1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. Que, quien, como, cuando, donde y porque.

Que, quien, como, cuando, donde y porque.

Gociol, Judith

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Sobre esos pilares fue construida la noticia, al menos desde el fin de la Primera Guerra Mundial, cuando el modelo anglosajón (en inglés las cinco W) se impuso en el periodismo: narraciones asépticas y aparentemente neutrales, que pregonaban como valor impoluto la objetividad, les explico a los alumnos del Taller de Redacción en marzo de 2003 y me pregunto: ¿alcanzan estas premisas para narrar el mundo actual?

En primer lugar: “La priorización extrema del dato, que iguala al hecho con la noticia, desdeña que ésta por ser un texto escrito es, básicamente, un relato del hecho –cito- La diferencia no es menor, ya que, al postular que los hechos son lo mismo que las noticias, se facilita el ocultamiento de los mecanismos de valoración informativa propios de la labor periodística”. 
No es ninguna novedad. Si la objetividad pudo sortear indemne la Primera Guerra, se hizo trizas después de la Segunda. “Semana tras semana había yo contemplado cómo surgía, cómo florecía el aura oscuro de la muerte –recordó Jorge Semprún, escritor y sobreviviente del campo de concentración de Buchenwald– Compartíamos eso, esa certeza que crecía ensombreciendo su mirada, como un mendrugo de pan: signo de fraternidad. Como se comparte la vida que a uno le queda. La muerte, un mendrugo de pan, una especie de fraternidad. Nos concernía a todos, era la sustancia de nuestras relaciones. No éramos otra cosa más que eso, nada más –nada menos, tampoco- que esa muerte que crecía. La única diferencia entre nosotros era el tiempo que nos separaba de ella, la distancia todavía por recorrer”. 
Qué? Un genocidio 
Quién? Seis millones de judíos y otro tanto de gitanos, homosexuales, opositores políticos 
Cómo? Asesinados 
Cuándo? En el siglo XX 
Dónde? En el Planeta Auschwitz 
Por qué? 
¿Se puede describir lo inconmensurable con objetividad? 
“Humo: todo el mundo sabe lo que es, cree saberlo –agrega Semprún- En todas las memorias de los hombres hay chimeneas que humean. Rurales ocasionalmente, domésticas: humos de los dioses lares. Pero de este humo de aquí, no obstante, nada saben (...) Humo siempre presente, en penachos o en volutas, sobre la chimenea achaparrada del crematorio de Buchenwald”. 
No por azar un intelectual de la lucidez de Primo Levi se suicidó. Contó todo lo que tenía que contar y se mató. Igual que Walter Benjamin, que Bruno Bettelheim y otras víctimas del nazismo.

No bastan. 
Las cinco W no alcanzan tampoco para contar un mundo que, a partir de los años 80, se ha vuelto intangible. El desarrollo tecnológico –la sociedad de la información– puso en cuestión dimensiones fundantes, como son las nociones temporales y espaciales. 
¿Dónde se generó el acontecimiento? ¿Cuándo? 
«La World Wibe Web computarizada puso fin al concepto mismo de desplazamiento y de la distancia que se ha de recorrer; tanto en la teoría como en la práctica la información está disponible instantáneamente en todo el globo», concluye el sociólogo Zygmunt Bauman y advierte: «las tecnologías que eliminan el tiempo y el espacio necesitan poco tiempo para despojar y empobrecer el espacio». 
¿Qué es el mercado? ¿Quién lo maneja y cómo? ¿Dónde está? En este sistema globalizado, las fronteras corren para las personas pero no para el capital, las empresas –de orígenes diversos– se fusionan unas con otras, las transacciones se hacen por correo electrónico, las acciones se cotizan en Bolsa y los Estados-Nación se debilitan. 
¿Quién es el fabricante de objetos que se diseñan en Europa, se producen en condiciones de explotación en Indonesia y se ofrecen a precios imposibles en América Latina? 
¿Y qué producen esas multinacionales? Una misma empresa puede hacer desde zapatillas hasta espectáculos de básquet o de rock. Porque –tal como teoriza Naomi Klein en No logo– ya no les interesa fabricar productos sino marcas. Por primera vez, desde la Revolución Industrial, lo importante no es la producción de objetos sino de imágenes, estilos de vida y valores. Con independencia del punto de partida, todas las firmas grandes se internaron en universos del mercado que les eran totalmente ajenos. La corporación Walt Disney fabrica dibujos animados, filmes, pijamas, muñecos, un centro de diversiones y hasta una ciudad donde vivir como en una película. 
Cómo contrapartida: ¿Con qué palabras se describe a un movimiento de resistencia mundial, que no tiene sede, ni cabeza visible, ni control centralizado? “La analogía con la red es más que una coincidencia–apuna Klein– es fundamental para comprender cómo ha cambiado la esencia misma de la organización política. Aunque muchos han señalado que las protestas de masas antiglobalización hubieran sido imposibles sin la existencia de Internet, lo que han pasado por alto es cómo esta tecnología de la comunicación está forjando el movimiento a su imagen y semejanza. Gracias a la red es posible convocar las movilizaciones con un mínimo de burocracia y jerarquía, la época de los manifiestos discutidos mil veces y de los consensos forzados está dando paso a una cultura de intercambio frenético, algunas veces compulsivo, de información continua y poco estructurada”. 
Una de las características más interesantes de estos nuevos movimientos es que se han organizado bajo un concepto de poder diferente: democracia directa, horizontal y multiforme. No es una voz, entonces, sino un coro el que expresa sus preocupaciones, contradicciones y respuestas. Esta multiplicidad genera uno de los mayores conflictos con el sistema de producción de una noticia tal cual está planteado por el periodismo hoy: ¿a quién hay que entrevistar? ¿Quién es el vocero de estas agrupaciones sin líderes carismáticos que den buenas frases para titular?. 
Este mundo global –y este movimiento de resistencia, también global- vuelve anacrónicas las tradicionales secciones a través de las cuales los diarios, la radio y la televisión fragmentan la realidad. 
“Las diferentes secciones se corresponden con la estructura temática pero también, en ocasiones, con una concepción ideológica nítida en el sentido de que en determinadas secciones se puede tratar un tema y en otras no, más allá de la pertinencia de tratar la cuestión en un lado o en otro. Así, esta manera de organizar las noticias, al mismo tiempo que racionaliza el acto de lectura del periódico, plantea una serie de problemas sobre la orientación misma de la información”, escribe Carlos Zeller. A modo de ejemplo, analizó la sección de economía de los diarios y concluyó que: 
· la sección ha sido sometida a una especie de cuidadosa limpieza de los “efectos colaterales” que produce la organización económica 
· no se publica ni una sola línea sobre la desigualdad económica y social en el mundo, temas que son desplazados a las páginas de Sociedad. 
• Esta separación entre causa y efecto, entre economía y sociedad, tiende a absolver la organización económica de las calamidades que se derivan directamente de la forma en que se asignan los recursos
¿Qué es noticia en la Argentina después del 19 y el 20 de diciembre de 2001? Las asambleas, los movimientos de desocupados y otros nuevos grupos sociales, aparecen en los medios tardíamente, cuando su presencia es ya ineludible, y solo en circunstancias extremas: una manifestación, un acto de violencia, un corte de rutas. Cuando lo realmente excepcional –lo noticioso- en estos movimientos sucede en la cotidianidad. 
No solo es noticia la recuperación una fábrica por los obreros porque ésta es administrada en forma cooperativa por sus trabajadores,. sino porque esta novedosa forma de organización cuestiona, en micro y a diario, al modelo neoliberal de relación de depndencia, propiedad de los medios de producción y distribución de las ganancias. 
No solo es noticia que un grupo de desocupados corte una ruta para exigir subsidios al Estado, sino que todos los días esos desocupados destinen ese dinero para comprar insumos que pongan en funcionamiento sus talleres productivos.

No bastan 
No alcanzan tampoco las palabras conocidas para explicar la complejidad de una realidad multifacética 
Una metalúrgica transformada en cooperativa, ¿ es una fábrica tomada o una fábrica recuperada por los obreros? La diferencia no es una sutileza lingüística sino conceptual e ideológica. 
Fueron los periodistas los que rebautizaron piqueteros -con el prejuicio que ello conlleva–a los desocupados que cortaban las rutas. Y los dividieron en blandos y duros. ¿Dicen algo esos dos –solo dos adjetivos- para explicar aun movimiento compuesto por no menos de 30 grupos diferentes (en metodología e ideología), solo en Capital y Gran Buenos Aires. 
“Es notable como en los medios de comunicación –señaló el periodista Ezequiel Fernández Moore en una charla- se incorpora dócilmente un tipo determinado de lenguaje: podemos decir con facilidad que los pobres saquean supermercados pero no que los bancos saquean ahorros. Al saqueo de los bancos lo llamamos corralito” 
Si alguna vez los fueron, los eufemismos han dejado de resulta inocentes. No es lo mismo decir.
• Carenciado que pobre. 
• Irregularidades que delitos. 
• Mano de obra desocupada, que torturado. 
• Larga y penosa enfermedad, por el cáncer. 
• Bajas por muertes.
La “liberación de Irak” por parte del gobierno estadounidense no fue otra cosa que una invasión en Irak. 
Es necesario volver a medir el peso de las palabras. 
Y saber mensurarlo, tal como explica Italo Calvino en Seis propuestas para el próximo milenio. 
• Sí,querido, le dice un personaje a otro en Gas de Nevada, de Raymond Chandler 
• No me llames querido. Llámame delator. 
La objetividad es una cortina –estuve tentada a escribir “de humo”, pero después de Semprún ya no se puede– que oculta lo que Tom Wolfe convirtió en doctrina del Nuevo Periodismo: el punto de vista. 
Enumeró una vez Eduardo Galeano, 
• Desde el punto de vista del sur - el verano del norte es invierno. 
• Donde los hindúes ven una vaca sagrada, otros ven una gran hamburguesa. 
• La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia par el campesino. 
• En la India, quienes llevan luto visten de blanco. 
• Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclara que ella no nació de ninguna le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que esas son puras mentiras que Adán contó a la prensa. 
• Desde el punto de vista de un pueblo enfermo, ¿qué significa una moneda sana? 
Siempre se piensa desde algún lugar. 
Siempre se escribe desde algún lugar. 
Siempre se está parado en algún lugar. 
Esa es la única certeza que me atrevo a transmitir a los alumnos. 
Que hay que buscar el pensamiento propio. 
Que hay que buscar un lenguaje propio. 
Que hay volver a pararse en algún lugar. 
Llegan a mis clases estudiantes recién salidos de la aplanadora de la escuela secundaria. 
De años de un sistema que les estropeó la curiosidad y les quitó la posibilidad inmensamente creativa del error. 
Y me pregunto: ¿podrán? ¿podremos?. 
Y no soy capaz de responder.


Que, quien, como, cuando, donde y porque. fue publicado de la página 91 a página93 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro