1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Actas de Diseño Nº1 >
  4. Identificando un país a través de sus materias primas

Identificando un país a través de sus materias primas

Cancino Brito, Gabriela

Valoración de la producción artesanal y de la materia prima chilena.

Actas de Diseño Nº1

Actas de Diseño Nº1

ISSN: 1850-2032

I Encuentro Latinoamericano de Diseño "Diseño en Palermo" Comunicaciones Académicas, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina

Año I, Vol. 1, Agosto 2006, Buenos Aires, Argentina. | 265 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Objetivo

Generar y abrir un espacio de debate en torno a una situación que probablemente se da en muchas regiones de Latinoamérica, cual es la sub valoración de la producción artesanal local. Se pretende además analizar la problemática que subyace en torno a este tema, y específicamente analizar las implicancias de dicha problemática en el mercado de artesanía del sur de Chile, la forma como se produce y como se comercializan productos realizados con materias primas naturales, como la lana de oveja, que permite obtener productos de vestuario de altísima calidad.

En el sur de Chile (Osorno, Puerto Montt, Castro en la isla grande de Chiloé, Chaitén, Coyhaique y zonas aledañas) se producen variados tipos de artesanías. Entre ellas, prendas de vestuario.

Éstas últimas son desarrolladas con materias primas nobles y 100% naturales. Sin embargo, la situación no es tan sencilla, pues la dinámica comercial que se genera en este sentido da pie para la sub valoración de la mano de obra, lo cual se traduce en una transacción desventajosa para el artesano/productor.

Dicho productor trabaja en la extracción y proceso de limpiado del vellón de lana de oveja, luego de lo cual hila a mano la lana, ayudándose con un instrumento artesanal llamado huso. De esta forma obtiene las madejas de lana hilada con torsión manual, parte de las cuales las tiñe con materias primas orgánicas, tales como corteza de árbol (canelo, ulmo, maqui, etc.), plantas, barro, semillas, hongos silvestres, flores y óxido.

El proceso de teñido también es artesanal, y quienes se desempeñan en esta labor son totalmente conocedores de la variedad de colores, utensilios a usar, temperaturas y formas de teñido para lograr distintos efectos en la lana. Cabe hacer notar que en este proceso no hay máquinas ni técnicas industriales. Todo se basa en el conocimiento ancestral y en técnicas optimizadas en forma manual, en la experiencia adquirida con los años y transmitida de generación en generación.

Las ventajas de prendas producidas con materias nobles son la calidad, la duración, la forma de abrigar, la exclusividad generada a partir del teñido y del diseño, obteniendo prendas únicas. Naturalmente se destaca como ventaja el respetar y validar la cultura y tradición local de quienes trabaja con estos productos desde hace muchos años traspasando este conocimiento a sus familias e hijos, conformando parte de la identidad local de esta zona.

Esta panorámica se ve perjudicada por la escasa valoración pública y privada de la producción nacional artesanal. En la práctica, esto se evidencia en que los comerciantes de la zona pagan precios irrisorios por productos naturales de altísima calidad como los descritos anteriormente. Siendo así, se regatea y escatima obteniendo las madejas para luego producir los productos. Es decir, no se valora la mano de obra ni el esfuerzo que conlleva esta actividad, pero si se valora la calidad del insumo.

Los comerciantes locales, quienes son los responsables de adquirir a precios bajísimos la lana, generan con ella productos tales como ponchos, sweaters, bufandas, faldas, chaquetas, abrigos, gorros, chales, mantas, guantes, cinturones, bolsos y en general cualquier tipo de prenda o accesorio que se pueda confeccionar con lana, para luego comercializarlo en tiendas formalmente establecidas en las zonas más centrales del Sur de Chile (Puerto Montt, Castro, Dalcahue) y de esta forma obtienen márgenes de explotación mayores.

Sin embargo, la cadena no termina aquí, ya que, como esta situación es conocida, muchos interesados de la zona central del país, y de su capital, Santiago, van al Sur a adquirir de los comerciantes las prendas, las que luego son vendidas con un margen de, a lo menos, 250% por sobre el que pagaron.

Generalmente estos interesados son dueños de tiendas de elite, quienes saben que su clientela reconoce el valor de las materias primas y de las prendas, por lo cual están dispuestas a pagar altísimos precios. Es decir: Todos reconocen el valor de las materias primas, pero los comerciantes pagan precios bajos por ella, perjudicando la producción artesanal local y subvalorando esta actividad.

A pesar de que esto va en desmedro de los artesanos, es una ley de mercado: Un oferente esta dispuesto a transar precios ante un demandante. Como dicho oferente no conoce herramientas ni métodos comerciales para lograr obtener mejores precios, está supeditado a lo que quieran ofrecerle.

Cabe hacer destacar que el nivel de diseño es básico, debido a que las personas que lo desarrollan son las mismas que lo producen, y al no tener capacitación en ese sentido, es diseño se ve perjudicado. Se desarrollan prendas tipo, sin diferenciación de acuerdo a distintos tipos de consumidores, con líneas clásicas extremadamente similares las unas a las otras, sin variedad ni buen calce. No hay propuestas de diseño de vestuario, no hay estilos ni tendencias definidas. Es decir: Sólo se produce sobre la marcha en forma improvisada, sin la mirada del profesional del diseñador que enmarque y caracterice el trabajo.

Se concluye a priori, que los productores y artesanos deberían ser capacitados en técnicas para generar mejores métodos de diseño y ofrecer una gama más amplia de distintos tipos de prendas, de acuerdo a cortes, a calces, a funcionalidad, a estilo y a temporalidad, sin perder la manufactura que los caracteriza. Junto con esto, también se requeriría capacitarles en técnicas de comercialización.

* Diseñadora de Vestuario. Universidad Tecnológica Vicente Pérez Rosales (Santiago, Chile). Coordinadora nacional del Colegio de Diseñadores de Chile, área de diseño de vestuario. Especialización en moldaje industrial. Diseñadora de vestuario de prendas exclusivas realizadas con materias primas 100% naturales (lino, lana, seda). Docente académica de la Universidad Tecnológica de Chile en la cátedra de producción y mercado industrial. Universidad Tecnológica de Chile


Identificando un país a través de sus materias primas fue publicado de la página 151 a página152 en Actas de Diseño Nº1

ver detalle e índice del libro