1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Escritos en la Facultad Nº62 >
  4. Los PG y el rol de los futuros profesionales en Publicidad. Una aproximación a su problemática

Los PG y el rol de los futuros profesionales en Publicidad. Una aproximación a su problemática

González, Susana Graciela [ver currículum del autor, docente de la Facultad de Diseño y Comunicación]

Escritos en la Facultad Nº62

Escritos en la Facultad Nº62

ISSN: 1669-2306

Foro de Proyecto de Graduación: Aportes y Tendencias Disciplinares Proyecto de Graduación. Facultad de Diseño y Comunicación

Año VI, Vol. 62, Mayo 2010, Buenos Aires, Argentina | 64 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Del análisis de los PG del área de publicidad, se ha detectado la tendencia a elegir la categoría de Proyectos Profesionales. Se arriesgan tres posibles interpretaciones a esta situación. La primera respondiendo a un estilo del proceso enseñaza –

Introducción
El presente trabajo se enmarca dentro del Programa Foro PG:
Tendencias & Aportes. A partir de la convocatoria a trabajar
con la base de datos del período julio 2008 hasta julio 2009
inclusive, se elaboró una ponencia por cada grupo disciplinar interviniente,
el que se expuso en el Foro PG convocado al efecto.
En una segunda etapa, a la cual corresponde este escrito,
cada profesor interviniente generó un paper con su aporte,
integrando lo trabajado en forma grupal con lo elaborado de
acuerdo a la formación disciplinar propia. En el mismo, se
rescatan las tendencias y aportes significativos detectados en
el trabajo grupal, con la mirada personal de cada docente. A
partir de ella surgen las reflexiones y los aportes individuales.
El lugar para comenzar este proceso es entender a la instancia
del Proyecto de Grado (PG) como un momento fundamental
para el alumno y su familia, para el cuerpo de profesores, y
también para la Facultad de Diseño y Comunicación.
Para el alumno, porque representa el cierre de una etapa. La
culminación de un largo camino lleno de experiencias que
lo acompañarán por el resto de su vida. La antesala del tan
esperado ejercicio profesional. Para la familia, un momento
de celebración. La culminación de un ciclo. Un indicador del
tránsito de los hijos hacia otra etapa de la vida. Para algunos
padres, un sueño que quizás ellos no pudieron cumplir. Una
esperanza de una vida mejor en el sentido más amplio.
Para el cuerpo de profesores, una instancia de reevaluar lo
actuado a la luz de la producción de los alumnos. Detectar puntos
fuertes y débiles. Hacerse preguntas e introducir mejoras.
Para la Facultad, la última instancia de acompañamiento
al alumno en la formación hacia su futura profesión y una
oportunidad de autoevaluación en la observancia de los
resultados producidos.
Así, estos tres grupos con sus necesidades, deseos e intereses
diferentes, justifican un trabajo de análisis para el mejoramiento
de las prácticas, siempre posible en materia educativa.
El Programa Foro PG: Tendencias & Aportes, se constituye
en el marco adecuado para esa reflexión, a partir de explorar
tendencias y aportes significativos, y sugerir temáticas y
bibliografía actualizada.
Como ya se mencionó, se constituyeron grupos disciplinares
para esta tarea. A partir del trabajo con material de base proporcionado
a esos efectos, se debatieron los temas arribando
a conclusiones reflejadas en una ponencia grupal. En cuanto
al trabajo de aporte individual de acuerdo al perfil profesional
de cada profesor, a continuación se exponen las reflexiones
en este sentido.
Tendencias y aportes
La profusión de los Proyectos Profesionales
A partir de las reuniones realizadas en el marco del Programa
Foro PG, en la carrera de Licenciatura en Publicidad, se ha
detectado una tendencia a elegir la categoría de Proyecto
Profesionale en detrimento de Creación y Expresión, Ensayo,
o Investigación. El análisis en otras áreas, ha arrojado resultados
similares de acuerdo a lo expuesto por otros grupos
disciplinares en el Foro PG.
Si bien se necesitaría una investigación para entender las
causas de esta tendencia, las primeras hipótesis de trabajo
permitirían pensar en:
1. Respuesta lógica a un estilo de aprendizaje basado en un
ejercicio permanente de planteo, confección y entrega con
participación en premios, de Trabajos Prácticos a lo largo
de toda la carrera. Característica ésta, propia de la Facultad
de Diseño y Comunicación.
2. Una profunda identificación por parte del alumno con la carrera
que ha elegido, y con su ansiedad en aplicar todo
aquello que ha recibido como conocimiento en su tránsito
por las aulas.
3. Un aprovechamiento de la instancia de PG como trainee
para el futuro ejercicio profesional, en un ambiente controlado
y con una realimentación detallada acerca de su performance,
por parte de un experimentado cuerpo docente.
La primera opción exterioriza un trabajo constante, a lo largo
de todas las materias y a través de los años, apoyado en una
metodología de enseñanza-aprendizaje que ha puesto el acento
en privilegiar un enfoque no acotado a la teoría, sino basado en
una imprescindible articulación con las prácticas. Tal ha sido
el sello distintivo de la Facultad de Diseño y Comunicación
no sólo en la carrera de publicidad, sino en todas las que en
ella se dictan. No es aventurado conjeturar que el alumno
se sienta más cómodo con una opción que conoce, y que ha
practicado durante años.
Compartimos lo expresado por Resala (2009) en cuanto a
que la Universidad, al suscribir los títulos, marca la filiación
académica del egresado.
En la segunda opción, el análisis se centra en el individuo. A
diferencia de otras etapas educativas, y en términos generales,
la universitaria es producto de una decisión propia del alumno
basada en sus intereses, deseos y motivaciones. Si bien
existen los cambios de carrera, aún en alumnos avanzados,
generalmente es una instancia de formación con compromiso,
convicción, y motivación. En esta línea de pensamiento,
resulta previsible la impaciencia por las prácticas que tengan
relación con el futuro ejercicio profesional.
En el tercer caso nos referimos a los alumnos que optan por
volcar en el trabajo un proyecto profesional que piensan emprender.
Así, el trabajo se constituye en un tránsito tutorado
por la universidad, con vistas a una aplicación concreta. Aquí,
algunos optarán por convertirlo en un emprendimiento propio
o aplicarlo a su actual trabajo. Otros, le darán forma de plan
de negocio para buscar financiamiento. Y también habrá
aquellos que tengan financiamiento familiar, conocimiento de
subsidios, créditos a baja tasa de interés para emprendedores,
o lugares con regímenes especiales de fomento y que decidan
aprovechar esta oportunidad. Cualquiera sea el caso, la contención
de una institución en el desarrollo de un negocio es
siempre bienvenida. Especialmente cuando no se tiene práctica
en esos menesteres. La mirada de docentes - profesionales
con experiencia, en un entorno de trabajo familiar, no es un
aporte menor para aquellos que recién se inician.
Cada línea planteada moviliza nuevas reflexiones.
Si pensamos en un estilo de aprendizaje consolidado, ello
constituye una fortaleza institucional que debe valorizarse.
Generadora de identidad, contribuye también a evitar el divorcio
entre la teoría y las práctica, aspecto éste muchas veces
mencionado en las críticas a las instituciones de enseñanza
universitaria.
La ansiedad por comenzar con la aplicación de los conocimientos
recibidos, también implica una revalorización de lo
aprendido a la luz de un inminente ejercicio profesional. Y
es en esta instancia de integración de saberes donde muchos
conocimientos encuentran su lugar. Donde las competencias
se ponen a prueba. Donde el alumno probablemente se sienta
en la antesala al ascenso de un nuevo estatus social y laboral.
De validación de habilidades, conocimientos y pericia en un
mundo cada vez más competitivo. Momento no exento de
miedos e inseguridades. Porque es el ejercicio de la profesión
el que pone a prueba la vocación.
Si nos ubicamos en la tercera línea de pensamiento, éste es
el momento en que la Facultad pone a prueba sus planes de
estudio, su nivel académico y la actualización profesional
de sus docentes. El PG, al aplicarse a un caso concreto que
será llevado a la práctica, testea estas cuestiones de manera
irrefutable: en contacto con la realidad. De allí se desprende
la extrema importancia de alinear las agendas profesional y
académica. La no menos importante capacitación docente. Y,
como base para sustentar estos planteos, la plasticidad de la
institución para hacer los cambios necesarios.
En esta línea de ideas, citamos a Resala (2009):
Llegados a este punto podemos afirmar que si bien el alumno/a
es el protagonista principal de este proceso ya que lo que se
evalúa es su aprendizaje y la consecuencia es su titulación
de grado, en y por ésta, simultáneamente, estamos evaluando
también la enseñanza impartida por docentes tutores, docentes
evaluadores así como los resultados obtenidos por la Universidad
que otorga la titulación. (p.45)
En una mirada global a esta tendencia, es oportuno mencionar
que si bien el PG se ubica dentro de una categoría respondiendo
a su perfil dominante, no debe entenderse que están
totalmente ausentes las otras categorías.
Así, si el PG se inscribe dentro de la categoría de Proyecto
Profesional, como trabajo académico casi profesional que da
cuenta del tránsito del alumno a lo largo de toda la carrera, no
puede omitir aspectos de las categorías de Investigación, de
Creación y Expresión y de Ensayo. Investigación, en cuanto
se debe delimitar un tema y un problema para después indagar
sobre este recorte. Creación y Expresión, en tanto es esperable
que la propuesta posea características creativas y originales
ya que este aspecto ha sido largamente trabajado a lo largo de
toda la carrera. Y Ensayo, porque la cuestión sobre una escritura
fluida, correcta y que utilice lenguaje profesional, no es
discutible en un trabajo de la envergadura del PG. Desarrollar
conceptualmente, explicar, argumentar, etc. son cuestiones
que el alumno debe dominar en esta instancia.
Temáticas más recurrentes
Bajo una mirada globalizadora de los temas presentados, se
observa la vinculación del quehacer profesional aplicado al
lanzamiento y/o relanzamiento de productos y servicios. En
estos trabajos, la recomendación sería que el mayor aporte
debe concentrarse en el componente creativo y original de
la propuesta del autor del PG, ya que la temática de base no
presenta novedad.
Similar situación se presenta con el tema Marcas. Si bien existe
una estrecha vinculación con el futuro ejercicio profesional
del egresado en publicidad, la construcción de una marca o
el reposicionamiento de una ya existente, se puede encontrar
como trabajo práctico de la carrera. La envergadura de un PG
exige una mayor profundidad que puede ser alcanzada por la
confluencia de las materias del Ciclo de Desarrollo Profesional
y/o por el ya mencionado aporte creativo y original aplicado,
en este caso, a la marca.
Temáticas poco exploradas
Dado los recientes avances en la tecnología aplicada a las
comunicaciones, se hace imperioso su estudio pormenorizado.
Indagar sobre las implicancias de la misma en la publicidad
presenta un desafío personal, académico y profesional característico
de las instancias de PG. La categoría Investigación
emerge como la más indicada para ser trabajada en esta línea.
A ello habría que sumarle las expectativas de las empresas
sobre estos nuevos canales que, en su mayoría y por motivos
cuya explicación nos aleja del propósito del presente paper,
no fueron cumplidas. Esta necesidad insatisfecha, bien puede
ser la oportunidad a ser aprovechada por los alumnos para
su futura inserción laboral. El PG se constituiría así en una
ventajosa carta de presentación ante las empresas.
A título de ejemplo, alrededor de los SMS (Short Message
Service) se ha desarrollado un negocio lucrativo de proporciones,
que involucra a las empresas telefónicas, los canales
de televisión, y las productoras, y otros. Este nuevo escenario
merece un estudio pormenorizado desde la publicidad.
En cuanto al mercado laboral de los futuros publicitarios, sería
deseable encontrar mayor cantidad de aportes. Tanto en los
aspectos de sectores industriales poco o mal servidos por la
publicidad, como ideas creativas que dieran lugar a plantear
emprendimientos publicitarios.
En cuanto a la problemática del Tercer Sector, si bien se encuentran
proyectos que toman esta línea, sería recomendable
profundizarla. La amplia variedad de ONGs existentes en
nuestro país permiten una elección que sea compatible con los
intereses del alumno, redundando en una mayor motivación
para el trabajo a realizar. Además, las restricciones presupuestarias
propias de este tipo de organización, son una condición
que alienta la utilización de la creatividad y la innovación,
aspectos estos que se desea fomentar en los trabajos de grado.
Quedan así planteadas inmejorables condiciones para
que el alumno pueda proponer, a la institución que le abrió
las puertas para realizar su trabajo, la implementación de su
idea. También gana la sociedad toda en momentos de crisis
económicas como en el presente, donde todos los aportes son
necesarios y bienvenidos.
Un desprendimiento de lo mencionado en el párrafo anterior,
son las Campañas de bien público. El tabaco, la drogadicción,
la donación de órganos, la bulimia y la anorexia ya tienen
varios antecedentes. Pero temas como la gripe aviar o la
más reciente gripe porcina, recuerdan la importancia de una
buena comunicación en momentos de crisis. El Estado y sus
organismos descentralizados, también la necesitan si quieren
lograr mejores resultados en este sentido.
Un último tema a considerar es la casi nula aparición de los
temas de marco legal. Si bien el dominio de las amplias cuestiones
del derecho no es una exigencia de la carrera de grado,
bien podría articularse con materias electivas en el ciclo de
Desarrollo Profesional para el desarrollo de un PG orientado
en esta temática. Los aspectos legales no son menores en
el campo publicitario y se debe tratar de hacer aportes a la
profesión en esta línea.
Sobre los títulos de los PGs
En algunos casos, los títulos de los proyectos, no permiten
identificar la temática abordada. En la Guía de Autoevaluación
de la Etapa I, existe una pregunta orientada a este punto.
Si bien es deseable que la creatividad sea aplicada en este
ítem, debería lograrse un equilibrio con la necesaria identificación
del trabajo en cuanto a su tema y su tipo de abordaje.
En este sentido una combinación de título principal creativo
y subtítulo más explicativo podrían aunar la motivación para
leer y un adecuado adelanto de su contenido.

Otras consideraciones
A partir de una breve experiencia a cargo de la materia Seminario
de Integración II, no se ha percibido problemas en la
elección de los tema a bordar en los PGs, ni tampoco muchas
dudas en la implementación de las propuestas en los casos de
Proyectos Profesionales.
Sí se considera que merece un párrafo aparte, la independencia
y autonomía en el trabajo que debe tener el alumno. Tal
como se expresa en Escritos en la Facultad (2008): “Es una
asignatura en la que es el estudiante el que produce y nivela
su avance.” (p. 6). Tal cambio de roles no está exento de
tensión. En algunos casos, los alumnos logran, después de
un sostenido esfuerzo, aceptar estas condiciones y hacerse
cargo de impulsar su trabajo. En otros, la expectativa de quien
debe tomar el impulso sigue depositada en el docente. Aquí,
las probabilidades de fracaso son altas. El alumno no logra
llegar a las entregas con el mínimo exigido.
En este sentido, deberían pensarse cuáles serían las mejores
estrategias pedagógicas para internalizar este cambio de roles
y que el mismo se hiciera efectivo en forma temprana. Esta
búsqueda merece un lugar destacado entre las prioridades a
establecer. Una alternativa podría ser incluir un ejercicio de
enunciación de responsabilidades, debidamente jerarquizado y
de elaboración individual. Sería deseable una instancia áulica
de intercambio y discusión grupal de este listado.
Otra deficiencia detectada en la lectura de los borradores para
las entregas de avance, son las afirmaciones sin una fundamentación
adecuada. Se coincide con Seoane, Zunino y Muschietti
(2007) en que: “El enunciador de un texto académico debe
resultar confiable para sus pares de la comunidad científica”
(p. 36). Estos autores subrayan la necesidad de demostrar el
conocimiento del tema con el abordaje de diversas fuentes,
utilización de la terminología técnica adecuada, presentación
un texto coherente, etc. Este aspecto debería ser reforzado
de alguna manera, a pesar de que existen, en las Guías de
Autoevaluación de las etapas, más de una pregunta referida
a estos tópicos.
Por último, y en cuanto al lenguaje utilizado, se cree necesario
insistir en los aspectos relacionados con los términos incluidos
en el escrito. Según Botta, M. y Warley, J. (2007): “Hay que
explicar cada cosa con claridad y definir los términos que se
utilizan a no ser que se trate de términos aprobados e indiscutidos
dentro del ámbito de la disciplina en cuestión” (p. 82).
Conclusiones
El presente trabajo se puede considerar como una mirada hacia
atrás, que es también una mirada hacia adelante. Hacia atrás,
sobre lo hecho y sus resultados. Hacia adelante, a través de
las sugerencias presentadas.
A partir de la experiencia acumulada sobre la elaboración por
parte de los alumnos en la instancia PG, se debe reflexionar.
Logros y fracasos conviven con repetición de enfoques exitosos
y nuevas propuestas para las deficiencias detectadas, en
un devenir incesante hacia el mejoramiento continuo.
Varios son los beneficiarios de este proceso. Los alumnos, en
cuanto al mejoramiento de su calidad de formación universitaria,
aspecto no menor en los actuales entornos altamente
competitivos. Los docentes, por el perfeccionamiento de sus
prácticas a partir de sus resultados, de sus propias reflexiones
y de las provenientes de otros colegas. Y la institución, que
con estos espacios de reflexión, revalida ante la sociedad su
compromiso con una educación superior de calidad.
Lista de Referencias Bibliográficas
Botta, M. y Warley, J. (2007). Tesis, tesinas, monografías e
informes. Nuevas normas y técnicas de investigación (2da.
ed.). Buenos Aires: Biblos.
Escritos en la Facultad. Año 4, N° 47. (2008). ISSN-1669-2306.
Resala, G. (2009). Evaluación como práctica social institucionalizada
¿Evaluando procesos o sólo productos? En Iglesias,
G. y Resala G. (comp.). Trabajo Final, Tesinas y Tesis.
Modalidades. Estructura metodológica y discursiva. Evaluación.
(p. 37-53). Buenos Aires: Ediciones Cooperativas.
Seoane, C., Zunino, C. y Muschietti, M. (2007). La situación
enunciativa. En Klein, I. (coord.). El taller del escritor
universitario. (p. 25-44). Buenos Aires: Prometeo Libros.


Los PG y el rol de los futuros profesionales en Publicidad. Una aproximación a su problemática fue publicado de la página 43 a página46 en Escritos en la Facultad Nº62

ver detalle e índice del libro