1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25 >
  4. Las redes sociales y Facebook

Las redes sociales y Facebook

Estrella, Fernanda

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición III Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 25, Noviembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Quedar con tus amigos en charlar a la tarde en la plaza del barrio ha pasado a ser un hábito antiguo. Conocer los gustos de alguien por medio de una conversación cara a cara se ha dejado de lado. Enviar regalos o inclusive jugar monopolio con tu vecino no se usa más. Ahora todo se resume a las aplicaciones de la plataforma más famosa del mundo: Facebook.

¿Querés conversar?... “nos encontramos en el Facebook”.

¿Querés saber que le gusta a ella?... “lo chequeo en su Facebook”.

¿Estás aburrido y querés jugar algo?... “activo la aplicación de juegos del Facebook”.

En general, no sólo Facebook ha invadido la vida social de las personas, estas redes sociales conforman una forma de estructura social en Internet que permite la interacción entre varias personas, grupos o instituciones, mediante un constante intercambio de contenidos relacionados entre sí por las mismas necesidades, gustos o problemáticas de los individuos.

Si bien Facebook fue creada hace no más de 5 años (2004), los primeros sitios de red surgen en 1990 cuando David Bohnett organiza Geocities, una plataforma que permitía crear una página web propia, la cual es compartida entre usuarios con las mismas características. Esta plataforma tuvo éxito en aquellos años, ya en 1998 fue el tercer sitio más visto en la Web, pero no logró consolidarse después de que fuera adquirido por Yahoo! En el 2001, con el único fin de crear lazos de amistad, se formaron Myspace, Friendster y Tribe donde rápidamente grandes empresas se integraron a estos sitios o crearon sus propias redes, construyendo no solamente comunidades afines, sino también una manera de hacer negocio.

Por otro lado, Mark Zuckerberg, creador de Facebook, originalmente la pensó como un sitio común para los estudiantes de la Universidad de Harvard, con las oficinas centrales en Palo Alto, California. Su principal fortaleza se basó en la conexión con personas reales. Su fácil manejo lo hace accesible a toda persona. Actualmente Facebook compite con una gran variedad de redes, teniendo como principal estrategia el abrir su plataforma a otros desarrolladores, es decir todas las aplicaciones que se pueden ingresar dentro de Facebook. Se ha llegado a considerar a esta red como un modelo de negocio y comunicación para las empresas; ya que éstas pueden publicitar en dicha red y contactarse con un grupo específico de personas.

Al analizar a Facebook, en primer lugar desde un sentido más tecnológico y partiendo de lo más básico, hay que considerar a los modelos de comunicación; en especial al modelo técnico expuesto por Shanon y Weaver. Facebook en su sentido mecanicista se adapta al concepto de “transmisión de señales” ya que las comunicaciones que se puedan realizar dentro de la plataforma están dispuestas en forma de transferencias de un mensaje bajo la forma de señal, desde una fuente que puede ser un emisor, en este caso el usuario de Facebook, y un receptor, otro usuario. Se podrían destacar además que en el proceso pueden existir los ruidos expuestos por Shanon y Weaver, que en este sentido puede verse representado por factores externos como el no ver el mensaje a tiempo por parte de otro usuario, falta de conexión a Internet o inclusive la periodicidad con que los usuarios receptores se conectan.

El funcionamiento del modelo técnico describe varios elementos dentro del sistema. En primer lugar el mensaje, que transmitido en forma de señal, va desde la fuente de información por medio de un emisor, al receptor. En este caso Facebook tiene una fuente múltiple y compleja; es múltiple porque está siendo representada por las entradas a la página, es decir los usuarios, que a su vez son fuentes que acceden y añaden información a la página. La fuente transmite esta información al emisor por medio de señales, que en este caso sería la digitalización del texto, y actúan como fuentes de información cada uno de los individuos. Por otro lado las fuentes son complejas ya que cada uno puede aportar información y contenido de diferentes características.

En segundo lugar y relacionando al destinatario, se lo puede considerar como múltiple ya que los usuarios de Internet pueden tener acceso a los contenidos de la página elegida desde cualquier sitio, sin discriminaciones sociales, culturales, etc.

En este caso el receptor estaría conformado por una máquina: la computadora, la cual recibe la información a través de la señal, mediante un aparato receptor llamado Módem (Modulador Periférico que permite transmitir datos entre dos ordenadores a través de una línea telefónica). Este aparato es considerado además como el canal.

En tercer lugar en Facebook el codificador-emisor son las computadoras que codifican el mensaje de la fuente, es decir de los usuarios. Y la decodificación es realizada por otros aparatos receptores, las computadoras de otro usuario receptor.

El canal, cuarto elemento está representado por Internet y toda la cadena World Wide Web. Por último los ruidos que entorpecen la transmisión del mensaje, podrían estar representados por las fallas del servicio de Internet local.

Por otra parte, dentro del Facebook hay que destacar la existencia de feedback o retroalimentación, concepto propuesto por Nobert Wiener, ya que entre la fuente y el destinatario se construye un proceso circular. La comunicación que propone Facebook implica algo más que un modelo técnico. Se puede considerar que es la respuesta a un tipo de necesidades no satisfechas por el público, para lo que la teoría de Usos y gratificaciones propuesta por Eliu Katz, G. Blumler y Michael Gurevitch, hace su aparición tratando de explicar como este espacio virtual ocupa el lugar vacío que tiene el usuario en la vida real y de cómo éste utiliza los medios involucrando aspectos sociológicos, demográficos y de personalidad. Los usuarios de Facebook serían considerados entonces como sujetos activos y racionales que pueden identificar sus necesidades, y que tratan de satisfacerlas obteniendo la mejor gratificación posible. Esta gratificación que no sólo puede derivarse del contenido del medio, sino que además de la exposición ante un medio determinado, en este caso Facebook.

Es decir entonces que un usuario de Facebook que tiene, por ejemplo, la necesidad de entretenerse, tendrá como gratificación de contenido a las diferentes aplicaciones que pueda encontrar en la plataforma, como son juegos y chat mientras que en el sentido de su exposición al medio, el individuo, a través de su perfil creado en la página, tiene la gratificación de ser reconocido por su grupo dentro del medio.

Los estudios de usos y gratificaciones establecen que varias personas con diferentes orientaciones pueden usar un mismo medio pero de forma distinta. En este caso, Facebook no sólo permite usuarios cuyo objetivo es socializar, sino también a compañías, empresas u organismos donde cada una persigue un objetivo diferente, tales como captar más miembros, comunicar actividades o productos.

Dentro de la plataforma de la red social de Facebook se puede encontrar la tipología de gratificaciones descrita por McQuail (1983) destacando así a la diversión. Facebook puede considerarse actualmente como una forma de esparcimiento ya que es usada como una manera de abstraer la mente de los usuarios. Dentro de las relaciones personales Facebook puede ser utilizado como una compañía sustituta o para socializar con otros, mientras que para la identidad personal puede involucrar desde la construcción de un perfil en la plataforma hasta la búsqueda de noticias reales de interés propio.

En esta red virtual la vigilancia del entorno está basada en que cada persona que ingresa y observa el perfil de otra dentro de la comunidad, puede estar satisfaciendo la necesidad de seguridad, de curiosidad o simplemente de buscar valores y actitudes reflejados en el otro.

En contraposición al Funcionalismo, la teoría crítica elaborada en la Escuela de Frankfurt, intenta desarrollar una serie de teorías enfocadas a los problemas sociales, como la desigualdad de clases, describiendo así seis ejes de dicha teoría. En primer lugar la industria cultural, concepto creado por Adorno y Horkheimer, quienes describen cómo se estandarizan los bienes culturales para hacerlos homogéneos y así facilitar su utilización.

En este sentido no es de asombrarse que en sus inicios Facebook pertenecía a un solo grupo de personas en la Universidad de Harvard, donde todo se centraba en el marco de características propias de los estudiantes. En la actualidad y con su masificación, se ha modificado al punto de poder establecer la plataforma en diferentes idiomas dentro de cada perfil.

Una consecuencia de esta industria cultural es el estereotipo, que en este sentido dentro de la red social, agiliza el ingreso, la comunicación y el contacto entre todos los usuarios, apareciendo así diferentes clichés en los perfiles. Por ejemplo, la aplicación de “información” donde cada individuo coloca sus datos personales para que sean observados por otros.

El tiempo libre, principal crítica sobre el sistema capitalista, describe cómo el individuo sigue produciendo aún después de sus horas laborales. Facebook, ha convertido a sus usuarios en esclavos de su plataforma, llegando inclusive a crear adictos al consumo de este medio.

Dentro del tiempo libre usado dentro de dicha red social, se pueden destacar diferentes formas de esclavitud/consumo provenientes del Facebook hacia los individuos, en este caso se tiene a los usuarios que están conectados todo el día tratando de mantener una unión con la plataforma en todo momento; otros son los usuarios que constantemente revisan el correo electrónico en busca de notificaciones sobre los posibles comentarios o activaciones que se producen en su perfil; por último están los que si bien no tienen un contacto permanente, cuando lo hacen activan toda clase de aplicaciones recibidas con el único propósito de llenar o mantener su perfil actualizado.

Cabe destacar que el tiempo invertido en la plataforma también es una forma de esclavizar al individuo. En un estudio realizado por la empresa ICCOM (Investigación de mercado de Chile, 2008), sobre la frecuencia de uso de Facebook, la muestra seleccionada afirmó utilizar la plataforma en un promedio de cinco a siete días a la semana, números sorprendentes si se comparara con el uso de otro medio como la televisión.

En relación a la audiencia según la teoría crítica, quien la describe como una masa cosificada, Facebook no tiene una clara visión de quiénes son sus usuarios, si bien por un lado se ha mencionado que cada individuo es libre de aceptar o no las diferentes aplicaciones que se encuentran en la plataforma, el formato presentado en Facebook no da libertad al individuo de poder, por ejemplo, diseñar su página a gusto “atrofiando la imaginación”.

Por otro lado la audiencia de Facebook es alienada ya que están viviendo una vida prestada y por las posibilidades de crear imágenes falsas sobre sí mismos llegan a proyectar el perfil con el que creen pueden identificarse o diferenciarse mejor.

Por último la teoría crítica describe al arte como una mercancía de valor, que actualmente se encuentra lista para la reproducción.

En este sentido Facebook dejó de ser un programa al cual accedían unos pocos. Su estandarización y estereotipo hizo que se convierta en un producto mercantil, tanto por sus objetivos de amistad o sociabilidad como aquellos vinculados con lo económico, la publicidad y la comercialización.

Bibliografía

Adorno, T y Horkheimer (1969). Dialéctica del iluminismo. Buenos Aires: Sur.

Borgatti, Steve, (2003), Conceptos Básicos de Redes Sociales. ANALITYCTECH. Disponible en: http://www.analytictech.com.

ICCOM, Empresa de Investigación de Mercado de Chile, Frecuencia de consumo de Facebook. [En línea]. Recuperado el 29 de mayo del 2009. Disponible en: www.iccom.cl/html/difusion/estudios_difusion/Uso%20de%20Facebook/Uso%20de%20Facebook%20-%20 ICCOM%202008.pdf

Facebook, Red social. Disponible en: http://www.facebook.com.

Katz Eliu, Jay G. Blumler y Michael Gurevitch. “Usos y gratificaciones de la comunicación de masas”. Citado en Moragas, M. (1986). Sociología de la comunicación de masas. Barcelona: Gustavo Gilli.

Marc, E. y Picard, D. (1992). “Capítulo I: los modelos de comunicación” en: La interacción social. Barcelona: Paidós.

McQuail, Denis (1983). Sociología de la comunicación. México: Paidós.

Rodríguez Diaz, Josep A. (2005) (2º ed) Análisis estructural y de redes, Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.


Las redes sociales y Facebook fue publicado de la página 59 a página61 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ver detalle e índice del libro