1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X >
  4. La commedia dell ‘arte

La commedia dell ‘arte

Waisse, Elizabeth

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

ISSN: 1668-1673

XVI Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2008.

Año IX, Vol. 10, Agosto 2008, Buenos Aires, Argentina. | 212 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Durante años he estado investigando acerca de la comedia del arte. Pude descubrir las raíces del género estudiando en Italia con Antonio Fava, quien es hijo de un Pulcinella calíbrese, Tommaso, que vivía en el pueblo de crotonese. Con máscara y vestuario de Pulcinella, armado de guitarra animaba las fiestas con lazzi, canciones, serenatas, escenas buffas y narraciones épico-cómicas y tragicómicas.

Por lo que Antonio, puede transmitir en forma directa aquello que aprendió de su padre y que sigue desarrollando, en su compañía, viajando por todo el mundo, pero nunca ha querido realizar un video con la técnica, porque cree que sólo se realiza una correcta transmisión de persona a persona. Como el teatro que sólo se comprende en la interrelación en el aquí y ahora.

Los orígenes y características 

Género que se materializa en el renacimiento. 

Se caracteriza por ser improvisado y por estar conformado por personajes: máscaras, que son tipos fijos, arquetipos, con una forma predeterminada de comportamiento, de modo que cuando aparecen en escena, el público ya sabe que se puede esperar de ellos. 

Otra de las características fundamentales es la relación que se establece con el público: “la complicidad”. Es decir, la mirada de aprobación del público de mis acciones y actitudes. 

En la comedia es sólo buscar al público como cómplice, como si al mirar un objeto en la escena, luego miro al público, y luego realizo la acción y vuelvo a mirarlo, mi ojo es su ojo, somos uno. 

Es muy diferente a la situación del actor psicofísco stanislavskiano, que se va revelando durante su accionar, y se va transformando. 

En la comedia los personajes ya tienen una personalidad definida, ya que siempre visten la misma ropa, y cada máscara tiene una forma de caminar, un tipo vocal y comportamientos predeterminados. 

Por ejemplo si un actor psicológico, típico del siglo XX, con una panorámica, hace una miradaza al público en general, lo hace en total inmovilidad, con una expresión muy fuerte en la mirada, puede apenas mover los ojos y de esta manera cubrir la totalidad de la sala. Mientras que un actor de la comedia, si quiere también hacer una panorámica sobre el público, debe: primero considerar al público como un grupo de individuos, y no, como una masa de gente. Debe mover la cabeza de un espectador a otro, precisando bien con el movimiento de toda la cabeza, que su mirada está dirigida hacia un determinado espectador, luego a otro y, a otro. No puede mirar a todos los espectadores uno por uno, pero hará una selección, tratando de cubrir la totalidad de la sala. 

Para dirigir la mirada de un espectador a otro el actor usará un ritmo, no a metrónomo, sino que, variado, jazzato, casi personalizando la mirada, que será por ejemplo, muy rápido para el caballero, más insistente para la dama, y glissato para el grupo del fondo. 

Por otro lado, en general, se da como cierto que las compañías de la comedia, representaban sus obras en las plazas y “ a la gorra”, lo cuál es erróneo, ya que mediante las compañías de la comedia es que por primera vez se instaura la profesionalidad del actor, ya que estaban perfectamente organizadas, y buscaban un espacio cerrado para sus obras, y cobraban la entrada; es la primera vez que se forma un gremio y se impone la profesión de actor como cualquier otra profesión aceptada por la sociedad. Antes los artistas de teatro estaban mal vistos, no se los incorporaba socialmente, ni siquiera tenían el derecho de ser enterrados como las otras personas, eran marginales. En sus orígenes la comedia, es ante todo, una idea práctica, el espectáculo teatral es un producto que puede venderse, para obtener un salario, que sirve al artista como sostén y como financiamiento para una nueva empresa artística. Esta invención, fue pensada para aplicar en aréas bien amplias de aquella Italia, que aún no era un estado, y para moverse hacia otros países como España, Francia, Austria, Alemania e Inglaterra. 

Tessari indica, con una fuerte sugestión simbólica, el 18 de enero de 1801 como fecha de la muerte de la comedia del arte. Ese día, con un edicto, la República Cisalpina prohibe el teatro de las máscaras. Pero es sólo una muerte aparente porque la comedia se continúa, en las marionetas, en los cómicos de la plaza y los de la posta: Il Bajazzu calíbrese, Infarinato Della Comedia, que se llamará luego Pagliaccio y portará su joroba y su nombre modificado al cómico de pista, hoy decididamente: “el clown”. 

En 1947 se rescata nuevamente el género, a través d e la puesta en escena de Giorgio Strehler en el Piccolo Teatro de Milano de Il servitore di due padrone de Carlo Goldoni. 

A partir de la organización que establece la comedia del arte, se constituye la profesión del actor. En 1560 entra en la compañía la actriz. 

En general eran familias, y cada actor representaba siempre la misma máscara, desde niño hasta anciano, más allá que representara un personaje de viejo o joven, se crecía y se moría con la misma máscara. 

Las máscaras de la comedia, siempre están en estado de “supervivencia” permanente. Expresan sus sentimientos en forma explosiva como un volcán que hace erupción. Nunca se pueden cerrar los ojos, porque eso implicaría una desconección con el público, con el que estamos permanentemente en contacto, por lo que los personajes hasta duermen con los ojos abiertos (en complicidad con el público). 

Nunca se produce una muerte en escena, sino que existe la máscara de la muerte, que aparece para llevarse a un personaje.

Estructura 

La comedia del arte era al improviso, esto quiere decir que se improvisaban totalmente los textos. 

Primero se realizaba un canovaccio, que es un guión de las situaciones que se iban a representar, es decir, el orden de las escenas con su conflicto. De esta manera los actores sabían cuando les tocaba entrar o salir de escena y cuál era la situación rectora. 

Solían tomar situaciones de la actualidad del lugar al que viajaban. 

Por otro lado esta il lazzi, es decir el gag, cada actor poseía alguna habilidad, por ejemplo: tocar un instrumente, hacer malabares, cantar o un número propio. El lazzi el actor lo desarrollaba también en forma improvisada durante el canovaccio. Podemos tomar como herederos, entre otros, de la comedia del arte, a los hermanos Marx, Chaplin, Búster Keaton, y nuestro local Tato Bores.

Los tipos fijos de la comedia son: los viejos, los enamorados, los sirvientes y el capitán.

La máscara 

Todo cambia en el artista de la escena cuando se pone la máscara. El cuerpo, la voz, el lenguaje. Ya no puede comportarse como en la cotidianeidad. El actor recita el texto con la voz impostada, no se preocupa de aquello que dice el personaje, sino de aquello que el autor ha querido decir. 

La máscara debe ser construida de cuero, porque es un material perdurable y al mismo tiempo, absorbe la transpiración, por lo que es posible tenerla puesta mucho tiempo. Además el cuero es un material vivo. 

No todos los personajes de la comedia llevan máscara. Sobre la máscara se lleva el camauro, es una especie de capucha negra, que cubre absolutamente el pelo real del actor y el cuello. Al mismo tiempo ayuda a sostener la máscara. Siempre el cabello es falso, como la barba y los bigotes. 

La única parte desnuda del cuerpo son las manos. 

Está prohibido tocarse la máscara con las manos. 

La máscara debe ser monocromática. Colores que van del blanco al negro, pasando por todas las gamas del beige, el sepia y el marrón. 

Existen variedades de máscaras: 

1. La máscara completa de cuero 

2. El infarinato (enharinado) 

3 Tratamiento mixto: un cuarto de máscara: Il Dottore y a veces la Servetta 

4. Máscara fraccionada: sólo nariz, frente, mentón. 

5. Deformación plástica del rostro con caracterización. 

6. Personajes sin máscara de cuero ni tratamientos particulares, sólo el maquillaje que realza los rasgos de la cara. La máscara social.

La máscara es un detonador de una explosión expresiva. Cuando aparece el personaje ya sugiere quién es (qué tipo humano), qué cosa podrá hacer y qué no, que cosa promete (qué programa dramático contiene), cómo es su vida (cuál es su comportamiento permanente).

De esta forma se hace accesible a todo público, de cualquier cultura, aunque no conozca la lengua en la que hablan.

Técnicamente, cuando el actor está tras una máscara, y realiza el acto de mirar, debe orientar la máscara considerándola sólo un gran ojo. El centro de este ojo, el actor lo debe situar en la punta de su propia nariz, no de la máscara. Tiene tres puntos de referencia para dirigir la máscara: el partenaire, el objeto y el público.

Clasificación de las máscaras 

• I zanni. Los sirvientes. Se encuentran en estado de urgencia permanente. Llegan a la ciudad en busca de trabajo. Vienen de pueblos pequeños, en donde se hablaba un determinado dialecto, por lo que su forma de hablar es extraña, primitiva, con un ritmo, acentuación y uso de palabras incomprensible. No tienen educación, no saben leer ni escribir. Siempre tienen sueño y hambre. Duermen parados, no tienen acceso a las camas. No se bañan, entonces tienen mal olor y la piel escamada. También tienen piojos. Su centro está de la cintura para abajo ya que: instintos fisiológicos y sexuales El animal de referencia es el pollo, la postura es con la cola y el pecho hacia fuera y las rodillas dobladas hacia delante. Nunca están quietos. Son astutos pero no inteligentes. Son muy miedosos. Visten un pantalón y camisa de retazos, de pedacitos de trapo cosido, de ahí es que viene la estilización del traje con los rombos, pero en realidad es un traje muy pobre. Lleva una máscara, con una gran nariz y un sombrero de paño. Un cinturón, donde lleva colgado el battochio, es un palo, que tiene un efecto en su construcción en madera, que cuando se golpea hace un fuerte ruido como si se estuviera pegando verdaderamente.

Es ingenuo y puede creer que un papel que vuela con el viento es un ser vivo. Es un tonto –genio, si quiere ir del punto A al B, nunca llegará en línea recta , es más nunca llegará al punto B por propia voluntad, si llega será por casualidad. Sus nombres terminan con ino-ina.

Derivaciones del zanni 

• Infarinato. En su origen fue zanni, pero ascendió dado que se ha convertido en criado personal de la señora. Por lo tanto duerme en una cama. Se enharinan el rostro, y tienen panza, son afeminados, como eunucos. Aman a la señora por sobre todas las cosas, darían su vida por ella, se tiran al piso, ante un charco con tal de que ella no se ensucie. La ayudan a vestirse y la acompañan permanentemente. Son amantes de los bombones, que la señora suele darles como premio. 

• La signora. En su origen era una zagna, pero que se ha casado con un viejo rico y se ha transformado en una mujer adinerada, obviamente casada por interés económico y mostrando su riqueza en exceso. Usa peinados altísimos con sombreros y tocados estrafalarios, hasta un barco puede tener como adorno en la cabeza. Toma clases para pertenecer a la nobleza, pero cuando se emociona pierde sus modales y le aparece su comportamiento primitivo. Hace gala de sus riquezas poniéndose todo al mismo tiempo. 

• Los enamorados. Son hijos de nobles, pero que sólo queda el padre viudo. Los han mandado a estudiar a las ciudades más importantes, en las artes, las ciencias y la destreza guerrera. No llevan máscara, sólo el maquillaje social. Visten con ropajes característicos de la época. Se asocian con perros o gatos de raza, siempre mantienen su porte y elegancia. Están muy pendientes de su aspecto exterior, de cada uno de sus movimientos, de sus atuendos y su cuerpo. Prácticamente no comen, les parece una acción vulgar, son cuasi anoréxicos. Su centro de energía está en el pecho, y caminan en puntas de pie, como si no sintieran el peso de la gravedad, y estuvieran flotando. Realizan movimientos amplios con los brazos, ocupando todo el espacio posible. Podemos decir que funcionan de la cintura hacia arriba. Son fetichistas, adoran los objetos de su amado, una carta, un pañuelo, pero nunca se tocan con el otro, pueden besar un lazo que encuentran caído en el piso, si creen que pertenece a su amado. Tienen tendencia al suicidio, ante cualquier problema, si creen que su amor no los quiere, o si les sale un granito, o se les mancha el vestido, justo cuando van a encontrarse con el ser amado. También tienden a la locura, ante las situaciones que no pueden resolver, y en su locura se convierten en una animalito (una oveja, un pato, un sapo). Su función en el canovaccio es querer casarse con su amado, pero siempre el padre se opone por un problema con la dote (los bienes que por costumbre tenía que entregar el padre de la novia ante un casamiento). Se los asocia con el elemento agua, surgen a la vida, y lagrimean. Se alimentan de vegetales, no porque sean vegetarianos, sino porque la carne les parece un alimento vulgar. Nunca tienen hambre, eso es cosa de los siervos. 

Los enamorados son muy valientes y pueden llegar a ir a la guerra para rescatar a su amor, en ese caso portan una máscara neutra, para no ser reconocidos. En general se llaman Isabella y Flavio. Es el amor idealizado. La persona amada es más para ser soñada, que para ser tocada. 

Los enamorados son heroicos, el pecho siempre abierto. Por amor pueden someterse a cualquier sacrificio, tortura. Son inteligentes, pero su inteligencia se ve obnubilada por la pasión, de las penas, las alegrías, viven en un estado emocional fluctuante, que les provoca una alteración mental. Son celosos, orgullosos, reconocen sus propios errores, siempre en forma extrema, en forma dramático–patética. Sienten amor y odio absoluto, narcisos, no tienen sentido del humor. Siempre controlan sus gestos, para mostrar siempre la perfección. Están permanentemente utilizando un objeto personal, suelen ser: un pañuelo, un abanico, una carta, una espada. 

• Los viejos. Están apremiados por el tiempo que se les termina, en estado permanente de urgencia. Son egoístas y siempre están sin mujer por diversos motivos. La función dentro del canovaccio, es la de obstaculizar, en general, el casamiento de los enamorados. Operan contra su propia naturaleza, quieren ser “el novio”, que se casa con la joven. Buscan un amor libidinoso. Aunque un viejo sólo puede enamorarse en la cabeza y en la baba que le cae por la boca, porque ya no son potentes sexualmente. Se los asocia con el elemento tierra. Corazón de piedra. Lapidarios. Pero el viejo es la autoridad máxima en la casa y es el que da las órdenes, por lo que sólo podrá ser detenido en su accionar en forma deshonesta, con la fuerza, el engaño y la traición. Algunos viejos característicos son: 

• Pantalone. Se asemeja corporalmente a un pavo. El cuerpo curvo y largo. Sus pasos son cortos y rápidos. Camina con los talones juntos y los pies para afuera: en posición, como si estuviera sentado, pero sin sacar la cola afuera. Tiene los codos juntos y está permanentemente moviendo los dedos como si estuviera contando dinero. Cuando se pone contento salta, levantando los pies como si le quemara el suelo. Cuando tiene una emoción muy fuerte, se toma el corazón, como si le viniera un ataque, y cae al piso levantando los pies y pataleando. Pero, puede incorporarse de un salto, ante una mujer bonita o un billete. Estos movimientos ágiles que realiza, constituyen una convención de la máscara, dado que en general se mueve como un viejo. Viste ricamente a la usanza de la época y lleva una media máscara con sombrero. Pantalone es muy avaro, lo que más le importa en la vida es el dinero. Por ejemplo si en un canovaccio, se casa con la signora, no le molesta hacer la vista gorda y dejar pasar al sastre al cuarto con su mujer, porque en esa complicidad consigue no pagarle. 

• Il Dottore. Corporalmente se parece a un cerdo. Viste una toga larga y sombrerito chato. Lleva una panza falsa. Camina como si fuera un resorte, subiendo y bajando. Lo que más le gusta es hablar y comer. Siempre tiene algo para explicar y mostrar sus conocimientos, empleando palabras en latín, en griego, o en cualquier otro idioma. Puede usar el grammelot, es una técnica en la que en realidad sólo se dice alguna palabra existente de un idioma y el resto son cuasi palabras improvisadas por el actor, pero con una intención precisa, como si estuviera hablando correctamente. Se mueve en el espacio, como si por todos lados hubiera pizarras donde el puede desarrollar sus teorías, no pierde ocasión de exhibir su supuesta sabiduría. Y además es un devorador de comida, una verdadera cloaca. El doctor no puede dejar de hablar, y realiza su sproloqui, esto implica que comienza una explicación y no se detiene, entonces los otros actores que están en la escena, se sacan sus máscaras y desde el actor, lo sacan, por la fuerza, de la escena, ya que la máscara del doctor, en esos momentos, es como si perdiera la consciencia de que está en un escenario dentro de un canovaccio, en general se repite a lo largo de la comedia, a veces le bajan el telón, o le cae un trasto encima, pero el Doctor vuelve a insistir. 

• Tartaglia. No escucha y está con una corneta que amplifica el sonido. 

• Il Capitano. Era en sus orígenes un zanni, pero que en la guerra se vende al enemigo, y finge ser un héroe en la batalla, pero en realidad es un cobarde y traidor a la patria. Su elemento es un palo, que lo lleva orgulloso, sonriente. Exhibe su coraje, alzando su mandíbula. Suelen tener un nombre ridículo: capitán rompepelotas, scarabombardone, coccodrillo, fanfarone, giangurgulo, matamoros. Muestra para el afuera una imagen exultante de sí mismo, exhibicionista, pero en el fondo de su alma siente vergüenza de su persona. Parece grande, bello, orgulloso, fuerte, terrible, irresistible, imbatible en batalla y en el amor. Pero todo el tiempo se tropieza, o se golpea con su bastón, o se asusta, se equivoca la dirección. Le gusta comer manjares recostado y es de chuparse los dedos y emborracharse. Lleva una media máscara con una gran nariz y uniforme militar. 

• Una máscara social: La bauta. Constituye una máscara atípica. No pertenece a la clasificación de las máscaras de la comedia del arte. Un tricornio negro, una capa negra con esclavina y el rostro cubierto con una máscara blanca. Su función es la de no ser reconocido, el ocultamiento. Es andrógina, ambigua. Era utilizada para salir de incógnito. Al contrario de las máscaras de la commedia dell´ arte, que determinan y definen claramente la función y personalidad del personaje. La bauta es lo opuesto, es la búsqueda de la no identidad, de la máscara masificada. Las leyes para el uso de la máscara en el gobierno veneciano: prohibición de introducir la máscara en conventos y lugares de culto; prohibición del uso de armas como parte integrante de la máscara; prohibición de uso de la máscara a las prostitutas; imposición del uso del tabarro y la máscara a las mujeres en los teatros. Al mismo tiempo que cumplía con una función de ocultamiento, también tenía una función social, ya que era usada sólo por la clase aristocrática. En las ceremonias oficiales y fiestas públicas era una obligación usarla.

Referencias bibliográficas 

- Cruciani, Romano. Il carnevale e le maschere. Coop. culturservice. 

- Duchartre, Pierre Louis. The italian comedy. Dover. 

- Fava, Antonio. La maschera comica nella commedia dell’arte. Andromeda Editrice. 

- Fo, Darío. (1998) Manual mínimo del actor. Hondarribia (Guipuzcoa) : Hiru, D.L. 

- Oliva, César y Torres, Francisco (1997) Historia Básica del arte escénico. Monreal: Cátedra 

- Rudlin, John. (1994) Commedia dell’Arte An actor`s Handbook. London and New York: Routledge.


La commedia dell ‘arte fue publicado de la página 175 a página179 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación Nº X

ver detalle e índice del libro