1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X >
  4. Formación de profesionales creativos. La construcción de la imagen de uno mismo

Formación de profesionales creativos. La construcción de la imagen de uno mismo

Spina, María Laura [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

ISSN: 1668-1673

XVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2008.

Año IX, Vol. 10, Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina. | 212 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La práctica profesional requiere de una correcta imagen del diseñador. Una imagen de marca, un sistema visual, una identidad gráfica. 

El desafío consiste justamente en desarrollar la creatividad en el proceso de creación de esa marca propia, la cual debe poseer determinadas cualidades para que sea correcta. 

Me pregunté si era posible lograrlo con los alumnos de la asignatura Práctica Profesional de las Carreras de Diseño de Interiores y de Diseño de Indumentaria. 

Ninguno de ellos tenía conocimiento del tema al iniciar la cursada, no sabían tampoco manejar con solvencia los software correspondientes con lo cual se creó un clima de gran expectativa ante el desarrollo de las clases. 

¿Era posible construir una marca propia en tan breve tiempo? ¿Era posible aplicar la creatividad cuando nunca antes habían experimentado técnicas creativas? 

¿Cómo iban a lograr generar un sistema visual si no existía conocimiento del teman ni de programas como Illustrator, Corel Draw, Photoshop? ¿Qué conceptos o atributos debía comunicar la marca diseñada? 

Estas y otras tantas preguntas se sucedían a borbotones en las primeras clases, las cuales eran por cierto muy numerosas, concurridas y heteroéneas. 

Y allí se inició el desafío: creer en uno mismo y contemplar todas las ideas posibles. 

Iniciamos la segunda clase con un debate especialmente preparado a partir de un cuestionario que invitaba a la reflexión: quién soy, cómo quiero que me vean como profesional, qué deseo transmitir a través de mi marca, cómo deseo trabajar a futuro, cuál es mi visión y mi misión dentro del campo profesional y otros. 

La mayoría de los alumnos no tenía claro qué hacer al terminar su carrera. Surgieron los miedos y las incertidumbres y esa extraña sensación de no saber nada. 

El debate, de una gran riqueza, contribuyó a movilizarlos, a reflexionar, a aprender a pensar. 

Con la ayuda de diversas técnicas de creatividad, algunas grupales y otras individuales, se inició la tarea de pensar la marca teniendo en cuenta que es, para un diseñador, muy difícil diseñar su propia marca. 

Primero, cada uno pensó y organizó los valores a transmitir en ella y teniendo en cuenta este proceso semántica, se buscó desarrollar la gráfica de la misma intentando comunicar sin ruidos lo anteriormente marcado. 

Correcciones grupales e individuales ayudaron a que cada alumno se enriqueciera con la corrección del compañero y aún el día de la entrega, cada uno trajo su trabajo y se procedió a corregir del mismo modo para que ya en el momento hubiera una devolución y un aprendizaje. 

La creación de la propia identidad corporativa personal, la realización del Manual de Normas de la misma, la creación de submarcas por área de trabajo (con el fin de abrir el sistema visual) fueron tres entregas pautadas, corregidas y seguidas en forma personal. 

La última y cuarta entrega consistió en el desarrollo de un prototipo de portfolio profesional incluyendo secciones y los mejores trabajos realizados en cada una de ellas. 

Aquí se presentó el problema de qué colocar en el interior, cómo seleccionar el material y cómo prepararlo, por eso los conocimientos de Photoshop ayudaron a preparar todo ese contenido. 

Los alumnos aprendieron, no solamente a seleccionar, pautar e implementar el material sino también a escanear, retocar, manejar resoluciones gráficas, archivos fotográficos y pruebas de impresión. 

Unieron lo aprendido en clase con el proceso de producción logrando muy buenos resultados. 

Ellos mismos estaban sorprendidos de los logros. Habían empezado las clases casi sin saber el contenido de la asignatura y terminaban con una marca propia, su currículum listo para una búsqueda laboral y un portfolio impecable para mostrar en una entrevista. 

Y en ese momento pensé que mi tarea como docente estaba cumplida.


Formación de profesionales creativos. La construcción de la imagen de uno mismo fue publicado de la página 130 a página130 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

ver detalle e índice del libro