1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V >
  4. EL licenciado en publicidad al servicio de la empresa

EL licenciado en publicidad al servicio de la empresa

Stortoni, Martín Gabriel [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ISSN: 1668-1673

XII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2004: "Procesos y Productos. Experiencias Pedagógicas en Diseño y Comunicación"

Año V, Vol. 5, Febrero 2004, Buenos Aires, Argentina | 214 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Año 2003. Contexto socio - histórico que presenta modificaciones culturales profundas donde la realidad se encuadra en un entramado vincular complejo, en cuya red se mueven constantemente las empresas y el consumidor, como sujeto de la necesidad. 

Un sujeto que en su mundo externo busca de gratificaciones que devendrán de la adquisición de objetos convertidos en depositarios de sus propias necesidades - elementos de seguridad, prestigio, poder, status. 

Estos elementos, garantizan psicológicamente el bienestar del sujeto más allá del ámbito económico, social y cultural al cual pertenecen. 

Así, cada objeto de consumo se convierte en una «tentación» a la que cada persona responde por medio de actitudes según sus propias necesidades, estas actitudes son estudiadas con detenimiento por quien proyecta estratégicamente un plan de comunicación, puesto que cada grupo de individuos, adquirirá el objeto según sus propósitos. 

Utilizando códigos profesionales se denominan clusters a cada grupo de consumidores que adquieren un producto o servicio. De esta forma, un mismo target-blanco de mercado- puede tener diferentes inquietudes hacia la compra de un determinado objeto, convertido en producto en primer lugar y transferido a marca a instancias inmediatas. 

El consumidor es quien le otorga un valor a las marcas, y para ello hay que conocerlo, entenderlo y estudiar sus movimientos que lo llevan a encontrar satisfacción en ellas. 

La conducta consumidora, como cualquier otra forma del comportamiento, tiene carácter social. 

Y estas actitudes pueden ser de aceptación o incluso de rechazo, tan sólo por no poder tener acceso por razones econó- micas a adquirirlo. 

Es decir que el consumo se mueve por estímulos internos y externos, que se asocian a realidades por las cuales atraviesa el sujeto. Y en este interjuego dialéctico se mueve constantemente el profesional de la comunicación. 

El sistema operativo de la nueva empresa, se ubica en este espacio de contradicciones permanentes, y debe acompañar al proceso de cambios por los que atraviesa el sujeto. 

Si bien es cierto, que en la organización empresarial las estructuras del marketing son esenciales para comprender estas situaciones que fundamenten la orientación de un producto o servicio hacia los objetivos de rentabilidad y de asignación eficiente de los recursos, bien es cierto que la comunicación se convierte en el pilar más idóneo para enfrentarse a las diferentes realidades a la hora de construir símbolos publicitarios de pertenencia, que logren satisfacer necesidades implícitas o explícitas del consumidor. 

Por lo tanto, publicidad y publicitario forman parte de las relaciones sociales donde se mueve el hombre. 

Las empresas, ante este escenario, comienzan a mirar muy de cerca al experto en publicidad formado en un ámbito universitario, puesto que sus conocimientos integrados adquiridos, le permitirán comprender con solvencia intelectual, las características vinculares existentes entre el consumidor y las marcas. 

La industria publicitaria a la vez, también a sufrido grandes cambios. La agencia de publicidad debió recurrir a la reformulación de sus actividades para satisfacer las necesidades del cliente. No solamente podemos depender del departamento creativo, puesto que el mensaje no solamente emplea códigos, sino también canales para lograr establecer una comunicación eficaz con un consumidor cada vez más disperso. Es decir, que las agencias de publicidad han incorporado valor agregado, han sumado servicio. Al cliente se le ofrece un sistema de comunicación compuesto por publicidad, relaciones pú- blicas, prensa, difusión, merchandising, marketing directo, Internet, Intranet, etc. 

Luego, las Centrales de Medios, se encargan de estudiar al receptor, incorporando no solamente los valores cualitativos y cuantitativos que les marcan sus herramientas -TGI-EGMsino también el valor inigualable del pensamiento de quien opera en la estrategia, puesto que es fundamental estudiar las tendencias del sector y las categorías en las cuales se insertan las marcas, analizando en conjunto al receptor desde la globalidad de sus actitudes de compra, inserto en un contexto histórico - social en pleno movimiento. 

El valor agregado comienza a pertenecer al campo del conocimiento. 

Ya no se planifica medios, se planifica comunicación, puesto que se parte de la premisa que todo medio comunica. 

De esta forma, en su proceso de formación, un estudiante de publicidad comienza a integrar saberes de otras disciplinas y ciencias, que le permitirán construir su conocimiento integrado. 

Pero debemos entender que no solamente la única inserción laboral de un egresado en publicidad se encuentra en la Agencia de Publicidad o en las Centrales de Medios, sino que son reclamados hoy, para cubrir un puesto en las mismas empresas. Es decir, trabajar del lado del cliente. 

El licenciado en Publicidad es necesario por su sinergia pedagógica. Compuesta por saberes específicos y complementarios que hacen a su «saber hacer» y al «hacer» en el terreno integral e integrado de su profesión. 

Es formado para gestionar y accionar en estrategias de marketing, para establecer nuevos negocios, para construir tácticas en puntos de venta, para accionar hacia el seno mismo de la organización, para realizar acciones directas, acciones en eventos, para planificar medios de comunicación, para diseñar imagen de marcas, para investigar mercados, para aplicar metodología en su proceso de investigación, para reflexionar, para establecer parámetros sociales, para estudiar el proceso político - social en contextos cambiantes, para comprender de política, de estado, de economía, de sociología, de psicología, de relaciones públicas, de derecho y ética profesional, de mercados regionales, de establecer estrategias de comunicación ante situaciones de crisis por las que atraviesa una marca. Además adquiere habilidades creativas, innovadoras, y la responsabilidad de planificar, organizar, dirigir y controlar proyectos y acciones que optimicen las relaciones con todos los públicos con los cuales la empresa se vincula. 

Fortalecidos, en incorporar conocimientos electivos que los nutren de saberes constituidos como sistema, permitiéndole desde la totalidad, descubrir núcleos de significación para actuar con credibilidad en la realidad social y cultural, con el objeto de establecer códigos de valores que lo autoricen a asumir la función de comunicador como mediador y actor de la cultura. 

Invito a observar con detenimiento nuestro plan de estudios de la carrera de Publicidad y vamos a encontrar las fortalezas enunciadas a lo largo de la ponencia y que nuestros egresados poseen, como así también el perfil que el mercado requiere. 

El mercado necesita del profesional, así como también necesita de los formadores de estudiantes. Debemos comprender que más allá de confrontar en cuestiones de términos, si el licenciado en publicidad debe ser licenciado en comunicaciones integradas, pensemos que un egresado debe constituirse en un integrador de saberes para integrar conocimientos que le permitan desarrollarse en el ámbito actual. Y como reflexión, pensemos que la publicidad por su propia naturaleza, por sus raíces históricas de su origen y desarrollo, sobrevivan a lo largo del tiempo como signo y emblema de las necesidades humanas, aunque sus estructuras profesionales y sociales puedan modificarse o transformarse.


EL licenciado en publicidad al servicio de la empresa fue publicado de la página 182 a página183 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº V

ver detalle e índice del libro