1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº24 >
  4. El uso de la figura pública para la creación de ideologías sociales revolucionarias o de entretenimiento y conformidad

El uso de la figura pública para la creación de ideologías sociales revolucionarias o de entretenimiento y conformidad

Vásquez Triana, Carolina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº24

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº24

ISSN: 1668-5229

Ensayos sobre la Imagen. Edición V Trabajos de estudiantes de la Facultad de Diseño y Comunicación

Año VI, Vol. 24, Octubre 2009, Buenos Aires, Argentina | 120 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

El siglo XX se caracterizó por los notorios sucesos que marcaron profundamente a los pueblos y su historia. A pesar de los valiosos avances de la medicina, la ciencia, la tecnología y hechos considerados como positivos, las guerras, dictaduras, genocidios, generaron como consecuencia desigualdades sociales, económicas y tecnológicas.

América latina se presenta como una región con grandes contrastes en la población respecto a otras regiones del mundo.

El cine que apareció como uno de los mejores inventos del siglo, fue usado desde sus inicios para mostrar y demostrar ciertos aspectos sociales, que al ser captados por el espectador se convertían en modelos de vida, tal cual como lo logró Estados Unidos por medio de los géneros cinematográficos.

Los eficaces resultados que se lograron con el cine, llevaron a que en plenas dictaduras en América Latina se produjeran dos polos respecto al apoyo o no de las figuras públicas a los regímenes del momento.

Por un lado se presenta una necesidad de revolución que cobijó a países como Cuba, Colombia, Bolivia, Argentina, México entre otros.

Joel del Río en su texto Precursores, nacimiento y plenitud del Nuevo Cine Latinoamericano, analiza este contexto:

El Nuevo Cine Latinoamericano consiguió gestarse al calor de la filosofía de la liberación, de los movimientos populares e independentistas, de la Guerra Fría y el mundo bipolar, de las intervenciones militares norteamericanas que pretendían imponer la dependencia económica y política.

En mayoría, sus realizadores postulaban la consecuente liberación de los oprimidos, la fe en las reservas morales y revolucionarias del pueblo, el establecimiento de sociedades sin antagonismos de clase, la culpa del imperialismo internacional y de las oligarquías nacionales por la miseria, el atraso y la pobreza.

Por otro lado el apoyo de las figuras públicas, a los gobiernos nefastos que causaron daños en las sociedades latinoamericanas, se hizo presente gracias al poder de los medios de comunicación, logrando tener acceso directo e inmediato a las masas populares.

América latina ¡Agúzate que te están velando!

Mario Alfonso Moreno Reyes fue uno de los cómicos más famosos de México y toda Latinoamérica en el siglo pasado, se destacó por el controvertido personaje Cantinflas, un campesino proveniente de los barrios populares cuya caracterización se asoció fácilmente a la identidad nacional de los mexicanos.

Su preocupación constante por el bienestar social, lo llevó a desarrollar una carrera artística cuyo objetivo era despertar en México un espíritu revolucionario que ejerciera fuerza ante la opresión y las injusticias de los gobiernos de turno, realizando así un llamado a despertar y a reaccionar frente a las injusticias.

Cantinflas se convirtió en el promotor mexicano del optimismo, un héroe local, líder del proletariado que logró vincular en los miles de espectadores la esperanza de un mundo mejor.

¡Un pueblo ignorante es más fácil de gobernar!

Ramón Bautista Ortega, más conocido como Palito Ortega, figura emblemática de la música popular argentina de los años sesenta y setenta, aprovecha su condición de artista reconocido para financiar, dirigir y protagonizar películas entre 1976 y 1980, que representan la parte significativa de las producciones de un período funesto de la historia Argentina.

La producción de películas durante la dictadura militar, se redujo en forma decisiva a la mitad. El plan del gobierno por combatir todas las ideas, produjo que la sensibilidad artística se opacara gracias a leyes como: “no es apto para la televisión el material que desvirtúe la imagen de los guardianes del orden, presentados como cínicos, despiadados o codiciosos, o tratando al crimen de una manera inescrupulosa o frívola”1.

Es necesario destacar que hay veintiún actores, un par de directores y hasta un productor desaparecieron. En el campo cinematográfico se agudizaron los conflictos a partir de la necesidad de presentar primero el guión para su autorización, que luego de la primera aprobación del Ente de calificaciones, recién podía pasar a ser filmado”2.

Leyes como la mencionada anteriormente produjeron que una gran cantidad de proyectos fílmicos fueran desechados o sencillamente la falta de interés en los artistas por filmar bajo estas condiciones.

En mayo de 1976 asumió la dirección del Instituto Nacional de Cinematografía Carlos Ezequiel Bello, la crisis se agudizó llegando al año 1977 con el estreno de tan solo 21 películas.

Gracias a estas condiciones el cine desaparece, las pantallas de cine en Argentina se ven obligadas a olvidar dos momen tos importantes de la historia del cine local, por un lado la grandiosa calidad y evolución que proporcionó el cine de autor, y por otra parte el desarrollo del documental como portavoz del pueblo.

Es allí donde figuras como Palito Ortega, sirven como herramienta para distraer al pueblo, para vender una realidad ficticia en donde la tragedia no existe, donde todo el mundo es feliz cantando y bailando por los bosques de Palermo.

“Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado”. (Cantinflas) Cantinflas se caracterizaba por su palabrería, siempre arrojaba un sin número de términos carentes de orden; era un hombre experto en evasivas, partidario de enredar las conversaciones cuando le debía dinero a alguien, al conquistar señoritas o al tratar de salir de problemas con las autoridades arreglándoselas para humillarlas sin que se dieran cuenta; de esta manera realizaba duras críticas a los abusos de los políticos de turno en México.

La herramienta principal del éxito de sus películas se basó en el género de la comedia, la cual sirvió para impulsar y expresar la continua crítica social a su país. Las historias de Cantinflas se caracterizan por un personaje protagonista que se ve enfrentado a las dificultades de la vida cotidiana motivado por sus propios defectos; de esta manera todo avanza hacia finales felices donde se hace burla de las debilidades humanas.

Las características del género son usadas para crear un mensaje de autocrítica en el espectador, es decir, en las películas siempre existen dos bandos que se oponen, por ejemplo en El Barrendero (1981), tenemos al gremio de los barrenderos y el de las empleadas de servicio, que se oponen a los patrones millonarios, los ladrones y los dirigentes de los sindicatos de trabajadores.

En este caso, la confrontación de estas dos fuerzas opuestas, genera un choque que provoca en el espectador la alianza hacia un bando, de igual manera comprender que todas las cosas que le pasan al protagonista son culpa de los dirigentes políticos y de los antivalores que se generan en la sociedad.

La comedia como género funciona para crear lucha entre clases, en donde las fuerzas opuestas pertenecen a distintas clases sociales, así, el más rico reprime al pobre y se aprovecha de su ignorancia; por este motivo, Cantinflas sobre sale entre los demás personajes, porque representa a un hombre que a pesar de su baja condición social, puede atacar a sus enemigos y conseguir la victoria por medio de dos de sus principales valores: la intelectualidad (o el interés por serlo) y el carisma por ayudar a su prójimo.

“La gente en las calles parece más buena, todo es diferente gracias al amor”3. (Ramón Bautista Ortega) El reducido número de producciones cinematográficas que se realizaron durante la dictadura militar, fue llamativo comparado con los índices históricos de décadas anteriores, la filmografía de entonces estaba sometida por musicales con estrellas del momento, institucionales a las fuerzas armadas y dramas que resaltan la “hermosa vida familiar”.

Las películas de Palito Ortega formaron una contribución importante para la creación de la cultura de la época. En términos generales la filmografía de Palito Ortega tiene tres etapas.

• Musicales: películas como El club del Clan (1964) con las estrellas del momento, estas historias que inyectaban felicidad en el espectador gracias a sus bailes y canciones esperanzadoras donde la gente vive en un mundo completamente opuesto al real, donde toda la gente es buena y todo es diferente gracias al amor.

• Institucionales de las fuerzas armadas: películas como Brigada en acción (1977) y Dos locos en el aire (1976), exaltan y valoran la labor policial, brindando así la mejor cara de las instituciones, generando que el público confíe y se sienta a salvo ante cualquier hecho o actividad que realicen estas instituciones.

Al fin y al cabo se pueden encontrar muy seguros ante su protección.

• Películas familiares como ¡Qué linda es mi familia! (1980), en donde se resaltan los valores de integridad moral, honradez, principios sociales y éticos, a través de personajes inverosímiles, que son completamente buenos y no tienen ninguna clase de defectos.

“El mundo debería reírse más, pero después de haber comido”. (Cantinflas) Las películas de Cantinflas ayudaron al desarrollo del cine mexicano, lo que convirtió a este país en la capital del entretenimiento latinoamericano de la época.

Sin embargo, Mario Moreno no fue para su país únicamente un humorista, sino que estuvo relacionado íntimamente con la crítica de la situación política de su época, su personaje se convirtió en el portavoz de los menos favorecidos, ayudándoles en su lucha contra el charrísimo sindical (fenómeno de la alianza entre los líderes sindicales y el aparato gubernamental).

En su biografía de la comicidad, Jeffrey M. Pilcher, ve a Cantinflas como una metáfora del caos de la modernidad mexicana, las jerarquías sociales, los patrones del lenguaje, las identidades étnicas, y las formas masculinas de comportamiento, todos cayeron ante su humor caótico para ser reformuladas en nuevas formas revolucionarias4.

Cantinflas, representa la respuesta a la diversidad de problemas sociales que afrontó México en el siglo pasado, cada una de sus películas presenta una problemática social conjugada con otros elementos que aportan nuevos niveles de crítica social.

Sus películas se encuentran compuestas de la siguiente manera.

• Conflicto general: dos fuerzas que se oponen, potencias de distinta clase social y poder jerárquico. Con este conflicto se devela su crítica principal, es decir, reproches al país, a la política y a la sociedad. Retomando la cita anterior, sus temas recurrentes fueron las jerarquías sociales, los patrones del lenguaje, las identidades étnicas, y las formas masculinas de comportamiento.

• Personaje desamparado: un personaje que necesita la ayuda de su prójimo, al cual Cantinflas hace lo posible por satisfacer su necesidad.

• Proletariado: son los compañeros, familiares y amigos del protagonista, los cuales muestran el contexto histórico de la película, develando por medio de su vida cotidiana la manera tan terrible como viven las clases populares de México.

• Amada: el personaje de la mujer que Cantinflas quiere conquistar, una mujer de su misma clase social que posee grandes valores que son develados en la película.

Cada una de esas características proporciona críticas sociales no solo globales sino también específicas, se puede encontrar gran variedad, desde criticar al gobierno de momento, hasta de la manera en que se sientan las personas.

“Si no te gusta que la gente esté contenta, si no te gusta ver feliz a los demás, tirate al río en la parte más profunda y después cuando te hundas si querés podes gritar”5. (Ramón Bautista Ortega) Cada uno de los elementos puestos en las películas de Palito Ortega son indicios y fachadas de doble sentido que generan un maquillaje para la cruel realidad, al igual que revelan un incondicional apoyo al régimen del momento.

Cada uno de los significantes de la película se encuentra completamente manipulado en función de un súper objetivo macabro, mostrarle al espectador que todo está bien, que solo tiene que limitarse a ser feliz y no pensar.

Por ejemplo, la música usada en cada una de las películas posee letras persuasivas, con melodías que se quedan muy fácil en la mente del espectador, las letras de las canciones resignifica su contenido por medio de mensajes como el siguiente:

Pobre de esa gente que no sabe a dónde va, los que se alejaron de la luz de la verdad, esos que dejaron de creer también en Dios, los que renunciaron a la palabra amor.

Pobre de esa gente que olvidó su religión, esos que a la vida no le dan ningún valor, los que confundieron la palabra libertad, los que se quedaron para siempre en soledad.

Con esta frase se cierra la película Brigada en acción, haciendo alusión a la pobre gente (los revolucionarios) que debe volver al camino del bien (no revelarse).

Esta clase de aterradoras aclaraciones sobre el contexto social de la época, ponen en evidencia que cada uno de los significantes está puesto adrede y no es una simple coincidencia.

“Como dijo el gran poeta, que no dijo nada por que no le dieron tiempo”. (Cantinflas) La figura pública de Cantinflas instaurada como un capo cómico, reinstala la figura del comediante, en donde se hace presente una doble labor con el público, en primer lugar usar la comedia burlesca para hacer reír por medio de la identificación con un personaje que se ve involucrado en distintos problemas.

Y en segundo lugar, brindar por medio del choque de fuerzas opositoras una conclusión que deja ver las razones por las cuales la tiranía y los malos hábitos reinan en el planeta.

Una escena recurrente en la filmografía de Cantinflas, es cuando el personaje casi al final de la película realiza un discurso significativo en donde brinda lecciones a las personas que se encuentran a su alrededor, por ejemplo en El Ministro y Yo (1975), Cantinflas hace un discurso en la oficina de Catastro en donde hace serias críticas a la burocracia mexicana, generando así que los asistentes al discurso recapaciten sobre la temática y lo apoyen; al igual que en El Barrendero (1981), Cantinflas proporciona un discurso ante el sindicato de barrenderos en donde les habla del amor por el trabajo y los métodos por los cuales se debe exigir a los empleadores.

Este aspecto recurrente en la filmografía de Cantinflas, hace caso omiso al régimen dictatorial que cohibía la libertad de expresión.

En México, la Constitución de 1857, adjunta la libertad de prensa como una de las nuevas leyes que se consagraron, hasta que Porfirio Díaz, el dictador mexicano durante treinta años, retrajo esta ley sin explicación.

Esta injusticia molestó particularmente a Mario Moreno, quien introdujo en sus películas instancias donde Cantinflas habla abiertamente de la condición social del país, desde una posición respetuosa pero no menos agresiva.

“Porque yo se, será una realidad el mundo de justicia que ya empieza a despertar”6. (Ramón Bautista Ortega) Usando frases como la mencionada anteriormente, Palito Ortega genera un mundo completamente nuevo en sus películas, un lugar con nuevas reglas y características completamente inverosímiles. Las películas de Palito Ortega no presentan indicio alguno de contexto histórico, se omite completamente, son historias que transcurren en una Argentina imaginaria y falsa.

Es interesante como se muestra al país perfecto, que no tiene ninguna clase de problemas, en donde los personajes no poseen conflictos relevantes y todo se soluciona sonriendo y confiando en el poder del amor.

El género por excelencia usado por Palito Ortega fue el musical, durante la dictadura militar que decidió los destinos de Argentina entre 1976 y 1983, el gobierno dominó la sociedad y todo lo relacionado con la cultura.

El cine musical de Palito Ortega se caracteriza por contener interrupciones en su desarrollo para dar un breve receso por medio de un fragmento musical cantado o acompañado de una coreografía.

Estas películas actuaron como modelo para los valores impuestos por la Junta con comedias y musicales donde los valores familiares eran el modelo de la sociedad ideal.

El estancamiento cultural de la época es notorio, la década de los 70 creó en el mundo una necesidad de rebelión, un llamado a la expresión, a la experimentación y al desarrollo cultural.

Particularmente en Latinoamérica sobresalieron películas que marcaron el espíritu de los 70, en Colombia por ejemplo, se presenta el choque cultural entre la generación del rock y la innovadora salsa que revolucionó y cambió la cultura musical y cinematográfica del grupo de Cali, dejando así frutos como Agarrando Pueblo (1977) de Carlos Mayolo y Luis Ospina, que experimenta con el género Documental Fake, marcando así el legado de la época.

Lamentablemente los argentinos fueron cohibidos de la inspiradora década que dejó grandes éxitos cinematográficos a nivel mundial como Taxi Driver (1976) de Martin Scorsese y La guerra de las galaxias (1977) de George Lucas. Mientras tanto se encontraron sumergidos por películas mucho más ficticias que La guerra de las galaxias, en donde Darth Vader no existe.

“Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad”.

(Cantinflas) El famoso final feliz tan característico del cine clásico, tiene una versión mejorada en las películas de Cantinflas, en ellas no solamente el protagonista cumple su objetivo sino que presenta un mensaje de optimismo al espectador, es decir, al final de las películas, Cantinflas no termina como un multimillonario o hace una gran transición entre la desgracia y el paraíso, en sus historias aprende a generar en el individuo la certeza de mejorar su condición actual si se lo propone y actúa con optimismo.

A diferencia de las famosas novelas latinoamericanas, en donde el pobre termina siendo multimillonario, o la fea termina con el galán, los personajes de las películas de Cantinflas son sometidos a un análisis profundo de la situación social, en donde resaltan los valores y las causas exactas de su condición, como lo es la ignorancia, la pobreza, la corrupción, la envidia y la conformidad.

Durante la historia los personajes crean conciencia, comprobando que las cosas se ganan con esfuerzo y confianza, no por medio de la suerte y el azar. Para lograr este resultado, cada uno de ellos se ve sometido a diferentes circunstancias.

Por ejemplo, en El Barrendero, se presenta un robo en el vecindario, en el cual Napoleón es el único que interviene para ayudar, esta acción ayuda a motivar en los demás barrenderos la necesidad y de contribuir, de unirse como grupo y enfrentar el mal que se apodera del vecindario.

A Mario Moreno no le interesa ver “dormir” al espectador, no tolera que las personas se queden esperando que la suerte golpee a su casa, todo lo contrario, él desea eliminar la creencia de que las cosas se obtienen gracias a la suerte o a la belleza; de esta manera, instaurar y comprobar que gracias al trabajo se puede salir adelante.

”Menos mal que mucha gente gente buena de verdad, esos que tienen de todo y no han perdido la humildad7”. (Ramón Bautista Ortega) Palito Ortega y Cantinflas son figuras públicas muy populares y polémicas en sus respectivos países, cada uno de ellos nos demostró como se puede hacer o no revolución en el cine en medio de contextos sociales como lo son las dictaduras militares en Latinoamérica.

Los habitantes de los países latinos nos hemos encontrado en distintas ocasiones con represión, guerra, ausencia de libertad de expresión, entre otras cosas. Al igual que hemos vivido con los ojos vendados y una pasividad que tiende a la desesperación. Ese sentimiento que marcaba el cine de Cantinflas no sólo aplica para México, es un llamado a despertar.

Retomando el famoso coro de la canción de Richie Rey y Bobby Cruz ¡Aguzate que te están velando!, América latina necesita despertar para evitar que una herramienta tan poderosa como el cine, usada bajo la autoridad de los entes opresores, se convierta en una distracción para que se cometan los peores crímenes.

Tal vez lo curioso de este tema es que en la actualidad se pueden ver muchos ejemplos de los programas de distracción, la televisión adquirió muchos de los aspectos que caracterizaron el cine de Palito Ortega, se puede decir que son completamente iguales ya que a pesar de los años que han pasado desde la dictadura militar, seguimos viendo en la televisión musicales con universos felices que generan fascinación en las nuevas generaciones que la consumen siendo de alguna forma funcionales a esta forma de amnesia colectiva proyectada de manera mas o menos consciente por los medios masivos.

Notas

1 Fuente electrónica: 'Palito', cineasta político, Fernando Perales. http://www.segundoenfoque.com.ar/palito_politico.htm

2 Eduardo Jakubowicz, La historia Argentina a través del cine. Pág. 138

3 Canción La Felicidad, Ramón Bautista Ortega.

4 Fuente electrónica: http://www.bbc.co.uk/spanish/seriemilenio06.htm

5 Canción Tirate al Río de Ramón Bautista Ortega.

6 Canción La Felicidad de Ramón Bautista Ortega.

7 Canción Gente buena de Ramón Bautista Ortega.

Bibliografía

Jakubowicz, Eduardo. Radetich, Laura (2006). La historia argentina a través del cine, La Crujía Ediciones. Buenos Aires Breve historia del cine argentino (2006). Compilación de Sergio Wolf. Laertes S.A de ediciones, Barcelona.

Varea, Fernando (2006). El cine argentino durante la dictadura militar (1976-1983), Editorial Municipal de Rosario.

Recursos electrónicos

http://www.segundoenfoque.com.ar/palito_politico.htm, http://www.bbc.co.uk/spanish/seriemilenio06.htm http://www.hamalweb.com.ar/musical2.html Texto el Género Musical Latinoamericano. Por Arq. Jorge Alberto Grassi http://www.mariomorenocantinflas.com/eldetalle/modules/wordpress/ http://cinemexicano.mty.itesm.mx/estrellas/cantinflas.html http://www.loscineastas.com/cine%20mexicano/Historia/intro.htm http://www.cinemexicano.tv/


El uso de la figura pública para la creación de ideologías sociales revolucionarias o de entretenimiento y conformidad fue publicado de la página 101 a página104 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº24

ver detalle e índice del libro