1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI >
  4. Leer para aprender versus aprender a leer.

Leer para aprender versus aprender a leer.

Folgar, Verónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ISSN: 1668-1673

XIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación. Febrero 2005. Buenos Aires. Argentina:"Formación de Profesionales Reflexivos en Diseño y Comunicación"

Año VI, Vol. 6, Febrero 2005, Buenos Aires, Argentina | 288 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La lectura es una práctica privilegiada socialmente, como medio de acceso al conocimiento. 

Antiguamente solo la gente relacionada con la realeza, el poder o la Iglesia, tenían acceso a la lectura y a la escritura, mientras el resto vivía sumido en la ignorancia debido a no poder gozar de ese privilegio. 

Se lee para aprender, para adquirir nuevos conocimientos, para completar lo que se sabe, para confrontar lo que se sabe con la información que aparece en los libros. 

La práctica de la lectura en el aula promueve ciertos aspectos comunicativos: los alumnos leen para intercambiar luego información con otros, para poder elaborar una hipótesis para buscar argumentos con los cuales puedan fundamentar sus trabajos. 

Conscientes de que la lectura es fuente del conocimiento, se inició en el aula un trabajo de investigación de un tema a elección del alumno, para que este se sienta libre de poder trabajar con cualquier contenido que le resultara familiar, conociera con anterioridad o simplemente que le agradara o interesara, el objetivo de la investigación era poder fundamentar la generación de 15 imágenes relacionadas con el mismo, donde ellos desarrollarían su propio estilo fotográfico. La idea era ponerlos a leer para que luego pudieran evaluar la calidad del material, descartar e incluir diferentes tipos de información dentro del informe y sacar conclusiones sobre el tema investigado. 

Saber lo que se iba a buscar era una de las condiciones previas, (como lo es ante cualquier búsqueda) los temas fueron debatidos y se exploraron las posibilidades de los mismos dentro del aula. Esta instancia es crucial antes de «ponerse a leer». 

Las primeras intervenciones docentes fueron para apuntar y asegurar la búsqueda ya que ellos necesitaban saber bien qué investigar, sobre que cuestiones puntuales precisaban datos o a qué preguntas querían dar respuestas. 

Uno de los propósitos fundamentales fue que los alumnos se familiarizaran con la multiplicidad de materiales de lectura, diversos autores que abordaran el mismo tema desde diferentes puntos de vista, más o menos técnicos y que luego de su lectura fueran capaces junto a sus pares de evaluar el material leído y decidir cual les serviría para la realización del proyecto y cual descartar. 

La localización de información precisa requiere de estrategias definidas. Permanentemente el lector se ve obligado a ajustar, precisar su búsqueda, movilizar los conocimientos que tiene, y a relacionarlos para ubicar en qué lugar está lo que necesita. Los recorridos de lectura por materiales diversos a través de su modo de organizar el conocimiento y de sus sistemas de remisiones ponen en juego el conocimiento de los alumnos y los obliga a establecer relaciones entre ellos: conocimientos específicos, los adquiridos recientemente sobre este tema en particular y los obtenidos en otras instancias que se van actualizando mientras se profundiza la búsqueda. 

Una vez que el tema ya está investigado, debatido, fundamentado y «aprendido» recién ahí el alumno se encuentra listo para entrar en la etapa de ejecución de sus imágenes. El objetivo principal del trabajo no eran las imágenes, sino inculcar la práctica de la lectura como fuente de conocimiento y traducción de conocimientos en resultados. 

A lo largo de este proyecto ellos pudieron comprender que:

• Deben recurrir a la lectura para aprender conocer y saber. 

• Leer para aprender supone interactuar con información proveniente de distintas fuentes. 

• Se lee para conocer hechos relevantes y para poder explicar las causas de ciertos hechos o decisiones tomadas en la ejecución de sus trabajos. 

• Para poder realizar una investigación completa deben aproximarse a múltiples géneros para poder comparar la información recogida. 

• En el proceso de investigación se convirtieron lectores críticos, preguntaron, cuestionaron y confrontaron lo que leyeron con lo que sabían. 

• Descubrieron que no debían aceptar como legítimo un texto solo por estar escrito o encontrarse en Internet sino verifica cual es la fuente o ente emisor autor etc.


Leer para aprender versus aprender a leer. fue publicado de la página 102 a página102 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VI

ver detalle e índice del libro