1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV. >
  4. Corrientes de pensamiento. El Ceremonial: educar en valores también es enseñar

Corrientes de pensamiento. El Ceremonial: educar en valores también es enseñar

López, Cristina Amalia [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ISSN: 1668-1673

XVIII Jornadas de Reflexión Académica en Diseño y Comunicación 2010.

Año XI, Vol. 14, Agosto 2010, Buenos Aires, Argentina. | 210 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Justificaciones y menciones del por qué se analiza el escrito elaborado desde la reflexión propia como ensayo de evaluación

Al preparar este trabajo práctico para introducción a la didáctica, me pareció interesante evaluar el escrito que elaboré al término de la cursada. Este muestra mi visión de la experiencia del cuatrimestre 2008 en el que dicté la asignatura Ceremonial y Protocolo I, considerando la primera vez que dictaba la materia en la Universidad de Palermo y también teniendo en cuenta la experiencia educativa con alumnos extranjeros, lo que significativamente ha sido sumamente enriquecedor, incluso por la diversidad de carreras que se sumaron al conjunto de alumnos. Tuve la oportunidad de compartir con estudiantes de organización de eventos, relaciones públicas, periodismo, hotelería, gastronomía, diseño de indumentaria y publicidad, lo que significó un maravilloso desafío. Mantener la atención de todos en el tema, dentro de la diversidad de carreras y de culturas, y elaborar trabajos prácticos y el final pensando en que los contenidos fueran útiles para las profesiones del área.

Sin dudas, bucear en el escrito desde el lugar que hoy puedo analizar objetivamente, me ha permitido autoevaluar mi posición como docente, viéndome con total realismo y espíritu autocrítico, y evaluar mi manera de enseñar y también afianzar mis convicciones, mis saberes y percepciones, respecto a lo que uno entiende es la práctica de enseñar y aprender de manera significativa y en lo personal de forma continua y permanente, en la búsqueda de una sabiduría que siempre resulta inalcanzable y que sin embargo, lo invita a uno a seguir perfeccionándose, porque en ese transitar, la satisfacción del descubrimiento alimenta las ganas de conocer otras visiones y genera fantasías, despierta la inteligencia y al recrear al niño interior siempre curioso, que en mi caso me invita a seguir conociendo más sobre el tema y abordar otras corrientes de pensamiento.

Volviendo al tema del escrito, titulado “El Ceremonial: educar en valores también es enseñar” y que incluye un Ejemplo didáctico: –La germinación del poroto–, de manera de integrar a la práctica docente la mecánica de las Inteligencias Múltiples y la Emoción en nuestro trabajo como educadores, intenta invitar a la comprensión de lo que uno entiende, es una dinámica interesante para motivar al alumno desde el espacio de sus valores propios como persona y su interacción con el medio, siendo el ceremonial, una forma de acercarlo a una educación que lo posiciona mejor frente a los demás, porque lo educa en el contexto de la conducta social, las formas de desempeñarse en distintos lugares y lo prepara para el saber hacer, decir y estar en cualquier circunstancia, sabiendo cuál es su lugar y como ganar un espacio de protagonismo, siendo siempre una dama y un caballero en cualquier ocasión y como impronta de vida y no una fachada para hacer de su uso, solo una puesta en escena de una figura ficticia. Hacer y saber ser….

Por eso, lo que intento explicar con el ejemplo del ceremonial y también al mencionar la germinación del poroto, analizada desde distintos puntos de vista de acuerdo a las disciplinas que encierra o puede vincular esta simple tarea de ver crecer el poroto, es que en el acto de ejercer la docencia, el alumno pueda ser protagonista de su evolución educativa, junto a sus pares y con el acompañamiento del docente, desde la enseñanza - aprendizaje incluyendo el servicio solidario en su comunidad y para el bien de la sociedad en su conjunto, porque lo que aprende es aplicable a la realidad en la que vive, si les explicamos el por qué es necesario que conozcan tales o cuales cuestiones y que las plasmen en sus vidas de manera tangible.

Por ello aprecio y rescato la importancia del portfolio que documenta los trabajos prácticos realizados a lo largo de la cursada, ya que son una herramienta de consulta para los profesores, como así también el día de mañana para los mismos alumnos, ya que de esta forma pueden evaluar al profesor con el cual desean cursar determinada materia.

Creo que esta idea del mini-sitio, al que hoy solo tenemos acceso los docentes, también es una forma interesante de ver lo que se trabaja en el aula, ya que expone ante los pares lo que uno realiza a lo largo de la cursada y la forma con que el alumno responde a los estímulos propuestos por el docente y va incorporando conocimientos para finalmente preparar su final y defender su tiempo de cursada en el examen, sabiendo que su producción lo ayudará a afianzar esos saberes trasladados por el docente, adquiridos a través de la lectura de apuntes y la búsqueda de información en libros y diarios que actualizan el desarrollo de los contenidos, en una versión clara y dura muchas veces, de nuestras conductas como sociedad y expone nuestras deficiencias profesionales, más cuando uno evalúa las acciones de quienes tienen en su haber el compromiso de ejercer el poder sobre los demás y a la vez dictaminar leyes o firmar acuerdos y representar a un pueblo, una empresa o un determinado sector.

Por eso para concluir con esta introducción simplemente invito a leer el siguiente escrito para luego sí, entrar de lleno en el análisis del mismo desde el perfil de la didáctica, teniendo en cuenta las corrientes de pensamiento, y sobre todo el conductismo y constructivismo, el modelo tecnológico, el aula taller, y el desarrollo cognitivo propuestos por los diferentes autores que nos invitan a evaluar nuestra manera de enseñar y aprender para que lo podamos hacer de manera significativa, construyendo los saberes desde el lugar de lo que ya conocemos, lo que empezamos a descubrir y comprender y lo que podemos seguir creciendo en base a nuestro permanente proceso de aprender a través del desarrollo de nuestras inteligencias y nuestra emoción puesta de manifiesto en nuestras ganas de seguir evolucionando siempre.

Ejemplo didáctico: La germinación del poroto. “Como aplicar las inteligencias múltiples y la emoción en nuestro trabajo como educadores”

La educación es la herramienta fundamental que posee el hombre para liberarse de las cadenas de la ignorancia. Aún siendo gente sencilla se pueden generar acciones maravillosas con el solo hecho de la voluntad. Por eso generar el ánimo en los alumnos para bucear en su propio yo y empezar a conocerse a si mismos y en esa búsqueda ampliar los horizontes hacia nuevas disciplinas requiere la mano de un docente dispuesto a dar de sí y brindar su apoyo para acompañarle en ese proceso de crecimiento y florecimiento de su vocación.

Armando mi presentación, acerca de la visión que he podido observar en mi experiencia este año en la Universidad de Palermo ya que se trata de una jornada de reflexiones académicas me pareció importante compartir algunos pensamientos.

En realidad en estas jornadas, aprovecharé la oportunidad de exponer y compartir algunas consideraciones, sobre mi teoría acerca de las formas de educación y los principios a tener en cuenta a la hora de enseñar y aprender.

Vengo trabajando sobre eso hace algunos años (y realmente es algo apasionante porque he aprendido de mis propias experiencias y de la observación de los distintos ámbitos. las conductas de las personas cuando están frente a un orador y he estudiado otras teorías de autores fantásticos que tratan sobre el tema) y las experiencias intercambiadas en los seminarios de aprendizaje y servicio solidario organizadas por el Ministerio de Educación, como algunas cosas que puse en práctica a lo largo de mi vida me llevaron al análisis y estudio de estrategias que despierten el interés por los valores básicos que muchas veces parece que hemos olvidado en un rincón de algún baúl.

Dicto la materia Ceremonial y Protocolo I, este año pasado han cursado en su mayoría gente extranjera que estudia en la Universidad de Palermo, por lo que la experiencia ha sido fantástica.

Tuve alumnos de distintas carreras, organización de evento, relaciones públicas, periodismo, publicidad, diseño de modas, hotelería, gastronomía y turismo, y realmente estoy feliz del grupo humano que me ha tocado este año.

El desarrollo de mi exposición se basará en la resiliencia y resonancia en el liderazgo educativo, teniendo como herramienta de uso cotidiano, la intervención de las distintas inteligencias puestas en valor en base a considerar la emoción, y la afectividad y la forma con que nos vinculamos al arte de aprender e incorporar en nuestras vidas las distintas enseñanzas, es realmente la base de lo que entiendo despierta el ánimo al vínculo con el de educando. Y es allí donde la inteligencia emocional juega un papel de privilegio, junto a la resiliencia y resonancia del educador. Y el Ceremonial es una fuente inspiradora de todo esto.

La materia que me ocupa en esta oportunidad tiene que ver con la formación del alumno como persona y como ser social viendo al educando como sujeto y no como objeto de la educación, con el fin de que el aprendizaje de esta disciplina resulte beneficioso para su desempeño personal y profesional.

En el Ceremonial se enseñan valores; Somos Damas y Caballeros que prestamos un servicio a Damas y Caballeros o bien lo recibimos en la misma proporción con el tratamiento jerárquico que corresponde en cada caso. Es decir que merecemos ser tratados correctamente y ello significa respetar la condición social del individuo, su calidad de digno y elevar sus virtudes por encima de sus carencias, muchas de ellas producto de la falta de educación y preparación desde el mismo seno familiar, porque la célula de la sociedad está sometida muchas veces a tantas presiones que prioriza el status social y la necesidad de generar recursos que se ha olvidado de lo primordial: el cuidado del bien más preciado que es su propia prole.

El Ceremonial es el arte maestro de la correcta acción, brinda la seguridad del saber hacer, el correcto decir y el saber estar, nos enseña las formas de comportamiento social y nos ayuda a vivir civilizadamente respetando las normas.

Saber comportarse permite al individuo ingresar en cualquier círculo y gracias a ese encanto que brinda la preparación y la cultura, caer en gracia, es la llave maestra de las Relaciones Públicas, para abrirse paso en los caminos que diseñemos para nuestra propia vida, siendo muchas veces nosotros mismos ejemplos para los demás.

Si defiendes una idea o un proyecto, estando a la altura de las circunstancias, será más fácil marcar la diferencia en un ámbito tan competitivo como es hoy día el mundo de los negocios, la vida empresaria o el mundo del servicio.

La cortesía, el don de gente, la puntualidad, la responsabilidad social, profesional y empresaria, la aplicación de la fórmula RES (respeto-educación-sentido común), la hospitalidad, el lenguaje amable y la certeza de conducirse con corrección, generando amigabilidad y confianza, brindará seguridad al profesional que se precie de ser una Dama o un Caballero en cualquier plaza en la que defienda su instinto comercial, su capacidad creativa, y se proyecte diseñando con éxito un camino donde la comunicación gestual y verbal, son prioridad en el preciso momento en que es “la Imagen”, lo primero que capta la atención del consumidor.

¿Cuánto vale una persona instruida? ¿Cuánto pesa, en términos ejecutivos, una persona capaz de generar una idea y llevar adelante un proyecto, creando un ambiente de trabajo donde todos quieran sentirse parte de esa cadena de acciones?

Educar en la comprensión de las diferencias, tanto del que aparenta tener problemas de aprendizaje por falta de interés como de quien por su capacidad está por encima del resto, nos permitirá encontrar en esa diversidad, la clave para generar una convivencia sana donde cada uno en su rol descubra como puede aportar al equipo desde su propio lugar, nos lleva a la integración.

Generando proyectos útiles a la sociedad en su conjunto, formando jóvenes comprometidos con la comunidad en la que viven, a través del aprendizaje-servicio, porque la solidaridad no consiste en dar al que necesita sino conocer lo que se necesita y trabajar junto al otro para elevar su condición, para que pueda ser libre y valerse por si mismo. Eso lo da el intercambio, que sin duda genera crecimiento, y provoca evolución. Toda manifestación cultural que lleva consigo la raíz de un pueblo merece ser valorada y generar ese diálogo entre las partes, compartiendo experiencias que traigan a la realidad cotidiana lo que estamos enseñando y se materialice en logros y situaciones concretas, marcarán una impronta en el alumno que lo hará pensar.

A partir de allí sabremos que una semilla ha empezado a germinar.

A raíz de lo expuesto me gustaría referirme a lo que todos, alguna vez hemos hecho:

La germinación del poroto

Un ejemplo didáctico con mirada constructivista desde el aula taller aplicando las inteligencias múltiples y dando un marco conceptual dentro del aprendizajeservicio.

Enseñemos a generar vida y cuidar de ella. Utilizar como argumento explicativo la germinación de una semilla, es un Ejemplo didáctico para aplicar las distintas inteligencias y la emoción y resonancia en el ámbito educativo generando energía positiva en el aula, no importa cual fuere la actividad que propongamos, es importante que sepamos el fin de esa motivación a despertar.

Si quizá sólo invitamos al alumno a que realice el ejercicio de colocar un cartón mojado con una semilla de poroto en un lugar iluminado y vea su crecimiento, no alcance para motivarlo lo suficiente pero sí será un aprendizaje productivo si involucramos las distintas inteligencias.

Las capacidades de las personas varían y también mucho las desconocen hasta que acceden a algo que les llama la atención: porque no debemos olvidar que el no hacer también es hacer, porque la persona está eligiendo, y el alumno sobretodo no se estimula fácilmente ante la tarea.

Por eso es importante que activemos sus inteligencias y podamos ver en cada aula el desarrollo del trabajo en equipo, para conocer qué habilidades están más desarrolladas en ellos.

Volviendo a la germinación del poroto, si realmente nos focalizamos en el objetivo, que hacemos este ejercicio para aprender a generar vida, quizá esa expresión interactúe más con el interés del que está aprendiendo. Por eso es importante despertar curiosidad e invitar a la investigación. Que se active el intelecto del alumno cuando involucra sus emociones en el trabajo. Podemos analizar así varios aspectos sobre este mismo ejemplo de la germinación: Geográficamente cuál es el sitio más adecuado para su plantación, históricamente cuál es el origen de la semilla y cómo se produce su expansión, es mono cotiledónea o dicotiledónea, cómo puede adaptarse la producción a un ámbito desfavorable si interviene la ciencia en el mejoramiento del suelo, el estudio de los recursos naturales, el análisis del desarrollo de la planta en términos físicos y matemáticos, y cómo esos podemos citar innumerables formas de búsqueda, pero lo esencial es que estamos trabajando con las diferentes inteligencias, aplicando la lógica, la lingüística (porque se requerirá de alguien que prepare el trabajo escrito y el que lo exponga verbalmente) también se activa la inteligencia creativa con la necesidad de hacer la presentación del trabajo, la inteligencia corporal y kinética, activando la capacidad de usar nuestro cuerpo para expresar ideas y sentimientos, y estudiar gestos y movimientos de nuestro interlocutor. Qué importante es descubrir la facilidad en el uso de las propias manos para producir y transformar, y trabajando en equipo se empiezan a ver las acciones con los demás y la proyección individual (inteligencia inter e intra personal). Fomentar la habilidad de percibir el mundo visual y espacial le permitirá al alumno lograr transformaciones en base a esas percepciones y viendo la relación entre los diferentes elementos, probablemente pueda visualizar con mayor claridad las herramientas con las que cuenta para mejorar su aprendizaje y proyectarlo a acciones concretas; frutos de su imaginación. Es muy significativo ver como la mayoría de los chicos reaccionan mejor ante el estudio, y su autoevaluación, y como docentes los estamos acompañando en ese descubrimiento. Verse en el objetivo de “Crear identidad proyectando su diseño y sabiendo como comunicarlo”. ¿Cuán importante sería lograr esto, verdad?

Involucrar la emoción nos dará la habilidad para sintetizar las otras inteligencias y poner en acción todas las potencialidades del ser y la capacidad de relacionarse, se vincula de algún modo con las enseñanzas básicas del comportamiento social.

El protocolo como norma a seguir en el ámbito oficial y diplomático como el ceremonial empresario y social son una herramienta fundamental para un profesional que se precie de serlo y sin duda su aplicación es un ejercicio que no ocupa lugar en el saber cotidiano.

A raíz de lo expuesto, los invito a leer a continuación el ensayo que pone de manifiesto el análisis de todos estos conceptos teniendo en cuenta la mirada de la didáctica en relación a las distintas corrientes de pensamiento.

Análisis de la práctica como docente, acciones y conclusiones

El ceremonial nos convida a vivir en una sociedad más ordenada, respetando las precedencias y las jerarquías y rangos, nos permite conocer el tratamiento que debemos darle a las personas y es una herramienta que nos ayuda al buen vivir, porque nos enseña a saber ser, estar y decir en todo momento, lo que nos brinda una gran seguridad a la hora de comunicarnos con los demás, por ello el protocolo como norma y la etiqueta como forma nos hacen dignificar la civilidad de nuestra formación como seres humanos.

Propuesta didáctica de vincular la germinación del poroto con generar vida

Al empezar a analizar el escrito me parece certero decir que cuando escribí el artículo, aún no había empezado a cursar didáctica de la enseñanza, sin embargo, siempre supe que en mis exposiciones públicas y en mi tarea docente, el feedback que recibo siempre me califica como una docente didáctica.

Cuando cito la germinación del poroto y la vinculo con las inteligencias múltiples creo que lo que intento es precisamente mostrar el camino sobre el que piso cuando llevo adelante el ejercicio de la docencia.

Justamente cuando hago mención que enseñemos a generar vida y cuidar de ella., utilizando como argumento explicativo la germinación de una semilla, es un ejemplo didáctico para aplicar las distintas inteligencias y la emoción y resonancia en el ámbito educativo, generando energía positiva en el aula, no importa cual fuere la actividad que propongamos, es importante que sepamos el fin de esa motivación a despertar, y no que sólo invitamos al alumno a que realice un ejercicio.

De esta manera, luchamos contra el conocimiento frágil y el pensamiento pobre, ya que el alumno recordará la tarea como algo significativo y valioso, comprendiendo y usando activamente lo que ha aprendido, sabiendo que ha valido la pena pensar en la tarea activando sus distintas inteligencias y ver concretamente su aplicación en el terreno real. Si uno encuentra en la tarea propuesta la forma de vincularla con una aplicación lógica, el alumno entenderá que el aprendizaje no es una mera acumulación de hechos y rutinas.

Es absolutamente cierto que la mente del alumno no es solo la suma de sus recuerdos escolares, que si el conocimiento ha desaparecido de su cabeza, es decir lo que se conoce como “conocimiento olvidado” y que ello es una deficiencia de la educación, porque no puede recordar hechos y habilidades que se le han enseñado, es producto sin duda de la falta de significación que estos datos han tenido para su aprendizaje, cuando se supone que el estudiante debiera de culminar su educación con un caudal de conocimientos principales que le permitan manejarse en el mundo que lo rodea y comprender las ideas y acontecimientos que ocurren de forma global y saber por qué sucede tal o cual cosa, o bien dónde y cómo ocurre lo otro y cuándo transcurre y por qué cierto hecho que marca un hito relevante, si no lo puede asociar a un hecho concreto, difícilmente pueda recuperarlo de su memoria (conocimiento frágil).

En verdad creo que la forma metafórica de citar la germinación del poroto evaluando todas estas vertientes desde las cuales se puede construir el conocimientos significativo, me hace pensar que está en mí muy arraigado el compromiso por hacer que el alumno participe involucrándose con sus saberes, creando en su estructura cognitiva la relación sustantiva entre las ideas previas y la nueva información creando las condiciones de asimilación necesarias, para que incluya sus nuevos conocimientos a modo de organizadores que le creen puentes de conexión que le den significación potencial y jerarquía a esta nueva mirada que le aporta el resultado del abordaje de un tema que le amplía lo ya conocido y entendido.

Construyendo espacios en el aula; el aprendizaje es un proceso de desarrollo o estructuras significativas

Aprender a aprender supone llevar adelante procesos de asimilación de conceptos, reflexionando sobre lo que incorporamos a través de la interiorización, porque le damos valor y lo profundizamos, mientras que al desarrollar nuestras actitudes de crítica y toma de decisiones, crecemos en nuestro entendimiento.

Cuando uno lee a Ausubel puede empezar a comprender, como se construye el conocimiento mediante el procesamiento de la información, porque se trabaja sobre los procesos mentales que requieren de una estrategia y técnica cognitiva para llevar a la práctica la docencia.

Mientras que en el modelo conductista, el objetivo es el control y entrenamiento de la conducta, vemos que los otros casos como plantean Rogers, Schutz y Gordon sobre modelos personales, se orientan al autodesarrollo personal, y no así, el modelo de interacción social de Cos, Boocock y Bethel, que se enfrenta al desafío de enseñar centrándose en los procesos y valores sociales.

La significación que le demos al material nuevo que estamos viendo, en relación a adquirirlo y retenerlo tendrá que ver sin duda con nuestra estructura cognitiva, y también la capacidad de reflexión frente al nuevo elemento a incorporar, porque ella (nuestra mente) anclará o no estos conocimientos si se refieren a conceptos o acciones disponibles en nuestro cerebro, para que le demos utilidad. Si logramos hacer enlaces y encontramos semejanzas entre lo conocido y lo nuevo, probablemente, ello nos sirva sino lo descartaremos rápidamente y pasará a ser un conocimiento olvidado.

Crear el clima para pensar

Cuando uno habla de enseñar a pensar, evidentemente tiene que tener elementos que respalden esa idea y se necesita un clima intelectual para invitar al alumno a este ejercicio, dándole herramientas que le permitan abordar los conocimientos previos y sumar a ellos lo que se genera entre sus compañeros al abrir el abanico de opiniones sobre el tema expuesto por el docente en el aula.

Comenzar a dar una clase de forma abierta convida a ese clima de participación y si el docente da la pauta de generador de empatía frente a la interrelación de la clase probablemente se afiance la confianza. Generar un clima de cooperación en el aula, más que competir en el saber entre el docente y el alumno hace que ese proceso de estudiantar se convierta en realidad.

La escuela de los saberes

Sin lugar a dudas, poder vivir la experiencia de una universidad abierta a la comunidad y generadora de creativos y técnicos, científicos e investigadores que en permanente búsqueda de la evolución sigan ligados al ámbito educativo en la tarea de perfeccionar sus conocimientos, permitiría hacer de la escuela superior una verdadera maravilla.

El aprendizaje significativo

El aprendizaje debe ser una actividad significativa para la persona que aprende y esta significatividad está relacionada directamente con la existencia de un conocimiento previo que el alumno ya posee y el conocimiento nuevo que está adquiriendo, por eso la organización y secuenciación de contenidos debe tener en cuenta los conocimientos previos para seguir sumando nuevos conceptos en la ramificación de saberes, de la persona que está aprendiendo. Y mencionar a autores que han influido estas corrientes de pensamiento, sin duda nos lleva a citar a Perkins, Novak, Ausubel, Bruner y a Gardner también.

Uno como docente debe partir de la base que el alumno sabe sobre lo que le vamos a enseñar, porque el nuevo conocimiento que va a adquirir es producto de lo que ya posee.

Principio de ensayo y error para el aprendizaje humano. El error como elemento de aprendizaje y no como cuestionamiento evaluativo de saberes

Cuando abordamos las teorías del conductismo y el constructivismo en clase, no pude evitar pensar en el ejemplo de los ratones y sus múltiples experimentos, con la creación de las máquinas de enseñar. Y cuando uno mira las leyes del aprendizaje causal entiende que la repetición tiene efectos y que la ley de la frecuencia se basa en repetir para lograr el estímulo positivo como forma de conectar un estímulo con una reacción, ve como llegamos a los años setenta con los objetivos conductuales y el aprestamiento (repasos: repetición condicionada y modo repetitivo) y en la ley de efecto, la acción que conduce a un resultado deseable es verosímil de repetirse en circunstancias similares. Y en la escuela nueva se toma el aprendizaje por experiencia y acción. La memoria no es negativa sino que es positiva pero no debe ser lo único, si no se produce asimilación y acomodación del saber y cuando uno ve el modelo de docente expositivo también nota que no es malo pero no es suficiente, y que la repetición por si misma no tiene sentido, es sólo una práctica.

Skinner reformula a las aportaciones de Thorndike y en el condicionamiento operante refuerza en el entendimiento, el aprendizaje como resultado del reforzamiento del comportamiento, apareciendo la concepción de motivación de acuerdo a la complejidad. Y así uno llega a los ochenta donde aparece el constructivismo (ruptura con el positivismo) pensando que en la cabeza del alumno hay algo…

Ahora uno ve que es más positivo empezar a construir desde lo que sabe el alumno y viendo lo que ya conoce para a partir de allí, construir los saberes nuevos, por eso las fórmulas de diagnóstico pasan a ser conexiones con lo que sabemos, trabajar a través de los saberes previos y empezar a circular la información y explicitarla (explicitación) y trabajar a través de las representaciones del alumno.

El docente que centra el avance del alumno en el mejoramiento de sus habilidades en forma paulatina y felicita sus avances indicándole que sus errores son productos del descubrimientos de sus propias habilidades, tal vez cree en el alumno el compromiso de superación, por el mismo y no por el hecho de tener que aprobar la materia.

Resaltar el buen uso de la información para respaldar ideas también nos permite ver si el alumno comprende la bibliografía recomendada y si lee los apuntes que se le suministran para entender los contenidos esenciales de la asignatura.

La idea de que el éxito gira en derredor del mejoramiento y en el progreso más que en la obtención de buenas calificaciones, hace a que el desempeño individual del alumno no se base en la nota sino en el experimentar en el mundo del conocimiento y la incorporación de conceptos que lo ayuden como profesional, pero fundamentalmente lo formen como ser humano, que piensa y decide porque tiene elementos suficientes para hacer juicios de valor.

Es absolutamente cierto como dice la Teoría Uno que “La gente aprende más cuando tiene una oportunidad razonable y una motivación para hacerlo”

La estructura y el soporte con el que uno pueda abordar los conocimientos, así como las preguntas que se pueden generar, movilizarán el pensamiento.

Utilizar una guía de lectura, un campo de ideas (para descubrir la lectura), o bien un cuadro sinóptico serán formas que sin duda, nos ponen a prueba y error, y nos permitirán mejorar la calidad educativa.

Para el constructivismo el error tiene valor constructivo y se pueden traer como ejemplo para la resolución de problemas y como disparadores de aprendizaje.

Pienso que no hay que tener miedo a equivocarse al contrario es parte de la vida y es un aprendizaje poder ver en nuestros errores formas de transformar las conductas.

En búsqueda de la perfección

Uno de los padres de la psicología cognitiva como es Bruner sostenía que la psicología como ninguna otra disciplina, poseía las herramientas necesarias para explorar los límites de la perfectibilidad humana, y siendo la educación una invención social, la retención, comprensión y uso activo del conocimiento, es una meta clave para nuestra sociedad, y que se tome conciencia de que la comunidad que forma a los alumnos es la que marca el camino a seguir por los líderes del mañana, nos hace proyectarnos en un determinado panorama de aquí a cierta cantidad de años, y no es casual que suceda lo que hoy sucede, que en la explosión profesional de determinadas personas esté el destino de muchos, y no siempre es el esperado.

Por eso, coincidir con Perkins en la necesidad de que los padres, maestros, la comunidad educativa, el empresariado y los políticos y todos nosotros, tomemos conciencia de la importancia de una buena educación, se convierte en un desafío, ya que nos hace ver que no es sólo necesario cumplir con un programa que lo abarque todo sino que sea realista y lo ayude al alumno a construir ese conocimiento para que junto a sus pares pueda dar buen uso a sus saberes, en beneficio de la comunidad donde habita, siendo el grupo empresario también el encargo de motivar a ese profesional, acercándose a las universidades en la búsqueda de profesionales idóneos con capacidad para ejercer su profesión, con criterio amplio y humanista, ya que si se continúa con una enseñanza rutinaria y carente de significación para el alumno, sólo se generan autómatas sin sentido crítico y sin capacidad de cuestionarse el mundo y pensarlo de manera diferente, y por eso no generamos un mundo con oportunidades para todos si no diseñamos políticas educativas que nos conduzcan a crecer en el pensamiento creativo e innovador que la sociedad demanda en tiempos de crisis, donde se necesitan ideas para salir de la pobreza y la ignorancia. Un hombre ilusionado con un proyecto, sueña que es posible hasta lo inalcanzable cuando despliega todo su potencial en búsqueda de respuestas.

Que podamos reconocer que una educación mediocre aplasta a la sociedad, evitando el desarrollo de las potencialidades que puede generar una educación pública rica en conocimientos y saberes que el hombre pueda encontrar en una escuela inteligente, donde se comprenda mejor el pensamiento y el aprendizaje desde el lugar de la reflexión y el entendimiento como así también la interpretación del mundo en que nos toca estar, con una visión global y de comprensión de la diversidad y la interacción humana, es quizá allí donde tal vez, empecemos a encontrar el sendero hacia la búsqueda del perfeccionamiento, que da el construir la vitalidad intelectual y económica de una nación, proyectada al mundo desde el territorio primario y formador de la escuela, que nos permite salir a generar desde nosotros mismos la famosa evolución del hombre en su camino hacia la autosuperación.

Sin duda termina por ser un arte, el suceso de controlar con eficiencia el modo de recompensas en la enseñanza y no es para nada una ciencia compleja si lo importante es elevar la autoestima y crear resiliencia en el aula.

Cuando se toma examen aparecen las acefalías y se nota el conocimiento olvidado, inerte, ingenuo y ritual

El alumno recuerda con bastante frecuencia los conocimientos que ha adquirido pero a veces no logra conectarlos y relacionarlos con situaciones que requieren o admiten más de una respuesta. Le cuesta evaluar acciones, entender los sucesos y comprender lo que lee, y eso muchas veces se debe a la falta de atención, y de interés, porque no se motiva lo suficiente cuando no puede aplicar lo que está aprendiendo y relacionarlo positivamente con lo que quiere hacer, y entonces rápidamente lo despeja de la mente.

Así como se compara el conocimiento inerte con quien mira televisión y no se mueve ni hace nada frente a la pantalla, viviendo de manera pasiva, por ejemplo, los sucesos activos de una película, se observa que involucra su mente en la emoción del hecho que ve, pero no siempre es capaz de discernir o discutir o exponer sobre lo que habla o expresa la película, porque no puede hallar herramientas que le permitan elaborar una crítica sobre lo que ha observado, entonces no ha habido proceso de pensamiento en la observación del hecho, por eso, es donde se concluye que leer manuales y escuchar clases dictadas por el profesor, tienden a producir conocimiento inerte, sino no lo relacionamos con un planteo que nos lleve a la resolución de un problema, y nos invite al razonamiento.

A veces sólo es posible creer que sobreviva la teoría ingenua, cuando comprendemos que el alumno es capaz de incorporar información y de recibir instrucción pero en la práctica sólo repite lo que ha leído o aplica fórmulas pero cuando se le solicita que explique o interprete un tema parece volver otra vez a foja cero, porque sigue creyendo en teorías erróneas a pesar de haberse informado. Por eso Howard Gardner señala que los estereotipos constituyen teorías ingenuas que albergan los estudiantes.

Uno quisiera creer que cuando enseña su materia modifica los estereotipos (ya sea raciales, étnicos, religiosos) y se hace hincapié en el multiculturalismo pero sin embargo el conocimiento ritual sigue presente, porque los alumnos aprenden a hablar del mundo como se supone que deben hacerlo, pero sin embargo, cuando se les pide que expliquen un punto o expresen una opinión, reaparece el verdadero alumno, con sus teorías ingenuas, porque el conocimiento no lo traspasó, sino que se quedó en la repetición de la información investigada pero no pasó al proceso de comprensión porque no halló ningún camino certero para incorporarlo útilmente a su propia identidad.

Como claramente podemos tomar de la bibliografía consultada, el síndrome de conocimiento frágil nos lleva a evaluar que el conocimiento olvidado es tal porque no se lo recuerda, el inerte si bien les sirve para aprobar los exámenes tarde o temprano se pierde porque no se aplica en la práctica, y el conocimiento ingenuo unido al ritual nos hace ver una comprensión deficiente porque si bien la instrucción estuvo de por medio para tirar por lo bajo creencias no comprendidas científicamente y se demuestra con fórmulas y comprobaciones que la realidad desmitifica lo que imaginábamos, se sigue sosteniendo el error por la creencia más que por la convicción que otorga el uso de los saberes.

El arte de enseñar el hábito de la lectura y adquirir el privilegio de escribir

Los alumnos no leen ni escriben correctamente, han acotado su lenguaje y las formas de comunicación, la expresión oral y escrita les parecen irrelevantes y muchas veces hasta priorizan la imagen y lo meramente visual que la relación con el otro a través del uso de la palabra.

Muchos docentes así lo prefieren y les crean el hábito a sus alumnos de repetir como loros un texto, y estos se limitan a acumular hechos y rutinas en su mente para recitarlas en los exámenes, en vez de ver al aprendizaje como algo activo y reflexivo consecuencia del pensamiento.

Yo siempre les recalco a mis niños que lo importante no es saber todo de memoria sino saber donde encontrar la información, y esto lo aprendí claramente en el viaje que realicé al continente antártico cuando visitaba la sala de máquinas del buque alemán Hanseatic y el especialista en el área recalcaba puntualmente la importancia de familiarizarse con el manual de instrucciones, más que depender de la memoria que muchas veces, hacía que se incurriera en graves errores humanos, que podrían costarle la vida a muchas personas. Y para ello, la búsqueda está en el paseo por la diversidad de sitios, donde encontrar respuestas a problemas que tienen o no solución en el terreno de lo práctico, como en el área de lo creativo, todo depende como nos paramos ante el desafío, por eso la información es poder, el tema es saber usarlo, que hacemos con él y qué evitamos con el ejercicio de este poder que nos permite resolver problemas.

Ciertamente, los alumnos leen poco o son lectores que no saben leer, porque no disfrutan de ese placer. Les cuesta interpretar lo que los autores escriben o tampoco saben leer entre líneas, a veces hasta se les dificulta entender lo que leen porque su escaso vocabulario les impide comprender los textos, y hacer un análisis y por eso no pueden hallar conclusiones, fundamentar criterios y extrapolar a partir de lo que está su alcance para que hagan propia la riqueza de un libro, pues no pueden emitir juicios o dar una perspectiva diferente sostenida en el razonamiento.

Y pienso que uno de los problemas fundamentales es el divorcio que han hecho del mata burros es decir del diccionario.

Si bien uno de los fines de la educación es pensar con lo que se aprende, el uso activo del conocimiento, no siempre se ve en la práctica, porque para los alumnos solucionar problemas, planificar o hacer ilaciones no siempre resulta fácil, aunque a veces no requiere un gran esfuerzo intelectual, lo que pasa es que no lo han desarrollado como acción natural y no tienen incorporado el ejercicio del ocio griego (es decir intercambiar conversaciones inteligentes con los demás para crecer desde el intercambio con el otro y las diferentes corrientes de pensamiento que surgen desde el diálogo con personas diferentes y de culturas y formaciones dispares que en su conjunto nos forman el carácter y nos construyen la personalidad social)

En que tiempo verbal ocurren los hechos

Es notable observar también que los alumnos confunden los tiempos de verbo porque les cuesta escribir, y prefieren hacer citas textuales que marcar desde su lenguaje el saber comprendido, y se limitan muchas veces a enunciar los conocimientos, por eso se encuentra una remarcada notoriedad de expresión al momento de evaluar la investigación respecto de la conclusión que hacen los alumnos.

Según una investigación liderada por Carl Bereiter y Marlene Scardamalia, los estudiantes que fueron sometidos a un experimento en el cual se les pedía elaborar un ensayo, fueron invitados a pensar de forma sencilla las palabras claves que usarían para escribirlo, antes de empezar a redactar, y quienes hicieron esto, escribieron mucho más que los que no lo hicieron.

Efectivamente ello les ayudó a organizar las ideas.....

Está claro que el uso de la memoria es importante pero cuando el objetivo es la retención de ese conocimiento, el mejor método ha elegir es pensar y plantear una estrategia para comprender, porque así se organizan los hechos y se los relaciona con los conocimientos previos y es posible procesarlos de una manera elaborada.

Creo que si el docente involucra sus emociones al momento de enseñar tal vez el alumno se motive mejor, porque involucra sus sentimientos en el aprendizaje.

Que bueno es traer a colación lo que dice Perrone: Interesa más aprender la mecánica de leer y escribir que fomentar en el educando el amor por la lectura y la escritura. El mismo también menciona que a veces se prioriza el oír el conocimiento de manos de otros, que adquirir la experiencia para forjarlo uno mismo, y ni hablar cuando tener una visión del mundo se hace ordenada, limitada y simplista en vez de amplia, compleja e incierta.

Aparentemente nadie cree en la teoría ingenua de acumular hechos y rutinas, sin embargo esta teoría tácita la toman muchos como si la creyeran fundamental y la practican, y el modelo trivial se sostiene en el tiempo.

Lo que pasa es que nuestra exposición como docentes sería muy fuerte si dejáramos que los temas se debatieran y reflexionaran en clase, porque estaríamos cuestionando los saberes propios y los que pretendemos inculcar en los alumnos, y se requiere conocer los temas en profundidad.

John Goodland dice que solo un cinco por ciento de la clase se destina a la reflexión y al debate y Ernest Boyer investigó, que únicamente el uno por ciento de las preguntas hechas por los docentes exige respuestas más ricas e inteligentes que la mera enunciación de los hechos o el desarrollo de los procedimientos de costumbre. Entonces dónde está la amplitud y profundización que requieren los temas si no hay espacio para el tratamiento reflexivo de los mismos en el entorno concreto de la realidad del alumno.

Para retener, comprender y usar activamente el conocimiento, es necesario que éste se acumule a lo largo de los años y ser una consecuencia del pensamiento, porque el aprendizaje bien entendido es producto del compromiso reflexivo del alumno con el contenido de la enseñanza.

Privilegiar la capacidad o ver también el esfuerzo del alumno

El éxito del aprendizaje depende de la capacidad más que del esfuerzo.

Esta es una frase muy arraigada en nuestra cultura, para mi modo de ver, desgraciadamente es así. Ojala pudiéramos reverla, porque si eres capaz pero no te dedicas a superarte, probablemente te conviertas a la larga en un mediocre.

Realmente no estoy del todo de acuerdo en esto porque pienso como lo hacen los orientales, que ven un modelo del éxito y del fracaso basado en el esfuerzo constante y la continuidad de la práctica, mientras más repito y perfecciono la técnica mejor evoluciono en el aprendizaje. El esfuerzo constante nos permite alcanzar la dorada meta del aprendizaje y el esfuerzo creciente nos ayuda a superar la falta de capacidad, que se transforma en una virtud adquirida más que en una innata y en lo personal lo he comprobado en la práctica del deporte, mientras más juego al tenis, más me perfecciono y cuanto más practico los golpes mejor dominio tengo de la pelota y cuando ello ocurre distribuyo mejor el juego, las personas intervienen más efectivamente, el juego se hace pensado y divertido y se logran resultados exitosos, porque el proceso de ejecución pasa por la mente y no sólo por el instinto de pegarle a la bola, o la predisposición física, es fruto de la dedicación y del esfuerzo por superarme, aún cuando la capacidad kinética no era mi fuerte y la destreza un símbolo de habilidad, las ganas de mejorar fueron la clave.

Actuar desde lo conciente, sabiendo que lo que haces es fruto de una programación racional y no efecto de la casualidad, aunque el resultado no sea el esperado y la concreción no se logre porque el error puede más que la estrategia, independientemente del resultado final, es una acción pensada y proyectada donde intervienen factores de índole mental que llevan a que el jugador razone la jugada y no sea simplemente la técnica la que se imponga ni la suerte la que inclina la balanza en el set. Parece complejo pero es simple... pensar y jugar estratégicamente.

Si el esfuerzo va de la mano con la capacidad desarrollada por el alumno al conocer sus inteligencias y sus habilidades más notables y logra alcanzar un paralelo con aquellas en las que no se halla tan cómodo, seguramente estaremos frente a una persona capaz de sortear cualquier obstáculo, porque si bien el esfuerzo no puede sustituir la inteligencia, con la ejercitación del ánimo y la fuerza por alcanzar metas, el tiempo es el que marca la hora de la superación y a través de una buena motivación y una correcta orientación del docente, el alumno ve que sus resultados se superan ampliamente.

Ser socio solidario del compañero

Una de las cosas que siempre predico en el aula es la solidaridad entre pares y el trabajo en equipo.

Cuando abordé la lectura sobre el aprendizaje cooperativo automáticamente comprobé mi tendencia a la colaboración entre pares, trabajar en equipo nos potencia, vivifica y a la vez nos permite convivir en la diversidad de pensamientos y acciones y nos ayuda a aprender a entablar relaciones de empatía y también a conocer nuestros propios límites en relación a lo que nos llega del otro.

Como dice Ortega y Gasset: “Somos yo y mis circunstancias…”, en este caso enfrentadas en la tarea de aprender y de enseñar y viceversa.

Toda mi vida la he dedicado a la institucionalización de mis ideas, es decir que militar en las asociaciones de manera activa me ha permitido no sólo generar vínculos sino hacer valer mis ideas y acciones y convivir con la ejecución de proyectos propios o la frustración de no poder llevarlos a cabo por falta de consenso, sin embargo, el enriquecimiento que otorga la socialización genera el privilegio de cultivar la Amistad, el bien más preciado que un hombre/mujer puede tener en la vida, no en balde Roberto Carlos se hizo famoso con la canción: Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar….

Sin duda que la educación es una tarea compleja, de ahí que deriven tantas teorías para ayudar a que el conocimiento se esparza en las aulas.

De las teorías de la enseñanza y el aprendizaje que se han aplicado para inculcar conocimientos o inducir a los jóvenes a aprender, se han obtenidos resultados tanto positivos como negativos.

El conductismo puso de manifiesto la motivación en base a la recompensa por la conducta del alumno, y el aprendizaje por medio del descubrimiento, invitó a bucear en los saberes, mientras que la teoría de la búsqueda trivial, acumula saberes y la teoría que privilegia la capacidad, devasta el esfuerzo, y conspiran contra el proceso reflexivo de la enseñanza y del aprendizaje que se reclama en la Teoría Uno, que va en busca de un perfeccionamiento áulico.

La recompensa aún en el error y la importancia del trabajo en grupo respetando la individualidad

Tal como lo he mencionado en el trabajo práctico anterior, creo que un gran estímulo para el alumno es recompensarlo y felicitarlo cuando realiza una buena tarea, ya sea individual y grupal y aún en el error alentarlo a que se supere, sabiendo que ya ha pasado a un nuevo estadio productivo, y que lo que hoy se marca como una equivocación es un saber que ya es parte de su vida y probablemente no volverá a cometerlo concientemente. Por eso para mí la colaboración entre pares y el aprendizaje cooperativo, sumado al aprendizaje de servicio son los pilares de la nueva manera de enfocar la educación, ya que dinamiza los grupos, y de por sí supera ampliamente a la Teoría Uno y al resto de las propuestas, ya que arriba al conocimiento de una manera reflexiva y participativa pero respetando la individualidad, porque al discutir problemas propuestos por el docente para que los alumnos analicen, se observa como el criterio de selección de grupo nos muestra como priman muchas veces los liderazgos internos y como cada cual va encontrando su espacio.

Se explota la motivación intrínseca del contacto social manteniendo a los alumnos interesados en la tarea académica propuesta con el educador.

En muchas ocasiones, cuando realizo preguntas en clase para hacer sondeos de conocimientos adquiridos de la materia que dicto, suelo usar el sistema de recompensa extrínseca, es decir , pongo un 10 al que dice algo interesante y genero buen clima de clase, y así pasamos a un estadio de conocimiento mutuo más rápidamente y ahí sí nos focalizamos en lo intrínseco, ya que el alumno empieza a ver que lo que el docente le propone no es obtener algo a cambio de su participación sino que participe porque es beneficioso, y productivo para sí mismo, y no por el interés de lo que recibe o la nota que se le pone por agradar. Es importante evaluar dentro de la media y la máxima, lo óptimo porque entiendo que es relevante tomar en cuenta el desarrollo de la conciencia humana a la hora de pensar en un puntaje puesto que eso es fundamental para empezar a pensar en la socialización y en qué tipo de personas vamos a formar para nuestra nación.

La teoría del tiempo dedicado a la tarea: la teoría uno y otras formas de aprender

En mis años de educación primaria nos mantenían seriamente ocupados haciendo tareas, y creo que por eso aprendíamos. Al menos a mí me gustaba mucho investigar y cuestionarme si lo de tal autor sería o no verídico, y fue importante la influencia de docentes que me enseñaron a priorizar los documentos históricos por encima de las opiniones de los autores o historiadores y estadistas, para sacar conclusiones en base a mi propia visión y no a la compra de ideas previamente elaboradas.

El aprendizaje cooperativo sin duda involucra el trabajo en equipo y la colaboración entre las partes para adquirir habilidades y conocimientos a través de la empatía y el trato social, aquí es donde significativamente toma relevancia mi materia, Ceremonial y Protocolo, que te ayuda a la convivencia saludable de las partes cuando se respetan los rangos y jerarquías entre las personas y dentro de los grupos y se hace un correcto tratamiento entre los intervinientes, mejorando notablemente la práctica educativa, porque en terrenos de igualdad también hay que convivir con temperamentos diversos algunas veces explosivos otras pasivos, en ciertos casos hiperquinéticos o a veces tímidos e introvertidos o todo lo contrario. Y citando a Vigotsky, el concepto de desarrollo próximo me parece súper enriquecedor.

Esa distancia entre el nivel real de desarrollo y el nivel de desarrollo potencial, está marcando la capacidad de resolver de manera independiente los problemas mientras que bajo la guía del adulto o en colaboración con los demás, a veces más capaces, el desarrollo mental se eleva significativamente ante el contacto.

Uno descubre en la Teoría Uno la importancia de cuestionarse y preguntarse, para abordar el terreno reflexivo y aprender en base a capacitar al educando para que analice los conocimientos que va adquiriendo.

La Teoría Uno afirma que la gente aprende más cuando tiene una oportunidad razonable y una motivación para hacerlo, resulta una enseñanza basada en el sentido común, sin duda denuncia una crítica devastadora a la educación, por que depende del saber explicar y una buena explicación requiere fundamentar con información precisa y clara el Qué y el Cómo, también del Cuándo, y por qué no el Por qué ¿?

La Teoría Uno es el conjunto compuesto por una información clara (donde halla una descripción de los conocimientos requeridos y los objetivos y resultados esperados), una práctica reflexiva (brindar oportunidad al alumno a través de una práctica que lo ayude a comprender a través de la resolución de problemas, con razonamiento y explicaciones claras), con realimentación informativa (cuan importante resulta el consejo del maestro en el seguimiento del alumno para que pueda rendir de manera efectiva en la tarea) y fuerte motivación intrínseca y extrínseca (buscar tareas atractivas para el alumno y proponer trabajos que le despierten interés). Es como un combo, la elección entre las versiones básicas de la Teoría Uno: Instrucción didáctica, entrenamiento o enseñanza socrática (son las tres encarnaciones de la Uno), que llevan a poder explicar al alumno poco preparado, todo el conjunto de ideas y datos que necesita para su educación, luego pasar al estadio del entrenamiento cuando se requiere una práctica reflexiva y una realimentación informativa que les permita manejar las dificultades y trabajar de manera conjunta y para comprender los conceptos nuevos de manera activa, entonces el maestro con técnicas socráticas lo convida al debate abierto.

Una buena enseñanza necesita de métodos diferentes para ocasiones distintas, por eso podemos citar el ejemplo Mortier Adler que destaca tres formas de enseñar que ponen en práctica la teoría Uno de manera diferente:

1. En la instrucción didáctica, se apela a la información clara y práctica, donde el docente identifica objetivos y se enfoca en ellos, supervisando su avance, a través de conocimientos analizados y su viable o no aplicación, que los hace vinculantes con los elementos familiares, legitimando un nuevo concepto o procedimiento mediante principios ya conocidos por los alumnos, usando la lógica, con la idea de expandir el repertorio de conocimiento de los alumnos

2. En el entrenamiento respecto a la teoría uno pone en valor la práctica reflexiva y la realimentación informativa y generalmente puede asociarse rápidamente a ejemplos deportivos porque en ellos se vincula la tarea de observar desde afuera del desempeño, brindar consejos, la cultura del elogio, el detectar debilidades y armar estrategias para cambiar resultados adversos y ser guía e inspiración que enfaticen la tarea de estudiantar, fomentando el mecanismo de la motivación del grupo, con una práctica efectiva.

La enseñanza socrática nos lleva a aprender no sólo de las respuestas sino por medio de las críticas y de los estímulos, también nos invita a cuestionar y preguntar, porque el maestro socrático, línea en la cual me encuadro, plantea el enigma conceptual e invita a investigar sobre el tema, y a proponer y plantear ideas y criterios, incitando y moderando así como prestando ayuda para que el alumno bucee en el conocimientos y se haga preguntas platónicas tales como qué es esto o aquello? y genera discusiones animadas donde las estructuras cooperativas y competitivas conviven el empleo de estrategias de hipótesis que ayudan a la evaluación crítica.

Creo que me alineo en esta característica porque trato en mi ejercicio docente de ayudar al alumno a comprender los contenidos y ciertos conceptos sobre si mismo para que gane confianza y pueda aprender por si solo, dándole la oportunidad de investigar marcándole pautas de cómo hacerlo.

Cuando uno aborda los modelos de cambio conceptual (Carretero y Rodríguez Moneo) y ve el modelo frío más centrado en los aspectos racionales, mientras que los modelos experimentales o situados destacan el uso del conocimiento y su contexto de aplicación, se diferencian de los modelos calientes porque éstos tienen en cuenta las motivaciones y los elementos afectivos, éste último dentro de la línea en la que también inclino mi forma de trabajar, porque involucro la afectividad y también la emoción (inteligencia emocional).

Soy una convencida que las personas, no cambian porque queremos o deseamos que lo hagan, y no cambiarán sus ideas, si estás en apariencia les resultan adecuadas y sobretodo útiles, a menos que se den cuenta que no son tan fructíferas ni productivas como pensaban, por eso, para que sea posible revertir una concepción errónea, no es suficiente con adoptar una visión conductista y limitarse a que el alumno reciba información de nosotros o de sus compañeros de clase, sino que se hace preciso que a partir de situaciones o datos no de interpretación o explicación sino de resolución y conflicto los pueda ver y entender es decir que aquí entra en vigencia una propuesta docente clara y significativa que aborde la temática de plantear problemas para encontrar soluciones a partir de los matices de los conocimientos que poseen, más los que se razonen a partir de empezar a trabajar sobre el tema en cuestión, poniéndole significancia y sentido para el que está aprendiendo. Así es como uno aborda el paraíso de las ideas y comienza a pensar y a indagar.

Pensar en la currícula; qué se pretende enseñar y como elegir el contenido

Si uno analiza los datos anteriores seguramente no puede dejar de considerar que el curriculum es una de las decisiones más significativas que deben tomarse, desde el ámbito educativo institucional, e importa quizá más que el método a aplicar en la enseñanza, porque no sólo hay que ver lo que enseñamos sino lo que elegimos enseñar.

Además tomando el constructivismo, el hecho que los alumnos resuelvan problemas mediante la experimentación áulica, no significa que estén motivados y tampoco garantiza que reciban realimentación informativa, ya que pueden no tener interés en las cosas que deben investigar y sólo lo hacen porque lo deben hacer, y creo que allí es donde el contrato docente es fundamental, al igual que una planificación pensada en la realidad donde fluctúen datos de la vida cotidiana que se puedan tomar, para aplicarlos al aula para que los alumnos se sientan conectados entre la realidad y los saberes que están adquiriendo a lo largo de la carrera que han elegido como su profesión y medio de vida.

La concepción constructivista nos permite ver como se produce el aprendizaje gracias a la intervención de otros, por eso nos convida a la reflexión y a la toma de decisiones compartidas que supone y entiende el trabajo en equipo (equipo de gestión) que permiten articular las normas para que los objetivos de la institución se cumplan fehacientemente, y no afecten la enseñanza y que se hallen sistematizadas en los proyectos curriculares, de manera coherente y fundamentada.

De ahí que la discusión y el consenso en torno a lo que se enseña, cuándo y como se enseña y la forma de evaluación, exige una mirada participativa y estadista e incluso innovadora si se quiere para que ello ayude a justificar coherentemente las decisiones que se toman. Y que importante es en este ejercicio de partes las aportaciones que desde el eslabón de la cadena ofrecen los profesores que son quienes tienen el protagonismo de esta acción de enseñanza-aprendizaje junto a los alumnos y los contenidos.

La conducta del alumno: percepciones y procesos perceptivos. Lograr conexión

Si bien cada año las circunstancias y situaciones del aula van variando uno no debe dejar de lado, la intuición, a la hora de acercarse al alumno para poder percibir el clima del aula.

Hay que tener muy claro la conducta del alumno como persona y distinguir la mirada del adulto como profesor y la que existe para el educando un espacio vital que como docentes debemos construir. Ahí aparece la objetividad (Combs), como representación de la situación tal como existe para el individuo ya que el comportamiento se relaciona a cómo ve la persona, las situaciones en la que está inmersa, o bien cómo se ve el sujeto a sí mimo y las inter relaciones de estas dos percepciones. Por ello la afectividad creo yo se hace fundamental para romper el hielo, porque todo este bagaje informativo pone de manifiesto valores y formas de actuar, mostrando actitudes de empatía o de rechazo, de acuerdo a lo que recibe y percibe del medio y de lo que las partes logran de este acercamiento docente - alumno - contenidos.

Por ello entra en juego la pregunta: Por el lado del alumno: ¿Qué es lo que aprendo? Y ¿cómo lo aprendo? Y para el docente: ¿Qué enseño? y ¿cómo lo enseño?

Las personas aprendemos mejor y somos mas saludables cuando logramos abrirnos a los demás y trabajar nuestros miedos y sentimientos frustrantes y transformar nuestra personalidad, muchas veces en los cambios de comportamiento se nota la evolución de la persona, que trabaja su yo y su todo, porque la educación implica un crecimiento permanente (al menos yo pienso así).

Por eso la tarea más interesante del docente radica en el despertar la curiosidad y crear la necesidad del seguir avanzando en la búsqueda del conocimiento, que en parte es lo que plantea Rogers por ejemplo y ante lo cual coincido, no necesariamente hay que transitar por un sistema formal para que el deseo de saber te lleve a aprender y a vincularte con los conocimientos.

La búsqueda de la sabiduría, en mí, es un transitar permanente…

Construyendo el conocimiento: la importancia de generar espacios de expresión

Las tres visiones sobre la construcción del conocimiento aportada por Carretero, o bien Rodriguez y Arnay y también Castorina y Baquero nos muestran tres tipos de aprendizajes:

1. El aprendizaje como proceso individual. Si bien adhieren a ésta Ausubel y Piaget y la psicología cognitiva, esto no significa que el aprendizaje sea un acto solitario lo que pasa es que no lo involucran con el entorno social, entonces se ve que el individuo progresa en base a su propia evolución.

2. El aprendizaje como interacción entre el sujeto y el contexto social. Esta es la posición del constructivismo que se acerca a Vigostky y que en definitiva fomenta que las motivaciones en la instrucción mejoran el aprendizaje, cuando el sujeto entabla con sus compañeros el diálogo hacia la resolución de problemas

3. El aprendizaje como resultado del contexto social.

En esta versión Vigostky sostiene la cognición situada en el contexto social, poniendo en juego lo que la sociedad estable como contenidos arbitrarios que se deben saber, viendo al conocimiento como una producción social y no como un conocimiento individual (lo que tal vez relegue el proceso individual del aprendizaje)

Analizando las tres vertientes: Creo que si no hay un crecimiento individual con espíritu crítico donde el aprendizaje fluye de manera desencadenante involucrando al sujeto y su entorno, en el respeto por los pensamientos surgidos del conjunto es probable que la persona no se inserte en el contexto social, y es más muchas veces el alumno está desinformado de lo que pasa porque está inmerso en su propio mundo por lo que se siente un satélite en medio del aula y en interacción con sus pares y su familia y por eso el divorcio entre las partes muchas veces genera profesionales egoístas y desamorados de las entidades.

Por eso pienso que la responsabilidad social empresaria, universitaria e institucional de las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones deberían trabajar de manera conjunta para que en esa interacción los vínculos entre partes ofrezcan oportunidad genuinas a los jóvenes para poder expresarse.

Asimilación. Acomodación. Equilibración para dominar informaciones con o sin complejidad

(Teoría de Piaget)

Cuando uno lee Piaget puede comprender que su idea central gira en la demostración que el conocimiento es producto de la interacción de la realidad y la mente del individuo, por lo tanto el sujeto construye su conocimiento a medida que interactúa con la realidad.

Esta construcción es posible mediante la asimilación, cuando el sujeto incorpora la nueva información haciéndola propia, aunque esto no significa que la integre con la información que ya tiene, mientras que en el proceso de la acomodación, la persona, transforma la información que ya tenía en base a la nueva.

El resultado final de esta interacción nos da un equilibrio entre las contradicciones y discrepancias, que surgen de estos análisis entre lo nuevo y lo que se tenía y lo que se reacomoda y así se produce lo que se conoce como equilibración.

El diseño de la clase: la significatividad

Pensar en los segmentos de la clase y dar lugar a expandir lo teórico me parece muy relevante. Y ello te obliga a pensar en la tarea propuesta por eso ante la pregunta por qué el alumno no aprende quizá la respuesta esté en tener que rever la estrategia que uno esté utilizando para abordar lo temas.

En la significatividad, ahora miro la lógica del contenido que doy por clase, tratando de que sea lógico y que me permita trabajar con los contenidos epistemológicos pero en el contexto de la realidad, viendo también lo social (es decir que tenga que ver significativamente con la sociedad) y tomar también el aspecto psicológico en el que están los alumnos (pensamiento concreto y abstracto del que habla Piaget).

Así con el orden en una clase es importante, es muy grato cuando se abre el debate y el alumno aprende a intercambiar escuchando también a la otra persona que es su par directo, su compañero.

Así como lo comenté en la e-vocación, cuando realizo la autocrítica, el objetivo dejó de ser el orden de la clase para pasar a ser el objeto de la clase, el saber previo del alumno, respecto a un tema de valoración como los derechos de los niños… Cómo puedo crecer en libertad si no conozco límites, espacios y deberes que debo cumplir. Por eso la reflexión sobre la importancia del ceremonial vuelve otra vez a rondar sobre mi cabeza y me pareció un buen ejemplo a citar en este trabajo.

El rol del docente motivador, con un tema disparador que permite formar la conciencia del alumno, y conducirlo al pensamiento, cobra relevancia cuando se expone también la construcción del saber desde lo que recolectamos como saberes previos a través de las preguntas que generamos y lo que surge de ese intercambio, nos permite comprender como aprendemos las personas tanto nosotros como los alumnos.

Mi práctica pedagógica

Análisis de sí mismo sobre sí mismo aplicado a su rol docente.

Realmente entiendo que el proceso de aprendizaje es una invitación a pensar donde el alumno recepta las opciones propuestas por el docente, y el rol de éste es canalizar las dudas que van surgiendo de lo teórico propuesto y abordar los temas mediante preguntas que lleven a un razonamiento grupal que sea integrativo para todos los participantes del aula.

Ahora uno mira no sólo el aprendizaje como proceso sino como producto, siendo uno como docente, el facilitador de la tarea, el inspirador si se quiere y guía por que no ¿? Porque como bien lo vimos en clase para que podamos enseñar tiene que haber tres elementos, dos personas y el objeto: el conocimiento.

Tengo muy claro que el docente ejerce la mediación hacia el alumno y que entre este y el conocimiento hay una relación de estudio (de búsqueda) y que la relación didáctica en si está dada entre el docente y el conocimiento. En cierta forma existe en el medio de estas dos personas que intervienen en esta trivia, una habilidad que el otro desconoce y que quiere adquirir y en ese universo el aula es el punto de encuentro.

Tomo del conductismo, el conjunto de reflejos innatos y adquiridos respecto de la acción de los estímulos que afectan nuestra conducta porque ciertamente uno se predispone frente al otro a la hora de aprender, pero no coincido con el Fundador de la Teoría, que es Skinner, cuando afirma que no debemos referirnos a la mente por tratarse de un concepto engañoso carente de significado cuando citamos la creatividad por ejemplo. Personalmente creo que no se puede ignorar el pensamiento humano por considerarlo un concepto popular, al contrario interactuar con el alumno es algo maravilloso.

Uno es nexo muchas veces entre el saber erudito, de la ciencia y desde lo científico y el saber que llega al alumno porque nuestro rol es el de comunicador e intérprete también de las editoriales, somos objetos de conocimiento transpuesto, y que bueno que entendamos que en el aula el Líder es la tarea, y como en mi caso donde uno tiene presente la formación en valores, justificar las acciones desde lo ético y la moral. Muchas veces en otras materias uno debe justificar lo que afirma desde el conocimiento científico que posee o bien buscar demostraciones desde lo racional para entender el por qué de determinadas acciones.

Rescato también del conductismo que se hace necesario estar al frente del aula llevando adelante la clase marcando claramente quien tiene las riendas del aula, porque si no la situación puede desbordarse si no está claro para el alumno la autoridad del docente y su sapiencia, que en definitiva le indica un modelo a seguir. Incluso la Teoría Uno es compatible con el conductismo, aunque no sea de carácter conductista, ya que la primera permite lo que la segunda prohíbe, es decir tomar en cuenta los procesos mentales.

Sin duda en mi práctica docente asumo con total sinceridad que me es grato suministrar información a los alumnos, y me parece fantástico hacer prácticas integradoras para crear un clima de trabajo saludable, retroalimentándonos con el intercambio. Motivar a los alumnos con ideas nuevas y compartir experiencias de vida y recurrir al humor y a los ejemplos de la vida de pareja es una herramienta que utilizo muy recurrentemente. Pero soy absolutamente conciente que la exposición sola del docente no siempre es aprender así que es importante que el alumno participe, que uno con la mirada lo integre a la explicación y que intervenga en el correlato de forma activa, buscando actividades que le den sentido de rendimiento al abordaje de los contenidos.

A mi me resulta muy útil la técnica de cuadros sinópticos, campo de ideas y el mapa conceptual como técnica cognitiva (que ahora tuve oportunidad de saber que era creación de Novak), me parece una buena estrategia porque como recurso esquemático permite fijar mejor las ideas, y ayuda a los estudiantes a captar mejor la información, y ponerle significado a lo que van a aprender, además me representa una guía muy conveniente para no irme por las ramas….

En la actualidad muchos educadores adhieren a la concepción constructivista para su práctica pedagógica. Y es cierto que uno se encuadra en esta teoría porque toma al alumno con un agente activo que construye significados en respuesta a los estímulos educativos propuestos por el docente que lo vincula con los saberes, motivándolo a través de los conocimientos previos. Es decir que uno es el arquitecto de su propia vida y reacciona a estímulos de su entorno construyendo su propio conocimiento teniendo en cuenta sus aspectos cognitivos como sus comportamientos sociales y afectivos, que lo forman como ser humano.

Una buena educación tiene que tender a la comprensión, y el aprendizaje y la enseñanza cobran valor cuando el que aprende puede pensar.

Es bueno poder receptar del alumno que le gusta la clase, y que te diga puedo pensar con lo que sé y conozco porque así uno comprueba que el aprendizaje parte desde los saberes previos, sin subestimarlos pero invitándolos a seguir buscando más información.

Una prioridad que tengo es formar actitud, y potenciar el talento, deseo que todos pudiéramos aprender en libertad, formar e informar desde un disparador de ideas, transformando aspectos pasados e invitándoles a los chicos a resolver problemas , promoviendo actividades que provoquen el aprendizaje, individual, personal y grupal, en un abanico que también integre el rendimiento y les de pautas de cómo es la vida real cuando se enfrenten al mundo competitivo y tengan que hacer su propio camino, para que estén preparados, por eso el aula-taller es una buena manera de insertarlos al medio. Sin duda comulgo con el constructivismo ya que rescata el valor de esfuerzo que hace el alumno por avanzar en sus estudios y eso para mí es muy importante. Si bien creo en la capacidad, y de hecho me parece fantástico poder tener personas con gran desarrollo intelectual a mí alrededor enseñando y aprendiendo, considero que si no cultivas tu intelecto probablemente seas un cristal en bruto, un diamante sin pulir. También como soy una persona memoriosa no lapido para nada la memorización porque me parece un elemento sumamente activo en el aprendizaje, que te permite comprender y también relacionar situaciones en distintas etapas de la evolución humana y formar tu propio paradigma del mundo según tu propia visión, y poder discutir en el buen sentido, ante cualquier profesional de lo que entiendes sobre temas generales y eso es cultura.

Tal y como comparaba en el párrafo anterior al conductismo y la teoría uno, sin duda ésta última tampoco deja de ser compatible con el constructivismo, la diferencia está en que el constructivismo, incentiva la comprensión, lo tiene al alumno como conductor de su proceso de aprendizaje y le permite elaborar ideas con un alto grado de autonomía, siempre obviamente dependiendo de cómo actúa el docente.

Respecto a la perspectiva evolutiva, que reconoce la evolución del ser, entiendo que el dominio paulatino de situaciones complejas de razonamiento dependen en gran medida de las disciplinas y no necesariamente es imposible como dice Piaget acelerar el proceso de desarrollo de un niño, al contrario creo que mientras más estimulado esté más rápidamente responde y lo ideal sería que se lo incentive mucho más a aquel que es demandante que adoptar la posición de espera y de tope, paralizándole su avance. A los 12 años leí por primera vez a Piaget y lo retomé varias veces, desde entonces la pedagogía siempre abordó mi vida y la llenó de enriquecedoras vertientes que me transformaron y me retroalimentan permanentemente, una profesora de cívica en una reunión de padres llegó a decirle a mi madre que yo era anormal, por la velocidad en que registraba las ideas y manejaba el lenguaje, por suerte eso no me frustró lo tomé como un halago, pero siendo en ese momento una persona tímida, quizá su opinión podría haber sido poco feliz, y en vez de motivarme a saber más y superarme hubiera podido alejarme hacia el empantanamiento y la mediocridad, por no ser una lumbrera o traga como se le decía en ese tiempo.

Por eso es muy cierto que la inteligencia atraviesa fases cualitativamente distintas (dice Piaget que la toma de Rousseau), uno como sujeto pasa por fases que tienen características propias que se diferencian claramente de las siguientes etapas y de las anteriores, la diferencia está en la estructura que sirve para ordenar la realidad, y que distingue entre estadios la parte cualitativa y no solo cuantitativa. Cuando uno indaga en el aspecto del desarrollo cognitivo, y mira al niño, se mira uno como pequeño, muchos autores creen que los chicos de hasta 7 años tienen teorías carentes de contenido académico, y que no hay que tenerlas en cuenta, más, en la posición constructivista, por suerte, se sostiene lo contrario, el conocimiento se construye a partir de las ideas espontáneas de los niños (Carretero), por lo que conservando mi niña interior intacta alégrome significativamente por esto. Cuando releo el material del Ceremonial y el ejemplo de la didáctica, sin duda, tengo que admitir que estoy influenciada por la teoría de Howard Gardner que ha sido el inspirador para que también elaborara mi propia teoría educativa, que como tal tiene influencia de muchos autores y pensadores y gran parte de mi propia experiencia como alumno y como docente y como aprendiz y curioso.

La teoría de las inteligencias múltiples, unida a la emoción, la afectividad y la resonancia y resiliencia son las que marcan mi forma de enseñar, por ello para concluir, simplemente puedo decir que cada día aprendo un poco más de mi misma, de mis saberes olvidados y retomados y recordados por la activación de la memoria y la motivación que el medio ejerce en mí y por las personas con las que me nucleo y seguramente no puedo dejar de admitir que ese entorno es el que se traslada a mis alumnos a los que trato de darles lo mejor de mi como persona en primer lugar, luego como educador y siempre como formador, y explorador de la conciencia y de la mente porque todos y cada uno, aún siendo gente sencilla tenemos mucho para dar, lo que pasa que no siempre sabemos encontrar la oportunidad de poder expresarlo. Si desde el aula, el docente es capaz de crear el diálogo tanto en el disenso como en el consenso para tratar temas desde el debate y abordando una conclusión que aunque dispar, puede englobar a todos y rescatar lo más saludable que ha surgido de ese intercambio activo, probablemente así , la persona que es el alumno sienta que valió la pena pasar por ese aula, y no sólo llevarse conocimientos, sino también un buen recuerdo que se recree al pasar los años, sabiendo que lo que pudo construir desde sí, es en parte lo que recibió de nosotros como docentes, del grupo con el que compartió ese pasaje de su vida, y gracias a la institución que lo albergó y lo acogió considerando su PEI (programa educativo institucional) la alternativa mejor para su formación como profesional. Como sostiene Vigotsky, el sujeto es un ser social y por tanto el conocimiento mismo es un producto social, que a mi entender tiene a la persona como protagonista.

Uno toma los pensamientos de este autor, y se identifica con su trabajo cuando éste señala los procesos cognitivos en sujetos adultos en una comunidad con diversidad educativa y en el mismo refleja el estudio de procesos perceptivos, de deducciones, razonamientos y clasificaciones e inferencias considerando la solución de problemas y la imaginación, por que uno también se halla influido por el grado de experiencia educativa y social como sujeto que ejerce la docencia y por tal uno actúa de acuerdo a sus parámetros.

Por eso, comulgo con lo que dice Vigotsky cuando se refiere a los procesos psicológicos como la comunicación, el lenguaje, y el razonamiento, ya que ciertamente se adquieren primero en el contexto social (inteligencia interpersonal) y luego se internalizan (inteligencia intrapersonal).

Tradicionalmente la enseñanza se basa en la transmisión de saberes y conocimientos del docente al alumno:

Uno como profesor debe recordar que no basta solamente con presentar la información al alumnado para que la aprenda, y se la apropie escuchándola por primera vez, sino que es necesario que la construya a través de la propia experiencia interna como proceso constructivo. No es nuestra función depositar información en la mente del alumno sino invitarlo a pensar, porque si no hacemos eso no hay accionar de almacenero que valga, aun cuando el alumno intente ordenar las ideas, porque la enseñanza ha de plantearse como un conjunto de acciones destinadas a favorecer mediante las explicaciones, y las nociones técnicas un acercamiento al primer paso para abordar el tema ya que muchas veces los chicos tienen bastante deformada la idea de lo que se plantea y tenemos que saber leer las señales y reflejos de sus rostros para captar sus concepciones, tanto las que traen antes de que comience el proceso de aprendizaje como las que irán generando durante el proceso nuevo en el que interactúan con uno como profesor, docente o instructor de determinada disciplina.

Soy un docente de inteligencias múltiples y disfruto de la enseñanza porque todos los días son un desafío al intelecto, cuando se piensa que más allá de uno mismo hay cosas por hacer.

Una persona con proyectos es una persona viva, el día que deja de soñar, probablemente el mundo resulta insostenible y no se ilumina con el sol radiante; ni la noche estrellada tiene un significado romántico, porque la ilusión del saber ser y hacer, no alimenta el alma.

Vocabulario relacionado al artículo:

enseñanza . escala de valores . pensamiento .

Corrientes de pensamiento. El Ceremonial: educar en valores también es enseñar fue publicado de la página 117 a página130 en Reflexión Académica en Diseño y Comunicación NºXIV.

ver detalle e índice del libro