1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. Material educativo.com

Material educativo.com

Folgar, Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Resulta difícil entusiasmar a los alumnos con trabajos de investigación dentro y fuera del aula. La biblioteca pareciera ser un lugar que los alumnos rechazan.

En cambio cuando les planteamos una investigación «moderna» a través de la informática, el entusiasmo aparece repentinamente, la computadora sumada a Internet logra cautivar el interés por la investigación.

El abanico de posibilidades que nos presenta Internet es muy amplio y los resultados de cualquier búsqueda se hacen visibles en segundos.

Con la propuesta de investigar sobre «las tipografías, historia y relación con la imprenta» los alumnos se sumergieron en la búsqueda.

La meta era que a través del trabajo se favoreciera la construcción de estrategias de organización para propiciar el acercamiento de los alumnos a la información. El empleo de la informática facilitó el logro de estos propósitos.

Objetivos:

• Acceder a la información deseada a través de Internet

• Seleccionar, clasificar, y agrupar la información

• Presentarla y compararla con las de sus pares

• Sacar conclusiones de los resultados obtenidos

El espacio de la red es lo suficientemente amplio como para que el alumno tome contacto con diversas culturas y sociedades y por lo tanto distintas formas de clasificar y presentar la misma información. El gran desafío era decidir qué información conservar y cuál descartar.

El haber generado este interrogante en clase abrió las puertas para buscar las respuestas y esto constituyó parte de la formación universitaria.

Cada alumno construyó su propia estrategia de búsqueda y clasificación, y en los posteriores encuentros fue necesaria la creación de un espacio para la reflexión y el intercambio. Ellos mismos abrieron el debate intercambiando las respuestas recogidas.

Organización de los datos

Ante el problema planteado en el aula, el alumno debió diferenciar aquellos aspectos críticos de la información que eran relevantes y los que eran meramente información secundaria irrelevante.

Una vez recogidos los datos relevantes del problema, estos fueron organizados en función de la solución buscada, y luego de una exhaustiva evaluación del material recopilado, prepararon la presentación del mismo para exponerlo en los intercambios (reflexionaron acerca de cuál era la estrategia más adecuada de comunicación para transmitir este mensaje, a sus pares). Las herramientas para realizar la presentación quedaban bajo el criterio del alumno, ya que seleccionar éstas adecuadamente eran parte de la tarea de encontrar la solución al problema que debían resolver.

La validación

Al enfrentarse ante este problema los alumnos debieron discernir, si las respuestas obtenidas eran correctas o no y si el resultado obtenido era plausible o disparatado.

Se analizaron los argumentos de cada alumno, para establecer si estos eran consistentes o contradictorios; de esta forma reflexionaron acerca de las estrategias de búsqueda y le permitió al grupo socializar el conocimiento trabajado. Esta es una buena práctica intelectual en la que los alumnos deben desarrollar argumentos verificables, desechando opiniones no verificables.

Conclusiones

Los alumnos se comprometieron con el desafío del proyecto de investigación, se sorprendieron de la cantidad de material relevado y de la calidad del mismo.

Dentro del mismo proyecto, surgieron nuevos desafíos y fijaron metas más lejanas de investigación, ampliando la misma hacia otros temas no pautados en el comienzo.

Reforzaron su confianza al ver que los objetivos habían sido no sólo alcanzados, sino superados.

Pudieron expresarse sin la presión de ser evaluados ni juzgados por sacar conclusiones acertadas o erróneas, sino que fueron escuchados como exponentes de una investigación. Todos sabemos que como educadores, tenemos la responsabilidad de formar a los alumnos no solo como hablantes, lectores, productores de textos, imágenes y comunicadores en sí, sino como practicantes activos de la cultura escrita, como generadores e intérpretes críticos de los mensajes de los medios de comunicación, como personas capaces de hacer oír públicamente su voz en los diversos contextos en los que se desempeñen y dispuestos a escuchar a los otros, como ciudadanos conscientes de que el lenguaje no es ajeno al poder y de que el mayor o menor prestigio adjudicado a los usos y formas lingüísticas propias de un grupo social esta relacionado con la posición más o menos favorecida de ese grupo en la sociedad.

Es por esto que el objetivo principal de la investigación no se limita solo a la búsqueda de la información o selección y clasificación de la misma, sino también la exposición verbal de ésta.

Uno de los objetivos, también importante, es lograr que el alumno participe activamente en las prácticas sociales del lenguaje, para que los convierta en objeto de reflexión y que asuma una posición crítica frente a ellas.


Material educativo.com fue publicado de la página 87 a página88 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro