1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. Visualizar, entender y solucionar problemas en el proceso de enseñanzaaprendizaje

Visualizar, entender y solucionar problemas en el proceso de enseñanzaaprendizaje

Domenech, Tamara [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Mi propósito en este artículo es comentar tres experiencias áulicas cuyo interés reside en haber podido solucionar problemas de diferente tipo. 

El primer día de clases les indiqué a los alumnos que hicieran un trabajo práctico, que consistía en una serie de preguntas orientadas a que pudiera conocerlos (entre ellas, por qué habían elegido la carrera, qué tipo de trabajo se imaginaban tener una vez que la terminaran, si leían, qué tipo de música escuchaban, a qué lugares solían ir, etc…) Hubo una en particular que suscitó incertidumbre y el deseo de saber más. 

La pregunta en cuestión fue con qué artistas y diseñadores se identificaban, con quiénes no y por qué. 

1. El primer problema fue que muchos no supieron qué responder, es decir sabían que les gustaba el diseño, sabían también qué diseños les gustaban y cuáles no, pero desconocían o tenían ideas vagas sobre los diseñadores mismos. Recordaban objetos pero se dieron cuenta que les faltaba conocimiento acerca de sus creadores. 

Otra de las preguntas que les hice para complejizar el problema fue qué artistas y diseñadores conocían a nivel global (internacional), regional (América Latina) y local (Argentina o el país de nacimiento de cada alumno). Y vimos, a partir de sus respuestas que muchos tenían conocimiento de diseñadores globales y escaso conocimiento de artistas y diseñadores locales. O al revés tenían conocimiento de referentes locales y globales y no así de referentes regionales. 

Al problema de cierto desconocimiento se le sumó otro. A la hora de responder por qué les gustaba tal o cual diseño o producto, artista o diseñador muy pocos pudieron fundamentar sus ideas. Es decir, empezaban a fundamentarlas pero se quedaban en el nivel de la descripción. 

 Como estas preguntas suscitaron incertidumbre en ellos pero también cierta movilización en relación al deseo de saber más, diseñé un segundo trabajo práctico focalizado en esta pregunta, entonces tuvieron que, en primer lugar, realizar una investigación exploratoria sobre los referentes que ellos tenían como estudiantes en los tres niveles antes mencionados; por otra parte tuvieron que fundamentar sus elecciones a partir de consignar – quién era ese artista o diseñador, cuál había sido su trayectoria, qué ideas había heredado, qué ideas había transformado-resignificado, cuáles eran las características de sus diseños, cuál había sido el contexto en el cual había desarrollado su obra, quiénes eran sus interlocutores, qué legado había dejado para las generaciones venideras, entre otras. Por último, no podían consultar internet como única fuente. 

De esta manera, considero, que solucionamos el problema de cierto desconocimiento o mejor dicho, falta de conocimiento acerca de los referentes de cada uno de ellos, al tiempo de que ejercitaran la fundamentación de una idea.

2. Una tarde, luego de finalizar el primer bloque de la clase, en el que por lo general doy contenidos teóricos, me vi envuelta en un remolino de preguntas que me hacían los alumnos que si bien, en un principio consideré atinadas, pasada la media hora visualicé un síntoma. 

Es decir uno puede aclarar como docente dudas relativas a un concepto no entendido; puede orientar al alumno en relación a qué bibliografía consultar para desarrollar un tema; incluso leer con ellos textos y comentar las ideas más importantes. 

Esa tarde me vi contestando preguntas como estas “y cómo vamos a hacer un trabajo práctico sobre la familia si nuestra familia está lejos; y dónde vamos a buscar los materiales; por qué tenemos que firmar una declaración jurada; etc.”. 

Quizá porque doy clases los viernes a la tarde y los alumnos terminan la semana medio cansados, era mejor pasar el tiempo haciendo preguntas de este tipo que poniéndonos a trabajar. 

Cuando me di cuenta de la situación les pregunté si para ellos era importante la creatividad, como me dijeron que sí, les pregunté qué era la creatividad, como se quedaron callados les dije que la creatividad era la capacidad de solucionar problemas de manera ágil y original (Ortiz Ocaña 1997). En ese instante se pusieron a trabajar, habíamos podido solucionar el problema, que puede haber sido el tedio que provoca el último día de la semana y/o también, la disconformidad de las consignas del trabajo práctico final. 

Quizá, me quedé pensando después, como este es un concepto absolutamente relevante para las carreras de diseño y comunicación, pueda el próximo año dedicarle una clase entera, como así también diseñar un trabajo práctico específico.

3. La última experiencia que daré a conocer es de índole metodológica. Los alumnos deben entregar 5 trabajos prácticos que tienen la categoría de parcial y llevan una nota numérica. El problema consistió en cómo nombrar a los trabajos prácticos que ellos hacían en el segundo bloque de cada clase, que no llevan una nota numérica pero son relevantes en cuanto a la nota conceptual. 

La solución se le ocurrió a una alumna. La misma sugirió que todos estos trabajos tuviesen una letra. Entonces los alumnos para aprobar la cursada tienen que haber entregado y aprobado no sólo los 5 trabajos prácticos estipulados en la planificación sino que además tienen que haber entregado los trabajos prácticos (A, B, C, D, E, etc.) respectivamente. Habíamos solucionado el tercer problema. 

Considero muy valioso este espacio de reflexión académica porque nos permite como docentes hacer un diagnóstico de la cursada, visualizar inconvenientes y potencialidades. Crear líneas de acción, finalmente, para solucionar problemas pequeños y grandes.

Referencia bibliográfica 

- Ortiz Ocaña, A. (1997) Síntesis de investigación realizada sobre procesos creativos en la educación cubana. La Habana. Disponible en: www.monografias.com/trabajos13/indicrea/indicrea.shtml - 97k 


Visualizar, entender y solucionar problemas en el proceso de enseñanzaaprendizaje fue publicado de la página 86 a página87 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro