1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Epistemología y diseño

Epistemología y diseño

Horta Mesa, Aurelio A.

Notas críticas para una aproximación a la ciencia del diseño

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

La experiencia inteligente del hombre es el diseño.

Inferir sobre la condición intelectual de su praxis es un asunto de absoluta prioridad tanto para la enseñanza superior que exige de un estudio generalizador de su campo de producción / creación como para el ubicuo agente de su práctica social. Una elemental resolución acerca del objeto de conocimiento del diseño presupone una concreción de estrategias, proyectos y visiones de muy variada índole que trascienden la autorreflexión o el planteamiento teórico a un asunto de máximo interés para la actuación común de la sociedad contemporánea.

La universidad es reclamante de esta focalización; así una aproximación a la naturaleza o método de refracción social del diseño debe partir de una descongelación de sus particulares modos representativos y funcionales, al cabo, pertinencia de su franca autonomía crítica que resuelva de una vez su convivencia dialógica con la institución arte, así como con el obligado trasunto tecnológico de la industria; tres paradas implícitas de un problema epistemológico principal que alcanza en la investigación una premisa entre sus determinantes frentes de actuación profesional.

Desde Gutemberg y la imprenta, pasando por las primeras exposiciones universales en Viena, Filadelfia o París hasta la Bahaus, y llegando hasta los ordenadores, los procesos del diseño han significado imperativos para la competencia económica, el bienestar social y el ejercicio político. Su impresionante regencia junto a un acelerado cambio en el tempo y experiencia global de la práctica social -revolucionaria más allá de los grandes centros urbanos, estratos sociales o políticas económicas-, son razones que en poco menos de un siglo han definido emergentes las causas y conceptos acerca de la necesidad, el gusto o el fashion, por encima de una urgencia en la indagación acerca de sus variantes e invariantes en los modos de apropiación e influencia social del diseño.

En particular, una teoría en construcción del diseño debe argüir e integrar aquellos espacios y productos pertenecientes al simulacro periférico donde la innovación y el éxito no siempre se corresponden con una lógica de ciclo de vida ni con las reglas de un desarrollo demográfico en tanto indicadores de cambios en la apreciación, consumo o disfrute de la sociedad. Un ejercicio crítico sobre el método en el diseño significa para el investigador, abstraerse del criterio de unidades que el arte había descrito para su análisis, y trazar redes teóricas capaces de mapear sistemas, contextos y territorios de valor. El último modelo de teléfono móvil o la pantalla plana del televisor, más allá de su contrastación con productos de su misma clase, desencadenan una refuncionalización y experiencia social que traspasan los dominios disciplinares y estrictamente teóricos del diseño industrial, la comunicación visual o el interiorismo.

En sus mediaciones sociales, una vez superado su trato con el arte, la artesanía o las manufacturas, el campo establecido por los design studies sintonizan una cultura del diseño, legitimaria de sociedades replicantes de mixturas, márgenes y economía global, al punto, protagónicas de un multiculturalismo también de su producción de objetos, imágenes, edificios, campañas publicitarias u otros, a los que se suman un sinnúmero de servicios con técnicas desplazadas de oficios tradicionales, y por supuesto de su distribución y consumo.

Los estudios teóricos del diseño filtran de manera transversal los bordes profesionales que reclutan la experiencia de otros sistemas de creación y producción para revelar una crisis de vacíos o entropías curriculares presente en sus estancos académicos.

El conocimiento del diseño exige una capacidad de generalización al mismo tiempo imposible de alcanzar si no parte de lo específico del diseño en sí. De este modo, lo concreto del movimiento de un personaje animado o la carga estructural en un edificio con bóvedas o bien la luz en una imagen fotográfica, constituyen rasgos particulares que aluden a especificidades categoriales de composición, luz y ritmo. Ninguno de estos diseños atomizados concluyen un criterio duro sobre el audiovisual, la acústica o la luz en la imagen artística; sin embargo, entendidos desde sus específicas zonas de desarrollo, verifican premisas de valor que tanto el diseñador digital, el arquitecto o el fotógrafo pueden (re)considerar y asumir. Esta emergente tarea de validación y contrastación estimulan el espíritu crítico y exigen una postulación intertextual sobre la idea / concepto del proyecto.

La distinción del diseño en los procesos ideológicos del pensamiento suele caracterizarse de manera preferencial como consenso metodológico. Si bien las escuelas de pensamiento no son más que una demostración acertada de una supuesta regularidad de la verdad, es en el diseño donde estas corrientes suelen presentarse de manera más evidentes por la fuerza de sus ideas convertidas en imaginarios simbólicos. ¿Acaso la autenticidad del diseño no significa un mito cultural? Toda la historia de la visualidad desde la aparición de la fotografía hasta el video constituye una estela de argumentos míticos de la cultura, entiéndase también de la memoria. El impacto comercial, artístico, tecnológico y finalmente social de un film como Titanic, propició en su momento un fuerte sentimiento de solidaridad; aquella terrible tragedia humana fue a su vez una increíble tragedia económica.

A la par de sus triunfos artísticos, la película exhibió una proeza del diseño digital determinante para su éxito, y del que formaba parte muy solapadamente un creciente sentimiento de inseguridad personal y social de proporciones tan horrendas como las que ocasionó el desastre del aparente e invencible trasatlántico. El mito cultural del film entronizaba una cara de la cultura del diseño, pero aún más, describía un serio capítulo sobre el mito de su rutina y el carácter de emergencia de su naturaleza.


Epistemología y diseño fue publicado de la página 59 a página60 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro