1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. Una experiencia de intercambio e integración

Una experiencia de intercambio e integración

Garay, Silvia Elena [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La cultura como conocimiento social adquirido con sus prácticas simbólicas, normas y valores, dan singularidad a los grupos delimitando espacios significativos e intersubjetivamente compartidos. 

Es la comunicación quien toma un papel fundamental en los procesos culturales a través de sus prácticas para el desarrollo y apropiación de la competencia cultural y social promovidas por la educación. 

Desarrollar estos procesos y afianzar los resultados válidos es tarea a realizar por los docentes como “enseñantes”, en el espacio áulico, fomentando el intercambio y la discusión que permitan interpretar las manifestaciones expresivas y comunicativas inherentes a nuestras comunidades multiculturales. Promover el respeto por la diversidad y autonomía cultural como sujetos plenos y autónomos también, capaces de respetar y reconocer su individualidad y la de los otros, favoreciendo la incorporación de saberes como futuros profesionales activos y críticos en el ámbito laboral donde se desarrollen.

Una experiencia áulica compartida 

Hablar de integración en el ámbito docente es tarea casi imposible por las dificultades que se presentan a la hora de coordinar horarios y espacios compartidos. 

La multiplicidad de actividades que desarrollamos a lo largo de nuestra vida profesional hace inexistente esa posibilidad…sin embargo, como creemos en las causalidades más que en las casualidades, coincidimos en un mismo espacio y tiempo (2º cuatrimestre del año 2007), tres colegas de Introducción a la Investigación. Mariángeles Pusineri a cargo de un grupo de alumnos de la carrera de Diseño Gráfico, Paula Danishewsky, en Management Gourmet y Silvia Garay, con un grupo de alumnos de Turismo y Hotelería. 

Lo interesante de esta experiencia fue que a lo largo de un cuatrimestre pudimos hacer un verdadero trabajo interdisciplinario, planificado, donde los espacios de intercambio se fueron sucediendo con fluidez, otorgándole a cada grupo también, una dinámica áulica diferente al compartir y reconocer un universo simbólico (conocido para algunos y a descubrir para muchos) que atravesaba a todas las carreras. 

Se trabajaron los contenidos propuestos a partir del trabajo grupal con la modalidad de taller de reflexión, donde los alumnos tuvieron una participación activa desde la propuesta de situaciones problemáticas inherentes a su experiencia en el campo a tratar, para luego abordar los marcos teóricos que subyacen y dan fundamento a la propuesta. 

A la riqueza de saberes que poseen los jóvenes, con sus memorias y experiencias culturales que deviene con cada uno de ellos, se suma el espacio de la Universidad como ámbito de convergencia de la diversidad. 

El estudiante evoca sus experiencias previas, elabora y contrasta hipótesis, se plantea y resuelve interrogantes. Era el inicio de una investigación en la acción: Teoría– práctica, práctica–teoría y la autocrítica como punto de partida para la superación. 

Para los profesores, los recreos se convirtieron en espacios de intercambio de conocimientos y experiencias, no solamente en cuanto a lo referido a las características de los grupos, sino también a lo inherente a las estrategias de enseñanza – aprendizaje, material bibliográfico y sobre todo a la evaluación de los proyectos desarrollados por profesores y alumnos. Ellos tuvieron la libertad de preguntar, a cualquiera de los profesores, acerca de temas específicos que enriquecieran los contenidos que estaban trabajando y de este modo que les sirvieran de insumos para los distintos temas a desarrollar. Esto permitió la lectura, exposición, confrontación y enriquecimiento de los trabajos y prácticas áulicas a partir de su intercambio. Ejemplo claro de ello fueron las acciones desarrolladas que culminaron con el trabajo y exposición durante la Semana de Proyectos Jóvenes. 

Como actividad previa hubo intercambio de información entre los grupos para preparar las presentaciones multimediales, revisión de trabajos de investigación, exposiciones orales, utilización del vocabulario específico del área a tratar, etc. 

Una vez concluida esa etapa fueron reunidos los tres cursos en el auditorio de la Universidad. 

La exposición de los grupos se realizó sin orden previo lo que permitió una mayor fluidez e intercambio entre los alumnos. 

 Al finalizar las exposiciones cada grupo hizo su propia evaluación, que fue tomada como una instancia más de aprendizaje y superación que se vieron reflejadas en los exámenes finales del mes de diciembre. 

Se contemplaron los siguientes aspectos: 

• En cuanto a los contenidos: Elección de tema, planteamiento de la hipótesis, adecuación al tema planteado, desarrollo, conclusiones generales y conclusiones personales. 

• En cuanto a las relaciones interpersonales: Dinámica grupal, liderazgo y exposición adecuada del tema tratado. 

• Presentación: Adecuación de la imagen y el contenido, coordinación y coherencia entre la imagen y la exposición oral. 

• Evaluación: alumnos y profesores: Evaluación formativa, atendiendo al proceso de aprendizaje de los alumnos con sus intervenciones tanto individuales como grupales. Evaluación sumativa, como evaluación de productos en procesos terminados al finalizar los proyectos. Autoevaluación: evaluando sus propios trabajos y coevaluación: evaluación mutua de profesor y alumnos.

De este modo hubo un intercambio fluido y una retroalimentación permanente, donde se destacó la importancia de la investigación en el desarrollo de sus carreras y la práctica profesional. 

Docentes y estudiantes a través de prácticas reflexivas pudieron reconocer y efectivizar su trabajo con una actitud responsable hacia sí y hacia los demás. 

Esto implica el uso de la libertad responsable como práctica para el crecimiento personal, la convivencia, el fortalecimiento de la identidad, como futuros profesionales en sus diferentes ámbitos de trabajo. 

Esto conlleva al desarrollo de actitudes favorables como consumidores culturales responsables y no al servicio de un modelo social caracterizado por la falta de equidad, ausencia de valores, discriminatoria e intolerante. Mi profundo agradecimiento a Mariángeles Pusineri y Paula Danishewsky. Porque siempre es oportuno aprender con el otro. Porque una nueva mirada de la realidad, una palabra, muchas veces nos ubica en el lugar justo de las cosas; sobre todo, si se recorren los espacios cotidianos comunes permitiendo la apertura a un mundo de posibilidades.


Una experiencia de intercambio e integración fue publicado de la página 105 a página106 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro