1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. El proceso de investigación como formador de competencias profesionales

El proceso de investigación como formador de competencias profesionales

Calderón, Thais; Gómez Kodela, Marcela [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción 

La tarea de indagar acerca de las condiciones del entorno y su influencia en las habilidades profesionales (técnicas y humanas) es una condición importante para que los estudiantes encuentren nuevos campos de representación desde los cuales definirse. La relación con un entorno en crisis debe formar parte del aprendizaje, pues es ésta una de las condiciones en la que los futuros profesionales tendrán que desarrollarse. Pero, ¿es posible hacer diseño y publicidad en tiempos de crisis?; ¿cómo afectaron los cambios económicos los procesos de diseño y publicidad durante el período 2002 –2003? 

Estas son las preguntas originales sobre las que gira la investigación y que derivan en un acercamiento al problema de establecer nuevas prioridades en el desarrollo y aplicación del diseño y la comunicación publicitaria. 

La multiplicidad de tareas que debe realizar un diseñador/ comunicador, tomando en cuenta el proceso y el resultado, fueron analizadas a través de entrevistas a personas vinculadas al campo del diseño profesional (diseñadores, arquitectos, artistas plásticos y autodidactas) y de la publicidad. Los objetivos generales del proyecto consistieron en relevar los cambios en las experiencias relacionadas con la creación, el producto final, la relación con los distintos actores involucrados en el proceso de diseño, las tendencias en el campo de desarrollo profesional, los nuevos campos de desempeño, nuevas fuentes de información y necesidades de formación profesional, entre otras cuestiones. Con esos fines, como instrumento de recolección de datos los docentes diseñamos: 

a. un cuestionario estructurado exhaustivo referente a las áreas o “focos” más importantes de la investigación; 

b. una ficha técnica con los datos personales de cada profesional entrevistado; 

c. una técnica proyectiva de frases incompletas con el fin de indagar acerca del imaginario social de los profesionales entrevistados. 

Cabe la advertencia sobre la restricción de los horizontes de este proyecto. Las investigaciones fueron realizadas por alumnos ingresantes en el marco de la materia Introducción a la Investigación, lo cual permite otorgarle cierta “licencia metodológica” en su instrumentación. No obstante, esta situación fue ponderada favorablemente al sopesar los resultados sobre los niveles de competencias adquiridas por los alumnos a través de este proceso de aprendizaje. 

Esperábamos como objetivos pedagógicos, no sólo la incorporación de conocimientos sino, especialmente, el desarrollo de habilidades y actitudes relacionadas directamente con competencias indispensables en el desempeño profesional / laboral futuro. Al decir de Kalhil Gibran, “Quien repite lo que no entiende no es mejor que un burro cargado de libros”. Esta fue la frase disparadora para que uno de nuestros principales objetivos fuera evitar a costa de cualquier esfuerzo la mera repetición de contenidos teóricos de la materia. 

Partimos del enfoque de que el alumno que ingresa a una institución universitaria, no egresa como profesional el día en el que recibe su título. Por el contrario, desde el primer día de clases debe concientizarse y visualizarse como un profesional en formación. Como resultado se obtiene, un mayor equilibrio entre la participación de los alumnos y su compromiso con la cursada y el trabajo docente. 

Asimismo, se debe tener presente el vínculo existente entre la Universidad y la comunidad en lo que hace a la formación de profesionales que estén a la altura de las demandas socio históricas y económicas. En efecto las industrias y las empresas ponen de manifiesto la necesidad de disponer de personal que este capacitado para ingresar sin dilaciones en el mundo de la producción. Es evidente que estas aptitudes no se logran sin transición, ya que no sólo refieren a lo técnico sino a un comportamiento integral e idóneo como actores sociales. 

En este sentido, la realización de proyectos de investigación en todos los niveles de la enseñanza constituyen la vía regia para transitar el camino del aprendizaje sin disociarse de la realidad cotidiana, concreta que hace al quehacer profesional. 

Uno de los aspectos que se logran con este tipo de proyectos es una actitud proactiva frente a la solución de problemas. El método constituye un instrumento útil para adquirir habilidades en la jerarquización y ordenamiento ante la complejidad. En general los alumnos se sorprenden ante su propia capacidad de resolver problemas y auto generarse recursos. Esta vivencia genera un salto cualitativo en la manera posicionarse frente a los obstáculos y a los cambios del entorno, en el cual se acrecienta su capacidad de análisis y su operatividad en tanto disminuye significativamente la actitud pasivo- dependiente ante el “saber” de la figura docente. Es entonces, que se abre el espacio a un auténtico proceso de creatividad.

El proyecto en sí mismo 

En la primera etapa del proyecto se construyó un instrumento con el cual los alumnos participaban del proceso como colaboradores para atravesar la experiencia del rol de entrevistadores. Desde esta perspectiva se trata de una investigación pura, de carácter exploratorio y cualitativa. No perseguía una utilización inmediata para los conocimientos adquiridos; a su vez la elección de un enfoque cualitativo tenía como fin identificar algunas variables que proporcionaran una base a los alumnos para realizar la segunda etapa del proyecto: la realización de un diseño de investigación aplicada. 

El motor de estas investigaciones fue alimentado por los propios interrogantes que a los estudiantes les generó la experiencia de estas primeras entrevistas con profesionales pertenecientes a las áreas de su interés.

Primera etapa 

Investigación exploratoria. Desarrollo profesional en tiempos de crisis. 

La técnica utilizada fue la entrevista en profundidad a partir de un cuestionario estructurado de preguntas abiertas que se complementaron con la utilización de una técnica proyectiva de frases incompletas.

Los campos indagados a través de la combinación de estos instrumentos se basaron en una investigación previa realizada en la Universidad de Palermo: Observatorio Ocupacional. (Cabe aclarar, la posible interrelación de los datos relevados en ambas investigaciones.) 

El cuestionario en su implementación final quedó de la siguiente manera: 

1. ¿Hace cuanto comenzó a trabajar en el área de Diseño/ Publicidad/Comunicación? 

2. ¿Qué tipo de servicios presta o que tareas realiza? 

3. ¿Cuántas horas trabaja por día? 

4. ¿Cuándo empezó a interesarse profesionalmente por Diseño/Publicidad/Comunicación? 

5. ¿Qué conocimientos o habilidades ha ido adquiriendo a lo largo de su trayectoria profesional y en que áreas? 

6. ¿A partir de cuándo considera Ud. que la crisis en Argentina comenzó a influir en su campo de trabajo? 

7. ¿Puede explicarme cómo? 

8. Siguiendo este lineamiento sobre la crisis: ¿tiene libertad creativa o se encuentra muy condicionado por las circunstancias? ¿De qué forma? 

9. ¿Ha tenido que implementar cambios en el uso de herramientas tecnológicas? Y, ¿de qué manera ha reemplazado la falta de esos elementos? 

10. Siempre relacionado con esta temática de la crisis en nuestro país, ¿podría decir que la misma fue el disparador para la búsqueda de nuevos horizontes profesionales? ¿En que dirección? 

11. Con respecto a su actividad laboral propiamente dicha, le pido, por favor, que me describa en detalle un día típico de su semana. 

12. ¿De qué manera aborda Ud. su trabajo?, ¿Parte de un planeamiento específico? (Especificar) 

13. ¿Cómo se promociona y se da a conocer? 

14. ¿Qué tipo de trabajos o servicios es el que más le solicitan en la actualidad? 

15. ¿Cuáles son los aspectos que considera necesario mejorar como Diseñador/Publicitario/Comunicador? 

16. ¿En qué otros ámbitos cree que se puede trabajar como Diseñador/Publicitario/Comunicador además del especifico de su ocupación? 

17. Finalmente, y a pesar de todo este contexto, ¿qué es lo que más lo motiva de su actividad como Diseñador/Publicitario/Comunicador?

Con el propósito de generar una interesante base de datos para el centro de recursos de la universidad, se implementó un formato de ficha técnica con datos socio-demográficos Dicho formato fue estandarizado, de manera que cualquier otro tipo de contacto con profesionales y/o empresas pudiera ser incorporado a dicha base.

Finalmente, y como objeto de otra investigación, los ítems propuestos como frases constituyentes de la técnica proyectiva, indagan no sólo los aspectos del imaginario social actual sobre las profesiones sino un enfoque prospectivo de las mismas, aportados por los propios actores del proceso.

Segunda etapa. 

Las investigaciones aplicadas. 

La segunda etapa del proyecto tuvo como meta un objetivo tal vez más pretencioso, en tanto dependía de la movilización positiva por parte de los alumnos como protagonistas y generadores de sus propias preguntas de investigación. Es que actualmente, el crecimiento en número y variedad de las fuentes de información determina cada vez más una exigencia de recursos técnicos y conocimientos que permitan dominarlas, como por ejemplo, el uso de Internet y los medios masivos de comunicación. La búsqueda activa de información por parte de los alumnos debe tener su basamento en el dominio de algunas de esas técnicas que les permita, en primer lugar, la decodificación de la misma, pero también la aplicación de múltiples modelos de interpretación que proporcionen su significación. 

Teníamos la expectativa de que los estudiantes no se conformaran con la simple tarea de colaborar en la recolección de datos, sino que esta experiencia originara a su vez una serie de cuestionamientos propios referentes a su futura área de inserción laboral. No alcanzaba sencillamente con saber los pasos del proceso de investigación y haber participado de una acción puntual. 

La puesta en marcha más dificil de este proyecto consistió en la activación de un conjunto de factores para que los alumnos descubrieran y desarrollaran competencias específicas frente al campo. El logro fundamental pretendido requería que junto con los conocimientos y habilidades adquiridas se activaran también valores motivadores y actitudes frente a la realidad y que la experiencia resultara lo suficientemente enriquecedora como para propiciar un posicionamiento reflexivo, crítico y pro-activo necesario para sostener el aprendizaje en el tiempo, como herramienta de integración de lo adquirido en otras asignaturas. Desde esta perspectiva es que tomamos el concepto de competencia, comprendiendo los siguientes niveles: 

a. saberes teóricos o prácticos relacionados con la profesión 

b. aptitudes para realizar con adecuación y precisión las tareas (know how) 

c. actitudes y asertividad a la hora de enfocar la realización de dichas tareas 

d. “saber ser” o integración de valores que conforman el desempeño del rol profesional.

Según J. López Camps, psicopedagogo español especialista en formación profesional, “La competencia siempre se expresa en un contexto. (...) El conjunto de saberes, desde los más abstractos hasta los más prácticos, se integran desde una única perspectiva que conduce a la acción.” 

Orientadas por esta definición, la segunda etapa de realización del proyecto consistió en que los alumnos atravesaran por el proceso de investigación guiados por sus propios interrogantes sobre los cuales aplicar la metodología aprendida en pos de la solución de un problema. El proceso didáctico fue especialmente fructífero. 

A esta altura del proceso, efectivamente el aprendizaje dejó de ser una adquisición y repetición mecánica de conocimientos y habilidades técnicas, para convertirse en un aprendizaje significativo que dio sentido a lo aprendido, integrando dichos conocimientos en la estructura cotidiana y por ende, liberó a los alumnos de una aplicación restringida de los mismos a la vida académica al darles cierta autonomía y la posibilidad de aplicación en otros ámbitos. 

La capacidad para desentrañar situaciones complejas a fin de abordarlas de una manera más ordenada y crítica fue el paso cualitativo más dificultoso, aunque por lejos, el que más sorpresa y motivación aportó a los participantes sobre sus propias capacidades y, sobre todo, proporcionó un lugar desde el cual se revalorizaron los conocimientos y habilidades previas que traía cada uno individualmente. 

La lectura de los resultados de las técnicas proyectivas implementadas en la primera etapa del proyecto, proporcionó a los alumnos un motivo de discusión y análisis en torno a los conflictos vocacionales y sociales que produce efectivamente el desempeño de un rol profesional. Debieron contrastar sus opiniones iniciales y generales sobre los enunciados analizados con un minucioso análisis del contexto tanto personal como histórico-social en el que cada entrevistado aportó sus opiniones. Ejercitaron así, lo que posteriormente aplicaron en sus propios proyectos a la manera de una clasificación y cruce de variables, confrontando la arraigada idea de una causalidad lineal y definitiva hasta poder comprender la flexibilidad y temporalidad de los resultados obtenidos desde un enfoque de causalidad múltiple y convergente en los fenómenos que observaron. 

De la misma manera que el aprendizaje constituye un pasaje gradual desde una situación dada hasta una nueva, la realización de las investigaciones comprendieron distintas etapas escalonadas hacia un mayor grado de complejidad hasta la obtención de las conclusiones y análisis de los resultados. En este caso, la secuencia didáctica tomó una importancia central en lo que hizo al diseño del proyecto y los contenidos metodológicos, confrontando a cada investigación con sus limitaciones y factibilidades de acuerdo a los recursos con que cada grupo o equipo investigador contaba. La generación de este conflicto cognitivo, entre las intenciones e ideas propuestas y una auténtica proyección y actuación de lo planteado puso rápidamente de manifiesto que “El mapa no es el territorio” y que no existe otra manera para llegar a un objetivo que transitando el camino. Cada propuesta obligaba a una definición, no sólo de objetivos, sino también de claros comportamientos asociados para alcanzarlos. 

En cuanto a su estructura, los proyectos de investigación debían cumplir determinados requisitos:

1. Introducción 

Tema 

Fundamentación de la elección desde lo personal.

2. Problema 

Planteamiento del problema de investigación a la manera de pregunta. Preguntas guía relativas a las distintas dimensiones del problema planteado. 

Explicitación de la existencia o no de hipótesis. 

Reconocimiento de conceptos clave para la construcción de un marco teórico.

3. Objetivos 

Formulación de acciones de investigación a realizar en torno a obtener las respuestas a dichos interrogantes. 

Objetivos Generales y específicos. 

Justificación de acuerdo a criterios de utilidad social.

4. Metodología 

Tipo de investigación 

- De acuerdo a su énfasis propositivo (exploratoria, descriptiva, explicativa, predictiva). 

- De acuerdo a su naturaleza básica (empírica, documental, teórica). 

- De acuerdo a sus fuentes (primaria, secundaria). 

- De acuerdo a su enfoque metodológico básico (cualitativa, cuantitativa). 

Construcción del instrumento de recolección de datos. 

Procedimientos de análisis.

5. Resultados 

Interpretación y discusión. 

Síntesis, conclusiones y sugerencias.

La técnica de brainstormig, fue particularmente útil en cada estadio del proceso que implicaba la toma de decisiones. Con la intención de ejercer un efecto de “conflicto cognitivo” de ruptura con los conocimientos y estructuras previas, se les consignó que debían escribir sin censuras la libre asociación de ideas, preguntas, o hipótesis. Posteriormente, se discutieron cada uno de los items asociados y fueron ordenados según su jerarquía, factibilidad o utilidad. La técnica sirvió también como motor de participación y toma de posiciones individuales frente a los grupos, activando los intercambios y exigiendo un esfuerzo crítico de fundamentación para apoyar sus ideas a la hora de consensuar la toma de decisiones. 

En lo que se refiere al logro de un compromiso e identidad grupal, se solicitó a los equipos que se nominaran de acuerdo a una idea que los representara como grupo a la manera de una pequeña consultora o sociedad. Muchos equipos se sintieron motivados por la tarea y presentaron también la creación de su propio logo. Algunos, absolutamente compenetrados en el ejercicio de un rol profesional, adjuntaron sus tarjetas personales en las carpetas de su entrega final. 

El impacto generado por el contacto con los entrevistados en la primera etapa del proyecto sirvió de disparador de críticas y reflexiones acerca de la influencia de factores como la presencia, el lenguaje utilizado, el espacio de trabajo y su ordenamiento y el contexto en general. Desde este punto de vista, la experiencia facilitó la imitación de modelos y perfiles más profesionales y la percepción de referencias negativas, motivando el cambio de actitudes y comportamientos por parte de los alumnos. 

Es interesante analizar los puntos fundamentales de aprendizaje que los mismos participantes de esta experiencia valoraron como logros aptitudinales y actitudinales en calidad de «capacidad de»:

• Observación.

• Reflexión.

• Hallazgo de datos.

• Análisis: evaluar prioridades y causas subyacentes.

• Formulación de alternativas varias frente a un mismo fenómeno.

• Integración de conocimientos previos y de otras asignaturas.

• Comunicación interpersonal y técnica.

• Motivación.

• Organización.

• Profesionalidad/responsabilidad.

Finalmente, la evaluación implica un aspecto clave en todo este proceso. Cada etapa fue evaluada no solo en el sentido académico, sino también a la manera de una devolución crítica de los cuales los alumnos pudieran sacar provecho personal. Évaluar cada una de las etapas secuencias del proceso investigativo, resulta primordial pues, sin un análisis de los resultados parciales es muy difícil seguir proponiendo nuevas acciones que requerirán nuevos esfuerzos.

Un sistema de evaluación consistente y coherente es muy necesario, tanto para el docente como para los participantes. La clave de la evaluación radica en la apropiada identificación y definición de objetivos. Sin un ejercicio permanente y sin objetivos claros no puede haber dominio y administración de recursos que se traduzcan en beneficios.

Los puntos clave de nuestras evaluaciones estuvieron referidos a un conjunto de aptitudes y conocimientos que consideramos que resultan de fundamental adquisición en un alumno de primer año. Estos elementos fueron:

• Comprensión de conceptos.

• Elaboración, jerarquización y ordenamiento.

• Construcción/re-estructuración integradora de conocimientos previos y nuevos.

• Aplicación a partir de ejercicios secuenciales progresivos.

• Análisis y reflexión.

• Toma de posición y argumentos.

• Actitudes favorables y participación frente a la tarea.

Como conclusión, podemos afirmar que la inclusión de un proyecto de investigación en un programa didáctico cuenta con ventajas de todo tipo en torno a la asimilación de los contenidos, a la generación de autonomía de los alumnos y a la relación y realización de acciones siguiendo un criterio de realidad. Por el mismo ordenamiento general que propicia la metodología, se facilita asimismo el proceso evaluativo, ya que las acciones pueden ser “medidas” en indicadores claros, emergentes del propio proceso.

Este programa didáctico se motorizó a partir de los siguientes interrogantes:

• “¿Qué tipo de diseñador/comunicador queremos formar?”

• “¿Qué aptitudes profesionales y que instrumentos metodológicos y culturales debe tener a disposición?”

• “¿Es posible identificar distintos perfiles profesionales en el campo del diseño/comunicación a los que correspondan también determinadas posiciones en el mundo laboral?”

• “¿Cuál será en el futuro la capacidad de respuesta del diseñador/comunicador a problemas nuevos e imprevisibles?”

Finalmente, nuestro interrogante principal quedó formulado de manera diferente. Nos preguntamos: 

¿De qué manera y en qué medida las investigaciones en el ámbito didáctico desarrollan competencias transferibles a proyectos reales y por lo tanto utilizables en la actividad profesional? 

Quisimos compartir nuestras primeras respuestas con la realización de este trabajo. 

No olvidemos que, para obtener satisfacción de nuestras acciones, es imprescindible que estas cobren algún sentido. La formación de competencias profesionales deviene del juego de los distintos elementos y factores que el mismo proceso propicia en la construcción de dichas significaciones.


El proceso de investigación como formador de competencias profesionales fue publicado de la página 45 a página48 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro