1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. La educación y los medios

La educación y los medios

Gruber, Mónica [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Vivimos rodeados de imágenes. Esto es innegable: desde que abrimos los ojos al principiar el día, hasta que nos acostamos, estamos sometidos a un permanente bombardeo de imágenes. Están presentes en los envases de los productos de consumo diario, en marcas, logotipos, vallas callejeras, estampadas en nuestra indumentaria y en los medios de comunicación donde constituyen la esencia de los mismos. Nuestro cerebro –afortunadamente- filtra y selecciona el cúmulo de informaciones recibidas, sin embargo, somos permeables subliminalmente a una enorme cantidad de mensajes que nos condicionan.

Es sabido que hoy en día un niño / adolescente invierte en promedio tres horas diarias frente a la televisión y/o la computadora, lo cual nos da a lo largo de una semana veintiún horas, es decir casi ¡un día completo! de consumo de imágenes mediáticas. 

La educación en los ámbitos escolares sostuvo tradicionalmente una formación enciclopedista, donde primaban el discurso lineal, la lógica y el pensamiento abstracto. El libro constituía, junto a la clase del docente, el medio de acceso a la información. Pero a medida que la afluencia de imágenes se fue haciendo cada vez más importante, un problema comenzó a hacerse evidente: se leía cada vez menos y con mayor dificultad. Así, las nuevas generaciones preferían la seducción de la imagen por encima de la lectura y los conocimientos educativos. Se arribó de este modo a una encrucijada: de no incorporar los medios de comunicación en las prácticas de la enseñanza, la distancia entre la escuela y los alumnos sería irreversible. A partir de la Reforma Educativa, la incorporación de materias relacionadas con los medios de comunicación en los planes educativos, se hizo realidad. Hoy en día, muchos profesorados han incorporado materias que suministran al docente las herramientas didácticas necesarias para su utilización áulica. 

Las voces a favor y en contra no tardaron en hacerse oír, parecía que reavivaban el enfrentamiento entre apocalípticos e integrados que estalló en los ámbitos teóricos de los años ’60, entre aquellos que veían en los mass media1 el fin de la alta cultura y los que los defendían entre otras cosas por su voluntad democratizadora de conocimientos2 . 

Aquellos que han aprendido y aprehendido la utilización de los medios como herramienta didáctica, podrán indudablemente, aprovechar la ventaja que el medio supone. Es innegable la fascinación que provoca la imagen en movimiento, algunos de nosotros lo hemos podido comprobar en aquellas clases habitadas por un murmullo permanente que no nos permite hablar cuando repentinamente se tornan silenciosas al encender un reproductor de video o de DVD y aparece la imagen: todos desean ver qué vamos a proyectar… Es la magia del cine que se materializa para recordarnos la fascinación que provoca. Utilizar las TICs3 requiere de un aprendizaje, de una “alfabetización”, del mismo modo que en la lecto-escritura. En el caso de los medios audiovisuales, conocer su lenguaje, sus elementos, cómo fueron creados y aprender a leerlos, conlleva una formación. 

La lectura de las imágenes mediáticas 

Ver televisión junto a un niño resulta una práctica enriquecedora, en especial para orientar al menor. Sin embargo, muchos de los programas, son consumidos sin la compañía de un adulto. Las imágenes, tal como señalamos, pueden ser decodificadas debido a su inmediatez, no así sus contenidos. De este modo, mensajes que no son adecuados a su edad o interés, pueden crear confusiones y conflictos. Si a todo esto sumamos el hecho de que en la televisión por cable recibimos programas que se pasan en otros países durante franjas horarias no recomendadas para menores… Tenemos un acceso indiscriminado a información que abarca desde lo violento hasta lo erótico. 

Los niños no entienden el cine y la televisión tal como lo hacen los adultos. Las posibilidades de dicha comprensión dependen, de la familiarización con el código correspondiente para poder decodificar el mensaje recibido. Aprender a descifrar dicho código es similar a aprender a leer. La imagen posibilita un consumo sin mediadores y sin conocimientos previos, sin embargo ello deviene en un consumo acrítico de los contenidos. Hasta hace unos años se había instalado en amplios sectores de la sociedad la creencia de que “si está en televisión, existe” (ecuación que hoy en día parece haberse trasladado a internet). Dicho presupuesto manifestaba el desconocimiento propio del medio ya que detrás de toda imagen, aún de un noticiero, de una fotografía de prensa o de un documental, hay una construcción: se hizo una selección de lo que se deseaba mostrar, por lo tanto se desecharon ciertos aspectos y se priorizaron otros y, como cualquier creación humana, dicho recorte responde a una ideología específica. Una misma noticia varía de acuerdo al medio que la emite. Los más sensacionalistas priorizan cuestiones truculentas o emotivas, los más tradicionalistas siguen una conducta más conservadora. Otro mecanismo manipulador utilizado a voluntad por los medios es el descartar determinadas informaciones que no resultan adecuadas a sus intereses particulares.

Una propuesta pedagógica 

Si presenta más dificultad lograr en los alumnos la lectura de un texto que hacerles ver un fragmento de un film. ¿Por qué no capitalizar esta experiencia para lograr de a poco despertar el gusto por determinados temas? 

No todos los materiales mediáticos han sido concebidos con finalidad educativa, esta es una verdad irrefutable. A veces, incluso materiales documentales, nos parecen poco adecuados o no están disponibles para el desarrollo de determinados temas. Pero aún así, podemos utilizar en nuestras prácticas docentes recursos que no fueron concebidos con este fin. A nuestro servicio tenemos para ello: revistas, publicidades, comics, filmes, videoclips, etc. 

Tomemos como ejemplo, para trabajar en clase la época de la última Dictadura Militar, una opción accesible sería seleccionar un film que ilustrase en imágenes aquellos temas a desarrollar: “La noche de los lápices”, “La historia oficial”, “Kamchatka”, “Garage Olimpo”, entre otras. De acuerdo a los resultados de nuestra investigación, esta es la iniciativa docente más popular, sin embargo la intención de este trabajo es sugerir una alternativa viable destinada a lograr, una tarea interdisciplinaria más abarcadora. Proponemos con ese objetivo la proyección de filmes tales como “Mil novecientos ochenta y cuatro” (Nineteen Eighty-Four, 1984), de Michael Radford,”La vida es bella” (La vita è bella, 1997), de Roberto Benigni o “La vida de los otros” (Das Leben der Anderen, 2006) de Florian Henckel von Donnersmarck, para dar algún otro ejemplo. 

A tales efectos podemos considerar que el film “Mil novecientos ochenta y cuatro” no es adecuado para proyectarlo completo, debido a la violencia de muchas de sus partes o bien por falta de tiempo. La opción sería entonces seleccionar el fragmento que nos parezca propicio al tema que queremos desarrollar. 

En un primer momento podríamos trabajar con fragmentos de la novela homónima de George Orwell, confrontándolos para analizar especificidades del lenguaje literario y del cinematográfico para ver cuáles son las soluciones visuales, estéticas y formales por las que optó el director. 

En segundo lugar podemos trabajar a nivel argumental, y reconocer además de modalidades intrínsecas al relato, temas desarrollados tales como: tipos de gobierno, manipulación mediática, mecanismos de control, privación de libertad, violación de derechos humanos, tortura, delación, entre muchos otros que se podrían abordar. A partir de ellos, podemos buscar puntos de contacto con la época del Proceso. De esta forma, el fragmento seleccionado nos servirá como disparador de múltiples posibilidades. Utilizando esta misma metodología, partiendo del mismo film, podríamos desarrollar también conceptos como: democracia, totalitarismos, populismo, gobiernos dictatoriales, genocidio, nazismo, stalinismo, franquismo, etc. 

Como última parte de la propuesta, podríamos establecer también puntos de contacto y divergencia entre el film de Michael Radford y el reality show “Gran Hermano”. Esto tiene por objeto no sólo ubicar el origen de determinados elementos del reality en la novela inglesa sino también construir relaciones con el presente inmediato de nuestros alumnos como una forma de identificar tópicos tales como el “Gran Ojo” que todo lo ve, mecanismos de control, falta de intimidad, manipulación, medios, etc. Nuestro recorrido habría abarcado de este modo: como punto de partida un universo ficcional para buscar su correlato en el pasado histórico reciente (si lo circunscribimos a la Historia Argentina), regresando por último al mundo mediático que nos rodea. Creemos que un recorrido como el propuesto puede despertar el interés de los jóvenes y lograr un aprendizaje significativo. 

Alfabetizar audiovisualmente a los alumnos y desarrollar una lectura crítica de los medios se ha convertido en el gran desafío de capacitadores y docentes. Conocer los rudimentos del lenguaje audiovisual, reconocer cómo ha sido construido, ubicar los espacios por los cuales se filtra la ideología, nos ayudará en suma a reconocer esos sitios a través de los cuales poder e ideología se capilarizan. Estar atentos, confrontar mensajes, cruzar informaciones y reconocer dichas construcciones contribuirán a formar ciudadanos capaces de leer críticamente dichos mensajes. Este es el desafío.

Notas 

1 Medios masivos de comunicación. 

2 ECO, Umberto, Apocalípticos e integrados, Barcelona, Lumen, 1993, pp. 51-82. 

3 Tecnologías de la Comunicación y la Información.


La educación y los medios fue publicado de la página 121 a página123 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro