1. Diseño y Comunicación >
  2. Publicaciones DC >
  3. Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25 >
  4. El impacto de las ediciones digitales de los diarios en la sociedad

El impacto de las ediciones digitales de los diarios en la sociedad

Guarderas, Siloé

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ISSN: 1668-5229

Ensayos Contemporáneos. Edición III Escritos de estudiantes. Primer Cuatrimestre 2009

Año VI, Vol. 25, Noviembre 2009, Buenos Aires, Argentina | 132 páginas

descargar PDF ver índice de la publicación

Ver todos los libros de la publicación

compartir en Facebook


Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Introducción

Nuestro mundo, con el paso del tiempo, se está convirtiendo cada vez más en una “aldea global”, donde el surgimiento de la comunicación a larga distancia a través de la tecnología trasciende las fronteras. Los nuevos medios de comunicación han resultado uno de los factores más importantes que dieron paso al origen de la globalización del planeta.

Al hablar de globalización se hace referencia a “un conjunto de relaciones económicas, políticas y sociales que han modificado las bases de la estructura mundial”. En este sentido, debido a los avances tecnológicos y a las modificaciones políticas y económicas operadas en el nivel mundial, se podría decir que los cambios más evidentes se han presentado en los medios de comunicación.

El surgimiento de las nuevas tecnologías está creando un mundo donde, no solamente la economía, sino también los valores, transcienden a nivel mundial; siendo principalmente Internet quien se encarga de moderar las mentalidades de las personas de diferentes maneras, provocando que todos piensen acerca de lo mismo, lo cual se ve reflejado en la idea de disminución del hombre de Tocqueville.

En consecuencia, se podría considerar a la globalización como el fenómeno principal que se ha encargado de abrir camino a la conformación de una “aldea global”, término acuñado por el sociólogo canadiense Marshall Mc Luhan, que alude justamente a un mundo interrelacionado con la estrechez de vínculos económicos, políticos y sociales.

En cuanto al ámbito comunicacional en la globalización, cabe destacar que éste se manifiesta como una tendencia hacia el establecimiento de una cultura global.

En la actualidad, los medios de comunicación, y en especial Internet, nos permiten mantener un contacto permanente con los distintos acontecimientos a nivel nacional como internacional.

Por esto, han sido las sociedades modernas, en constante comunicación entre ellas, las que han permitido que los medios de comunicación se conviertan en herramientas poderosas de socialización; fomentando y facilitando tanto la formación como la expansión de una cultura global, donde ha sido la sociedad misma la que ha asumido las modalidades de una comunicación masiva.

Esto ha determinado que las noticias sean una pieza breve y alienada de la realidad. Así los diarios, la radio, la TV, y ahora Internet, se han convertido en los generadores de debates, ideas compartidas, cohesión social, etc.

Si bien Internet surge en la segunda mitad del siglo XX, la popularización de este fenómeno, tal y como la gente lo entiende hoy en día, aparece a fines del siglo XX y principios del siglo XXI; trayendo con esto la difusión de espacios comunes en la red, como foros, chats y correo electrónico, cuya temática fue variando desde la especialización en asuntos informáticos hasta el simple entretenimiento.

Hasta hace poco tiempo atrás, en los países más desarrollados, cuando todavía Internet era una novedad, muchos consideraban que su uso estaba limitado a unas pocas personas.

No obstante, los resultados obtenidos por varias encuestas realizadas en este último año, revelan que hoy en día existen aproximadamente 1.596.270.108 de usuarios de esta red virtual alrededor del mundo.

Si bien es cierto que dicha cifra representa aproximadamente un poco más de un cuarto de la población mundial, esto quiere decir que en nuestro contexto las tasas de penetración alcanzan niveles bastantes elevados. Esto da cuenta de que Internet se ha convertido en un medio de comunicación, de interacción y de organización social que sin duda refleja el cambio que actualmente radica en las formas de comunicación, las mismas que atraviesan a las personas en todos los ámbitos de sus vidas.

En este sentido, resultaría interesante interrogarnos las razones por las cuales el hombre occidental, si bien luchó y tardó siglos en librarse de la opresión religiosa, política, social y militar, hoy en día, que ya ha alcanzado su tan anhelada libertad, ha preferido encerrase en el submundo de la comunicación digital. En este aspecto, si algo es cierto es que, en la actualidad, resulta casi imposible imaginar al hombre apartado de su computadora y por consiguiente de Internet.

Es por esto que, desde hace algunos años, Internet constituye el medio principal de interacción de miles de usuarios que lo emplean. Por lo que ha sido considerado como un nuevo espacio público de intercambio, en el que se expresan e intercambian opiniones, dándoles a los individuos un sentimiento de participación en la vida pública. Esto permite que hoy en día puedan ser publicados en la web infinidad de asuntos personales, como también diversas opiniones, foros de encuentros y debates de todo tipo.

Dentro de esta gran variedad de posibilidades, y a su vez teniendo en cuenta que Internet es y será aún más, el medio de comunicación y de relación esencial sobre el cual se basa una nueva forma de sociedad en la que vivimos, a la que Manuel Castells denomina “la sociedad red”; las noticias no podían quedarse atrás.

Diario digital

A raíz de esto, una gran cantidad de diarios, además de ofrecer sus versiones impresas, comenzaron a desarrollar sus propias versiones digitales, convirtiendo dicho negocio en un mercado más que rentable, que hoy en día incluso hace posible la existencia de un nuevo diario con exclusiva presencia digital.

Las personas que leen los diarios en esta época son los mismos que crecieron bajo la tradición de la lectura en papel del diario que llegaba todos los días a la puerta de sus casas. Al surgir estas otras tendencias de comunicación, como Internet, les resulta difícil consumirlo con naturalidad y credibilidad.

Esto conduce a que, a pesar del avance tecnológico, estos lectores siguen conservando la costumbre del diario en papel.

Sin embargo, del otro lado, está presente un fuerte público cibernético, quienes en este caso por el contrario encuentran la practicidad de informarse a través de la web. Es un hecho que Internet ha cambiado los medios de comunicación y en especial los escritos, permitiendo que la información a través de la web se mantenga en un crecimiento constante, posicionándose de manera muy significativa dentro de las sociedades más desarrolladas.

No obstante, todavía son varios los obstáculos que las ediciones digitales deben superar para poder alcanzar al público lector en su totalidad. Dentro de esta línea argumentativa, Manuel Castells afirma que “Internet se basa en una comunicación horizontal en la que cualquier ciudadano puede publicar lo que desee, por lo que entra en duda la veracidad de la información”. Empero, esta veracidad, a la que alude dicho autor, se ha convertido en una ventaja para las marcas reconocidas en el mercado, que cuentan con una “etiqueta de veracidad”. Esto les ha abierto el camino a muchas empresas como La Nación, Clarín, Página 12, entre otras, que no han dudado en publicar sus versiones digitales.

A su vez, es necesario tener en cuenta que también están presentes otros factores fundamentales como la adaptación y la aceptación, ya que como se mencionó anteriormente, no sólo entra en juego la credibilidad, sino también el hábito de lectura de una generación que se formó bajo el soporte del papel.

Muchos han conseguido adaptarse a este nuevo formato, especialmente la gente joven. En contrapartida hay quienes se excluyen por el rechazo a nuevas tecnologías que requieren de un aprendizaje previo para su implementación, lo cual les ha llevado a considerar que no hay comunicación efectiva a partir de las versiones digitales de los diarios, y por lo tanto se alejan de ellas.

Asimismo, dentro de estos parámetros, hay quienes consideran que si bien Internet se ha presentado como un espacio de comunicación, la mayoría de veces no es más que un espacio de expresión, y sobre todo un mercado de información. En este contexto, siguiendo las eras de civilización según Mc Luhan se puede ver claramente cómo la comunicación, en el caso particular de las noticias, se ha ido adaptando a los avances tecnológicos.

En un comienzo, en la era prealfabética, las noticias se transmitían por el “boca a boca” por lo que su carácter era perecedero.

Más tarde con el surgimiento del alfabeto la comunicación de las noticias se fue perfeccionando. En este periodo, en un principio, existieron las noticias escritas de carácter público que estaban dirigidas a la élite. Después, gracias al surgimiento de la imprenta, se masificó su distribución y se transformó en una actividad individual. En la era electrónica los nuevos medios de comunicación, como la radio y la televisión, fueron adaptando las noticias a sus características.

Por último, la llegada de la comunicación digital, que debido al surgimiento de Internet, sin duda marcó un antes y un después en la humanidad, conduciéndonos a una etapa de globalización, donde las noticias no sólo tienen mayor inmediatez y alcance de difusión, sino que predomina la idea de un libre acceso de noticias a nivel mundial.

Frente a esta realidad, sería adecuado preguntarnos si verdaderamente el surgimiento de Internet ha sido una revolución tan importante como lo fueron años atrás la radio y después la televisión. Cabe dudarlo ¿verdad?, pero para no entrar en controversias, se tomará como referente lo que el autor Dominique Wolton indica al respecto: “Para pensar los nuevos medios hay que hacer a un lado el discurso dominante, que le es hipócritamente favorable, y reubicarlos en una teoría general de la comunicación”.

Consecuentemente, afirma que “Ningún sistema técnico originó nunca un modelo de sociedad, sino más bien todo lo contrario: cuantos más sistemas de información automatizados existan, más necesario se hace contar con leyes para evitar los abusos de la delincuencia cibernética”.

Con el surgimiento de Internet, se ha vuelto al tema de “aldea global”. En este aspecto, los hombres al dominar las distancias, y al conquistar muchos de sus anhelos que en un pasado fueron considerados como impensables e inalcanzables, ahora han recuperado un deseo que refleja la reproducción a gran escala tanto de palabras, como de imágenes y datos.

Pero si bien la información recorre el mundo en segundos, es necesario tener en cuenta que la realidad no es la misma en todos los lugares –incluso a pesar de estar tratándose de una misma ciudad o país– por lo que es imposible que la comprensión entre los individuos tenga cabida. Esto revela que el rendimiento técnico no siempre está al servicio del hombre, ya que por el contrario el mismo vuelve más sensible la fragilidad de los sistemas sociales.

En este contexto, si bien por un lado la comunicación digital ha convertido al mundo en una “aldea global”, esto no significa que la misma sea un sinónimo de un progreso positivo y beneficioso para la sociedad actual. Sin embargo, en la actualidad son muchos los que consideran que las nuevas tecnologías de comunicación constituyen un camino hacia el desarrollo. En este aspecto, Dominique Wolton revela que esto podría ser el resultado de una racionalización similar a la del trabajo en el siglo XIX, que si de hecho contrajo un aumento de productividad, esto lo logró a un costo humano, social y político muy elevado. En semejanza, si bien la técnica facilita las posibilidades de intercambio, esto debería ser puesto en la balanza. Como lo predijo tiempo atrás la escuela de Frankfurt. “Ni la transmisión, ni la interacción, ni la expresión son sinónimos de comunicación”.

Por otro lado, es importante recalcar que según las cifras obtenidas por el Instituto Verificador de Circulaciones (IVC) revelan que en los últimos 10 años –que coinciden con el surgimiento de Internet– la tendencia de los diarios en papel fue decreciente. Tanto así que la circulación de Clarín cayó cerca del 30% de lectores y la de La Nación un 7%.

Dicha baja podría deberse al desarrollo tecnológico en relación con la edad, ya que los jóvenes al acercarse a la conexión en red, han dejado de lado otro tipo de medios, lo cual hace que el futuro del diario papel se vuelva más efímero.

Hoy en día, el surgimiento de Internet ha hecho que los medios de comunicación tengan que replantear su forma de informar. En efecto, al haber un crecimiento pronunciado de aquellas personas que acceden a la Web, y al ver que esto podía ser un proyecto sustentable; muchas empresas de comunicación han optado por agregar al mercado sus páginas de información online. En este aspecto, cabe resaltar que las primeras páginas online de noticias fueron creadas justamente por los mismos dueños de los diarios papel, siendo su formato similar a éste. Con el paso del tiempo ha ido evolucionando y agregando características propias de la radio y la televisión.

Empero, lo más novedoso del surgimiento de las ediciones digitales alude a la aparición de un “nuevo periodista”, terminó adoptado por Rubén Canella, en referencia a que “el lector común pasó a ser un creador de opiniones de toda índole”.

En contraposición a la prensa escrita, en donde la única posibilidad del lector de ser partícipe con su opinión es a través del correo de lectores; en el diario online el lector tiene gran cantidad de secciones en las cuales puede ser protagonista.

De esta manera los usuarios son los que deciden muchas cuestiones acerca de los contenidos del medio. Nos encontramos con lectores activos, que generalmente se informan para buscar un cambio y proponer soluciones. Esto los convierte en un público altamente involucrado que, de alguna forma, comparten un interés en común e interactúan libremente.

Consecuentemente, esto nos podría llevar a vislumbrar el periodismo de la nueva red.

Internet hoy ya no es solo una nueva tecnología, sino que se ha convertido en el medio que constituye la forma organizativa de la sociedad global. Esto ha llevado a considerar que en un futuro no muy lejano las ediciones digitales de los diarios serán tan potentes que podrán superar a las ediciones impresas.

Las generaciones de hoy en día se inclinan totalmente hacia una cultura digital, de modo que es un hecho que el diario impreso dejará de ser masivo y comenzará a dirigirse a un público segmentado, más exclusivo y reducido. Esto se debe principalmente a la velocidad a la cual están acostumbradas las últimas generaciones, quienes pretenden no perder tiempo e informarse inmediatamente sobre cualquier asunto; y en este aspecto las versiones impresas se encuentran en una terrible desventaja.

En consecuencia, se podría decir que la globalización está permitiendo que la inmediatez se fortalezca aún más. En este aspecto, Derrick de Kerckhove distingue dos efectos principales que se manifiestan con esta instantaneidad. Uno es el alcance y la retroalimentación inmediata, y el otro es la eliminación del periodo de adaptación. Respecto al primer efecto, este nos transforma en nómadas electrónicos, es decir que nos pone en contacto con cualquier punto del mundo de forma instantánea, lo cual nos permite estar informados minuto a minuto sobre lo que pasa en cualquier lugar, sin depender de las versiones impresas. En lo que respecta al segundo efecto, se trata de las consecuencias sociales, políticas y culturales derivadas de las innovaciones tecnológicas que están por sobre nosotros. En este sentido es importante destacar que cada innovación recaerá sobre el usuario y su consumismo.

Otra premisa en la que se sostiene la hipótesis hace referencia al hecho de que sin duda, Internet resulta más rentable para el negocio de las editoras, ya que permite ahorrarse los gastos que implican la impresión, distribución y propagación del diario papel. En este punto, cabe recalcar que si bien existe una gran inversión detrás de las ediciones digitales de los diarios el costo es inferior al del papel. Sin embargo, pese a esto, no debemos olvidar que debido a la gran cantidad de información que se publica constantemente en Internet, la competencia entre las ediciones digitales es mucho más fuerte que en las impresas.

Es por esto para que estas empresas se mantengan dentro de la red y no dejen de ser competentes, deberán estar en constante renovación, como también a la vanguardia frente a cualquier cambio referente a dicho sector. Philip Meyer, maestro de periodistas y autor del libro The Vanishing Newspaper: Saving Journalism in the Information Age, insiste en que hay que ser cautelosos:

Las cifras de la WAN (Asociación Mundial de Diarios, según sus siglas en inglés) muestran que la circulación paga ha caído en todas partes salvo en el mundo en vías de desarrollo, o sea Asia, América del Sur y África. Los diarios son los productos resultantes naturales de la industrialización, porque hacen falta los medios masivos para vender la producción masiva. El desarrollo, sin embargo, eventualmente favorecerá a los medios electrónicos por sobre los impresos en todas partes, a no ser que los editores puedan encontrar un nuevo modelo de negocio.

Hoy en día, ante esta realidad, ya son varias las editoriales que han comenzado a sumarse a la digitalización. Un dato considerable al respecto, es que casi todos los diarios papel de Argentina poseen su versión online, y ésta no sólo se actualiza en cuestión de minutos, sino que dentro de la misma página uno puede acceder a la versión impresa. Por consiguiente, no sólo permiten informarse sobre lo que ocurre a cada instante, sino también recorrer lo mismo que en el papel en menos tiempo y sin un gasto adicional.

Conclusiones

Para finalizar y reflexionando acerca de todo lo dicho con anterioridad, se sabe que hace un par de años atrás hemos entrado en la era de la globalización, en donde el surgimiento de la comunicación digital ha quebrado no sólo las barreras comunicacionales de tiempo y de espacio, sino que también ha sepultado la concepción de lo aislado y lo limitado.

Actualmente la gran mayoría de las personas tienen acceso a la información y a la comunicación masiva en tiempo real. A tan sólo un click de distancia, cualquiera que posee una computadora y tenga acceso a Internet, puede saber lo que está ocurriendo en cualquier lugar del planeta por más lejano que sea.

En este sentido, el rol del individuo en la sociedad de masa, si bien se vuelve cada vez más dinámico y participativo; repercute en las relaciones, que se vuelven cada vez más anónimas y frías. Ya no existen individuos aislados, todos vivimos en una “aldea global”, donde continuamente estamos siendo bombardeados con información nueva, una y otra vez. Por ello, partiendo de esta realidad, son muchos quienes consideran a los diarios como cosa del pasado, ya que se enfrentan a la presencia de un fuerte público cibernético, quienes serán los que decidirán si, en un futuro no muy lejano, continuará existiendo o no el diario papel.

A pesar de esta situación, si bien es cierto que nadie puede adivinar el futuro, es posible predecir que el diario impreso no será tan necesario como lo ha sido tiempos atrás, e incluso con el tiempo tiene muchas posibilidades de pasar a ser historia.

Para finalizar, a modo de reflexión, sería interesante concluir marcando una analogía, transportándonos a principios del siglo XX, cuando en las empresas se introdujo una marcada automatización del trabajo industrial, en donde a pesar de los fuertes cambios en las relaciones de producción que provocaron una total deshumanización del obrero; hoy en día las máquinas aún no han conseguido reemplazar el trabajo del hombre por completo.

En este sentido, tomando dicho hecho social como un acontecimiento cuyos resultados podrían ser semejantes a los de esta nueva sociedad en red ¿Cree usted que sería posible que las ediciones digitales de los diarios, en un futuro no muy lejano, pudieran reemplazar por completo a las impresas?...

Frente a esta gran incógnita existen dos visiones totalmente antagónicas.

Por un lado, tomando como referente a Patiño, profesor de periodismo digital en la Fundación para un Nuevo mundo Iberoamericano, quien afirma que “la relación entre los diarios y sus ediciones online es como la del crecimiento de un hijo”. Y como en la vida, generalmente, es el padre quien se marcha antes que su hijo y éste último será quien ocupe su lugar.

Sin embargo también existe otro lado de la moneda que revela un pensamiento totalmente opuesto al anterior, el cual no sólo se limita a las ediciones digitales de los diarios, sino que más bien abarca toda la comunicación digital. En este sentido, se ha tomado como representante a Wolton, quien indica que

Creer que las redes de comunicación traen la paz y la comprensión es abandonarse a la ideología técnica que domina hoy los discursos sobre el “progreso”. Porque si alguna de sus facetas son altamente deseables, la sociedad de la multiconexión corre también el riesgo de hacer estallar a la sociedad real, reemplazando mediante el individualismo y las relaciones “a la carta” las solidaridades que implicaba la vida en el mismo territorio y compartir recursos culturales comunes.

Pese a estos dos discursos contrapuestos, la realidad es que ambas ediciones, tanto digitales como impresas, están presentes y lo más importante es que han aprendido a convivir. Esto conlleva a reflexionar que también podría ser una posibilidad en el futuro, en donde no haya que eliminar el diario en papel, sino que esta convivencia se pueda prolongar en el tiempo.

Bibliografía

Mc Luhan, Marshall. El medio es el mensaje - La era de las civilizaciones. New York. Valencia.

De Kerckhove, D. (1999). La piel de la cultura. Investigando la nueva realidad electrónica. Barcelona.

Wolton, Dominique. En búsqueda de una comunicación humana. Diario: Le Monde Diplomatique / El Dipló / Julio 1999.

Los medios de comunicación y la globalización. Disponible en: http://www.medios.us/transporte/social/los-medios-de-comunicacion-yla-globalizacion/ Pralog, Verónica Cecilia (2001). La Globalización y sus Efectos. Disponible en: http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/eco/globvero.htm Castells, Manuel. Internet y la Sociedad Red Disponible en: http://www.uoc.es/web/cat/articles/castells/castellsmain2.html Éxito Exportador. Estadísticas Mundiales del Internet: Usuarios del Internet y Población por países y regiones. Disponible en: http://www.exitoexportador.com/stats.htm.

Libedinsky, Juana. ¿Adiós al papel?: los diarios ante el desafío digital. Nota publicada en edición impresa del diario La Nación. 25/02/07. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=886315 Reboiro, Eugenia. Algún día morirás… papel. 01/08/08. http://www.postituloperiodismo.com.ar/blogs/wp11/?p=87


El impacto de las ediciones digitales de los diarios en la sociedad fue publicado de la página 63 a página66 en Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº25

ver detalle e índice del libro