1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. Mi primer año en la UP como docente en el ciclo inicial de formación de un diseñador.

Mi primer año en la UP como docente en el ciclo inicial de formación de un diseñador.

Biagioli, María Eugenia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Estaba en mi casa, realizando algunos trabajos, cuando recibí una llamada de la profesora Claudia Barbera, a la que asistí por cuatro años en la Facultad, en las materias Diseño de Indumentaria IV y V. Su llamado no tenía otro propósito que el de hacerme «la gran propuesta», tenía una cátedra de más de cuarenta alumnos y, como todos los docentes de esta facultad sabemos, no es la manera en que se estila trabajar en la misma, ya que la atención es muy personalizada, y de este modo, se hace más compleja. Esta propuesta consistía en: «si yo me sentía segura de encarar una clase como profesora titular de la materia». En ese instante me surgió una gran incertidumbre, típica de todo lo que hacemos por primera vez. Si bien yo había asistido, como mencioné antes, a esta profesora, no era lo mismo tomar el mando total de la materia. Y acá estoy, es el segundo cuatrimestre que doy como docente de Diseño de Indumentaria I, que abarca temas como: composiciones de imágenes y geométricas, textura en 2D y 3D, trama, estructura, color, interrelaciones de formas y otras operaciones de diseño, resolución de volumen, entre otros. 

En cuanto a los alumnos, la primera vez me encontré con chicos de diecisiete y dieciocho años, que recién salían de la escuela secundaria. Ellos llegaron llenos de sueños, muy ansiosos (ya el primer día querían diseñar ropa). Varios tenían una actitud de no querer comprometerse con la materia, y con muchas ganas, pareciera, de desobedecer al docente, escuchar el disc man y atender sus teléfonos móviles. Seguían con el mismo modo de actuar que en el colegio. Hasta que se hizo un clic, que me costó y les costó a ellos también. Yo me puse más firme y segura de mí misma. 

El docente puede participar en la formación del alumno de diferentes maneras: debe contener sensiblemente al grupo, transmitir conocimientos mediante marcos teóricos y recursos de aula, promover la investigación de disímiles técnicas, exigir rendimiento y a la vez medir estas exigencias, ya que cada alumno tiene sus particularidades. Al mismo tiempo fomentar en él seguridad y ayudarlo a madurar, para obtener logros importantes. Esto reviste un desafío y a la vez enriquece. Tal es el rol mediador del educador en el ciclo inicial de los estudiantes, ya que en esta etapa, el docente se convierte en el referente de esta carrera, máxime en las asignaturas llamadas Diseño de Indumentaria, que es el nombre de su futura profesión. 

Pienso que la interacción con otros profesores resulta muy fructífera, para estimular la interrelación de conocimientos de los alumnos y para que éstos puedan plasmar sus ideas mediante el intercambio de metodologías de trabajo y estudio, y así llegar con un estilo propio y personal al examen final. Las clases son de carácter teórico- práctico. A fin de despertar el interés se comienza con las actividades experimentales, a las que se acompaña con referentes teóricos, previa lectura de copias y libros específicos. 

Los conocimientos y técnicas adquiridos se plasman en: 

Trabajos prácticos individuales casi en su totalidad; trabajos prácticos grupales excepcionalmente; examen parcial: no es habitual aplicar esta modalidad de evaluación, pero ante la observación de falta de lectura de algunos alumnos, se tomé ésta determinación, por única vez y examen final. 

Actividades a través de las cuales se evaluó: prolijidad en todas las secciones del trabajo práctico; puntualidad en la entrega; originalidad y evolución de la propuesta e nterés y dedicación. 

En cada una de éstas, se realizan workshop´s, correcciones y entregas, en las que los alumnos deben exponer su trabajo y defenderlo por medio de la teoría. Estas son grupales, y todos deben estar atentos al trabajo de su compañero, porque muchas veces se aprende de los aciertos y errores ajenos, y para lograr la participación de éstos, hasta de los más tímidos. Con esto, se vencen los miedos a ser criticados, ya que todos pasan por lo mismo, y pierden la inseguridad que tenían al inicio, el temor a equivocarse, que es algo común al comienzo. 

Como recurso para incentivarlos, les comenté que los alumnos que tuvieran de promedio ocho y nueve, participarían de un sorteo, y esa idea les encantó, ellos no sabían cual era el premio. Y una vez llegado el cierre de notas se realizó el mismo, teniendo como recompensa, en ese caso, la entrada a un recital. Los chicos tomaron ánimo y lograron llegar en su mayoría a obtener la calificación. Esto sirvió para darles a conocer que siempre hay que esforzarse para lograr un objetivo, ya sea de reconocimiento, como la nota, o económico, ya con sus clientes en el futuro. 

Debo agradecer tanto el apoyo que recibí de esta docente, como del coordinador de la carrera y la facultad en sí. Me siento muy cómoda y satisfecha al formar parte del cuerpo docente la Universidad, y al participar en un período tan importante como es la capacitación del alumno y su crecimiento en el ciclo principal de su formación como diseñador. En las clases aprendo mucho de ellos y ellos de mí compartiendo las actividades y dudas que plantean. Es una experiencia única e irrepetible con cada curso.


Mi primer año en la UP como docente en el ciclo inicial de formación de un diseñador. fue publicado de la página 46 a página46 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro