para la mayoría de los usuarios de Internet lo importante no es la rapidez para leer un texto sino la precisión y la agilidad para elegir términos claves relativos a lo que están buscando sin necesidad de leer la página completa.

Como resultado, las páginas Web deberían utilizar textos que puedan ser leídos de esa manera, empleando palabras clave resaltadas, subtítulos significativos, listas, una idea por párrafo, síntesis en las frases, entre otros recursos.

Al diseñar para Internet existen limitaciones en relación a la tipografía. La información tiene que viajar, y lo más rápido posible. Por lo tanto, en gran cantidad de casos, se utilizan fuentes que los sistemas operativos ya tienen incorporadas. La interface debe poder verse desde soportes diferentes en cuanto al tamaño de los monitores, las tipografías activas en el sistema del usuario receptor, el sistema operativo y el programa que se utilice para navegar.

En el caso de utilizarse tipografías que están embe-bidas en el sistema no tienen que viajar cuando se abre una página, por lo tanto el resultado es más rápido e imperceptible. Además la mayoría de las tipografías no optimizadas para la pantalla empiezan a experimentar problemas de legibilidad en cuerpos inferiores a diez puntos.

Un texto en un sitio web no se estructura de la misma forma que en el impreso, los tiempos de lectura son diferentes. La mayoría de las secciones de los suplementos son transcriptos literalmente a sus sitios, sin tener en cuenta estas características.

• Formato.

El formato es otra de las propiedades que aporta a la identidad del suplemento y del diario en general. Si el diario es sábana o tabloide y si el suplemento mantiene el mismo o cambia, no se traduce de forma lineal a la pantalla de un sitio web.

• Uso del color.

Si el suplemento cuenta con un color o colores que lo identifican, y cómo se ve reflejado en la pantalla, si se mantiene con respecto al papel o incorpora nuevos.

Determinar: - Si se incluye la animación, el video o el sonido, que son propias de los medios audiovisuales.

- Si toda la información del impreso es volcada en la versión web.

- Si se mantienen las secciones. Si se agregan nuevas.

- Cómo es tratada la información, en relación a la longitud de las notas.

Los suplementos en general, y los culturales en particular manejan tiempos diferentes a los del cuerpo principal del diario. En su mayoría son semanales, por lo tanto, la diagramación y la producción en su totalidad tienen otro cuidado.

Para el lector también se plantea un tiempo de lectura particular. Generalmente el suplemento cultural no es leído por completo en su mismo día de aparición, no se desactualiza tan rápidamente, e implica una lectura más relajada. A su vez, Internet no es un medio muy propicio para este tipo de lectura.

El diario en Internet posibilitaría dos instancias opuestas. Por un lado ofrece las noticias con una actualización mucho más periódica que el impreso y la perso-nalización evita que el lector “pierda tiempo” en temas que no le interesan.

Por otro lado permite la profundización de los contenidos, a través de acceso a notas más desarrolladas que en el impreso, a veces inéditas, con hipertextos y enlaces, con la opción de imprimirlos en distintos formatos o bajarlos a las computadoras personales. El lector puede también realizar búsquedas por temática e incluso consultar números anteriores.

Se intentará establecer cómo se relaciona con el impreso, si el suplemento on line es un complemento del impreso o apunta a un lector distinto. La actividad de la “lectura”, y más en el caso de los suplementos culturales se hace desde el papel, las pantallas no son todavía un soporte adecuado. Los tiempos que se manejan en relación al cuerpo principal del diario son otros.

Se establecerán categorías que definan los criterios de evaluación de la calidad de esta sección dentro del sitio web de los diarios. Las categorías se disponen en base a criterios para la evaluación de los sitios del diario, si éstas se cumplen en el suplemento en espacial y si tiene sentido que se cumplan:

- Actualización constante.

- Interactividad: Correo electrónico que permitiese a los lectores ponerse en contacto con los redactores.

Avisos clasificados.

Conexión a otros sitios relacionados con la nota.

Acceso a ediciones anteriores (con buscadores temáticos).

Foros de discusión.

- Animación y sonido.

- Personalización: Que el lector reciba información personalizada la cual pueda ser leída de la pantalla o impresa, acceder a base de datos.

Los sitios correspondientes a los diarios son los siguientes: Página/12: www.pagina12.com.ar - Clarín: www.clarin.com - La Nación: www.lanacionline.com.ar

• El diario Página/12 cuenta con la posibilidad de consultar números anteriores, con lo cual se puede acceder a los números pasados de Radar, Radar Libros y el No. La búsqueda puede realizarse por fecha, a través de un calendario o por temática, con la opción de indicar en qué suplemento o sección. También ofrece un servicio de suscripción a los titulares del diario, aunque no de los suplementos.

La primera aproximación al suplemento Radar en su versión on line es una imagen de la tapa de la versión impresa y un índice de las notas. A través de un menú en el lateral se puede acceder a las secciones fijas y al suplemento Radar Libros, que en el diario impreso se ubica en su interior.

El índice de las notas solamente cuenta con la información de los títulos, sin aclarar la temática, la firma del autor o la bajada de la nota, y en general a través de los títulos resulta difícil orientarse. La diagramación de las notas es en general la misma, presenta una imagen inicial, a su derecha el título y la bajada, luego la firma y el texto en negro en una columna. En algunas ocasiones las notas cuentan con mayor cantidad de imágenes intercaladas en el texto.

La agenda no posee imágenes, aunque está volcada la misma información y no cuenta con actualizaciones posteriores al día de salida del suplemento. No presenta video, animaciones ni sonido. En la sección Yo me pregunto plantea una pregunta para el número próximo que se puede contestar y enviar. Radar Libros mantiene el color característico asignado al impreso. Lo que en la versión en papel influye en los costos de impresión, en la web es sólo una forma de mantener la identidad del suplemento.

En líneas generales la diagramación es la misma que en Radar versión on line y que en el No. En el suplemento No on line tampoco hay actualización de la agenda. Las características gráficas del suplemento impreso y sus colores no se ven reflejados.

• El diario Clarín también ofrece la posibilidad de consultar números anteriores del diario on line. El suplemento Sí presenta una imagen que es la misma de la portada del impreso, pero en algunos casos cuenta con animaciones sencillas. Por ejemplo, el número correspondiente al viernes 20 de febrero del 2004, muestra en la tapa una imagen de Catarina Spinetta parodiando a la diosa Shiva y en la versión on line la imagen se va formando a través de una animación en la cual se le van sumando brazos. Además figura también una imagen de la portada del impreso, con la posibilidad de ampliarla.

La diagramación de las notas cuenta solamente con texto negro, pero contiene algunas características que el diario incluye en todas las notas, como el tiempo estimado de lectura, la posibilidad de cambiar el tamaño o el mail del autor de la nota. Las imágenes se encuentran en el lateral derecho y el lector cuenta con la posibilidad de ampliarlas. La agenda no es actualizada.

En relación a la interactividad presenta tres secciones: Participá, videochats y alta voz. Ofrece la posibilidad de contestar a una encuesta a través del e-mail y ver infografías de algunos resultados. Videochats contiene música y entrevistas en vivo y la posibilidad de ver y dejar comentarios. Alta voz es un espacio para la opinión a través de e-mails que se pueden cons


La intervención del Diseño en la representación de la información cultural: Análisis de la gráfica de los suplementos culturales de los diarios. fue publicado de la página 53 a página71 en Cuadernos del Centro de Estudios de Diseño y Comunicación Nº22

ver detalle e índice del libro