1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII >
  4. Instituciones. Hora de la renovación

Instituciones. Hora de la renovación

Silva, Jorge [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ISSN: 1668-1673

XVII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2009.

Año X, Vol. 12, Agosto 2009, Buenos Aires, Argentina. | 203 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Una fuerza decisiva proviene de las instituciones 

Las instituciones constituyen un acuerdo que une a la gente, sea cual fuere su característica (pareja, partido polí- tico, empresa, amigos, etc.) 

Constituyen la forma de vincularnos en nuestro mundo; se trata de estructuras sociales que los humanos creamos para ganar estabilidad y seguridad. 

Ocurre que mientras nosotros nos movemos de un lado para el otro corriendo detrás de diferentes metas y muchas veces no lo logramos; Las instituciones son estructuras sociales que los humanos creamos para ganar estabilidad y seguridad. Las Instituciones creadas por el hombre, muchas veces reposan como si fueran mausoleos, atemporales, a veces intocables, pero están ahí y fueron creadas para usarse. 

Tradicionalmente, la función de las instituciones era simplificar. Las instituciones fuertes y estables subsumen nuestra libertad, reducen nuestra incertidumbre, vale decir que somos libres, pero dentro de ciertos parámetros fijados por esas mismas instituciones. Las instituciones estabilizan, dan un “toque gris” buscando la coherencia y aquietando las pasiones. Pero, aunque a veces las instituciones parecen inertes, están en constante desarrollo, a veces, a pesar de sus propios fundadores, es que muchas veces, esto ocurre, vale decir, las instituciones trascienden a sus propios fundadores, cambian ante nuestros propios ojos, a veces de forma evolutiva, y otras de forma revolutiva. 

Extrañamente las instituciones suelen parecer mucho mayores de lo que son, a las instituciones les gusta presumir de ser tradicionales y antiguas, convencer y convencerse que porque guardan trofeos y cuadros de sus fundadores y presidentes, existen desde los albores de la civilización, y constituyen la verdad. 

Lamentablemente las instituciones no se caracterizan por su creatividad, su capacidad de innovación, su osadía en las estrategias y visiones, pero están cambiando, porque están obligadas a cambiar, por tratarse de organizaciones abiertas que se nutren de comunidades, de su gente, y esta es la que cambia continuamente, cambian las generaciones y con esta cambian los paradigmas y sus modelos de pensamiento. 

En un mundo conectado, en el que el conocimiento no puede ser exclusivo de un lugar o de unas personas, la competitividad entonces pasa por tener el mejor entorno informático e institucional, el éxito entonces depende de un terreno que está abonado para el desarrollo y la utilización del conocimiento, un entorno en el que se pueda crear, elegir, compartir y explotar nuevas ideas. 

Pero ocurre que las innovaciones institucionales no son tan evidentes como las tecnológicas, pero pensemos en los cambios políticos que están apareciendo en el mundo, un presidente del riñón sindical como Lula Da Silva, un presidente aborigen como Evo Morales, un futuro presidente negro como Barak Obama, la caída del Muro de Berlín, la comunicación globalizada vía internet, etc. 

Las nuevas instituciones políticas por ejemplo, van a estar basadas en problemas concretos y a veces globalizados, como es el caso de Greenpeace o Anmisty; y el problema lo tienen cuando buscan “partidizarse”. Y no siempre el cambio les resulta favorable, como es el caso del Partido Verde de Alemania, que pasaron de ser agentes provocadores a verse en la obligación de adaptarse y perdieron mucha de su fuerza inicial. 

Para este tipo de cuestiones, Churchil solía ser irónico cuando decía que “primero, damos forma a nuestras estructuras, y luego nuestras estructuras nos dan forma a nosotros”. 

Y hablando de instituciones, la institución Educación debe desarrollarse como todas las demás instituciones. 

En un mundo basado en la mente, es menester pensar en otro concepto de educación y formación. 

Antes creíamos que era necesario tomar una sobredosis de educación formal hasta los 25 años por lo menos, y después a descansar del estudio, porque la idea era que esa cantidad enciclopédica y universal de conocimiento que nos inoculaban podía mantenernos en vuelo crucero hasta los cuarenta años por lo menos. 

Este enfoque educativo, caduco, que sigue perdurando en algunas políticas públicas por lo menos, significa que la verdadera educación del hombre como ser integral sigue faltando en la lista de los principales proyectos de la humanidad. La educación sigue siendo amplia y generalizada, en lugar de orientada y personalizada, no se trata de llenar de datos la cabeza de la gente, también es emoción y alma. La educación es una poderosa arma competitiva, tanto para las personas como para las empresas, el ámbito laboral ha dejado de convertirse en un campus. 

La realidad es que hoy, y sobre todo en los países mas avanzados, la educación de los empleados no crece un ciento por ciento mas rápido que el mundo de las universidades, las grandes empresas han tomado a cargo esa formación pero de una manera absolutamente institucional. 

Desde la Mc.Donalds Hamburguer University de Illinois, pasando por la Disney University de Florida, y concluyendo con la Motorota University, tal vez la más famosa; todas son el cabal ejemplo de comprender la importancia de una educación integral del individuo aplicado a su vida y a su trabajo. 

Algunos directivos y futuristas de las organizaciones como Peter Drucker, Stan Davis y Jim Botkin afirman que nuestras instituciones educativas actuales no van a sobrevivir al cambio, ya que las necesidades de educación cambiantes producirán instituciones educativas cambiantes, dicen que las escuelas del futuro ya no serán ni edificios ni escuelas. 

De hecho así como existen cada vez más empresas virtuales, también está creciendo notablemente la educación virtual, pero me pregunto, ¿realmente vamos hacia un cambio institucional profundo, o simplemente estamos adaptando herramientas para creer que contestamos a los cambios? 

Desde lo personal, es una pregunta que todavía no me pude contestar con certeza.

Vocabulario relacionado al artículo:

educación . estructura . instituciones .

Instituciones. Hora de la renovación fue publicado de la página 97 a página98 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXII

ver detalle e índice del libro