1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. El diseño en la gestión de marca

El diseño en la gestión de marca

Arboleda G., Jorge Andrés

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

El diseño no puede ser carta de salvación de un aviso de una marca. “Póngale una letrica bonita y ya… eso no es si no ponerle un fondo y listo…” quizás esto sea el pan de cada día de los que trabajamos en el mundo de la comunicación y sobre todo gráfica, en donde le queremos soltar al diseño toda la responsabilidad de una identidad de marca.

En mi quehacer diario donde he puesto miles de ladrillos en la construcción de varias marcas, he notado el vicio inconsciente y arbitrario en el que caen muchas de ellas al utilizar el diseño en su construcción, ese facilismo con el que se designa un esquema general para “decorar” cualquier marca sin importar su personalidad, estrategia o lenguaje propio y único.

El diseño en la identidad de marca Cada anuncio debería considerarse como una contribución al complejo símbolo que constituye la imagen de una marca y si el diseño adopta este enfoque a largo plazo, muchas de las dudas creativas del día a día se resolverán por si solas, fortaleciendo así ese lenguaje único e irrepetible que sólo una marca alcanza cuando logra estructurar su personalidad.

El diseño hoy debe sacarse del concepto netamente gráfico y expandirlo a todos los sentidos, pues son éstos los que logran evocar lugares, desear momentos, situaciones o recuerdos, el helado que compartimos en la primera cita, la primera muñeca que nos regalaron aquella navidad, nuestro regalo de bodas, todas estas son marcas que logran que nosotros, después de haber adoptado un producto como algo nuestro nos haga un hueco en la vida, pues las marcas que consumimos además de tener un aspecto utilitario, son un reflejo de nuestra propia imagen.

Por esto el diseño tiene una gran participación en la construcción de la identidad de una marca, quizás no sea el piñón de mayor tamaño, pero sí el de mayor importancia, pues su aplicación, por fácil que parezca logra convertirse incluso en el eje principal de la comunicación.

El diseño en el posicionamiento de marca Nuestra sociedad mutante e incrédula, pero receptiva, obliga a las marcas a diseñar estructuras y a estructurar diseños que generen un código común, fácil pero ingenioso y que basado en unos signos logre identificar un lenguaje coherente y satisfactorio, lleno de conceptos propios que generen una relación fidedigna con interactividad y satisfacciones mutuas (marca-consumidor) fortaleciendo esa confianza para lograr así un posicionamiento en nuestra mente. Compramos aquello que conocemos por su nombre o por su aspecto, al igual que nos sentimos más seguros al relacionarnos con personas que conocemos. Y que mejor contacto relacional que el poder y la presencia agradable del diseño.

Es en todo este engranaje donde el diseño tiene la estocada final y la responsabilidad total, la fachada propicia y certera de dicha estructura, es ese color, ese texto, ese copy, esa diagramación y ese concepto hecho diseño que al hacer contacto con nosotros nos rememore momentos íntimos de los cuales somos los únicos propietarios.

El diseño y la recordación de marca La percepción es la actividad más elemental del sentido y el primer paso de cualquier acción humana y es allí en ese paso de acción, dónde el diseño le tiende una mano al sujeto, estimulando y persuadiendo nuestra memoria, pues es en ésta donde descansan las marcas, las cuales cobran un valor y acaban por determinar el comportamiento del individuo.

Esto es, precisamente, lo que nos interesa a todos aquellos que trabajamos con marcas, que ocupen el lugar más alto posible en nuestra mente, (top of mind) y estoy seguro que el diseño tiene hoy una misión más que decorosa, y es ese estímulo, ese acompañamiento y ese despertar de confianza, que logra en el individuo un comportamiento favorable para ambos (marca-sujeto) acompañándolo día a día en su toma de decisiones.


El diseño en la gestión de marca fue publicado de la página 122 a página123 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro