1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII >
  4. El espíritu de la Bauhaus

El espíritu de la Bauhaus

Berkoff, Silvia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ISSN: 1668-1673

XIV Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2006:"Experimentación, Innovación, Creación. Aportes en la enseñanza del Diseño y la Comunicación"

Año VII, Vol. 7, Febrero 2006, Buenos Aires, Argentina | 272 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Una característica fundamental de esta época en que vivimos, es el entrecruzamiento entre las artes y los Diseños y el de éstas con la publicidad, la arquitectura y la comunicación. También vemos una disolución de las fronteras tradicionales entre las artes y algunos campos hasta ahora muy alejados como las ciencias o los estudios históricos. 

Hasta la primera mitad del siglo XX se hablaba de «arte» y como tal se entendía fundamentalmente pintura y escultura. Ahora, en cambio, el término «artes» abarca también la fotografía, el cine, el montaje de espectáculos, el arte digital y un largo etcétera. También hablamos de «Diseños» refiriéndonos al Diseño Gráfico, Industrial, Audiovisual, de Indumentaria, de Interiores, etc. 

Esto no es nuevo, sino que comienza con la Bauhaus, donde ya se integraban todas estas áreas, con un concepto totalizador de diseñadores-artistas-artesanos. Si bien reeditar la experiencia de la Bauhaus sería imposible en nuestra realidad aquí y ahora, podemos tomar de ella muchos elementos útiles para la formación de profesionales creativos en la Facultad. 

En todas las áreas es importante proveer un ámbito para el desarrollo de la creatividad con un enfoque transversal. Particularmente en la carrera de Fotografía, donde soy docente, encuentro entre los estudiantes falta de destreza en el uso de materiales que les permitirían experimentar con nuevas formas de presentación y montaje de sus obras, y por otra parte desconocimiento general acerca de las múltiples posibilidades de la fotografía y su entrecruzamiento con otras artes. 

Sería importante recuperar de la Bauhaus el espíritu de juego, la investigación con formas y materiales y la integración de disciplinas. 

Para esto se hace necesario contemplar tres aspectos fundamentales en la formación de los estudiantes: Desarrollar la creatividad como capacidad de experimentar, jugar, asumir riesgos y trabajar en equipos interdisciplinarios.Entrenar destrezas en el manejo de distintos materiales provenientes de las artes palásticas. Esto ayudaría a los estudiantes a adquirir seguridad y a descubrir nuevas posibilidades expresivas. Conocer las nuevas tendencias del arte contemporáneo: Instalaciones, performance, intervenciones urbanas, uso de proyecciones y escenografía digital en espectáculos, etc., con el objetivo de ampliar la mirada y expandir los horizontes creativos. 

Debemos evitar formar a los estudiantes en técnicas y procedimientos, postergando para un momento posterior el desarrollo de estas capacidades de creación, porque se corre el riesgo de que adquieran estructuras que luego resulten difíciles de quebrar.La libertad creativa implica transgresión, pero esto no significa falta de reglas. Es necesario conocerlas para luego poder transgredirlas, sabiendo por qué y para qué se hace. Precisamente estas transgresiones pueden generar hechos innovadores. 

Se podría planificar un formato de taller donde estudiantes y docentes pudieran disponer de un espacio y un tiempo adecuados para desarrollar esta experiencia, fomentando el espíritu de búsqueda y una participación activa de los alumnos, que los convierta en protagonistas de su propio proyecto. Al mismo tiempo, se deben encontrar distintas formas de evaluación , donde se privilegie el proceso del alumno y del grupo por sobre el resultado, dando margen para el ensayo y error y la toma de riesgos, instancias ineludibles del proceso creativo. 

Sería útil proponer este taller en los primeros años de formación y darle un carácter transversal, de manera de favorecer el intercambio entre estudiantes de distintas áreas y proporcionarles elementos para enriquecer el desarrollo futuro de sus carreras. 

Walter Gropius (1956) habla así del curso preparatorio de la Bauhaus, que era obligatorio para todos los ingresantes, independientemente de la carrera elegida y de su formación anterior: 

«Esta formación se proponía desplegar y madurar la inteligencia, la sensibilidad y la fantasía de cada uno y apuntaba al propósito del desarrollo de la persona integral.

[...] no es sostenible, según mi opinión y experiencia, el reproche de que una formación tan general resulta una extravagante pérdida de tiempo en este nuestro mundo de la economía industrial. Por el contrario, se ha puesto en evidencia que dicha formación no sólo comunicaba al alumno mayor confianza, sino que además aumentaba notablemente la productividad y rapidez de su ulterior preparación especial. Sólo despertando tempranamente en él una ancha comprensión de las interrrelaciones existentes entre los fenómenos vitales del mundo que le rodea, podrá ese alumno realizar una aportación propia a la estructuración creadora de su tiempo.» 

Bibliografía 

Gropius, Walter (1956) Arquitectura , Frankfurt-Hamburgo: Fischer- Bücherei


El espíritu de la Bauhaus fue publicado de la página 35 a página36 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº VII

ver detalle e índice del libro