1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. ¿Y ahora que..?

¿Y ahora que..?

Espósito, Pablo [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Como seres racionales que somos esta duda existencial nos acompañará hasta el último minuto de nuestras vidas. En algún momento habrá que tomar una decisión, se llegará a una intersección de caminos donde se deberá elegir cuál es el que deseamos seguir. Éste es el punto en que nos preguntaremos ¿Y ahora qué..? Esta inquietud es un compendio de tantas otras como: ¿Y ahora qué carrera estudio?; ¿Y ahora que estudié, cómo consigo mi primer cliente o mi primer empleo?, una vez que estamos trabajando decimos ¿hay crisis, y ahora qué hago?, y los ¿Y ahora qué..? Siempre existirán, siempre que estemos vivos y evolucionando existirán. 

En mi opinión no está mal preguntarnos estas cosas, porque nos sirve para reflexionar y analizar diferentes alternativas para continuar avanzando por el camino que hayamos decidido tomar. Lo importante es experimentar ya que siempre se puede retroceder y probar con otro camino. Sólo se necesita coraje, autocrítica y persistencia. Este conocimiento es algo que debemos compartir con los alumnos, ya que ellos en algún momento estarán recorriendo los caminos que nosotros ya hemos caminado hace tiempo atrás. Por lo que esté en nuestras manos brindarles nuestra experiencia. 

Hay caminos sencillos que se pueden recorrer con facilidad, pero también están los difíciles, que para recorrerlos se necesita un guía. Es ahí cuando nosotros debemos entrar en acción. Debemos preparar a los alumnos para que puedan recorrerlos, supervisándolos, y brindándole nuestra ayuda. Cuando se tropiecen debemos estar presentes para ofrecerles una mano, sin importar las veces que sean necesarias. De esta forma podrán superar todos los obstáculos, y una vez que lleguen al final, sin lugar a dudas, tendrán ganas de seguir intentando recorrer otros caminos y buscarán nuevos desafíos para continuar creciendo. 

En mis épocas de estudiante he tenido varios compañeros en la carrera de Diseño Gráfico. Algunos quedaron en el camino, otros decidimos seguir hasta el final. Actualmente algunos ejercemos la profesión de variadas maneras, otros se aferraron a los asientos de los viejos empleos que tenían cuando comenzaron el camino, pero ninguno relacionado al diseño o comunicación. Algunos de ellos se destacaban notablemente como alumnos, pero lamentablemente creo que su creatividad era inversamente proporcional al amor por la profesión. Me atrevo a afirmar que esto se debe a que no se atrevieron a buscar la respuesta de la pregunta mágica, ya sea por falta de coraje, falta de motivación, o eligieron la estabilidad de sus aburridos empleos vs. la profesión nueva y, en un principio, no tan segura. Creo que si tal vez hubiesen recibido las palabras de un maestro, la contención de un tutor o el consejo de un amigo para que los ayude a tomar valor, actualmente estaríamos disfrutando de sus excelentes trabajos… o tal vez recibieron todo eso, pero no quisieron aceptarlos. Nunca es tarde, siempre se puede retomar. 

A raíz de esta experiencia, me decidí motivar el amor, pasión y respeto hacia la profesión de Diseñador Grafico. Por eso, como profesionales que somos insisto en que se debe ayudar a los alumnos a convivir con esta pregunta y desafiarla constantemente. Ya que la única forma en que pueden seguir evolucionando es respondiéndola. La vida es un constante “¿y ahora que hago?”. Hay solo dos opciones, quedarse en la pregunta y en el medio del océano, o responderla y llegar a la costa. Nosotros como profesionales estamos obligados a guiar a los alumnos para encontrar las respuestas a sus inquietudes. 

Debemos inculcar a los estudiantes que una vez comenzada la carrera de Diseño Grafico y Comunicación (como cualquier otra carrera), sacaron un pasaje a un viaje infinito. Conocen de donde partieron, pero no a donde llegarán. En definitiva sólo ellos deciden donde bajarse y hasta donde quieren llegar. En este nuevo viaje tendrán la oportunidad de recorrer cientos, miles, y hasta millones de mundos. Cada uno será diferente al otro. Para alcanzarlos deberán capacitarse constantemente, ya que es la forma más segura en que podrán estar listos para superar los desafíos que representa cada uno de ellos, y así poder pasar al siguiente. Está en nuestras manos generarles el deseo de capacitación y constante evolución. 

Es sabido que la profesión de Diseñador Grafico requiere creatividad, por lo que a los alumnos que ya la tienen debemos ayudarles a que la rieguen para que siga creciendo, y a los que creen no tenerla demostrarles que está ahí a la espera de ser motivada para que nazca. Como primera medida, habría que motivar la lectura. No sólo de material de nuestra profesión, sino de todo lo que sientan curiosidad: filosofía, psicología, enciclopedias, novelas de cualquier género, historia e historietas, revistas de actualidad y de no tanta actualidad, diarios, blogs, grafitis callejeros y de baños públicos, ¡Leer todo! Inclusive caminar por la calle, una reunión de amigos, una conferencia, un viaje, hasta un sueño puede ser la mecha que encienda la creatividad. Pero sin conocimientos previos como combustible, les resultará difícil encenderla. Por lo cual debemos motivarlos por medio de ejercicios, experimentaciones, y cualquier otra herramienta que esté a nuestro alcance generar una recepción de nuevas ideas. 

Cualquier profesional, de la carrera que sea, debería tener como lema: “pienso, luego éxito” (pido perdón a Descartes por manipular su frase cabecera). La forma más segura de llegar al éxito es creando… Esto es lo que debemos enseñarles a nuestros alumnos, a pensar en diseño, a pensar en creatividad, a pensar soluciones alternativas. Lo que ya esta hecho seguramente funciona, pero hay que optimizar lo conocido o buscar alternativas radicales. Imaginemos por un segundo si la humanidad se hubiese quedado con el primer modelo de la rueda que era de piedra tallada. ¿Hubiésemos llegado a construir autos de los niveles tecnológicos actuales? ¿Cómo se ven prendiendo el horno golpeando dos piedras? Y ni hablar de escribir libros sobre tablas de arcilla... ¡Gracias Gutenberg por tu creatividad! 

 Otra cosa que debemos hacer, es evitarles la frustración prematura hacia la profesión, debemos interiorizarlos sobre el panorama contemporáneo que les depara. Hay agencias de gran trayectoria (y otras jóvenes), que son serias y valoran el diseño, porque están conformadas por profesionales que tienen respeto y pasión por lo que hacen… Pero lamentablemente otras son solo mercenarios. Recuerdo en mis comienzos cuando en una agencia me dijeron literalmente: “Tenés una hora para hacer diez loguitos, es para una marca de galletitas, el cliente esta viniendo”. Lo más cómico es que no tenían nombre para la marca, desconocían los sabores, e inclusive no sabían ni la forma de las galletitas, o si eran rellenas o no… y obviamente no existía ni un brief escrito en una servilleta usada. Para agravar la situación, los diseñadores no podíamos tener contacto con el cliente, por lo que no podíamos interiorizarnos en puntos básicos y necesarios para lograr un buen diseño. Este es un ejemplo de “agencia mercenaria”, la dueña no tenía estudios relacionado al diseño grafico, publicidad o creatividad. Conclusiones: En Latinoamérica (como en el resto del mundo) las empresas están descubriendo que diseño es un valor agregado para sus productos. Por ende ya dejó de ser un gasto, y pasó a ser una inversión. Por lo cual el panorama es propicio para nuestra profesión. Ahora más que nunca debemos inculcarles a los futuros egresados el respeto, el amor y la pasión por el Diseño. Es la única forma que lograrán pisar fuerte en el mercado, y de esta forma recuperar el terreno que fue perdido en mano de los mercaderes sin escrúpulos. 

Nosotros fuimos alumnos, egresamos y somos profesionales, pero… ¿Y ahora que..? 

Ahora a nosotros nos toca ser los guías de los alumnos que alguna vez fuimos, debemos brindarles los mapas de los diferentes caminos que los acercaran a las repuestas de sus ¿y ahora que…? Y así ayudarlos a continuar en este largo pero bello camino que nos ofrece y les ofrecerá la profesión a lo largo de sus vidas.

Vocabulario relacionado al artículo:

diseño gráfico .

¿Y ahora que..? fue publicado de la página 41 a página43 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ver detalle e índice del libro