1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Nuevas tecnologías, diseño y empresa

Nuevas tecnologías, diseño y empresa

Jegó Araya, Ninón; Hernández Hermosilla, Vicente

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El Departamento de Comunicación Visual y el Centro de Desarrollo de Empresas1 de la Universidad del Bío Bío, generaron en el año 2002, un proyecto que buscó fomentar el desarrollo de empresas de diseño y el espíritu emprendedor en los estudiantes, a partir del ejercicio liberal de la profesión, su objetivo principal fue llevar a los diseñadores a la vida empresarial desde fases tempranas de su formación universitaria. Para el logro de los propósitos mencionados, se aprovecharon los resultados obtenidos tras años de investigación académica en el tema de las tecnologías multimedia y así diseñar, en el ejercicio académico del taller, productos innovadores que pudieran comercializarse2, introduciendo de modo experimental el tema del emprendimiento para visualizar su impacto en la formación profesional.

Como apoyo al tema, se impartieron el Taller de Emprendimiento y la asignatura de Gestión, expresamente incluidas en la malla curricular de los estudiantes para los efectos del proyecto.

Como resultado se obtuvo: 1. El inicio de la primera empresa de diseño generada por estudiantes de la Escuela de Diseño Gráfico en la UBB3.

2. La confirmación de la necesidad de introducir cambios en la formación profesional de los estudiantes, no sólo de los alumnos de Diseño, y 3. La necesidad de crear una instancia permanente de preparación para desarrollar las capacidades emprendedoras en los alumnos de la Universidad del Bío Bío como forma de ayudarles en su inserción laboral.

A partir de los resultados obtenidos, que demostraron la urgencia de activar un proyecto universitario transversal, los autores impulsaron la creación de un Diplomado en Habilidades Emprendedoras, al cual accedieran los estudiantes del último curso de todas las escuelas de la universidad del Bío Bío.

El programa Diplomado en Habilidades Emprendedoras fue aprobado por las instancias colegiadas4 de la Universidad y su primera versión correspondiente al año 2005, se dictó exclusivamente para egresados de la UBB con problemas de inserción laboral. Para el año 2006 el éxito ha sido sorprendente, no sólo por número de matriculado sino también en la resonancia que ha tenido el programa para mejorar las capacidades de los participantes, permitiéndoles visualizar sus propias potencialidades, poner en marcha proyectos multidisciplinarios y gestionar adecuadamente sus ideas emprendedoras.

Introducción Ya resulta un lugar común señalar que aquella sociedad dependiente que contrataba empleados de por vida está siendo reemplazada por la independiente. El contrato que permitía mantenerse por 40 años en la empresa ya prácticamente no existe, a excepción de las instituciones estatales, y aún en ellas va en franco proceso de extinción.

Las decisiones laborales, sobre el cómo el dónde y por cuánto, son ahora responsabilidad del individuo. Todo dependerá de su capacidad y habilidad para aprender y desarrollar determinadas competencias. La recomendación enfatizada, tanto desde el sector educacional como del mundo empresarial, es la de aprender a aprender; buscar constantemente conocimiento nuevo, convertirse en un buen observador de la realidad para proponer prácticas nuevas y desafiantes, y esto a partir del conocimiento de las propias fortalezas. Otro aspecto a considerar, cuando hablamos de educación y empleabilidad, se refiere al actual panorama laboral, que es drásticamente estrecho y cambiante, abarcando periodos cada vez menores. Hoy las empresas emergentes suelen ser altamente volátiles e inestables. La velocidad con que el conocimiento y la novedad del producto o servicio que sale al mercado se expanden en la actual economía digital, obliga a la incesante búsqueda de nuevos nichos, al desarrollo de la creatividad, a la superación de la propia capacidad para liderar y gestionar las ventajas comparativas personales que permita enfrentar cada problema como una oportunidad para obtener de ellas el mejor provecho.

El profesional de hoy día, debe verse y administrarse a sí mismo como una empresa, iniciando el proceso con una autoevaluación objetiva de sus propias habilidades, determinando imparcialmente, por ejemplo, su nivel de capacidad para enfrentarse a las nuevas tecnologías, para trabajar en equipo o para resolver problemas de modo creativo.

En todos lo ámbitos de la vida se requieren ideas innovadoras para solucionar viejos conflictos. Es necesidad imperiosa para las empresas encontrar profesionales que den un sello distintivo a sus marcas y descubran nichos allí donde pareciera no haber espacio para más oferta.

Existe además otro fenómeno adicional que impulsa a la economía del conocimiento a avanzar cada vez con mayor celeridad: El que llega primero se lleva todo el mercado, o al menos el segmento más importante. En esta realidad, donde el panorama económico y laboral es sustancialmente diferente a todo lo conocido, se entiende por qué, en el mundo académico muchos se pregunten sobre cómo enfrentarla desde la docencia.

Si el conocimiento avanza tan aceleradamente, si en la era digital la información no sólo está disponible, sino que lo está además en gran cantidad, ¿por qué las escuelas, las más de las veces, centran sus esfuerzos en que los estudiantes almacenen el máximo de información? ¿Por qué no procurar, más bien allanarles el camino hacia el autoconocimiento, ayudarles a buscar sus propias fortalezas, habilidades y comportamientos para un mundo desafiante y cambiante? En realidad, gran parte de las apuestas de las universidades se basan en la actualización de planes de estudio que buscan por sobre todo la actualización de los conocimientos que el futuro profesional debiera poseer.

Sin embargo el problema no se centra en el conocimiento ni en las rápidas actualizaciones tecnológicas.

Los autores sostienen que el elemento diferenciador que entrega un plus a los egresados, esta asociado a la capacidad del profesional para adecuarse al entorno, encontrar y dar contexto a su conocimiento y habilidades, generando y/o agregando valor a los productos o servicios que ofrece por sobre las demás propuestas que compiten con la suya, por alcanzar una determinada posición.

El programa Considerando todo lo anterior, se diseño un programa denominado en su inicio”Proyecto Pigmalión” dado que su objetivo más ambicioso consideraba lograr un cambio radical en los egresados, cambio que no sólo se expresaría en su comportamiento, sino que debería abarcar áreas tan sensibles como la fachada personal.

Para lograr el compromiso institucional, se convocó a todas las facultades y se dio a conocer el diagnóstico realizado en torno a dos puntos relevantes: Las carencias de nuestros egresados según los empleadores y las necesidades del mercado, estableciéndose el perfil deseable del profesional requerido por la empresa. A partir de esta información se prepararon las asignaturas que constituirían el eje del diplomado: Taller de emprendimiento, Comunicación y liderazgo, Marketing personal, Networking, Taller de negocios y Seminario de proyectos. Se seleccionaron las asignaturas teniendo presente que el objetivo general del diplomado es el de desarrollar y fortalecer el espíritu emprendedor en los participante, mejorando de manera significativa su desempeño en el entorno laboral y social.

Una vez socializado el tema sobre la necesidad de apoyar a los egresados, se convocó a los académicos que participarían en desarrollo del mismo conformándose un equipo multidisciplinario interfacultades. El perfil requerido además de la experticia en los temas contenidos en el programa, se relacionó con la experiencia laboral de los académicos en la empresa privada y/o en la gestión de la propia empresa.

Asimismo fueron convocados a participar de la experiencia empresarios exitosos de la región quienes participan en foros con los alumnos del programa, a partir de la experiencia personal que aporta cada uno de ellos.

Este punto es especialmente relevante ya que ha permitido el establecimiento de una red de contactos vinculados al medio.

El programa de Diplomado en Habilidades Emprendedoras actualmente se dicta en 210 horas repartidas los días viernes en la tarde durante todo el año.

Resultados Los resultados obtenidos en esta experiencia superaron las expectativas del equipo multidisciplinario encargado de llevarlo a la práctica, no sólo por el aumento explosivo de postulantes, sino que además en la actualidad la incubadora de negocios mantiene en proceso de incubación5 una variedad de empresas que podrán independizarse pronto.

No queda claro si los cambios observados en el proceso se deben a que los alumnos están altamente motivados por la necesidad de insertarse laboralmente, o si la metodología de taller que no considera calificaciones (sólo evaluaciones, auto-evaluaciones y co-evaluaciones) bajó el nivel de estrés y los hizo abiertos a discusiones y debates. Pudo haber sido también, que al compartir experiencias y vivencias con egresados de otras áreas optimizaron sus propias habilidades comunicacionales y se tornaron creativos gracias a la sinergia.

O bien, lo importante fue entender sus carencias como personas y orientarlas hacia sus fortalezas en un aprendizaje colaborativo que en varios casos mejoró su autoestima.

Lo que sí sabemos es que no se puede permitir dejar que los estudiantes egresen de las aulas universitarias sin haber aprendido a comunicarse, a planificar sus acciones, a conocerse, a saber qué es lo que realmente quieren lograr, y a que tengan la certeza de que cada uno de ellos puede manejar su destino para triunfar porque son capaces.

Notas 1. Entidad encargada de fomentar el desarrollo científico tecnológico aplicado y la creación de empresas de base tecnológica en la Región del Bío Bío tanto con fondos públicos como privados, a los cuales se pueden postular mediante la presentación de un Plan de Negocios.

2. Tradicionalmente los trabajos desarrollados por los estudiantes no llegan al ámbito empresarial, sino que se utilizan con fines promocionales (exposiciones) o son devueltos a sus autores.

3. Empresa G9 Ediciones de libros electrónicos.

4. Departamento, Consejo de Facultad, Consejo Académico, Dirección de Posgrado y Honorables Junta Directiva.

5. Según nuestra experiencia, el proceso de incubación, es un ciclo permanente, constituido por las etapas de: Selección, Orientación Empresarial, Acompañamiento Gerencial, Graduación y Seguimiento, un grupo de cinco programas que tienen por objetivo asegurar un flujo de emprendedores, aumentar la probabilidad de éxito del emprendimiento planteado y maximizar la contribución que las empresas incubadas realizan a la cartera de proyectos del CDEUBB.

El Objetivo central del proceso de incubación, es la creación de nuevas empresas, de carácter innovativo ya sea porque introducen al mercado nuevos productos o servicios, o mejoras en la cadena del valor que les permiten competir de manera exitosa. Sin embargo, por sobre todo, estas empresas deben generar riqueza para sus dueños, para la cartera de negocios del CDEUBB y para el entorno que las cobija.

El principal mercado al que se orienta el proceso de incubación es la Comunidad Universitaria, dentro de la cual se consideran sus alumnos de pregrado y postgrado, docentes e investigadores, personal administrativo y directivo y sus exalumnos.


Nuevas tecnologías, diseño y empresa fue publicado de la página 96 a página98 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro