1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. El diseñador de interiores. Su formación

El diseñador de interiores. Su formación

Di Blasio, Agustina

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Cada profesional se forma y capacita según los diferentes campos que encuentre más interesantes, es por esto que considero que el mismo alumno será el que le dará el rumbo a su profesión y el docente deberá ser quien lo oriente en este camino y le presente opciones en donde el primero pueda investigar y explorar. 

Por eso dentro de la profesión del diseñador de interiores, podemos detallar las distintas ramas que se relacionan con la profesión. 

Si bien no podemos decir que el diseñador de interiores es Escenógrafo, podemos afirmar que ambas profesiones tienen un punto de encuentro, y es la creación del espacio, teniendo en cuenta la iluminación y los materiales que lo componen. 

Se diferencian porque un espacio es creado para ser vivido durante un tiempo determinado y el otro es para ser vivido a diario. 

Así mismo, el ejercicio de pensar en armados escenográficos, en una ambientación para vivienda, o para realizar una decoración para una publicidad gráfica o audiovisual, le da al diseñador de interiores la capacidad de aplicar las distintas técnicas adquiridas en cada situación, adaptándolas según la actividad a desarrollar en el espacio, es decir si el espacio va a ser habitado o va a utilizarse en forma escenográfica. 

Es importante que el docente o profesional transmita la existencia y características de los materiales de revestimiento de escenografías y de viviendas, por ejemplo falsos acabados, imitación madera, imitación mármol, que también son aplicados en el Diseño de Interiores pero no estructuralmente, sino decorativamente y en escenografía se utilizan muchas veces como estructura, o mejor dicho como realización escenográfica. 

Cada profesional va creando y direccionado su carrera, mientras transita el camino y va descubriendo las distintas áreas que encuentra dentro de la profesión. 

Otro área en la que los diseñadores de interiores se desarrollan es la de realizar trabajos de ambientaciones para eventos, shows, presentaciones de productos, etc., en éste caso los tiempos son más acotados y es necesario definir las ambientaciones con una mecánica distinta de organización, ya que deberán realizar los mismos pasos que en la decoración de viviendas. 

En el itinerario básico a tener en cuenta deberán estar presentes los siguientes pasos: Entrevista con el cliente; explicación de formas de trabajo; investigación; presentación de una o mas propuestas; aprobación de un proyecto; ultimar detalles; ejecución de la propuesta elegida. 

En esta profesión es primordial saber escuchar y poder captar las necesidades del cliente, así como tener la capacidad para representar de manera inmediata el proyecto en papel o digitalmente, en pocas palabras: dar lugar a una comunicación fluida y rica en detalles que aporten a la gestación de las propuestas que se desarrollarán luego de la recopilación de los datos que éste nos brinde. 

No es un detalle menor pensar que la construcción de viviendas y emblemáticos espacios destinados a ser vividos, habitados, son, hace ya mucho tiempo, meramente producto de la construcción arquitectónica, pero es importante destacar el lugar que los diseñadores de interiores fueron ocupando en la concepción de un proyecto. 

Hoy en día es importante darle el lugar a los diseñadores de interiores desde el inicio de cada proyecto, ya que éstos están abocados exclusivamente a personalizar cada ambiente habitado por las personas, tomando conocimiento de los materiales, equipamiento tecnológico, aprovechamiento de iluminación natural, circulación apta para cada espacio, variedad de textiles, disposición del mobiliario, revestimientos en paredes y pisos y las actividades que desarrollan las personas según los avances tecnológicos.- 

En el caso de la presentación de un proyecto, el diseñador de interiores está capacitado para explicar a su cliente la inclusión de los distintos materiales que integren a la propuesta. Por ejemplo el porqué de un color fuerte saturado, o el porqué de las distintas texturas que éste haya utilizado, y que serán seguramente para generar alguna sensación. Quizás, muchas veces, para esconder detalles que no aporten al espacio, es decir que en algunos casos el profesional diseñará un proyecto para crear un ambiente que parezca más amplio de lo que éste es, o se encontrará con un espacio donde deberá hacer que el lugar sea funcional, o porque deberá pensar en dar calidez a un mismo espacio mediante el color. 

De acuerdo al estilo de vida de cada persona podemos decir que es indispensable la presencia de un psicólogo de la vivienda, un profesional que esté al tanto de las necesidades del individuo que va a habitar el espacio. Los diseñadores de interiores deben brindar a sus clientes un asesoramiento profesional, y para que esto ocurra deben estar interiorizados y conectados con las novedades tecnológicas y los distintos materiales que son lanzados al mercado de manera constante, para obtener variedad de soluciones en cada proyecto. Para esto, el docente será quien haga llegar a sus Alumnos la diversidad de información para que éstos tomen conocimiento de la existencia y adquieran las cualidades y calidades de cada producto. 

Es por esto que es necesario que la formación del diseñador de interiores esté alimentada y actualizada constantemente. Y concientizada en la importancia de la comunicación con el cliente y sus pares, esto le permitirá al alumno, la posibilidad de crear propuestas propias, libremente y con el conocimiento de las herramientas adecuadas. 

A mi parecer ésta idea de inclusión integral del decorador de interiores en una obra, poco a poco va abriéndose camino, y los profesionales como los arquitectos toman conciencia de lo necesario que es trabajar en equipo y del desarrollo de la conexión con los otros profesionales, que también crean y aportan a la obra, lo que facilita que cada punto del proyecto tenga un porqué válido, sin dejar detalles librados al azar.


El diseñador de interiores. Su formación fue publicado de la página 77 a página78 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro