1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI >
  4. Volver al aula

Volver al aula

Lagna Fietta, María Valeria [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 11, Febrero 2009, Buenos Aires, Argentina. | 195 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Pasaron muchos años desde que me alejé de la vida universitaria siendo alumna y docente. Desde hace un tiempo tenía ganas de volver a la docencia, sentía esa necesidad, sobretodo para poder transmitirles a los chicos de esta nueva generación, la experiencia adquirida en mis años de trabajo profesional, más allá de poder hacer todo aquello que yo esperaba y hubiera querido de mis profesores en mis tiempos de estudiante… La Universidad de Palermo me dio esa posibilidad en agosto de este año, hace tan solo 3 meses, y me encontré con un mundo nuevo, con chicos muy diferentes a los universitarios de los 90. Ni mejores ni peores: diferentes, muy diferentes. Quizás el hecho de contar con menos herramientas comunicacionales hacía que nuestra vida universitaria sea distinta… quizás porque ellos cuentan con demasiadas herramientas los hace diferentes porque todo está al alcance de la mano. Hoy sobran los medios para comunicarse. Cuando no teníamos internet ni celulares, la única alternativa posible era ”reunirnos” para hacer un trabajo práctico, algo maravilloso porque nos permitía conocernos desde otro lado: preparar unos mates o un termo de café el que ponía la casa y los que íbamos llevábamos algo para comer, en ese momento empezaba el trabajo en equipo, y después, discutir opiniones, distribuirnos roles y funciones dentro del grupo: quien tomaba nota, quien hacía resúmenes y quien los tipeaba mientras otro dictaba. Ni se nos ocurría no entregar el trabajo en la fecha solicitada, para nosotros no existía esa opción, y no estoy hablando de hace 20 años atrás, hablo de hace algunos años, si yo misma pasé los 30 hace poco. Las cosas hoy cambiaron, como se suele decir “el mundo se globalizó” y como profesional en comunicaciones aprendo con los chicos día a día, tratando de entenderlos para hablar en su mismo idioma, para tener los mismos códigos y que nos podamos entender. Hoy el desafío como docente es buscar la manera de lograr que se sientan “interesados” para captar la atención, para que puedan aprender desde otro lado, con las herramientas que hoy cuentan que, si las saben utilizar, son maravillosas, pero por sobre todas las cosas, que puedan formarse, que entiendan conceptos y puedan aplicarlos, siento que para poder lograrlo, nosotros como docentes tenemos que hacer hincapié en los valores más allá de la materia que cada uno de nosotros dicte. El trabajo práctico en la Cultura de UP es la herramienta preferida, y eso me encanta por lo enriquecedor que es en la educación para el aprendizaje, por eso trato de contarles lo que era juntarse en un bar, en una casa para hacer un TP en vez de reunirse en el ciberespacio del MSN y los mails, de alguna manera busco la forma de armar los prácticos para que no tengan otra opción que juntarse, porque hacerlo es parte del mismo. La respuesta en este último TP fue muy linda. Más allá de entregar el trabajo “todos” el día que habíamos acordado, parte del trabajo era una charla en clase sobre la práctica que tuvieron de “trabajo en equipo”. Lo charlamos todos juntos, intercambiamos anécdotas y comentarios, lo bueno y lo que se les dificultó. Para mi fue un logro, sobretodo porque los chicos son de diferentes carreras y no todos se conocían entre ellos. Hoy quizás me encuentro enseñando cosas que parecen obvias pero que no lo son. Enseñarles que el compromiso, el respeto, la responsabilidad y la humildad con ellos mismos, con sus compañeros de equipo y de curso y con sus docentes, son tan importantes como sacarse un 10, porque todo eso es parte de una nota, valores agregados que en la materia que dicto (Relaciones Públicas 1) hacen a un todo: la manera de comunicarse, como se expresan, la imagen, la presentación de sus trabajos, la participación en clase, todo en su conjunto es fundamental. Les repito hasta el cansancio la importancia de capitalizar y explotar en estos años de estudiantes todas las oportunidades y los desafíos que se les presenten: Pedir una entrevista en una empresa para hacer un trabajo, equivocarse y aprender de esos errores, hacer pasantías, vincularse con profesionales demostrando que quieren aprender entre tantas otras cosas, sin centrarse en querer simplemente “aprobar una materia más”. Trabajamos con noticias de actualidad generando debates y explicando cada tema del programa relacionándolo con hechos y ejemplos cotidianos, para ello, como mínimo tienen que leer los titulares y copetes del diario o ver un noticiero. En las primeras clases participaban unos pocos, en las últimas debatimos acaloradamente con la premisa de “respetar las opiniones diferentes”. Estructuré el programa de manera tal que las Relaciones Públicas sean una herramienta de gran utilidad sin importar cual sea la carrera que sigan o en que rubro vayan a ejercer. Si van a trabajar en una Pyme o en una multinacional o sean emprendedores y quieran formar su propia empresa. En cada una de ellas, la comunicación oral y escrita, la presentación y la imagen que transmitan serán el puntapié inicial de una exitosa carrera profesional.


Volver al aula fue publicado de la página 135 a página136 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXI

ver detalle e índice del libro