1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25 >
  4. Blogs: ¿espacio microcomunicativo o megacomunicativo?

Blogs: ¿espacio microcomunicativo o megacomunicativo?

Barbarossa, Carolina

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición III Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 25, Noviembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Necesito sentirme parte de. Sentir que se me tiene en cuenta, que soy incluida, que soy una más. Y a veces, con algunos grupos, con algunas relaciones que un día fueron muy importantes, y que al otro día debí de estropear sin saber muy bien qué estaba haciendo mal, sin advertencias no-sigas-por-aquí, simplemente estropeándolas... bueno, llego al presente y veo que ya no hay manera de reparar lo que hice ayer o antes de antes de ayer. Y que hoy no estoy ahí, no soy una más, ni menos ni nada, simplemente no estoy, no existo.

Así empieza una de las entradas de “Gritando en Silencio”, uno de los blogs más importantes de Blogspot, una reconocida plataforma de Internet en donde cualquier persona puede abrir su cuenta.

Pero, ¿qué es un blog? El término es todavía tan nuevo, que algunos hasta nos referimos a él sin siquiera saber bien qué significa. En el diccionario de la Real Academia Española el término blog aún no figura. A veces no es lo más conveniente buscar definiciones en la red, pero estimo que en esta ocasión, este nicho que se creó en Internet, la acepción más correcta debería estar en Wikipedia. En la reconocida enciclopedia on-line, al buscar el significado de la palabra, nos encontramos con lo siguiente: “Un blog, o una bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores…” El nombre de bitácora, o log, en inglés, se debe a que en el pasado, los viajantes escribían cuadernos en donde relataban sus aventuras. Se trataba de notas íntimas, en las cuales se escribía diariamente acerca del desarrollo del viaje.

Ahora que entendemos el concepto de los blogs, podemos volver a la entrada de “Gritando en Silencio”, que como vimos, se trata de un espacio personal. Entendemos desde un principio que esta persona, anónima por cierto, siente una gran necesidad de comunicar algo que le está pasando. Si tuviéramos que pensar en cuál es la orientación de la comunicación que está presente en esta entrada en particular, me animaría a decir que se trata de la orientación funcional, ya que es una mera emisión de información, sin ninguna espera de respuesta, como lo hacíamos en nuestra infancia, con nuestros diarios íntimos.

En Salvemos a la Comunicación Dominique Wolton (2006) afirma que la comunicación es un valor en las sociedades democráticas. Debe existir la posibilidad de elegir para que pueda constituirse una sociedad.

Con la revolución de los blogs, nos encontramos frente a una de las grandes preocupaciones con respecto a la comunicación del siglo XX, es decir, la libertad de expresión. Una vez que se abre una cuenta, uno es libre de sacar a la luz cualquier tema que desee. La web tiene la ventaja de poder camuflarse a través de una identidad falsa para de esta manera poder opinar sin tabúes sobre temas que de otra manera no nos sentiríamos capaces de abordar.

Wolton introduce el concepto de riesgo en la comunicación.

Esto quiere decir que todo ser humano, al comunicarse, acepta que está perdiendo intimidad y seguridad, ya que se está enfrentando a otro que podríamos llamarlo un “diferente”, alguien que está todo el tiempo al acecho y que critica todo lo que decimos.

Pensando de esta manera, podríamos decir que ya que todos los seres humanos tenemos la necesidad de comunicar, cuando escribíamos en nuestros diarios íntimos volcábamos nuestros pensamientos, opiniones y vivencias, para depositarlos en un lugar al que sabíamos, nadie podría ingresar, y que de hacerlo, estarían violando nuestra intimidad.

¿Por qué, entonces, cambió la modalidad en los últimos años, y aunque sabemos que comunicar implica riesgo, muchos usuarios de la red eligen abrirse completamente a desconocidos sabiendo que el riesgo ya no pasa solamente por confrontar al otro, si no que entran en juego aspectos de nuestra vida personal? De alguna manera esta nueva modalidad de escribir todo aquello que pensamos y sentimos y subirlo a la red se ha transformado en una especie de espacio público, en donde cada cual es libre de expresar su opinión. Wolton (2006) lo definiría como “el espacio simbólico en donde se expresan e intercambian las opiniones contradictorias de los individuos y los grupos”. Como sabemos, existen diversos tipos de “espacios”, pero ninguno es tan importante en una sociedad democrática como el espacio público. Ser capaces de poder expresarnos libremente y más aún cuando subimos nuestros escritos y los hacemos perdurar en la red, nos está hablando de ciertas características que envuelven a los bloggers en una sociedad democrática. Se trata de una sociedad de masas, en donde los individuos tienen la libertad y las posibilidades para tomar sus propias decisiones y darlas a conocer.

Los blogs son una más de esas infinitas posibilidades de sacar a la luz eso que pensamos, y en mi opinión, este uso de los blogs en particular es correcto y habla de una sociedad ci-vilizada dispuesta a escuchar al otro. Obviamente, y como se ha mencionado anteriormente, quedará en cada uno respetar las inclinaciones de los demás, y quedará en el que escribe, abrirse más o menos al otro diferente.

La capacidad de estar conectados con todo el mundo y la tecnología que nos ofrecen los blogs pueden ser considerados como parte importante de nuestra cultura, al igual que toda la información existente en estos blogs, ya que en este ciberespacio se crea una base de opiniones y de participación social. La gran disyuntiva es, entonces, entender a los blogs como algo íntimo, como algo público, o como algo íntimo que pasa a ser público. Acá es cuando entran en juego los diferentes ámbitos de comunicación. Morgas Spá divide a la comunicación en dos grandes grupos: el ámbito de comunicación y el alcance de difusión. El problema que surge a raíz de los blogs requiere comprender a qué nos referimos cuando hablamos de ámbito de comunicación. Para el autor de Sociología de la Comunicación de Masas, este concepto significa la “recepción inmediata o simultánea del mensaje en un contexto especial” (Moragas Spá, 1985). Con esto se está queriendo hacer alusión al tiempo y al espacio concreto en que se emite el mensaje. Sabemos que existen diferentes ámbitos según a cuánta gente le llegue el mensaje. De este modo, podríamos definir al ámbito en que se desarrolla un diario íntimo como microcomunicativo. Este ámbito supone una comunicación íntima, personal, o de grupos muy acotados. Por lo contrario, y teniendo en cuenta la rapidez de la trasmisión de la información y la globalización que existe hoy en día en el mundo gracias a Internet, esta comunicación debe ser considerada dentro del ámbito megacomunicativo, o al menos macrocomunicativo, en donde el mensaje traspasa el círculo íntimo y las fronteras para llegar a un público internacional.

Es aquí cuando nos preguntamos: ¿se desarrollan los blogs dentro de un ámbito microcomunicativo o megacomunicativo? Para empezar a definir esta pregunta primero deberíamos tener en consideración la intención del autor a la hora de subir sus pensamientos y opiniones a la web. Hay que tener en cuenta también que existen diferentes tipos de blogs; algunos enfocados a un público más acotado, como ser los blogs personales y otros, como los blogs de empresas, emisoras de radio, programas de televisión que buscan llegar a un público más amplio, e incluso a veces, internacional. De esta manera podemos hablar de diferentes ámbitos de comunicación en donde el mensaje en todos los casos tiene una intención en particular; pero siempre se trata de un acto dentro de nuestro espacio público simbólico.

Los blogs, a diferencia de la comunicación oral, y al igual que los libros, las cartas y los diarios íntimos se desarrollan dentro de un alcance de difusión particular. Moragas Spá define el concepto de alcance de difusión como “la cobertura de audiencia del mensaje a lo largo del tiempo y del espacio” (Moragas Spá, 1985). La posibilidad que ofrecen los blogs, en caso de que el autor lo desee, es perdurabilidad. Una vez que se sube la entrada a la cuenta, ésta permanece ahí intacta, a menos que el autor decida lo contrario. Incluso si el escritor decidiera dejar de hacer públicas sus opiniones, el blog permanecería abierto y el público en general podría seguir leyendo sus entradas.

La participación social, como se mencionaba anteriormente, es un concepto importante a la hora de hablar de la revolución de los blogs (Moragas Spá, 1985). Este medio de comunicación requiere de la participación de los demás. Si bien, como decíamos al comienzo de este ensayo, la mayoría de los autores de blogs personales escriben con la única intención de poder sacar algunos sentimientos al exterior, el otro gran rol que se juega es el de aquel que entra diariamente a los blogs conocidos y comenta acerca de la entrada del escritor.

En esta instancia, nos encontramos con dos individuos que deciden participar activamente en el medio, es decir, aquel que escribe y aquel que lee, y también escribe lo que piensa al respecto. Depende de cómo se lo mire, y de quién sea aquel que comenta, la participación en los blogs puede ser efectiva o simbólica. En el primer caso es cuando los temas que escribe el autor fueran de interés para el que comenta, y en el segundo caso cuando solamente lee aquellas entradas que poco pueden afectar su vida diaria. Si partimos de la base que un autor anónimo escribe sobre lo que le pasa en la vida y sobre lo que siente, como en el caso del autor de “Gritando en Silencio”, sería más bien una participación social simbólica la que se desarrolla por parte del comentador.

Una investigación muy interesante se hizo pública en los medios en las últimas semanas, de modo que refuerzan nuestro concepto de participación social por parte de los comentadores.

El estudio de la Harvard Business School sostiene que “El 10% de los usuarios de la red social Twitter genera el 90% del contenido. La mayoría mira lo que hacen otros” (La Razón, 9 de Junio de 2009). El sociólogo Benitez Larghi entrevistado en el artículo afirma que existen tres grandes grupos dentro de la gente que frecuenta este tipo de blogs: aquellos que producen y a la vez consumen, aquellos que consumen de una manera crítica (es decir, que tienen una participación social activa), y aquellos que consumen pero no critican (es decir, no hacen públicas sus opiniones).

Podemos afirmar que los blogs son entonces una continuación de la era electrónica que propone McLuhan (Sempere, 1975). Este medio de comunicación supone un equilibrio sensorial e inmediatez en la emisión y recepción del mensaje.

Además, el concepto de “aldea global” que propone De Kerckhove también aplica a los blogs. Este habla de la globalización mundial y de cómo la información es llevada más rápidamente a través de las fronteras. Es interesante la idea de poder compartir ideas y opiniones con otra gente de todo el mundo.

Estalella define la función de los blogs de una manera muy acertada. Afirma que “hay una tensión permanente entre lo individual y personalísimo del blog y lo colectivo, puesto que es un espacio abierto para hacer partícipe a los demás en la comunicación”. Aquí es cuando aparece en cada uno la opinión de si los blogs se desarrollan dentro de un ámbito de comunicación microcomunicativo o megacomunicativo.

En general, cuando hablamos de blog pensamos justamente como piensa Estalella, un individuo anónimo que escribe para una comunidad colectiva. Esto podemos relacionarlo también con la “inteligencia colectiva” de De Kerckhove (De Kerckhove, 1999), ya que el mundo de los blogs, por decirlo de alguna manera, genera justamente eso: un grupo que aprende el funcionamiento de los mismos, y se pone de acuerdo para hacer de los blogs algo más que una simple web en donde uno escribe y comenta. De vuelta nos encontramos con el concepto de instantaneidad, ya que estamos estableciendo continuamente intercambios con los demás.

Una vez analizado el efecto de los blogs dentro de la sociedad contemporánea súper globalizada, podemos concluir que claramente este medio se desarrolla dentro de un ámbito de megacomunicativo. Puede que la intención de los autores no sea la de hacer mundialmente público su pensamiento, pero el hecho de que los blogs sean así, hacen que los mensajes no se dirijan a otro lugar que a un público extenso.

Dependerá de quién escriba, y de quién decida visitar una página u otra, de que el blog sea más o menos comunicativo en cuanto al ámbito. El alcance de difusión es claro. Los blogs presentan esa propiedad de perdurabilidad e instantaneidad al mismo tiempo. Pueden quedar en el tiempo por tiempo ilimitado, y eso a la vez hace que más y más lectores tengan acceso a los diferentes escritos.

Conclusiones

Para concluir podemos decir que los blogs, y obviamente todas las otras webs y redes sociales que integran el ciberespacio, son la evolución actual de la era electrónica de McLuhan.

Quizá sea la forma de comunicación del futuro, que requiera de una inteligencia colectiva determinada, del que todos seremos parte. “La blogósfera no es simplemente el conjunto de blogs y sus contenidos, sino justamente todo eso que está entre ellos” (Estalella, 2006). Con esto queremos decir que los blogs no implican simplemente escribir, leer y comentar, sino que por lo contrario existe todo un mundo alrededor de los mismos. En mi opinión, los blogs no presentan mayores desventajas sino que lo considero como un medio en donde la libertad de expresión es su mayor virtud y en donde cada uno respeta la opinión del otro. La única desventaja de los blogs, así también como cualquier otra plataforma de la red, sería el exceso de exposición.

Es cierto que nos movemos bajo una identidad irreal, pero es peligroso ya que como en todos los espacios colectivos, existe gente con malas intenciones. Fuera de eso, me parece que la posibilidad de decir lo que uno piensa y de tener un espacio donde hacerlo mientras se establecen contactos con otra gente es algo verdaderamente interesante. Los blogs podrían denominarse entonces como un medio de comunicación, pero además como un medio de conexión e intercambio de contactos con personas de todo el mundo.

Bibliografía

Wolton (2006). “Conclusión” y “Glosario” en: Salvemos la comunicación. Barcelona: Gedisa.

Silverstone (2004). “Tecnología” en: ¿Por qué estudiar los medios? Buenos Aires: Amorrortu editores.

Moragas Spá (1985). “Introducción” en: Sociología de la comunicación de masas, Tomo IV. Barcelona: G. Gili.

Sempere (1975). “Eras de la civilización” en: La galaxia Mcluhan. Valencia: Pedro Torres.

De Kerckhove (2004). “Inteligencia colectiva. El ascenso de Internet y la Aldea Global” en: La Piel de la cultura. Investigando la nueva realidad electrónica. Barcelona: Gedisa.

Estalella (2006). “La construcción de la blogósfera. Yo soy mi blog (y sus conexiones)” en: La blogósfera hispana. Pioneros de la cultura digital. Madrid: Fundación France Telecom.


Blogs: ¿espacio microcomunicativo o megacomunicativo? fue publicado de la página 51 a página53 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ver detalle e índice del libro