1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. Negocios jóvenes: Su papel en el desarrollo de prácticas integradoras en la formación de profesionales.

Negocios jóvenes: Su papel en el desarrollo de prácticas integradoras en la formación de profesionales.

Calderón, Thais; González, Susana G. [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

«El emprendimiento es una conducta más que un rasgo de carácter, y su base es conceptual y teórica, no meramente intuitiva.» 

Peter Drucker

Introducción 

Al reflexionar acerca de las múltiples interacciones que caracterizan la enseñanza y el aprendizaje, sentimos que nuestro papel como educadoras debería consistir en desarrollar aquellos proyectos que mejoren el estado actual de las prácticas profesionales en la Facultad. En esta oportunidad, haremos referencia a las tareas desarrolladas en el proyecto Negocios Jóvenes, resaltando sus características, alcances e importancia en el ejercicio del rol profesional como puente para desarrollar lo que entendemos debe ser el objetivo principal de todo proceso de enseñanza: el aprendizaje significativo. 

En este sentido, el proyecto Negocios Jóvenes tiene como misión que los estudiantes construyan su propio conocimiento recreando un conjunto de situaciones, relacionadas a la gestación de un negocio, que sirvan para adquirir niveles de comprensión profundos, a través de los que puedan internalizar conductas relacionadas con su rol profesional. 

Desde una dimensión psicopedagógica la fundamentación de este particular diseño curricular es sostenida y guiada por el proceso de aprendizaje y las características de los sujetos que aprenden. De este modo, el modelo se sustenta por la construcción de conocimientos, sentimientos, actitudes, valores y habilidades que les permitan actuar tanto sobre el mundo externo como abordar situaciones del mundo interno. Nos interesa entonces, profundizar en estas prácticas, ya que el contexto, con sus permanentes demandas, nos enfrenta a la necesidad de abordar un proceso de trabajo metodológico para la enseñanza, con un diseño flexible, que se adapte las distintas áreas del quehacer profesional, haciendo posible la previsión y racionalización de la acción educativa.

Los estudiantes y la práctica profesional 

El paradigma «somos lo que hacemos» esta considerado desde su aspecto más negativo, como uno de los factores que contribuye a que muchas personas desarrollen elevados niveles de exigencia respecto de la vida que viven (la real) y la que les gustaría vivir (la ideal) que al ser trasladados al terreno profesional pueden generar tensiones y frustración. No estamos en condiciones de aislar a los estudiantes de esta realidad que inevitablemente convive en los procesos y prácticas de la enseñanza, pero podemos ayudarlos a internalizar una concepción más amplia, trabajando en sus habilidades para resolver problemas y estimulándolos a que construyan un conocimiento propio, que favorezca la creación de estructuras cognitivas integradas en el marco de su futura tarea profesional. 

En el aprendizaje basado en problemas, la función del docente consiste en facilitar y orientar al alumno para que desarrolle su capacidad de aprendizaje autodirigido. Se tiene como propósito explícito de la práctica docente, juntamente con la adquisición de conocimientos, el desarrollo de valores, actitudes y habilidades para la resolución de problemas propios de cada área de conocimiento. 

Los resultados de la adaptación de este método al campo de la enseñanza del marketing son muy importantes, porque permite trabajar en el análisis y comprensión de «otra visión de los negocios», aquella donde el estudiante es estimulado a crear e innovar, aprovechando las propias fortalezas, y asumiendo ciertos riesgos. 

Es así como los proyectos desarrollados en el concurso Negocios Jóvenes seconstituyen alrededor de ideas innovadoras, implementadas por estudiantes con la intención de ser aplicadas en el ámbito de las marcas, los servicios y comunicaciones empresarias. 

El proyecto se implementa a través de la realización de un Plan de Negocios que contempla según las distintas carreras, la creación de emprendimientos que desde su nivel inicial sostienen su ventaja competitiva en la oferta de productos y/ o servicios innovadores: 

• Agencias de publicidad y/o de comunicaciones, orientadas a cubrir necesidades específicas, capaces de brindar servicios de creación, producción y monitoreo de mensajes, implementación de acciones promocionales, diseño de marcas, mensajes institucionales, organización de ferias, exposiciones y eventos para segmentos de empresas medianas, pequeñas, públicos internos y externos.

• Empresas en el área del Diseño Textil y de Indumentaria, que buscan y desarrollan nuevos conceptos para insertarse en el mercado de consumo final o industrial. 

• Empresas de Hotelería que generan emprendimientos novedosos destinados a satisfacer las necesidades crecientes y cambiantes en la demanda interna y externa. 

Todo ello en el marco de la asignatura Comercialización 2, con la participación de estudiantes de las carreras de Comunicación Empresaria, Diseño Textil y de Indumentaria, Publicidad, Relaciones Públicas, Hotelería y Organización de Eventos de nuestra Facultad.

El desarrollo del Plan de Negocios recorre todos los aspectos relevantes de un proyecto de índole comercial y aunque no hay una única manera de encararlo, desde la cátedra se trabaja en un modelo en el que se desarrollan los siguientes aspectos: 

• Carátula: Nombre del proyecto, fecha, a quienes y por quienes es presentado. 

• Resumen Ejecutivo: una síntesis de los principales aspectos del proyecto y el objetivo de la presentación. 

• Cuerpo principal: incluye la información relevante para evaluar el proyecto, que al estar organizada por temas o capítulos incluye: introducción, información de fuentes secundarias, análisis SWOT (strengths, weaknesses, oportunities, threats) o FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas), planteo de la estrategia del nuevo negocio, plan de marketing (que debe producir respuestas convincentes en las variables controlables) y factibilidad económica. 

• Conclusiones. 

• Exposición de los Proyectos en la Semana de Negocios Jóvenes.

Frente a las posibilidades que se derivan de estas experiencias, cabe aclarar que también existen ciertos límites asociados con la aplicación real de los proyectos en el campo de las comunicaciones y los negocios. Entendemos que la cuestión del éxito o fracaso de estas ideas, desde un aspecto estrictamente comercial queda en un segundo plano si lo comparamos con el proceso de aprendizaje realizado durante el curso. 

Es por eso que dadas las particularidades que adoptan los procesos de interacción docente-alumno-conocimiento en este tipo de asignaturas, preferimos trabajar primero sobre la generación y selección de ideas, que identificamos como el «nudo» del proyecto, para avocarnos luego en los aspectos más ortodoxos del plan comercial. 

Las líneas de investigación consensuadas junto a la coordinación nos permitieron adaptar el contenido curricular de la asignatura Comercialización 2, con el proyecto de Negocios Jóvenes, basándonos para ello en diversos encuadres teóricos existentes acerca de: 1. Las organizaciones innovadoras y sus características, 2. De los individuos que las conforman y de los obstáculos a la creatividad que habitualmente aparecen en las organizaciones, 3. De la creatividad aplicada al desarrollo de nuevos productos y servicios, 4. Los aspectos clave en las relaciones con el cliente externo, 5. El impacto de las nuevas tecnologías en el ámbito de los negocios. 

De esa forma, los objetivos de esta práctica se entrelazan con la idea de que un negocio se puede descubrir, crear o gestar usando lo conocido hasta hoy o también dado el caso, desaprendiéndolo, porque concebir un negocio es precisamente, una forma distinta de visualizar lo que parece obvio para la mayoría, en la medida en que se articula en las capacidades de los estudiantes para ver oportunidades. 

Es así como al actuar en el rol de entrepreneurs, los estudiantes van adquiriendo capacidades para ver lo que todos pueden, pero de un modo diferente. 

Consideramos que si este objetivo puede ser alcanzado en la mayor parte de los trabajos, estaríamos frente a un punto de partida mas que aceptable en términos de evaluación del aprendizaje.

Para finalizar, encontramos que estas prácticas pueden estimular las habilidades de los estudiantes en: 

1. La reflexión en su rol profesional. (en aspectos relacionados con el liderazgo, competencias, habilidades distintivas, interacción grupal, la capacidad para vender ideas, etc.) 

2. La generación alternativas para resolver problemas relativos al Diseño y la Comunicación. 

3. El conocimiento y aplicación de técnicas de creatividad con fines específicos. 

4. La percepción de necesidades. (búsqueda de oportunidades). 

5. La comunicación de la experiencia de creación con el resto de la comunidad académica. 

Pero si hay un aspecto digno de resaltar es que los estudiantes pueden atravesar la experiencia provistos de una «red de seguridad». Se trata de una práctica en un entorno conocido (la universidad), con personas que tratan frecuentemente (profesores, compañeros, etc.) y con procesos previsibles (calificación). 

Es, en definitiva, un entrenamiento para el competitivo mundo que hoy enfrentan los profesionales con mayores seguridades (y muchas menos frustraciones) de las que tendrían si no existieran estas prácticas intensivas e integradoras a nivel instituciones educativas. 

Sin duda, un paso más en el acercamiento del estudiante a la realidad de la sociedad en la que vive.


Negocios jóvenes: Su papel en el desarrollo de prácticas integradoras en la formación de profesionales. fue publicado de la página 59 a página61 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro