1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. La bitácora retrospectiva y el coaching. En la estrategia de evaluación

La bitácora retrospectiva y el coaching. En la estrategia de evaluación

Lattuada, Paola [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Cada ciclo lectivo, es un barajar y dar de nuevo. Es un nuevo camino por recorrer. Un nuevo grupo por descubrir, integrar y liderar. Y un nuevo equipo que coachear. Cada ciclo, se constituye en una nueva experiencia por develar, que se va delineando a medida que se transita el camino. El recorrido, se ajusta a los tiempos según el calendario planteado para cada período. Y así se llega al final, cuando la agenda marca la conclusión de un ciclo y el inicio de otro. Y se vuelve a empezar. Llegar al final para volver a empezar, cada vez, una tras otra. 

Se podría pensar en formatos circulares. Círculos ascendentes serían, como una espiral que va evolucionando. Círculos que tras cada estímulo recibido a partir de la puesta en práctica y la experimentación, se vuelvan cada vez más virtuosos para quienes los integran. Círculos de enriquecimiento, de desarrollo y de evolución. 

Sin embargo, en ese mix de variables que surgen de la radiografía inicial de cada comienzo de cada ciclo, toman lugar una multiplicidad de factores –diversos, impredecibles y dinámicos–que en su interacción se recrean de manera continua, conforme al avance de las clases, para de manera paulatina delinearse y configurarse en un todo, que es el grupo en sí. Un grupo con características, ritmos, expectativas y dialécticas propias. Así, cada experiencia es única y cada grupo se configura en una verdadera sociedad en miniatura, con todas sus particularidades, sus culturas, sus características y los roles que en ellas –indefectiblemente- emergen. 

Así, con cada grupo, cada ciclo y cada perfil, se vuelven a revisar, ajustar, descartar o confirmar los recursos e instrumentos de evaluación a utilizar, en un intento de encontrar nuevas herramientas y adaptar las aplicadas según los resultados de las últimas experiencias. De esta forma, con cada ciclo, se actualizan las estrategias en evaluación, y en consecuencia, los elementos que la integran. 

En este sentido, en líneas anteriores, se ha planteado la particularidad de la diversidad y la dinámica constante de cada grupo por un lado, y de cada ciclo por el otro. Y se ha explicitado la articulación de cada ciclo, gráficamente, en el ejemplo del espiral ascendente, análogo al círculo virtuoso. Y de manera aspiracional, estratégica y táctica, se materializa este abordaje como procesos continuos de aprendizaje y enriquecimiento. Y entonces, en este esquema, llega el momento de realizar el anclaje con dos términos protagonistas en este escrito: la bitácora restrospectiva y el coaching. Ambos, presentados como sólidos componentes en el proceso de desarrollo y evaluación de cada integrante de cada grupo en un ciclo determinado. 

Según el diccionario de la Real Academia Española, por bitácora se entiende un ; mientras que en su acepción en relación con la náutica, bitácora se entiende como un . Interesante acepción.